Piloto

Black Mirror: 3×01 “Caída en picado”

posted by Omar Little 23 octubre, 2016 0 comments

black mirror caída en picado

En esta era de Filmaffinity, Badoo, Yelp y cualquiera que se precie en la esfera digital y el mercadeo app era inevitable que Charlie Brooker no fijará su lúcida y descorazonadora mirada sobre ello para dar salida a un nuevo reflejo negro en su criatura, ahora causando estragos en casa Netflix.

Y bajo esa premisa se articula la primera sacudida a nuestros hábitos más improductivos. Y como viene siendo la tónica de la serie, no se produce bajo un solo concepto, sino de la unión de ambos. En este caso, el escenario nos sitúa en un futuro presente en la que toda interacción humana, acción, servicio y actividad es susceptible de valoración por los demás a través del móvil, aparato vehícular de la vida. Una especie de Review pero en plan oscuro. En esas, una chica mona interpretada por Bryce Dallas Howard se obceca en subir puntuación para optar a más facilidades y acceder a la élite que todo miembro de esa sociedad enferma e hipócrita aspira. Sin embargo, la chica se verá envuelta en un cúmulo de circunstancias que la harán caer posiciones mientras intenta llegar a la boda que podría enderezar la situación.

Ya solo entre las líneas de su argumento se lee una crítica feroz, no enmascarada, a la absurdidad de nuestros perfiles sociales, al postureo que guía nuestra acciones en el mundo digital, a los peligrosos ideals que se proyectan a través de las redes sociales, y a la imperiosa necesidad de escalar en el estatus social – llegando a la parte más alta de la pirámide de Maslow – para anhelar eso llamado Felicidad. Todo ello conducido en la ficción a un plano más hiperbólico, a ese punto límite cuyas consecuencias nos quedan lejos, pero cuyos reflejos son signos vivos de nuestro presente. Y es ahí, una vez más, donde Brooker toma el pulso a nuestros días, y sonsaca los mejores clics internos en los cerebros del que observa.

Un primer capítulo salpicado de logros conceptuales como ya ha venido acostumbrando la serie, reforzado ahora con la pulcritud en la dirección de Joe Wright, diálogos de valioso aporte – brillante ese intercambio de insultos desposeídos del peso del Superyó, el armazón técnica sólido de Netflix, y la que probablemente sea la mejor actuación de Bryce Dallas Howard de su carrera en sus distintas fases  de este carrusel de likes y valoraciones. El único pero, es ese cambio de actitud tan repentino en el personaje, ese causa-efecto se da de manera demasiado abrupta en la entrada del tercer acto. Por lo demás poco a discutir en la mirada cínica y elocuente del señor Booker.

marco 75

Blog Widget by LinkWithin


Leave a Comment