LiteraturaReseña

Papeles inesperados – Julio Cortázar

posted by Jose Luis Muñoz 13 Agosto, 2009 0 comments

Siempre que se edita el libro póstumo de un autor se hace el lector dos preguntas inevitables. Primera, ¿hubiera querido el autor, de estar vivo, haber publicado su obra? Segunda, ¿es realmente interesante esa obra inesperada y arroja luz sobre el resto?

Las dos dudas quedan respondidas cuando se acaba de leer Papeles inesperados que rescata Alfaguara, editorial que, por otra parte, creo ha editado toda la obra de Cortázar con excepción, quizá, de La vuelta al día en 80 mundos, por su peculiar formato. Si Cortázar no destruyó, quemó o troceó ? ahora con el ordenador es escalofriantemente fácil: basta con mandarlo todo a la papelera y se acabó ? los escritos que se recogen en este libro póstumo, es que tenía intención de darlos de alguna manera o en algún momento. Y la segunda pregunta se contesta sola: Cortázar es uno de los autores decisivos del pasado siglo y todo lo que ilumine, como hacen estos Papeles inesperados, su obra, bienvenido sea.

Cuando Aurora Bernárdez, la viuda de Cortázar y albacea literario, descubrió una gran cantidad de manuscritos de su marido, en diversos baúles y cajones, y lo puso en conocimiento de Carles Álvarez Garriga, crítico y estudioso del escritor argentino, hizo un enorme favor a los cortazarianos que en el mundo hemos sido, los cronopios que empezamos a escribir contagiados por su pasión creativa y su fantasía y que sentimos como propia su muerte.

Papeles inesperados, testamento literario de Cortázar, es una miscelánea de escritos diversos recopilados y editados con rigor por Bernárdez y Garriga. Hay una serie de relatos inéditos, algunos buenos, otros muy flojos, como La daga y el lis. Notas para un memorial, con el que precisamente se inicia el volumen; historias divertidas de cronopios y famas; algún capítulo desgajado de El libro de Manuel; prólogos, discursos, autoentrevistas, Entrevistas ante el espejo,  en donde Cortázar se sincera con respecto a la literatura y la política enfrentándose a unos divertidos entrevistadores imaginarios ? es mucho más izquierdista y revolucionario de lo que se podía pensar?, artículos publicados en prensa, de cariz muy político ? carga, una vez, y otra también, contra el imperialismo norteamericano de la época y su implicación en toda clase de golpes de estado en América, y se muestra, a su vez, demasiado indulgente con los primeros desmanes del castrismo, concretamente con los cometidos contra los homosexuales ?,  epístolas, reflexiones sobre la adaptación que hizo Antonioni de uno de sus relatos,  poemas…, todo escrupulosamente datado, un material que puede interesar más o menos, gustar o hasta disgustar, pero que, sin duda, completa el corpus literario del autor de Rayuela y lo hace más comprensible y coherente.

No esperen los que se aproximen al último libro del genio argentino tropezar con alguna prosa excelsa, que ya publicó sobradamente en vida, pero sí destellos de genialidad y bonhomía en casi todo lo que se publica en estos Papeles inesperados. A mí, particularmente, me ha conmovido una breve referencia de media página a Carol Dunlop, su último amor, con la que escribió a cuatro manos un libro de viajes maravilloso titulado Los autonautas de la cosmopista, en El lento desplazarse de las constelaciones por tu piel: “Cuánto quisiera que escribiésemos de nuevo juntos muchas páginas, Osita. Creo que lo haremos, quiero que lo hagamos. Estaremos de nuevo tan juntos, Osita”.

6

Blog Widget by LinkWithin


Leave a Comment