Series

Juego de tronos: Review 6×4 “Libro del desconocido”

posted by Omar Little 16 mayo, 2016 0 comments

Juego de tronos 6x04

Por fin ha llegado lo solicitado. Un capítulo generoso en casi todo lo que se le pide a Juego de Tronos. Y a la vez un capítulo que ha definido a la perfección, y a la vez ha hecho avanzar, las líneas argumentales que marcan la temporada.

Si no os encontráis visualizando el álbum bonzo de Rage Against the Machine pero con un toque lascivo dejad de leer, malditos.

El capítulo Libro del desconocido ha arrancado en el punto caliente de la temporada, un Castle Rock convertido en el escenario de todos los asuntos de cierta relevancia. Y lo ha hecho para endosar un cachete por listillo al energúmeno que sirve, quien en la anterior review se atrevió a pronosticar un alejamiento del cacareado Jon Snow durante algún tiempo. Por suerte Sansa Stark, con su impecable escudera, Brienne, se han personado en los aledaños del muro, y del encuentro han surgido brotes de emoción, especialmente cuando los dos hermanos se han fundido en un abrazo, pero también a posteriori, con conversaciones más íntimas a la vera de un fuego, y con Sansa apretando a su hermanastro para que entre los dos recuperen Winterfell.

Aunque la acción se ha traslado por todos los puntos cardinales de los siete reinos. Por ejemplo, en Mareen hemos descubierto que el enano bribón es el encaje necesario para que después del 26-j no tengamos que volver a unas terceras elecciones. En un santiamén se ha puesto de acuerdo con los esclavistas – con mano derecha y una ración de prostitutas -, ha apaciguado a los esclavos, aunque se ha ganado el repudio del gusano y su novia.

El capítulo también ha servido para comprobar el potencial cómico que hay entre los dos fieles caballeros en busca de Daenerys. Entre ambos, especialmente el joven empotrador, se han ganado varias risas con su periplo buddy movie para rescatar a su reina de dragones de las garras de la comunión de Kholos.

Por su parte el cabronazo de Bolton se ha cargado a la salvaje a la primera oportunidad. Cuando este le prometía un coito “salvaje” para agarrarlo desprevenido con un cuchillo de la mesa, el cabroncete se le ha adelantado al pillarle con una mentira previa, y así sin más, hemos tenido que despedir a la actriz Natalia Tena de la nómina de la serie.

Por su parte Theon ha llegado a su casa, y de abrazos y recibimientos, nanai. Allí hemos descubierto las malas pulgas que se gasta su hermana, y pese a ello, este se ha comprometido a ayudarla a tener el poder.

En King’s Land la línea argumental, y las preocupaciones entre los Lannister y los Tyrell, llevan tiempo definidas. Lo que hoy ha habido son avances en la escalada contra la fe inquisitiva, y parece que ya hay plan para sacar al gorrión de ese golpe de estado religioso con el que los tiene pillados por los huevines. Al parecer el ataque se realizara cuando se haga la humillación pública a Margaery al estilo Cersei.

También se oyen tambores de guerra y arrecian vientos en el Norte. El pergamino que Bolton ha hecho llegar a Jon ha sido la gota que ha hecho colmar el vaso, y que ha recuperado a este para los oficios guerreros. Aún no se ha decidido el lugar, si Invernalia o Castle Rock, pero los 5.000 de Bolton contra las fuerzas y aliados salvajes de Jon, que por lo que comentan en la mesa, serían unos 2.000 (salvajes) y pico (un buen pico lo pondrían las tropas que se trae meñique del primo de Sansa) , a la espera de saber que otros señores del norte se unen al medio Stark.

Y cuando ya todo parecía que apuntaba a otra bajada de telón en Castle Rock, el capítulo ha redondeado su esplendor con un episodio un tan fantasioso, irreal, poco creíble, pero cargado de simbolismo de feria y un buen par de cocos que nos ha hecho arrodillar de inmediato y sumarnos al imperio con más garantías de hacerse con el trono.

Al parecer, Daenerys ha tenido que esperar que los dos valerosos la vinieran a rescatar para perpetrar su plan a lo Carrie, cuando se ha encerrado con el gran Kahl y sus pretendientes y ha empezado a quemar su cúpula del trueno. Algo irreal por cómo ha acontecido, parece que las bestias de “el hombre més fort del món” le temen horrores al fuego. Sea como sea, el final ha sido bastante épico, no solo por volver a ver a Emilia CLarke en (parte de) su esplendor natural, sino por la adhesión inmediata de los presentes a la diosa del fuego. La reina de los dragones va a por todas y el mundo se arrodilla ante ella.

Blog Widget by LinkWithin


Leave a Comment