Cine

2ª Muestra de Cine Rumano en Madrid

posted by Alberto Varet Pascual 24 diciembre, 2011 0 comments

Es una verdadera lástima que gran parte del nuevo cine rumano pase desapercibido en nuestras carteleras pues se trata de películas que han sabido dar cuenta del pasado de una nación sin lloriqueos ni maniqueísmos y, a su vez, son capaces de reflejar el presente para proyectarse hacia el futuro gracias a una sensibilidad contemporánea. Por ello, la 2ª Muestra de Cine Rumano dispuesta por la Filmoteca Española durante el mes de diciembre, es un gozo que debe servir de reflexión.

Esta segunda edición, además de venir colmada de grandes títulos, alguno de vital importancia en el panorama cinematográfico actual, también nos permite acercarnos a la corta pero intensa filmografía de Radu Muntean, quien estuvo presente en la inauguración de la muestra y, de paso, presentó su última obra, la excelente Martes, después de Navidad.

La cinta, que narra el desmembramiento de un matrimonio, hace gala de las cualidades fílmicas propias del nuevo cine rumano, como la apuesta por los largos planos secuencia o la temática social; y de otras más personales del autor, como, por ejemplo, el uso del diálogo como eje sobre el que se edifica el montaje interno.

A través de unas naturales y muy trabajadas conversaciones, somos testigos de cómo esa familia inicia una ruptura a raíz de la infidelidad del marido. La sutil puesta en escena, apoyada por unas brillantes interpretaciones, hace el resto. El espectador sólo puede contemplar pasmado cómo el cineasta es capaz de hacer fácil lo difícil para finalizar yendo mucho más allá de lo propuesto inicialmente y cuestionarse el futuro de un país que vive cegado por el buen nivel de vida alcanzado en los últimos tiempos.

Si el film de Muntean deja buen sabor de boca, el de Cristi Puiu, es, sin duda, el gran pastel del evento. El director de la celebrada La muerte del Sr. Lazarescu, entrega otra película tan larga pero tan densa como la anterior. Con una soberbia puesta en escena, Puiu, quizás el mejor de los cineastas rumanos actuales, trabaja con imágenes muy puras, en muchas ocasiones sin diálogos, y sin ningún tipo de banda sonora, para crear una obra minimalista sobre el día a día en Bucarest que se balancea entre la ficción y el documental. Un film sereno que necesita su tiempo para construirse a sí mismo y terminar erigiéndose en una especie de thriller atípico a través de la cámara inquieta del autor.

Otro título de original planteamiento e indiscutible moralidad en lo formal, es Autobiografía de Nicolae Ceaucescu de Andrei Ujica. La película, que comienza con el interrogatorio al exdictador por la masacre de Timisoara (que dio origen a la revolución rumana de 1989 que lo derrocó), regresa a los orígenes de su mandato para examinar mediante imágenes de archivo lo que fue su funesto paso por el poder. Un film de no ficción excelso que jamás cae ni en moralismos ni en didactismos.

La selección de títulos no acaba ahí, pues también se proyecta el documental Metrobranding (Ana Vlad, Adi Voicu), sobre los productos rumanos que se consumían durante el comunismo; la celebrada Morgen (Marian Criçan), acerca de las tensiones entre Hungría y Rumanía; el preestreno de Hello! How are you? (Alexadru Maftei), que trata la crisis del matrimonio actual y otras tres películas de Muntean: Furia, su primer trabajo y, de largo, el más flojo y convencional; El papel será azul, situada en la revolución del 89; y Boogie, un maduro film que entronca en temática y estilo con su última cinta.

Estímulos, pues, más que suficientes para acercarse al Cine Doré a ver alguna de estas películas que estarán visibles hasta el viernes 30. Una oportunidad impagable para conocer de primera mano algunos de los títulos más vivos del cine europeo que, desgraciadamente, la exhibición comercial nos arrebata.


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.