Crítica DiscoElectrónicaHip-hopIndieLong drinksPopSoul

Novedades discográficas septiembre 2014

posted by KeithModMoon 17 septiembre, 2014 0 comments
Lee Fields & the Expressions – Emma Jean

Lee Fields Emma Jean

Desde hace ya algunos años la llama más genuina del soul la portan los miembros de un círculo reducido de artistas que no fueron protagonistas de la edad de oro del género, pero que ahora, ya en plena madurez, algunos de ellos instalados en la tercera edad, gozan de una segunda juventud que les ha abierto las puertas de la admiración y el respeto entre una audiencia más amplia. Hablo básicamente de Sharon Jones, Charles Bradley y Lee Fields.  El último un volcán rugiente sobre los escenarios, que nos acaloró de la mejor de las maneras con su último Faithful Man, regresa ahora con un nuevo trabajo bajo el brazo con la intención de mantener bien viva esa llama.

Arropado de nuevo por esos inmejorables compañeros de viajes que resultan The Expressions, el norteamericano vuelve a facturar un soul de claro regusto añejo. Pero a diferencia de su antecesor, prefiere aquí no explotar tanto su poderoso chorro vocal mediante sus estallidos, dejando más espacio al entramado musical. Éste tan bien ajustado gracias a la inmensa labor que desempeñan The Expressions, quienes muestran en este nuevo trabajo una personalidad más funky, de firmes líneas elegantes y sensuales. Es como si Lee Fields ysu banda se hubieran alejado de James Brown para acercarse más a Wilson Pickett. Sea como sea, el resultado no deja de ser un Lp rabiosamente melancólico, en cuanto rescata ese espíritu dorado del soul cada vez más atenuado, en un punto en el que los grupos de retro soul no pueden, o no quieren, compararse.

Tema clave: “Don’t leave me this way”

7

Sylvan Esso – Sylvan Esso

Sylvan Esso

Desde que a finales de mayo publicaran su debut discográfico, el dúo de North Carolina Sylvan Esso, no ha hecho más que expandir su música por los cuatro puntos cardinales de su tierra natal. Un revuelvo alimentado por un single pluscuamperfecto, “Coffe”, y por los varios Sould Out acumulados en la gira que los está llevando a cruzar el vasto territorio norteamericano. La banda la componen Amelia Meath, surgida de Mountain Man, y Nick Sanborn, antiguo miembro de Megafaun. Entre ambos dan forma a un pop regenerador que penetra con suma suavidad por la epidermis.

Una balanza sonora que báscula entre el indie-pop bailable y el folk intimista, como si su música estuviera diseñada para funcionar tanto en los pormenores de una fiesta casera como en el ambiente de un café acogedor. Y tanto como en uno como en el otro ambiente se desenvuelven de la mejor de las maneras, igual de efectivos, resplandecientes y estimables. Una habilidad empática que encuentra en la cálida, sedosa y bonita voz de Meath su aliado más valioso. A la que Sanborn aporta el necesario envoltorio instrumental con la ayuda de sintetizadores y portátil. Una puesta en escena minimalista que entronca directamente con el espíritu agradable que emana de su sonido, y que hace de cortes como el mencionado “Coffe”, “Dreamy Buises” o “Wolf” tesoros que llevarse más allá de cualquier momento puntual o estación del año. Tan apreciables para el verano, como para el otoño, como necesarios en invierno, y plenamente primaverales.

Tema clave: “Coffe”

marco 75

Banks – Goddess

Banks - Godess

La angelina Jilina Banks llega al circo pop con poca preparación a sus espaldas pero con un ejercicio modélico, capaz de conquistar a las audiencias más amplias. Tras publicar dos Ep’s y varios singles, la cantante llamó a las puertas de cazadores de tendencias que vieron en ella un talento a la que seguir la pista. Un rastro que lleva hasta Goddess, este primer larga durada que culmina el ascenso meteórico de los últimos meses. y en el que se rodea de productores de gran calibre.

