LiteraturaReseña

La resaca del amor – Juan Bas

posted by Jose Luis Muñoz 23 Junio, 2009 1 Comment

La resaca del amor

Al hilo de otro falso ensayo, y van dos ?el precedente Tratado contra la resaca, de trayectoria exitosa en muchos países: fue su editor italiano el que tentó a Juan Bas a perpetrar otra maldad literaria ?, el escritor bilbaíno nos ofrece en La resaca del amor una serie de reflexiones, y atisbos de soluciones, para cuando, literalmente, nos rompen el corazón.

No esperen quienes lean las páginas de este escritor tan imaginativo e incendiario, hallarse ante una especie de temible libro de autoayuda, tan en boga últimamente y que son paradigma de nuestra soledad ? si no encontramos a nadie que nos ayude, aunque sea prestándonos su hombro para lloriquear, qué solos estamos en este mundo ?, aunque sí le servirá, sin duda, para ahogar sus penas en llanto…de risa.

A través de una serie de ejemplos desternillantes ? el doctor Bas rezuma cientifismo en cada uno de los casos que nos muestra ?, en el que a buen seguro nos reconoceremos, el libro analiza todas y cada una de las formas en el que uno/a puede ser abandonado por su amante y los posibles remedios a eso, muchas veces a un paso de la venganza pura y dura.

Elucubra sobre lo que es enamoramiento y amor, dos estados febriles en el que caemos más de una vez aunque juremos y perjuremos que no habrá más, habla de medidas analgésicas ? una botella de ginebra ?Además de por estas razones obvias de no pillar una cirrosis o dejar los sesos en la carretera, no conviene soldarse al frasco porque durante una resaca del amor el alcohol, en vez de su habitual efecto euforizante, suele producir lo contrario: una borrachera triste ?, o échese de inmediato en brazos de alguien ?, elabora una minuciosa clasificación de resacas amorosas ? machista, ajena, gafe, freak…?, habla de su curación ? el tiempo, como en todo ? y termina con una confesión de la que hemos sospechado leyendo el libro.

La resaca del amor es una miscelánea en la que hay de todo: breves textos, agudas narraciones, artículos sobre el tema que Bas ha publicado en su diario El Correo, bromas y chistes bárbaros, explosivos pensamientos, todo ello pergeñado por la pluma juguetona del autor de la muy seria La cuenta atrás ? la novela  sobre Urtain que, si no la han leído, aprovecho desde aquí para decirles que lo hagan ? al socaire de la pasión amorosa y el dolor que produce su ausencia. Tiene además la buena idea el autor de bautizar a los muchos personajes chuscos que pueblan sus páginas, con nombre de animales ? un poco al estilo de lo que hizo Tarantino en su “Reservor dogs“, para ahorrarse los nombres de sus protagonistas, y así dar al relato la patina de compendio de fabulas de Esopo ?, con lo que su efecto cómico es aun más efectivo.

La mujer del señor Pulpo se hizo de una secta religiosa y lo abandonó, se fue de casa. O al menos ésa era la razón que daba él. Yo creo que lo dejó por plomo: Pulpo era más pesado que matar a un cerdo a besos.

En ese constante juego que es el libro, en el que el lector cae fácilmente porque sus textos son de una agilidad asombrosa, abundan las referencias cinéfilas, hasta en jugosos pies de páginas que nunca deben obviarse, como éste dedicado a Kathleen Turner ? Incluso en la actualidad, hecha una vaca, todavía me gusta ? esos hermosos ojos azules que echan fuego ?. Y no es por solidaridad entre pesos pesados?, las citas eruditas de personajes reales, o inventados, los fragmentos de novelas malditas que nunca se publicaron, las traducciones en las que el autor carga con furia hacia el incompetente traductor de turno y, sobre todo, desternillante literatura de humor, trazada con inteligencia e ingenio, género en el que Juan Bas es maestro indiscutible.

Al final de la noche me dejó acompañarla hasta el hotel en el que se alojaba, que era el Ercilla, pero no subir a la habitación. Probablemente  mejor, porque con aquella carga de ginebra no habría podido levantar más que la voz.

Para reírse de los demás primero hay que reírse de uno mismo. Juan Bas siempre lo ha hecho.

Blog Widget by LinkWithin


1 Comment

Juan Bas 23 Junio, 2009 at 11:29

Muchísimas gracias por esta estupenda reseña.

Me alegro mucho de que hayas conectado con la esencia literaria del libro. Este tipo de rarezas literarias, muy aprecidas por los anglosajones, no son muy apreciadas en España (sin embargo en Italia el libro va muy bien; cosas raras).

Un fuerte abrazo.

Reply

Leave a Comment