ReviewSeries

Twin Peaks: Episodio 3×12

posted by Omar Little 1 Agosto, 2017 0 comments

Twin Peaks 3x12

Tras enfilarse por la senda soñada gracias a la penúltima dosis, Twin Peaks vuelve a retroceder posiciones con un capítulo indoloro, rellenado con escenas largas e insustanciales que parecen separar las aristas de unión de los tres relatos. Escenario factible dada la libertad total con la que sus creadores han disfrutado para cincelar su criatura, pero exasperante para los que, a falta de seis capítulos, necesitamos empezar a construir un rompecabezas que debería confluir en Twin Peaks.

Sin embargo los derroteros de su décimo segunda entrega han sido dispersos, e incluso desafortunados y tediosos.

Y eso que la cosa ha empezado prometedora con la agente del FBI Tammy Preston entrando en la logia de los Project Blue Book, la unidad del FBI en la que formaba parte Cooper, Phillip Jeffries, Chester Desmond y el propio Albert, y en la que sería extremadamente fácil imaginarse a Dana Scully y Fox Mulder en sus filas. Una división de la serie que ha estrechado su vínculo con Expediente X. En esa parte de la serie, Albert y Cole han reivindicado de nuevo ser una de las extrañas parejas cómicas más estimables de la televisión moderna. Nuevas notas de humor, silencios y guiños cómplices. Por su parte Diane sigue siendo actuando como el topo, probablemente suministrando información al desaparecido agente Jeffries.

Con la historia en Nevada aparcada, más allá de una brevísima aparición del desvalido agente Cooper jugando a béisbol (o intentándolo al menos) con su hijo (¿qué necesidad había de incluir esa escena en el montaje?), el relato de Twin Peaks nos ha dado una de cal y una de arena.

El misterio lo han resuelto con la presencia de Grace Zabriskie interpretando a una Sarah Palmer con brotes de locura que parecen señalar la presencia de oscuridad en esa casa del terror americano. Tras el repentino ataque que le coge en el super, el ventilador en marcha de la casa de los Palmer, y los extraños ruidos que oye Hawk cuando la viene a visitar tras ponerse al día sobre lo sucedido horas atrás en el super, reafirman que algo maligno la rodea.

También hemos tenido una desconectada visión de un hombre bajando por un descampado con lo que parecían las manos ensangrentadas, sin que luego pudiéramos seguir la pista más allá. Más solucionada ha quedado la suerte de la testigo ocular del atropello del nieto de los Horne, quien espera ser operada en el hospital local después de que Ben Horne, a petición del sheriff Truman, decide hacerse cargo de los gastos.

Pero ahí han terminado las notas con rima, porque Lynch y Frost, especialmente en el tramo final, nos han soltado bastante paja a la córnea, y encima de mala manera. El esperado reencuentro con Audrey Horne, ahora en su versión Kathleen Turner, se ha materializado con una ridícula, larga y aburrida discusión entre ésta y su marido enano alrededor de la insistencia de la primera para que su marido le ayude a buscar a Billy, aparentemente el amante de Audrey. Una secuencia desafortunada en todos los sentidos: estéticos, narrativos y de ritmo, ya que nos han tenido 10 minutos viendo a esos dos personajes interactuar con motivo de unos personajes en fuera de campo que el espectador ni conoce. Tampoco ha ayudado a dejar una buena impresión el cambio físico y mental de Audrey, ni rastro de esta actitud sensual y lolitera, ahora sustituida por una mujer de un carácter odioso y reprochable.

Para redondear la mala jugada, Lynch se ha embarcado en otra discusión de carácter gossip sin efecto en la trama entre dos chicas jóvenes en el Bang Bang Bar, mientras de fondo Chromatics llevaban a cabo la actuación de turno de la semana.

Sin ser un capítulo desechable, el capítulo doce puede haber agrietado la paciencia de esos espectadores que exigimos un mapa más sólido y claro ante una resolución que debería pasar por conectar los tres relatos. La sensación es de la que nos aproximamos irremediablemente a su final y que nos quedan muchas vías por explorar, respuestas por hallar y sentimientos que despertar. ¿Lo lograrán en seis capítulos?  

Blog Widget by LinkWithin


Leave a Comment