Review

El ministerio del tiempo: Review 3×11 “Tiempo de verbena”

posted by Paloma Méndez Pérez 24 octubre, 2017 0 comments

Ministerio del tiempo 3x11

Llegó el capítulo de sainete y algarabía y no podía ser en mejor escenario que en el estreno de La verbena de la Paloma en Madrid. Además, tenemos otro clásico de cada temporada y es el capítulo en el que Angustias se erige protagonista y de paso agente de campo.

Las zarzuelas, que hoy en día no es que las pasen diariamente en televisión, no escapa a nadie que son unas obras en tono de comedia en las que se debaten celos y amoríos varios en un tono alegre y nunca mejor dicho de verbena. En este capítulo, Angustias toma vacaciones, muy a su pesar, porque si no pierde los días y se va al Madrid de su época al estreno de La verbena de la Paloma. Cuál es su sorpresa que al comprar la entrada descubre que la obra se cancela y vuelve al ministerio para buscar ayuda para ordenar semejante despropósito. Con ella viajan de vuelta Pacino y Lola para hacerse pasar por pareja que busca trabajo en el teatro. Algún equivoco, chulapas, serenos, cierto final moral y una historia de celos, ponen el broche-verbena al capítulo en el que aparecen además José Echegaray y Benito Pérez Galdós.

Ambos retratados en los billetes de las antiguas pesetas mostrados con gran pericia en el capítulo cuando Pacino, usuario de billetes de 1000 pesetas, reconoce sus semblantes. No es ese el único acierto con respecto al dúo de escritores. Aquí nos hemos sorprendido mucho y no para bien, de que los acentos de los lugares de origen de ciertos personajes históricos no se hayan respetado y hayan hablado con perfecta dicción castellana. Triste fue el caso de Lorca en el mejor capítulo de la serie hasta ahora. Con Pérez Galdós se ha producido un hecho insólito como ha sido escucharle acento canario. Nos congratulamos de semejante acierto, ya era hora.

Mientras tanto en Madrid en 2017 ocurre todo lo contrario a la verbena. Arteche demuestra su imbatibilidad para asombro de los allí presentes, aunque al final conozcamos de su muerte. Seguirá como una gran incógnita esa declaración suya de que el tiempo viajaba por él, no al contrario. Le echaremos de menos en La rendición de Breda, si alguna vez allí estuvo, pero nos alegramos de que haya encontrado la paz que merecía. Alonso, por cierto, está extraordinario como en todos los capítulos de esta segunda mitad de temporada.

Salvador por su parte, confirma lo que los espectadores ya sabíamos y él sospechaba. Que el enlace del gobierno es un dirigente de los rebeldes. Tiene dos capítulos de esta temporada para devolver a Marta a la realidad y para dar caza a los rebeldes.

Capítulo simpático, sorprendentemente español, en una serie que llevaba varios capítulos mirando a Latinoamérica.

Blog Widget by LinkWithin


Leave a Comment