Casi la última en desembarcar en este 2014, su debut la coloca en una posición aventajada tanto si se la ubica en el alt-R&B como en el pop. Banks entronca su música en un R&B de alta costura, de ese que encuentra su mejor pasarela en los clubes, las salas y los estudios londinenses. Pero el suyo es un sonido gestado en la tierra de Obama, y esa patina sofisticada, esa producción mayúscula, la toma prestada de productores de gran entidad: SOHN, que pone su sello de graves repetitivos y pronunciados en “Waiting Game” o “Alibi”, la sombra de TEED en “Fuck Em Only We Know” o “Warm Water, o un nuevo impulso electrónico de la mano de Jamie Woon en “This is What It feels Like”. Codeándose con la flor y nata encuentra el mejor colchón instrumental para apoyar una magnética voz que muta con facilidad de lo tierno y suave a lo grave y firme. Un estado de virtud acaudalada a lo largo de 14 canciones y una hora de minutaje, en la que se permite incluso propuestas más orgánicas, despojadas de producciones rotundas, aunque no tan resplandecientes, en las que su voz, cantando sobre amores, desamores y decepciones, se queda desnuda frente al micrófono. Tras celebrar su llegada y disfrutar de su música, solo el tiempo medirá el impacto, posicionándola como una figura mainstream como Lorde o Lana del Rey, o dejandola dentro de un circuito más modesto con Fiona Apple, London Grammar u otras voces y personalidades afines. Si tuviera que apostar, sería por lo primero.

Tema clave: “Beggin For Thread”

marco 75

Interpol – El Pintor

Interpol - El pintor

Nacidos al amparo de la oleada post-punk que agitó las melenas de la juventud en los 00’s, el cuarteto, ahora trío, neoyorquino ha ido perdiendo presencia y notoriedad con el paso de los años, como muchas otras bandas de esa ola. En pleno 2014, 12 años después de su primer disco, y diez de Antic, su última obra aplaudida, Interpol pretende volver a ganarse un espacio entre acólitos, y los que no lo son, con un sonido, el de este quinto trabajo, que regresa a las raíces.

La marcha del bajista y miembro original de la banda, Carlos Denger, apenas ha diferido en una coma de un discurso voluptuoso, enérgico, de guitarras estridentes, y estados de humor instalados en una melancolía de ramilletes oscuros. Ese sonido con el que irrumpieron con tanto  ímpetu a principios de la década pasada. Diez años después el post-punk sostenido en mareas de guitarras, por mucho que la voz de Banks siga sonando imponente, está algo caduco. Sin embargo, los norteamericanos se obstinan en abandonar ese barco, y en este último disco aglutinan esfuerzos para recuperar su mejor estampa. Y en realidad se agradece que hayan descartado experimentos fallidos que marcaron el signo de sus dos anteriores trabajos. El Pintor es un álbum que reconciliará a los fans de la banda, y que para algunos supondrá la oportunidad de descubrir la mejor faceta de una de las bandas que marcaron el inicio de siglo. Ahora bien, la advertencia al oyente es que no espere la versión más contagiosa, bulliciosa, y en definitiva, más brillante de la banda de Nueva York. Ni tampoco hits como “Slow Hands”.

Tema clave:”Ancient Ways”

marco 75

Big Freedia – Just be friends

Big Freedia - Just Be Free

Detrás de Big Freedia irrumpe una diva drag queen poseedora de una energía inagotable capaz de poner patas arriba al personal más estoico. La cantante y rapera de Nueva Orleans se desenvuelve en el estilo Bounce, ese cóctel agitado que contiene dosis contundentes de rap y electro, y que resulta tan propicio para la práctica del twerking. Pero como demuestra su primer álbum de estudio, Just be Friends, la propuesta de la diva Bounce plantea un discurso musical más amplio, abarcando otros estilos.

