Domingo de serie

Domingo de serie: La peste (Temporada 1)

posted by Omar Little 11 febrero, 2018 0 comments
Mercancía premium

La peste

Movistar + se marcó como objetivo primordial no dejarse pisar en el mercado VoD  por los gigantes norteamericanos durante su “Normandía” en suelo español. Y parte de su estrategia pasa por competir con estos a través de una producción propia de alto octanaje. Tras entregar los primeros conatos de calidad con La zona y Vergüenza, dos notables obras distanciadas por el género pero acercadas por primar  la autoría y la calidad, llega el momento de sacar la lona a su obra más ambiciosa, respetada y mimada.

Con la seguridad que ofrece contar con el gran Alberto Rodríguez, especialista en el thriller patrio, y el guionista Rafael Cobos como showrunners, Movistar + endosó 10 millones de euros para recrear el ambicioso marco: la Sevilla  mugrienta y decadente, centro del mundo, puerta de entrada al viejo continente y puerta de salida al nuevo, que como tal, albergaba toda clase de maleantes pero también la más alta nobleza. De hecho ese contraste entre pobres y ricos es uno de los pilares levantados por el tándem.

Aunque en realidad La peste se construye como un thriller policial con un hereje, y su joven ayudante, investigando una serie de asesinatos relacionados con un misterioso personaje al que la santa inquisición quiere dar caza. Sin ser un policíaco puro, se filtran también trazas históricas, políticas, subtramas sobre el papel marginal de la mujer y otras sobre la corrupción campante en épocas de crisis (¿os suena?). Elementos estudiados y dispuestos de manera acertada en un guion algo enrevesado, previsible, pero efectivo.

Sin duda lo que deja al espectador atónito es el detalle volcado en el diseño de producción. La rigurosidad y esfuerzo con el que se levanta esa Sevilla de lodos, moscas y sangre negra es sencillamente vertiginosa. Hay un trabajo dispuesto en la ambientación, no solo de producción y de diseño artístico, sino que también reluce la fotografía y los actores apegados al decorado de la ciudad andaluza. En ese sentido, en el de la recreación, la serie no tiene que bajar la cabeza ante producciones históricas europeas de alto nivel, como La reina Margot o El nombre de la Rosa.  No hay detalle que se escape en este concienzudo fresco de trazo impecable y preciso, algo que permite al espectador trasladarse a la capital andaluza cinco siglos atrás sin ningún tipo de incongruencia que lo distancie en algún momento.

La peste se erige así en una catedral edificada con nobles materiales, aunque luego su interior no sea igual de deslumbrante. Sin embargo, el gigante español ha creado un hito en la televisión española, en el que las producciones futuras con pretensiones de calidad deberían intentar acercarse para absorber algo de su brillante reflejo.

marco 75

Blog Widget by LinkWithin


Leave a Comment