Review

The Good Fight: Review 2×06 “Day 443”

posted by Paloma Méndez Pérez 13 abril, 2018 0 comments

The Good Fight 2x06

El feminismo será revolución o no será, y en The good fight así lo promulgan. En el último capítulo hablaron de embarazos y de la fina línea entre lo legal y lo ético. Siguen matando abogados y poco a poco esa trama se va convirtiendo en la trama principal de la temporada. En este episodio sirve de excusa para invitar al bufete de Boseman Reddick a jugar la Champion.

En la reunión con los que visten más caro que Diane (Christine Baranski) surge el tema de la desprotección de los abogados ante la ola de asesinatos. La policía aparentemente los está tratando como hechos aislados y a algunos como accidentes o suicidios, y el motivo para tal desatención por parte de las fuerzas del orden en una clara negligencia de sus funciones, se debe a que están siendo acusados de violencia policial. Y ya sabemos cuál bufete es el líder en estas acusaciones. Boseman (Delroy Lindo) y Diane vuelven a casa a comentar la reunión con el resto de socios y Marisa (Sarah Steele), que casualmente está allí de oyente y que se está ganando el protagonismo a la par que el sueldo, investiga para concluir que existe una motivación extra para insistir en abandonar los casos de violencia policial. Uno de los principales bufetes de la ciudad está negociando el contrato de representación de la policía y claro, quitarse problemas siempre viene bien.

El embarazo de Lucca es ya una obviedad en la serie. De hecho, la misma actriz Cush Jumbo está embarazada y así mejor y nos ahorramos el primer plano o el maxibolso delante de la barriga. En The good fight se ha tratado un tema que por lo general en su predecesora, The good wife, se había siempre contemplado desde el punto de vista del equilibrio entre la vida personal y profesional y las renuncias por ser madre y los problemas de la reincorporación a la vida laboral. No todas las mujeres cuentan con el apoyo familiar y financiero para plantearse esas preguntas o quizá les guste defender asesinos a los pocos días de dar a luz. Es un debate complejo hasta qué punto una mujer es “libre” de poder tomar unos días merecidos de atención a su nueva realidad familiar o de renunciar a ellos, sobre todo cuando no hay ley alguna que la proteja y en su sector gotea sangre de los colmillos de los compañeros de despacho. Digamos pues, que lo que hemos visto esta semana es una nueva opción sobre cómo tener familia y carrera en 2018. A mí personalmente me agrada que por fin se permita a una embaraza tener un rol profesional protagonista y que no sea porque es la única policía que sabe contar de un pueblo de Minnesota.

Mucha felicidad y armonía nos había traído el capítulo con su momento pelea cómica entre Lucca y Colin (Justin Bartha) con la intervención de la juez y la repentina fama televisiva de Adrian Boseman. Se le veían maneras de estrella así vestido y con ese temperamento. El plano final, sin embargo, nos deja preocupados con un Boseman mirando con profundidad su propia imagen en el espejo.

Blog Widget by LinkWithin


Leave a Comment