Review

The Good Fight: 1×05 “Stoppable: Requiem for an Airdate”

posted by Paloma Méndez Pérez 16 marzo, 2017 0 comments

The Good Fight 1x05

Mitad de temporada para The Good Fight y tenemos a varios de vuelta a su antiguo trabajo en The Good Wife.

Por ejemplo, tenemos más a Matthew Perry como Mike Kresteva y su osadía al intentar amenazar a Elsbeth Tascioni acaba con Kresteva acojonado en plan no enfadar a la psicópata, ni darle agua al Mogwy después de las 12. Es lo que tiene la mujer dicharachera del pelo rojo. Además de ser muy capaz de meter miedo con tanta sonrisa y tanta bolsa de colores, también es una abogada excelente y levanta la liebre ante la posible implicación de Maia Rindell por parte de su padre. Como ya comentamos, la aventura de Lenore (Bernardette Peters) con el tito Jax (Tom McGowan) no iba a ser el último giro en esta historia como la puesta en libertad de Henry (Paul Guilfoyle) parece que incriminando a su hija, no lo será tampoco.

Chumhum también vuelve, para apoyar cualquier movimiento que suene a anti Trump. No viene solo, trae 58 millones anuales en facturación y un ascenso para Diane quien ya tiene su nombre en la recepción de Boseman y los demás. Y es que el 45 presidente de los Estados Unidos, el hombre con una tortilla en la cabeza, el mismo que quiere hacer un muro para separarse de México y que dice que Obama le espiaba, ese hombre, resulta que con su manía por tuitear, consigue que un caso de robo de propiedad intelectual termine siendo un caso de libertad de expresión involucrando la protección a la primera enmienda. Boseman (Delroy Lindo) le tiene ganas al starsystem de ejecutivo-hombre-blanco de mediana edad, le va la marcha; además es que los quiere de clientes en la medida de lo posible. Encuentra un filón en un caso de un guionista el cual, al ser su episodio suspendido para su emisión por parte de la cadena, decide subirlo a YouTube para hacerlo público. Sus argumentos son que la cadena decidió suspender el estreno cuando Donald Trump ganó las elecciones a presidente, bajo el temor de que tomara decisiones perjudiciales para el grupo empresarial dueño de la cadena, que en ese momento esperaba la concesión de otra nueva licencia. Cuando parece que Boseman y Quinn (Cush Jumbo) son capaces de enfilar el caso a una posible victoria, resultan advertidos por una abogada, que bien podía ser de las extras que luchaban con Lucy Liu en Kill Bill, de que si continúan por ese camino van a cerrarse muchas puertas de estudios y lobbys de comunicación de Chicago. Todo cambia cuando el peligroso comunista de Neil Gross decide llevar sus 58 millones y su buscador de millones de usuarios al despacho, atraído por la lucha anti Trump desplegada en el juicio del guionista. Al final, ni eso hubiesen necesitado porque el presidente les pone el caso en bandeja al instar a la emisora a despedir y plantar cara a cualquier guionista del corte del que es juzgado por el episodio. Y todo esto vía Twitter.

No solo hay gente de vuelta, también hay cierto toque de humor, no muy destacado en The Good Fight por el momento, que viene de la mano de la situación de búsqueda de un nuevo abogado. Primero con el candidato rapero y después con Elsbeth Tascioni recibiendo en su nuevo despacho en un dentista infantil y además usar un sistema digital de gestión. Mucho para ella.

Además de humor y riqueza el capítulo nos trae novios a tutiplén. Hay un amago de reconciliación de Diane y el pistolero republicano y un conato de enamoramiento de Lucca Quinn y Colin Morelo (Jastin Bartha el novio en Resacón en Las Vegas). De quienes no hemos escuchado hablar últimamente es de Maia y su chica.

Interesante capítulo sobre todo en lo que respecta al caso de la primera enmienda, pero en el que echamos de menos algo más de movimiento en lo que respecta al fondo de los Rindell. Algo me hace sospechar que quizá la resolución no sea tan compleja como esperábamos. Por lo menos tenemos a Diane superando su bancarrota y encontrando alguna que otra ilusión en Chicago, que al final le coge más a mano que Francia.

Blog Widget by LinkWithin


Leave a Comment