Series

The Walking Dead: Impresiones 6×05 “Now”

posted by Omar Little 10 noviembre, 2015 0 comments

The Walking Dead 6x05 Now

Era obvio que nos estábamos dejando conducir por la embriaguez inicial para pecar de optimismo. The Walking Dead ha entrado de nuevo en ese bache  de tedio y náusea. El último capítulo ha sido eliminado al ipso facto de mis guardados, y debería también ser destruido de los sistemas de almacenamiento de la AMC y FOX, porque con él hemos perdido 45 valiosos minutos de nuestras vidas.

Si no has llegado al capítulo cinco tranquilo, puedes seguir leyendo y te ahorras el suplicio

“Now” es uno de esos episodios de la serie de AMC en los que no pasa absolutamente nada, en uno de aquellos que todo espectador se convierte en un ser inexpresivo, incapaz siquiera de arquear una ceja. Uno de esos que dificultan enormemente redactar estas previews.

Es uno de esos capítulos que vuelven a dejar a la serie en paños menores, dejando al descubierto esas verguenzas que se lleva tanto tiempo arrastrando. Como es la inexistencia de dirección de actores, el calzador gigante con lo que introducen diálogos banales que empobrecen aún más la mayoría de las interpretaciones de la serie, o esas manchas en el guión que no se borran ni con aguarrás. Y en Now ha habido un poco de todo.

El capítulo básicamente ha consistido en procurar perder tiempo, tanto en el mundo diegético como en el real, dando vueltas innecesarias con varios personajes que nos la sudan. Uno de ello, esa política y ex-líder, sufriendo algún tipo de alteración nerviosa que nadie ha entendido. Quizás lo mejor del capítulo, para hacer un escaneo rápido, ha sido ver llegar a Rick al otrora Pleasantville  corriendo a lo Haile Gebrselassie con un trillón de zombis a sus espaldas, que como todos sabéis se caracterizan por su velocidad punta.

Una vez refugiado en su interior, y con la amenaza fuera, han habido una serie de episodios personales entre los supervivientes sin el mayor mínimo de sentido ni interés. En los que incluyó un intento frustrado de saqueo de la despensa, algún zombi perdido con el que buscar desesperadamente un repunte de ritmo, un par de fugas también frustradas, una de ellas, para descubrir que Maggie está embarazada con episodio irrisorio en las cloacas incluido, y un beso entre Rick y la rubia de bote, y pésima actriz.

Ha sido tan sinsentido que no han tirado ni siquiera de algún golpe de efecto con el que despertar al espectador, o crearle algún tipo de curiosidad para el próximo capítulo, porque como digo, ese cliffhanger, con ese zoom a la valla, sigue siendo bastante ¿Y? Y la moralina que se sonsaca del capítulo es que los aldeanos originales han optado por ponerse las pilas y aceptar el salvajismo de Rick y los suyos.

Lo que el espectador ha aprendido, es que capítulos insustanciales como éste deberían contener un signo de aviso como el que hay para las restricciones de edad y el uso de vocabulario subido de tono que alertara de lo que se va a ver es humo , que ojalá se pareciera al negro de Lindelof y compañía.

 

Blog Widget by LinkWithin


Leave a Comment