Review

Juego de tronos: Review 7×03 “La justicia de la reina”

posted by Omar Little 2 Agosto, 2017 0 comments

Juego de tronos 7x3

Con escasa sangre, un coito y mucho veneno, Juego de tronos ha reclamado su trono actual con un capítulo sin fisuras.

Temporada corta y capítulos extensos, la cuenta atrás hasta la despedida definitiva aprieta y la guerra (o una pequeña porción) ha arrancado con una magistral elipsis introducida por el enano bribón. Aunque lo más relevante de “La justicia de la reina” ha venido de las estrategias políticas y militares alimentadas por mentes inteligentes y maquiavélicas.

Como si de un acalorada sesión de parlamento español, Jon Snow y Ser Davos  se han presentado – después de ser recibidos por los tres dragones y NO por una enigmática Melisandre en retirada pero instalando el miedo en el cuerpo de Mr. Propper al soltarle que regresará para morir en Poniente como él hará – ante la reina de dragones y sus más cercanos consiglieres con la intención de no ser tuteados y de no caer en la genuflexión inmediata. Un brillante roce – plagado de sutilezas, humor e inteligencia en los diálogos – de egos y de posiciones políticas donde la Daenerys ha intentado imponer su control sobre un Snow díscolo, defendiendo con entereza los intereses de los suyos e intentando tirar adelante su enmienda de que la prioridad pasa por detener al ejército de lo muertos en el Muro. Ninguna de las dos posiciones ha entrado en razón en la primera mesa de negociación, pero se han puesto las bases para el entendimiento y se ha puesto de relieve el peso político y mitológico – aunque el de Snow ha sido cortado por el propio homenajeado cuando ser Davos iba a entrar en detalles sobre su peculiar de “entre los muertos”. Complicidad dada especialmente entre los viejos conocidos en la sala, Tyrion y Jon. El primero de ellos clave para que Daenerys haga el primer gesto para una futura alianza (con o sin boda, de sangre o sin sangre) entre las casa Stark y los Targaryen pese a las pullas sanguinarias cometidas entre ambas familias que se tiran en cara a lo Pablo Iglesias en la primera reunión. Así pues Snow se larga satisfecho y con suficiente vidriagón para intentar detener a los caminantes. Y ambos sellan una especie de pacto de respeto mutuo, que ya es…

Precisamente en el Norte Sansa ha empezado a ser intoxicada por Littlefinger, quien ha intentado prender la mecha de ese conflicto entre parientes que ya pronosticamos en el anterior capítulo. O al menos lo estaba haciendo hasta que lo han interrumpido para llevarse a Sansa hasta Bran, quien tras un emotivo abrazo, le ha explicado sus habilidades y deberes como Cuervo de tres ojos.   

También en Desembarco del rey las cosas han andado agitadas con la llegada de Euron, buscando en desmedida el título de villano odioso de la temporada. Su entrada triunfal para la ofrenda y pedida de matrimonio a Cersei con palmaditas incordiosas a Jamie, ha terminado con ser nombrado capo de la flota naval, con la que, secuencias después, se ha visto destrozando el resto de la flota de Daenerys. Cersei ha esquivado inteligentemente la propuesta de matrimonio, emplazándola a después de la guerra cuando probablemente ella misma le corte la cabeza. Y no ha tardado en saciar su sed más primaria. Primero envenenando la hija de Ellaria delante de los ojos de su madre con un veneno de lento proceso. Y luego fornicando con su hermano, y sin cerrar la puerta a miradas curiosas de criadas.  Otro importante paso dado por Cersei para solidificar su estrategia militar ha sido cerrar filas con el banco mediante un elocuente discurso.

También ha florecido interés en Citadel, donde Jorah Mormont ha sido salvado por parte de Sam. El caballero Ridley Scott, tras agradecerle el gesto, anuncia que se dirige a combatir con Daenerys. Mientras Sam es felicitado por su maestro pero sin mayor recompensa que transcribir a mano un montón de tochos.

Y finalmente el asunto ha concluido con la guerra drone silenciosa y sin resistencia iniciada por los fieles a Daenerys con la toma de Casterly Rock y de los fieles de Cersei, con el ejército de Jamie en la cabeza, para la toma de Altojardín. Donde Jamie entrega otra ración de veneno a Lady Olenna para que le de tiempo de explicarle que Joffrey no fue envenenado por Tyron sino por ella, un relato que espera que le llegue a la controladora, inteligente e impecable hermana del tipo que ha acabado con su vida.

Capítulo movidito, de avances estratégicos de un perfil político de peso incapaz de encontrar reflejo en el triste panorama político español, que sin grandes números de acción (casi toda se ha producido por elipsis o sin llegar a los puños), sino más bien, a base de diálogos y un guión modélico que han levantado otro episodio memorable de la serie.

Blog Widget by LinkWithin


Leave a Comment