CineCrítica

Teniente Corrupto – Werner Herzog

posted by Jose Luis Muñoz 17 Enero, 2010 4 Comments

Poco a poco, los autores puntales del Nuevo Cine Alemán, que tuvieron su época de gloria en los años sesenta/ochenta y facturaron algunas de las películas de culto del cine europeo, tomando el relevo a la nouvelle vague francesa, se han ido desplazando a Estados Unidos como si quisieran seguir la estela que guió hacia la meca del cine a Ernest Lubischt, Billy Wilder, Otto Preminger y tantos otros en los tiempos dorados del cine hollywoodiense. El que más pronto, y mejor,  se adaptó fue Wim Wenders, que rodó películas europeas ? El amigo americano, Paris-Texas ? en suelo norteamericano. Luego vino Volker Schlöndorff, el de El joven Torless, El tambor de hojalata, que filmó un apático trhiller: Palmetto. Ahora le ha tocado el turno a Werner Herzog, más valorado por sus complicados rodajes llevados al límite, sobre los que acaba de publicar un libro, que por el resultado de los mismos.

No se entiende a Herzog sin Klaus Kinski, su actor fetiche, con el que mantuvo una prolongada relación de amor odio durante toda la vida y que protagonizara algunas de las mejores películas del realizador alemán: Aguirre, la cólera de Dios (aunque yo, sobre el mismo alucinado personaje de la conquista de América, me quede con El Dorado de Carlos Saura), Nosferatu, remake del film de Murnau, Woyzeck, Fitzcarraldo…Para desgracia de ambos, Kinski, actor estajanovista que se curtió como villano en multitud de spaguetti westerns y hasta hizo de anarquista en Doctor Zhivago de David Lean, murió pronto y no pudo protagonizar ese Teniente corrupto en el que, quizá, habría estado a la altura de su predecesor Harvey Keitel.

Presume el director de Aguirre, la cólera de Dios, en una muestra de estúpido divismo, de no conocer a Abel Ferrara, no saber quién es, ni  la película que versiona. Una vez visto su remake, mejor le hubiera ido si la hubiera  tenido en cuenta, porque su Teniente corrupto, para un espectador que recuerde el estremecedor film precedente de Abel Ferrara, uno de los grandes realizadores italoamericanos, creador de dramas sórdidos que planean sobre los sentimientos de culpa y redención, es sencillamente funesto. Lo que en el film del director de El funeral, otra de sus obras maestras de Ferrara, es tensión dramática, ambiente sórdido, dilema moral, dureza visual y terrible violencia, en esta versión es aburrimiento, grisura, indiferencia y nulidad narrativa. No hay ni un solo momento del film en que el espectador pueda sentir empatía sobre lo que se narra, sino la más absoluta indiferencia. Si Ferrara describía con rotundo naturalismo el descenso a los infiernos de su protagonista atormentado, Herzog nos lo presenta como un psicópata consumista de barbitúricos de risa histérica y andares ladeados que ostenta una enorme magnum como simple adorno entre camisa y pantalón. Pero si la distancia que media entre Abel Ferrara y Werner Herzog es considerable, la que se establece entre Harvey Keitel y Nicolas Cage resulta abismal. La de Teniente corrupto sea quizá una de los peores trabajos del actor norteamericano protagonista de Leaving Las Vegas, en donde sí era un convincente alcohólico. Cage llena su interpretación de tics faciales,  abertura desmesurada de ojos, mostración de dentadura en una risa histérica y andares ladeados, con un hombro más alto que el otro, lo que resulta sencillamente irritante y ridículo porque todo es forzado. Su personaje, sencillamente, no existe.

Si de algo sirve la versión de Teniente corrupto de Herzog, en la que ni siquiera la explosiva actriz Eva Mendes, contagiada del ambiente desangelado, transmite calor,  es para anhelar la versión de Abel Ferrara. Nunca un remake había reivindicado tanto su original. Y eso que Herzog jura no haberlo visto. 

