Domingo de serie

Domingo de serie: Utopia (Channel 4)

posted by Omar Little 10 marzo, 2013 0 comments
Vacunas heroicas

Utopia TV

Aún no se ha sobrepasado el primer trimestre del año y ya tenemos un producto seriéfilo que va estar en la pole de lo mejor del año cuando éste termine. Y lo manifiesto con total convicción porque cuando se tiene la determinación, la valentía y el oportunismo de juntar en la misma cubeta las teorías conspiranoides,  el universo del cómic, la violencia contundente y estilizada, las tendencias sociológicas actuales y los perfiles psicológicos contemporáneos proyectados en unos personajes carismáticos y freakies (incluso geeks), entonces es que se tiene un producto ganador. Porque todo esto, y mucho más, es lo que recoge la nueva seña del Channel 4, canal ya conocido en el circuito de entendidos como la HBO británica.

Dennis Kelly (anteriormente solo había aparecido en los créditos de Pulling ) es el talento que se esconde detrás de este monumento a la ficción televisiva respetuosa con la inteligencia del espectador. Y lo construye mediante una historia que nace en el momento que unos adictos al comic se citan, a través de un foro de Internet, alrededor del descubrimiento de una publicación de culto conocida con el nombre de The Utopia Experiments. Lo que ninguno de ellos sabe en ese momento, es que el susodicho les va a reportar más problemas que tener a Bárcenas con la cuenta en Suiza embargada. Un documento que guarda un poderoso secreto ansiado por altas esferas secretas. A partir de ese momento, cuatro de los personajes, uno de ellos la palma desde el inicio (para que molestarnos con él), se verán arrastrados hacía esta trama cargada de sangre, conspiración, engaños y vacunas, muchas vacunas.

Vacunas para consumir con ojo y cuchara, cuchara y ojo si se prefiere. Si esta frase no tiene ningún significado para ti es mejor que dejes de leer desde este punto.

Un panel de personajes variopintos y excéntricos del que pronto nos sentimos fascinados, y por que engañarnos…atraídos. Empezando por Wilson, Wilson, el paqui hacker y nerdfensor de las teorías conspirativas conocidas y por conocer. Además de objeto de una de las escenas más memorables e imborrables de la serie. Luego está Becky, una joven estudiante que perdió a su padre por una extraña enfermad de la que espera encontrar claves en el manuscrito de Utopia. Casi siempre a su lado, Ian, un It consultant viviendo con su madre y que lleva una vida anodina. Por último, Grant, un chaval de clase humilde, con dotes problemáticas, quien al principio se hace pasar por un joven de 24 años. Y por supuesto la misteriosa Jessica Hyde, y la dupla perturbadora y rompe esfínter compuesta por Arby (con su cara de psicópata ausente) y Lee, dos emblemáticos sociópatas instalados en la conducta criminal. Sin olvidarnos tampoco del miedoso y torpe Oliver Woolford, un funcionario a quien tienen pillado por los huevos, o el misterioso Conrad Letts, interpretado por el siempre genial Stephen Rea.

Una plantilla amplia, y suculenta, que se despliega como piezas básicas en este thriller que te zambulle en una trama cada vez más violenta, conspiranoide, y en la que se dan de la mano lobbys farmacéuticos, credos genocidas, el gobierno británico, el MI5 y estos infelices y desgraciados en el epicentro del meollo.

Suculenta masa narrativa a la que se da forma con un toque exquisito. Y no me refiero a la habitual factura imponente de Channel 4, sino, que en esta ocasión, estamos ante probablemente uno de los mejores trabajos en dirección fotográfica de esta década, con un uso de la saturación de colores, de los contraluces, las sombras, los contrastes, los encuadres y de iluminación natural, absolutamente brillantes. Un plano técnico privilegiado que se contagia en la faceta musical, con el gran trabajo de Cristobal Tapia de Veer y que termina por apuntillarse con una realización impecable y una edición dinámica, atrevida y fresca. Creando con la unión de estos elementos un estilo propio, identificable, llamativo y estilizado, pero efectivo, y acorde con el tono comic que abraza la historia.

Factor que ayuda a potenciar instantes gloriosos que permanecerán intactos en las mentes de los gourments catódicos hasta el fin de los días. Secuencias, por ejemplo, como la que inicia la serie, que como no podía ser de otra manera, tiene lugar en el interior de una tienda de cómics, donde irrumpen los dos angustiosos homicidas con intenciones poco tranquilizantes, o esa maravilla tarantiniana, y llevada al extremo, del  bicicleta, cuchara….ojo.

Obviando algún intervalo del capítulo 4, y del 5, donde el fuel de chicha narrativa parece menguar, lo ideado por Kelly se consume de un tirón, con tensión pero con una sonrisa de satisfacción. Porque pocas veces uno se encuentra con sorpresas tan agradables en las que historia y forma copulan de forma tan compenetrada, y además congeniando tirabuzones finales que podían haber roto la magia del relato, pero que se llevan a la práctica con prudencia, atino, y dejando la puerta abierta para la segunda, y desde ya, querida segunda temporada.

Utopia es una mini serie que te entra por los ojos, te altera la respiración,  te tapona las arterias, te sacude el hígado, y cuando te tiene retortijando de placer, es ya demasiado tarde para eliminarla de tu corazón. Si buscan una vacuna al tedio mundano y a la producción creativa en cadena, aquí tienen seis dosis.

8

 

Nota: Aparte de Tarantino, el universo del comic, el tono pop, y alguna tonadilla de Misfits, Danny Boyle y alguna serie del propio Channel 4 de violencia seca, resulta difícil encontrar al producto más pistas referenciales.

Blog Widget by LinkWithin


Leave a Comment