Escuchar a Big Freedia es enfrentarse a la ingesta masiva de un cóctel de esteroides, sudor y speed. En su batidora cabe todo: rap, dancehall, ritmos caribeños, electro, EDM…elementos que engulle y expulsa en una masa rocosa, que se desliza barriendo todo lo que se le cruza. Melodías entrecruzadas, ritmos fragmentados, paradas en secos, acelerones que tumbarían a Mike Tyson, todo ello pasado de revoluciones, a un ritmo endiablado solo apto para consumidores de farlopa u otros estimulantes. Y es que disponerse delante del bounce que practica este músico de Nueva Orleans puede dejar efectos secundarios. El más inmediato es cierto agotamiento físico y mental, es difícil no sentirse avasallado por esta música que no respeta ni los fade out de salida. Pero en el lado bueno, un cóctel tan frenético, apisonador, agitado y mezclado es el brebaje idóneo para dejarse suelas y nalgas en la pista de baile. Antes de consumir este material de alto voltaje, consultad con vuestro médico de cabecera.

Tema clave: “Lift Dat Leg Up”

7

Sunny Graves – Bayou

Disco del mes

Sunny Graves - Bayou

Al proyecto de Simon Williams se le ha ido siguiendo el rastro desde estos lares seducidos por un magma electrónico radiante y de alta intensidad magnética.  Tras dedicarle uno de los últimos “Bajo radar“, con el que quisimos subrayar las diferentes realidades que atesora la cada vez más creciente escena electrónica barcelonesa,  los augurios en torno a Sunny Graves se tornan en buenos y reales con Bayou, un primer EP publicado por el renacido sello Disboot.

El sonido de Sunny Graves se enmarca en una electrónica perfeccionista, minuciosa, cargada de detalles que expulsa a través de capas, que a su vez dan forma a ambientes hipnóticos, paisajes claroscuros a los que se pegan texturas indescifrables, bases sintéticas, glitchs de diverso pelaje,  con el que logra construir una modélica masa harmoniosa, sin desatender ni desenmarañar la arquitectura rítmica de las canciones. Hay trazas de techno, de jungle, de IDM, drones, atmósferas vaporosas, y electrónica de los 90’s, Orbital parece ser una clara influencia en la música de este músico asentado en Barcelona, pero no la única, hay cromosomas de Fuck Buttons, Darkside y Burial campando por su ADN. Un potente e inspirado avispero sónico que ofrece sus mejores frutos en la impecable, “Spring” (Slow Return). Aunque ninguno de los otros tres cortes que componen este primer Ep bajan de la categoría de gemas. Un sonido sugerente, envolvente, hipnótico, onírico y fascinante, moldeado con una predisposición y actitud irreprochable. Barcelona puede enorgullecerse de contar con otro talismán electrónico en sus filas.

Tema clave: “Spring (Slow Return)”

8

Souls of Mischief – There is only now

Souls of Mischief - There is only now

Souls of Mischief impactaron en la escena del hip-hop alternativa en el año 1993 con la publicación de su debut 93 ‘Til Infinity, una de esas joyas ajenas a los flashes y los titulares con la que se ganaron comparaciones con los sonidos afines de A Tribe Called Quest o De la soul, y también un sequito de fan irrenunciables. Con la entrada del nuevo siglo su producción aminoró con apenas dos LP’s publicados en los 00’s. Ya en esta década, cinco años después de su último trabajo, los cuatro MC’s de Oakland regresan con nuevo material, There is only now. A-plus, Phesto, Opio y Tajai ponen las rimas mientras que el productor y músico Adrian Younge se encarga de la instrumentación.

