CineCrítica

NEDS – Peter Mullan

posted by Jose Luis Muñoz 16 diciembre, 2010 0 comments

 

Enésimo ejemplo de actor (Braveheart, Trainspotting, Mi nombre es Joe, Harry Potter y las reliquias de la muerte, entre otras) que se pone con éxito al otro lado de la cámara es el caso del escocés Peter Mullan (1959) que con Las hermanas de la Magdalena (2002), su segunda incursión como director, ganó el León de Oro del Festival de Venecia y con Neds, la Concha de Oro del Festival de San Sebastián.

Neds, acrónimo de no educados y delincuentes, se adscribe plenamente en esa corriente del cine inglés que parece heredera del free cinema de antaño,  rebusca en lo social y tiene como epígono más destacado a Ken Loach. Y si hubiera que buscar un referente cinematográfico a la película de Mullan creo que Sixteen, una de las películas más ásperas de su maestro, podría ser su espejo. 

Neds describe sin subrayados innecesarios, pero con fría dureza, que roza en ocasiones lo insoportable (la agresión del hijo al padre, por ejemplo), el lento e imparable descenso hacia el infierno de su joven protagonista, un niño estudioso y sumamente inteligente al que el irrespirable ambiente familiar  (padre alcohólico, odioso y maltratador; madre sumisa y ausente; hermano marginal integrado como líder en una banda violenta de barrio) y la nefasta educación que recibe en su colegio regido por la, hasta muy recientemente bien aceptada, disciplina inglesa que conllevaba todo tipo de castigos corporales y humillaciones psicológicas, lo abocan a la violencia y la delincuencia en un barrio gueto de clase obrera desclasada.

Mullan no cae en la poética de Ford Coppola en el tratamiento épico romántico de las bandas de La ley de la calle (los chicos malos del escocés son rematadamente feos y desagradables, no conducen motos ni lucen tupés glamurosos) y compone un retrato negro y asfixiante de unos adolescentes abocados a la delincuencia y a ser carne de cañón del sistema penitenciario inglés al que irán a parar después de ser expulsados de su sistema educativo represivo. Los jóvenes airados de Neds, sin perspectiva política de lucha de clases, canalizan su ira contra sus compañeros de aula o contra las otras bandas del barrio porque no tienen futuro ni horizonte.

Con un elenco de jóvenes actores, entre los que destaca su protagonista Martin Bell (Concha de Oro al mejor actor en el festival de San Sebastián),  que no parecen actuar en ningún momento sino representar ante la cámara su cotidiana marginalidad, y él mismo encarnando a uno de los personajes más desagradables de la película, el padre, arma Peter Mullan esta dura historia, un túnel oscuro del que no se divisa salida posible.

Ver en Filmin

Blog Widget by LinkWithin


Leave a Comment