CineLong drinks

2015, un año de cine

posted by Marc Muñoz 17 diciembre, 2015 0 comments

Christopher Lee

El cine tiene unas cuantas normas no escritas bastante infalibles. Una de ellas dice que los años impares no se pegan en la memoria del cinéfilo con la misma sujeción que los pares. Y este 2015 ha vuelto a dar la razón a esa máxima. Que los grandes autores del cine contemporáneo hayan evitado pisar las carteleras se nota en la lista de lo mejor del año que publicaremos la próxima semana. Una lista, que como muchas que se publican estas semanas, comparte títulos, pero no distingue en lo alto una obra incuestionable, digna de entrar en la memoria colectiva de los cinéfilos.

Con esta declaración de entrada no quiero insinuar que la cosecha del 2015 haya sido pobre, ni muchos menos, nuestras retinas han absorbido cantidad de fotogramas encomiables, pero quizá han faltado un par o tres de películas incuestionables, dignas de encabezar cualquier lista. Una observación reforzada por la calidad media recibida en  festivales de medio mundo. Un tour festivalero que este año hemos cubierto en su máximo recorrido  – y permitidme que saque pecho de ello – llegando incluso a festivales del renombre de: Cannes, Tribeca Film Festival, London Film Festival o New York Film Festival.

Sin embargo lo recogido en estas citas cinematográficas de referencia no ha sido tan apetecible  como se presumía. Cannes ha estado a un nivel medio/alto, Tribeca nivel medio, NYFF nivel medio/alto,  Sitges nivel medio/alto, San Sebastián nivel medio, London Film Festival nivel medio/alto, siendo quizás el de Gijón el que mayor sorpresas haya deparado, teniendo en cuenta lo modesto de su envergadura en comparación con los citados.

Una sensación acrecentada en el caso del cine español. Tomando como referencia los nominados a los próximos Goya, y comparándolos con los del año pasado se percibe una bajada importante de interés, algo que no ha afectado a la taquilla. A estas fechas del año, y sin contabilizar el impacto que generará el regreso de Star Wars, la taquilla del cine en España ya ha superado los estupendos datos del 2014; tanto en recaudación, con 528 millones de euros, como en espectadores, 87 millones. Unos datos superlativos en los que de nuevo ha intervenido de forma decisiva Ochos apellidos catalanes, siendo la película más taquillera del año pese a llegar en el último trimestre y recibir toneladas de críticas a su contra.

Pero más allá del peso en la industria que ejerce la película de Martínez Lázaro, por suerte para las retinas cinéfilas sigue habiendo otro cine español ahí fuera, que lamentablemente es ninguneado en los Goya. Filmes no ajustados a ningún molde comercial, que se mueven entre los espacios más personales, rompedores y arriesgados de nuestro cine y que apenas gozan de visibilidad. Por ejemplo La academia de las musas de José Luis Guerin – incorporada en varias listas norteamericanas que eligen las mejores películas sin distribución en los Estados Unidos-, o esa devastadora sorpresa que fue El camí més llarg per tornar a casa de Sergi Pérez. También O futebol de Sergio Okesman merece ser incluida entre las películas españolas de calidad desapercibidas.

Tampoco parece que se hayan pillado los dedos en la meca del cine en un año que ha acogido el renacimiento de dos de las sagas más doradas de Hollywood. Si en mayo Mad Max: Fury Road hizo estallar la taquilla, y a su vez poner de acuerdo a público y crítica (lo inaudito), parece que mañana J. J. Abrams subirá aún más el volumen de recaudación con El despertar de la fuerza. Aunque falta por ver si también logra poner de acuerdo a toda la crítica, de momento parece que no.

Sin más procedemos a recordar el año a través de hitos, y los nombres que lo han coronado.

El trailer más demencial

No se podía corresponder a ningún otro título que no fuera la esperada reactualización de Mad Max por su fundador, George Miller. Un artefacto demencial que ya avisaba de su épica desquiciada en clave de ópera post-apocalíptica con este impresionante trailer. Sin duda una de las cimas de los avances recogidos durante el año.

El trailer más memorable

Lo nuevo del mexicano Iñárritu se presentaba en sociedad con uno de los trailer más intensos y rotundos del año. Un eléctrico trayecto de 2 minutos hacia los helados escenarios naturales del Canadá, donde se localiza esta historia de supervivencia y venganza, que captura el contacto salvaje del humano con la naturaleza no conquistada. Escenarios naturales, un rodaje de seis meses, y una luz natural que baña esos fascinantes escenarios, unido a la asombrosa fotografía de “El chivo”, y ya se obtiene el trailer más esplendoroso y apabullante del curso.

