Cine

Viernes al cine: estrenos de la semana del 1 al 7 de diciembre de 2017

posted by Marc Muñoz 1 diciembre, 2017 0 comments

Empezamos el último mes del año con un ajustado y atendible número de llegadas cinematográficas. Prácticamente en su mayoría de signo interesante. Especialmente si hablamos de la segunda película de Antonio Méndez Esparza. El español se sumerge en las realidades del ghetto estadounidense en la fabulosa La vida y nada más. Una mirada cristalina y transparente, despojada de artificios, con una cámara invisible, una puesta en escena reducida y unos fabulosos actores no profesionales que favorecen el brote emocional de este cine social español radiografiando una realidad lejana bajo postulados del neorrealismo y estética de cine indie norteamericano. Aquí nuestra crítica de esta recomendable película.

Otra de las llegadas sonadas en la última ofrenda de Pixar. Coco sigue la aventura que emprende un chaval mejicano castrado de su gran pasión: la música. Al menos hasta que una serie de circunstancias lo llevan a adentrarse en la “tierras de los muertos” para descubrir su legado familiar y defender su gran pasión. Lee Unkrich y Adrián Molina son los dos encargados de construir las detalladas imágenes de este producto de animación de la factoría Pixar, aunque esta vez, la también característica emocionalidad se suministra a través de un catéter más grueso y corriente. En ese sentido, Coco se acerca más a Buscando a Nemo que a las insuperables Wall-E o la saga Toy Story. Un filme que dejará contentado al niño, pero algo insatisfecho al adulto.

Otra de las llegadas importantes para la cinefilia es El sacrificio de un ciervo sagrado del vanagloriado Yorgos Lanthimos. El griego vuelve a destapar su arsenal de recurso de enfant terrible en un filme vaciado de fondo. En sus dos últimas películas, aún más acentuado en The Lobster, Lanthimos se muestra desorientado y maniatado a su propio estilo, dando rienda a través de este a un discurso vacuo y estéril, como demuestra de nuevo en este acercamiento al terror psicológico de impactantes pero pasajeras secuencias. Alberto Varet coincide en su crítica.

Otra de las películas a agendarse es la nueva obra de Álex de la Iglesia. Con un ritmo de trabajo envidiable, el bilbaíno se planta en Perfectos desconocidos con una comedia negra construida alrededor de cuatro parejas atrapadas en un peligroso juego durante una cena en la casa de una de las parejas. Este remake de Perfetti sconosciuti de Paolo Genovese reúne a Belén Rueda, Eduard Fernández, Ernesto Alterio, Juana Acosta, Eduardo Noriega,Dafne Fernández, Pepón Nieto para una velada de mentiras y verdades dolientes.

Desde Hollywood llega una de sus propuestas almibaradas tan adecuadas para estas fechas. Wonder cuenta las dificultades de un chaval de diez años aquejado de una extraña deformación por la que ha pasado por quirófano más de 10 veces mientras trata de llevar una vida normal en el hostil ambiente colegial. Stephen Chbosky se responsabiliza de esta cinta que cuenta con Jacob Tremblay, Julia Roberts, Owen Wilson, Mandy Patinkin como cabezas visibles en su reparto.

La comedia Dos padres por desigual se formula como la secuela de Padres por desigual. En esta ocasión cuenta el relato de dos padres (Mark Wahlberg y Will Ferrell) unidos para ofrecer unas Navidades de ensueño a sus hijos, sin embargo, las cosas se empiezan a torcer con la llegada de sus propios padres y abuelos de sus hijos, el papá gruñón (Mel Gibson) y el ultra cariñoso y tierno (John Lithgow).

También llega de forma inesperada un filme inédito del gran superviviente de la nouvelle vague. Grandeza y decadencia de un pequeño comercio de cine es un ensayo de Godard ingeniado para la televisión pública francesa TF1 en 1986 y que versa sobre el futuro del cine ante la creciente expansión y omnipotencia de la televisión. En este se plantea una mirada intrínseca al medio cinematográfico a través de la adaptación de una relato policíaco, The Soft Centre de James Hadley Chase, aunque como en toda obra del de El fin del lenguaje trasciende cualquier convención de género.

Y finalizamos el repaso semanal con Destinos. El búlgaro Stephan Komandarev se sumerge en la realidad de su país a través de la historia de varios taxistas, una de ellas la de un taxista enojado por tener que pagar un soborno para obtener un préstamo y que termina disparando al banquero y a sí mismo. Un retrato coral en clave realista sobre el desencanto de la sociedad búlgara.  

Blog Widget by LinkWithin


Leave a Comment