Crítica

La guerra del planeta de los simios – Matt Reeves

posted by Mireia Iniesta 12 Julio, 2017 0 comments
La fisura del héroe

la guerra del planeta de los simios

Tras El origen del planeta de los simios (Rupert Wyatt, 2011) en el que descubrimos la génesis del héroe, llegó El amanecer del planeta de los simios (Matt Reeves, 2014), parte en la que la que se origina la guerra entre humanos y simios.La última entrega de la trilogía, La guerra del planeta de los simios, lleva la marca dels mismo director y plantea el desenlace final de este conflicto. Si bien es cierto que la película está repleta de lugares comunes, destila cierta originalidad, gracias a la puesta en escena, en planteamientos como el sacrificio cristológico, la revuelta, la figura del villano que vive imbuido en su propio delirio y opera al margen de la realidad, usando el mismo modus operandi que Kurtz, el personaje interpretado por Marlon Brando en Apocalypse Now.

Sin renunciar a la acción, la película ofrece un ritmo más lento que la entrega anterior e invita al espectador a la reflexión. Los sangrados recurrentes de la mirada de César, los constantes planos contra planos que se producen entre su personaje y el del tirano, nos dibujan un paisaje apocalíptico, que no es más que un reflejo del mundo actual y de los conflictos que lo asolan: el terrorismo islámico, el gobierno de Trump, el fracaso del proyecto europeo. Un escenario carente de justicia social, en el que el fuerte aplasta al débil con un ademán inmisericorde. Y sin embargo, la última película de Reeves está cargada de esperanza.

Con múltiples referencias religiosas, quizá una de las más destacadas sea la figura de la niña rescatada por los simios por causa de una orfandad provocada, que adopta el papel de una pequeña Verónica, arriesgando su vida para alimentar a César e inscribiéndose en la línea del empoderamiento femenino que exhibe últimamente el cine. Al mismo tiempo, otorga un plus de superioridad moral al conjunto de los simios, que de forma completamente maniquea, simbolizan el bien.

Cabe destacar la complejidad del personaje de César, que no está exento de una parte oscura que lo hermana a su antiguo rival, Koba, causante de la guerra y estandarte del odio a los humanos. Siguiendo una estructura cercana al western, César renuncia a su primer ideal de paz movido por la venganza. Este odio del que no puede liberarse, genera la fisura en el héroe e introduce un sentido de la relatividad, que a ratos desconcierta al espectador.

Estamos ante una película mil veces vista y otras mil veces filmada, y sin embargo, de rabiosa actualidad. Una historia conocida que llega a tener la misma fuerza que Espartaco,que plantea el mismo delirio que Apocalypse Now, que pone en primer término la idea central que planteó Foucault en Vigilar y Castigar, sin renunciar al entretenimiento de cualquier blockbuster que se precie.

8

Blog Widget by LinkWithin


Leave a Comment