Crítica

Margin Call – J.C. Chandor

posted by Jose Luis Muñoz 22 mayo, 2012 0 comments

Margin Call Poster

Es proverbial la rapidez con que el cine norteamericano exorciza los pecados de su sociedad con películas de denuncia; es proverbial, también, su rapidez de reflejos para abordar temas de rabiosa actualidad inmediatamente después de que se produzcan. El escándalo Watergatte, Nixon, el asesinato de Kennedy, Malcom X, la guerra de Irak…

La llamada crisis global, que para la inmensa mayoría de los ciudadanos del planeta es una estafa descomunal, esté generando una excelente cosecha de documentales (Inside job de Charles Fergusson, La doctrina del shock de Michael Winterbotton) y algunas películas de ficción después de que Oliver Stone nos alertara con Wall Street, toda una premonición de lo que nos iba a pasar con tipos como el magnate Gordon Gekko. Si Company Men de John Wells hablaba de algunas de las víctimas, privilegiadas, del colapso financiero y de cómo afectaba la crisis a los componentes de una empresa, que eran diezmados y debían reubicarse o morir literalmente, Margin Call se centra en los verdugos y va al núcleo del horror, se acerca al perfil humano inescrupuloso de los que directamente provocaron la mayor catástrofe económica con una conducta exenta de toda ética profesional.

Eric Dale (Stanley Tucci) un jefe analista es despedido justo antes de que descubra un peligroso agujero en su banco de inversiones, pero le pide a uno de sus subordinados, Peter Sullivan (Zachary Quinto), que siga investigando. Lo que cae en las manos de ese joven analista es una bomba de relojería que va a estallar en cualquier momento y puede hundir a la entidad. Buena parte de los activos del banco son bonos basura derivados de las hipotecas subprime, sin ningún valor. En una reunión de urgencia, el director gerente del banco, John Tuld (Jeremy Irons), decide deshacerse en veinticuatro horas de esos activos tóxicos y venderlos a quien sea y culpar del desaguisado a Sarah (Demi Moore), la única mujer del equipo directivo del banco. Sam Rogers (Kevin Spacey), el segundo de abordo que lleva trabajando para el banco treinta y cuatro años, ejecuta las ordenes de su jefe aun sabiendo la repercusión negativa que tendrá esa decisión. Y así, inundando todo el mundo con esos títulos, empieza la crisis global que nos sigue zarandeando con todas sus variantes.

J.C. Chandor, director y guionista de Margin Call, plantea su primera película como trhiller que, fotograma a fotograma, se va tensando de una forma angustiosa. Margin Call, que transcurre casi en tiempo real, a lo largo de una noche interminable en vela en la que los ejecutivos de la inversora analizan los dañinos activos que obran en su poder y deciden traspasarlos para salvar su piel, y en prácticamente un solo escenario, las oficinas neoyorquinas del banco de inversión, es un film tan didáctico como tenebroso que ilustra las prácticas de esos empresarios sin escrúpulos que decidieron hundir la economía mundial y salieron indemnes de su fechoría. Un film de denuncia que retrata con tono sombrío (porque transcurre de noche y porque el ambiente así lo requiere) un mundo de las altas finanzas que muy parecido al de una organización mafiosa con sus pactos de silencio, obediencia ciega y castigos ejemplares.

Cuenta la película con un reparto de lujo encabezado por Kevin Spacey, Jeremy Irons y Demi Moore, quizá excesivamente glaciales en sus interpretaciones; tiene toda ella una estructura que prima el diálogo constante (con recursos algo torpes, como el que esgrime el director gerente John Tuld cuando le ordena al analista de riesgo Peter Sullivan que le explique lo que está pasando con el lenguaje de la calle para que lo entienda, él y el espectador); no tiene vacíos de ritmo, tampoco grandes alardes cinematográficos, y se cierra con un sonido muy gráfico, el de la pala de Sam Rogers cavando un hoyo en el jardín de la casa de su exesposa: ¿Su propia tumba, la del mundo que se derrumba o la del perro que pretende enterrar?

Una película, evidentemente aunque no se le nombre, sobre Lehman Brothers, el banco de finanzas que nos sumió en una pesadilla de la que todavía no hemos conseguido despertar.

Margin Call acaba de ser editada en DVD y Blu-Ray por Cameo

Blog Widget by LinkWithin


Leave a Comment