LiteraturaReseña

Ilustres raperos. El rap explicado a los blancos – David Foster Wallace y Mark Costello

posted by Cesc Guimerà 7 noviembre, 2017 1 Comment

El gueto desde el tren

Ilustres raperos

Resulta que si en tu iPod no llevas un porcentaje concreto de artistas negros eres racista. ¿Es por el sentido de culpabilidad de los blancos? ¿Los gustos musicales reflejan ideología sobre la raza? Las palabras son de Claudia Ronson, de The Magnetic Fields, en el documental Strange Powers en el momento en que Stephin Merritt es acusado de racista por un bloguero (justiciero) por el escaso número de artistas negros en una lista sobre sus gustos personales publicada en la prensa norteamericana.

Esta, NO es esta la premisa con la que David Foster Wallace y Mark Costello escribieron a cuatro manos desde su choza universitaria en Boston –ciudad tan esencialmente blanca, que hasta el Dios del baloncesto es blanco– pero sí el desarrollo lógico de los acontecimientos si el malogrado DFW, esencialmente un retratista de la sociedad posmoderna, hubiera decidido/podido ponerse manos a la obra con su colega en los tiempos que corren y no cuando originalmente escribieron “Signifying Rappers”

“¿Qué derechos tienen los yuppies blancos de intentar entender lo que es el rap?”, plantean. “Yuppie” y “rap” son dos términos (casi) tan paleolíticos como el de “iPod” previamente tomado de Claudia Ronson, pero denotan lo embrionario del asunto. Aquel verano del 1989, Public Enemy ya había lanzado It takes a nation of millions to hold us back y “Fight the power” como single, Run DMC, Tougher Than Leather, De La Soul 3 Feet High And Rising” y NWA “Straight Outta Compton”, con “Fuck The Police”.

“Ilustres Raperos. El rap explicado a los blancos”, editado por Malpaso, engancha no por el conocimiento de los autores (tan nulo como el de un servidor), sino por el entusiasmo hacia un fenómeno por y para negros, un gesto desde el gueto para mandar a la mierda a la América de Ronald Reagan, visto, desde el tren, o no, con los ojos de dos jóvenes blancos de clase media-alta, así:


1) Wallace y Costello exploran la que consideran “la forma más pura e innovadora de expresión negra desde los principios del jazz” desde su punto de vista más social, analizando sus letras casi siempre autorreferenciales (¡ojo!, ¡la misma autorreferencialidad con la que escribía DFW!) en torno a media docena de temas básicos. Dicen aquí: “crack, misoginia, violaciones, disparos y drogas, de Elijah y Malcolm y L. Farrakhan, de políticos asesinados y tiroteos desde coches, una pesadilla de consumismo fallido, el rechazo a pagar cuotas o firmar en una línea de puntos”. Para sentenciar: “El rap sabe que sus letras, sean blandas o duras, representan un paso adelante respecto al punk y al funk”.

2) Wallace y Costello reparten también entre la crítica musical (blanca) establecida, los gurús del gusto, los guardianes del canon de calidad, por su incapacidad de comprender que los aires chulescos, belicosos y peligrosos de la nueva música negra se deben a situaciones y actitudes reales de personas reconocibles. “El rap celebra el poder, equipara la fuerza al estilo y el estilo al yo y la individualidad”.

3) El rap es, también, una sacudida a los cimientos del pop, porque “el rap serio de los ochenta es la primera música compuesta íntegramente de notas creadas, interpretadas, registradas legalmente y vendidas por precursores. “¿A quién debería pertenecer el pop, esa música extensamente compartida y extensamente cogida en préstamo?”. Aquí respondemos nosotros: a la gente.

4) Y finalmente, el rap abre la ceja de un puñetazo a la poesía de verdad, a la académica.

Tell me what have you left me, what have I got? / Last night in cold blood my young brother got shot / My homey got jacked / My mother’s on crack / My sister can’t work ‘cause her arms show tracks / Madness, insanity / Live in profanity / Then some punk claim that they understandin’ me? / Give me a break – what world do you live at? / Death is my sex – guess my religion? ¿Acaso estos versos no son poesía?

marco 75

Blog Widget by LinkWithin


1 Comment

David Foster Wallace y Mark Costello – Ilustres Raperos – Biff, Bang, Pow! 21 diciembre, 2017 at 17:43

[…] Reseña completa en El Destilador Cultural […]

Reply

Leave a Comment