Crítica

Lo tuyo y tú – Hong Sang-soo

posted by Alberto Varet Pascual 13 Abril, 2017 0 comments
Enseñar a ver

Lo tuyo y tú

Decía Jean-Luc Godard, para criticar Shoah, algo así como que el cine está para mostrar, no para ocultar, en referencia al esquivo dispositivo usado por Lanzmann, quien jamás mostraba los campos de exterminio en su opus magna. Hong Sang-soo, aunque de reconocible estética rohmeriana, parece recoger el guante del pensamiento godardiano en sus últimas películas, donde una depuración desesperada de su propia puesta en escena (que ya es, de por sí, muy refinada) se presenta como la vía única para atrapar la verdad.

En ese viaje, el autor de Woman on the Beach no ha cesado de experimentar con repeticiones y zooms alocados de diversa índole. Ahora, en el que es ya su antepenúltimo trabajo, estos acercamientos focales estarán relacionados no tanto con la búsqueda de la enjundia de un momento particular como con la necesidad que experimentan los personajes masculinos de ‘ver’ a la chica que tienen delante.

Ella será, para la ocasión, el contenedor de las ‘variaciones Hong’, lo que supone un reto (y, a posteriori, una cima) fascinante, pues obliga a la realización a construir sus giros emocionales en el interior de una protagonista que, para más inri, no acaba de definir su naturaleza (es una mujer con una amnesia real o fingida que suelta unas patrañas que sólo un hombre desesperado puede creer).

El resultado es, como siempre, asombroso. Los personajes masculinos y femeninos marca de la casa se citan y aman, se mienten y engañan en unos espacios a los que el espectador llega tarde. Como si llevasen ahí toda una vida y jamás nos lo hubiera mostrado un cine contemporáneo atestado de gestos gratuitos y desmedida en la post-producción.

Ante ello, Hong Sang-soo se rebela en la construcción de secuencias mundanas en lugares normales. Y frente a las verborreas inútiles de protagonistas con ansias de importancia, los diálogos ligeros, dulces y divertidos de esta película, conocedora ella de que sólo las acciones importan de verdad, revelan ante nuestra mirada lo sustancial de una existencia que no deja de tener bastante de absurda. Por eso son tan impresionantes esas dos escenas en la habitación conyugal (marcadas por un uso del tempo cinematográfico sublime), porque son capaces de enseñar, más allá de la palabra corrompida, una verdad desesperada.  

Así las cosas, Lo tuyo y tú se antoja una rareza total en los tiempos que corren. Un film empeñado en hacernos ver como si fuera la primera vez. Una obra que formula el cine narrativo del mejor autor surcoreano del momento con una firmeza abrumadora según crecen sus complejas emociones en el interior de unos tour de force sólo al alcance de un maestro.

9

Blog Widget by LinkWithin


Leave a Comment