   3

Blog Widget by LinkWithin


4 Comments

Peter 30 Enero, 2010 at 23:06

Coincido con la opinión de que la película de Ferrara es mejor, pero no coincido en nada más. Todo lo que criticas del personaje de Cage son características muy importantes que explican su conducta y su psique; por ejemplo el andar ladeado, producto del terrible dolor de espalda que sufre y que es importante para explicar quizás el comienzo de su adicción a las drogas, o su tensión acumulada en forma de arrebatos y demás. En cuanto a los tics, Cage no los utiliza como forma de sobreactuar, si no que tienen lugar cuando el personaje esta puesto de drogas, cosa completamente justificada.
Por otra parte creo que Herzog no ha querido hacer un remake de la película de Ferrara, a él no le interesa el rollo culpa-redención calvinista de Ferrara, de hecho creo que se ríe de eso. Herzog se limita a coger solo algunas características de la acción de Ferrara, nada más.
Otra cosa destacable es que Cage no se posiciona moralmente ni intenta hacer moraleja barata, quizás habría sido interesante profundizar más en el personaje pero no era el marco adecuado puesto que se trataba de hacer una peli comercial.
Creo que la película es divertida, Cage esta muy bien y Herzog demuestra que se puede hacer cine comercial entretenido sin hacer concesiones a la basura

Reply
José Luis Muñoz 31 Enero, 2010 at 15:19

Sin el precedente de la película de Ferrara quizá este TENIENTE CORRUPTO de Herzog habría pasado desapercibido, pero el referente está allí para apreciar la minusvalía de este remake que Herzog niega. Para mí la película carece del más minimo interés, porque no consigo entrar en lo que se cuenta ni comulgo con los personajes. Además, como trhiller me resulta aburrido y mortecino. Y la interpretación de Cage me recuerda, muchas veces, a las de Jim Carrey. Pero los gustos cinematográficos son siempre muy respetables, y personales, y respeto y agradezco tu comentario

Reply
Peter 1 Febrero, 2010 at 06:04

Por supuesto respeto también tu opinión, y para gustos los colores, pero insisto, si Herzog niega lo del remake es precisamente por que Herzog no ha querido hacer un remake, en lo único que se parece esta pelicula a la de Ferrara es en el título y poco más. No ha querido hacer una reinterpretación del personaje de Keitel ni nada por estilo. Herzog muestra a un personaje tal cual es, sin entrar en moralinas, ni en maniqueismos, ni en juicios religiosos. Ferrara muestra la adicción a las drogas como algo malo y pecaminoso; Herzog la muestra como lo que es, algo moralmente neutro, y la parte dramática del consumo la muestra con mucha coña, hay mucho humor en la peli, humor inteligente. Quizás me equivoque pero me da la impresión de que, una de las cosas por las que no tegusta la peli, es por que la has ido a ver pensando que era un remake. La comparas con la otra que tanto te gustó,(y a mi también), y eso no te hace ver sus cualidades, que las tiene. Si yo comparase ahora mismo cualquier pelicula buena con el padrino , probablemente se quedaria muy pequeña. Es parecido al por qué la gente se desiolusiona cuando va a ver una peli basada en su libro favorito, se desilusiona por que pensaba que iba a ver todo lo que él se imagino y sintió con el libro. Un gravisimo error, cada obra es diferente puesto que esta hecha por otra persona.
Nicolas Cage tampoco es el actor perfecto pero ponerlo al nivel de Jim Carrey me parece faltar a la realidad. En esta peli hace de personaje algo desfasado, por lo tanto no es sobreactuación, es lo que le han pedido que hiciera.
Por otra parte creo que tienes prejuicios contra Herzog. Es un gran director, Aguirre o la colera de dios o Stroszek le avalan.
perdona por el rollo, no pretendo ofender, solo aportarte algo nada mas, un saludo

Reply
Un remake de Taxi Driver dirigido por Lars von Trier: Are you kidding me? | El Destilador Cultural 16 Febrero, 2010 at 09:53

[…] embargo, viendo el fracaso reciente de otro remake polémico, como el de Teniente Corrupto de Werner Herzog, hacen dudar si acoger con optimismo la noticia, o desear que todo se quede en un […]

Reply

Leave a Comment