Un disco de Souls of Mischief en 2014 suena a rareza, un rara avis disonante dentro del gangsta-rap y el arena-rap dominante. Concebido por un álbum conceptual, este There is Only now se articula como un programa radiofónico alrededor de un cuento de asesinatos, amor, venganza y pérdida en la década de los 90. Un período al que los cuatros componentes de la formación se sienten muy ligados, tanto en las letras como en un sonido arraigado a su trayectoria temprana. Así en There is only now, la instrumentación propuesta por el productor y músico Adrian Younge – quien se desenvuelve en mil facetas: guitarra, piano, órgano, batería, bajo, etc. – se apoya en bases hip-hop muy bien condimentadas por gotas de jazz, funk, soul y R&B. Todo ello impreso en un aire muy cinemático, muy al gusto de Younge, tal y cómo ha dado señas en sus trabajos anteriores, que remite al sonido de Curtis Mayfield y su banda sonora de Super Fly, el de Isaac Hayes o el de Stevie Wonder. Aunque no todo el disco transcurre en esas coordenadas. Hay ciertos experimentos que no terminan de encajar en el lote, como es la incursión gangsta-rap de “Womack’s”, que los descubre inadaptados a los nuevos tiempos, o un “Ghetto Superheroe” que a la postre resulta mal armado. Obtiene mucho mejor resultado en “Finally back” o en un “There is only now”, en la que se juntan con Snoop Dogg y una voces femeninas que se filtran de forma perfecta a su sonido, y no hacen más que constatar una oportunidad perdida de haber recurrido más a éstas. Y es que pese a las colaboraciones con las que se cuentan, cada uno de ellos (Busta Rhymes, Snoop Dogg, Ali Shaheed Muhammed, William Hart, Scarub) metidos en la piel de un personaje dentro de este serial radiofónico, no estamos ante el material más brillante de la banda. Hay una cierta docilidad secuencial entre las canciones que acaba restándole fuerza al lote final. En definitiva hay muy buenas ideas que no terminan de cuajar de la mejor forma, como si el sonido de Younge y las rimas de los 4 MC’s no hubieran cuajado de la mejor forma harmóniosa. Algo extendible a la consecución de líneas melódicas memorables e inspiradas, que salvo contadas excepciones comentadas más arriba, brillan por su ausencia. No es ni mucho menos un trabajo desestimable, más ya solo por la valentía de presentarlo en el actual zeitgeist musical, pero tampoco nos transporta a la edad dorada del hip-hop jazzístico y funkoide como sus protagonistas pretendían.

Tema clave: “There is only now”

7

Perfume Genius – Too Bright

Perfume Genius - Too Bright

Detrás de Perfume Genius se esconde Mike Hadreas, un cantante de Seattle que utiliza la música como catarsis para expresar la soledad y la angustia que le produce ser un hombre gay y padecer la enfermedad de Crohn. Utilizando sus discos como lienzo en los que volcar sus lamentos y sus sentimientos, ha conseguido hasta la fecha dos encomiables obras. Ahora regresa con una tercera tentativa, un Too Bright en el que se sigue destapando como una frágil criatura, bella, desfigurada y apesadumbrada.

Registrado en Bristol con la compañía de Adrian Utley de Portishead como ingeniero y Ali Chant de productor, Perfume Genius teje una música de formas preciosistas, resplandecientes y de un interior melancólico y alicaído. De la mezcla surge un poderoso magma con el que el oyente sale reforzado. Una producción plegada de detalles es el escenario perfecto para que Hadreas, y su forma de cantar sentida, en la línea de Autre Ne Veut o How to Dress Well, escupa todas las frustraciones y lamentos que contiene unas letras sarcásticas, pero severas y dolientes. Obtiene resultados excelentes en temas como “Grid” o “Don’t let them in”, con ecos a Badalamenti. Hadreas es capaz de condensar en 33 minutos no solo sus demonios internos sino de hacerlo bajo una amalgama musical asombrosa y absorbente, sin caer en el drama queer excesivo, con mucho brillo, elegancia y de una emotividad que de tan luminosa abrasa.

Tema clave: “Grid”

8

 

Blog Widget by LinkWithin


Leave a Comment