Reseña

Doctor Graesler – Arthur Schnitzler

posted by Jose Luis Muñoz 5 enero, 2013 0 comments

Doctor Graesler

No es muy conocido entre nosotros este excelente autor austriaco, contemporáneo de Sigmund Freud y con el que guarda una serie de afinidades. Schnitzler, médico metido a dramaturgo, cuentista y novelista, cuyo grueso de su obra espera un traductor (quince libros vertidos al español de la cincuentena larga de su producción), compartió con el padre del psicoanálisis, aparte de nacionalidad (ambos eran judíos vieneses), una obsesión por la muerte, el sexo y la psicología.

Doctor Graesler es una obra tan corta como intensa en la que Schnitzler, en muy pocas páginas, desgrana las dudas sentimentales del médico protagonista que se debate entre dos mujeres jóvenes, Katharine y Sabine, de clases sociales antagónicas, y el complejo de culpa que le causa su desgracia por no haberles profesado el amor que reclamaban.

Pulsiones del deseo reprimido, un cierto pesimismo existencial, frialdad expositiva, utilización del monólogo interior y la preeminencia del intelecto sobre las pasiones servidos por una prosa fluida y desnuda caracterizan la novela breve de este escritor austriaco que Marbot Ediciones tiene la gentileza de ofrecer al público español en primicia.

Leyendo a Arthur Schnitzler, como sucede leyendo a Thomas Bernard a pesar de su distancia generacional,  el lector interioriza todo ese complejo mundo que surgió de la decadencia y desmembramiento del imperio austrohúngaro y que tanto ha marcado sus creaciones artísticas (y uno no puede evitar, leyéndolo, pensar en el pintor Egon Schiele, por ejemplo) y el propio carácter de los austriacos. Su médico de balneario protagonista de esta novela corta bien podría ser el alter ego del propio Schnitzler cuya vida sentimental fue azarosa y tuvo en su juventud dos amantes que fallecieron a edad temprana. Como en Relato soñado, que llevó al cine Stanley Kubrick en su película póstuma Eyes Wide Shut de forma textual cambiando Viena por un Nueva York que parecía la capital austríaca, el sexo, con su aura de pecado y devastación física tan de la época (el padre de Schnitzler intentó, en vano, que evitara las mujeres mostrándole fotografías de los efectos terribles que tenía la sífilis), y su represión forma parte de la compleja personalidad del médico escritor que queda patente en su obra literaria.

Un texto parco en páginas pero intenso en lo que dice.

7

Blog Widget by LinkWithin


Leave a Comment