Actrices revelación: Laia Costa (Victoria)/ Mireia Iniesta, Emanuela Forgetta y Rosa Delor (La academia de las musas)

Actrices revelacion 2015

Pese a ser ninguneada en los próximos Goya sin que nadie sepa muy bien el porqué, Laia Costa puede enorgullecerse por haber completado un 2015 de ensueño: llevándose un Lola (los Goya alemanes), nominada a los premios europeos como mejor actriz (se lo ha quitado una grande, Charlotte Rampling) y saltar al terreno internacional gracias a su laboriosa interpretación de la chica de Victoria, del alemán Sebastian Schipper. La actriz catalana no era una recién llegada al mundo de la interpretación, tiene un amplio bagaje en el campo televisivo, pero su salto más ambicioso a la esfera cinematográfica se ha producido con una gigantesca actuación que conduce  al espectador a olvidarse de estar ante un artificio en lugar de una captura directa de esta. La otra sorpresa grata de la temporada, también de signo nacional, lo ha ofrecido el elenco de actores no profesionales del último artefacto experimental de José Luis Guerin, La academia de las musas. Especialmente inspirador es el trabajo de esas musas atraídas por el influjo de esa palabra que orbita alrededor del profesor Raffaele Pinto. Cada una acercándose a este con un perfil distinto, y cada una, tan convincente en su rol; Mireia Iniesta como la musa malvada, Emanuela Forgetta como la musa apasionada, y finalmente el contrapunto cómico que ofrece Rosa Delor, otra de las musas y pareja, en la ficción y en la realidad, del profesor.

La muerte más sentida

Maureen O'Hara

Afortunadamente no hemos tenido que lamentar excesivas defunciones de grandes del séptimo arte. Hasta el punto que ha sido difícil incluir alguien en este apartado. Por eso preferimos repartir su espacio entre actores como Christopher Lee, Omar Shariff que se mantuvieron al pie del cañón hasta los últimos suspiros. Pelirrojas de otra época, la del Hollywood dorado, como Maureen O’hara. Actrices convertidas en iconos de la historia de este arte como Anita Ekberg. O cineastas que parecían inmortales, como el luso Manoel de Oliveira, un director que seguía en activo pese a sus 106 años de vida, un autor que prácticamente había sido testigo de toda la historia del cine, un medio al que estuvo siempre tan apegado, y por el que recibió tantas satisfacciones a través de sus trabajos. Por último también se ha llorado a otro cineasta mucho más joven que el portugués, un Wes Craven que se convirtió en un maestro del género del terror con sagas emblemáticas como Scream, Pesadilla en Elm Street y esa filmografía temprana generosa en obras de referencia dentro del género.   

La decepción sonada del año

The lobster

Como a buena parte de la crítica y de la comunidad cinéfila, Yorgos Lanthimos me endosó un sonoro golpe con su Canino. Una carta de presentación ejemplar para un cineasta iconoclasta, provocador, un francotirador que ponía a la cinematografía griega bajo los focos de atención. Sin embargo su última tentativa, Langosta, destapa todas las grietas de un discurso enmarañado por una obsesión de distinguirse por lo extravagante y lo anormal. No obstante, bajo esa aparente carcasa original y transgresora, el último juguete del griego se precipita al vacío sustancial una vez planteado el juego narrativo de su premisa. Un interesante punto de partida que naufraga al no quedar sostenido por una sustancia firme como sí ocurría con la citada. Tics de autor posmoderno que se potencian en la mayor parte del metraje, convirtiendo su visionado en un tedioso, y a ratos, irritante esfuerzo.

La secuencia más brillante: “Entrada Juárez”/Secuencia inicial El puente de los espías

La secuencia más brillante del año se la disputan dos pesos pesados del Hollywood actual, y la mirada que aplican sobre dos brillantes ejercicios cinematográficos. Por un lado una figura para el futuro, Denis Villeneuve y su poderío técnico al servicio de una larga secuencia que fascina y aterra a partes iguales. Una entrada a ciudad Juárez ejecutada a partir de una tensión latente que emana de unas imágenes fantasmales, bellas desde un punto de vista fotográfico, e incendiarias respecto a lo que enseñan en cuadro y lo que se intuye fuera de éste. Sin necesidad de disparos, acción o sobresaltos, Villeneuve construye una de las secuencias más tensas y angustiantes del año. Aunque si hablamos de ejecución y virtuosismo técnico el que dispone Steven Spielberg en la secuencia de arranque de El puente de los espías. Uno de los puntos álgidos de la temporada cinematográfica desarrollada a un ritmo arrollador, que remite a la filmografía de Hitchcock, incluso al plano-secuencia de arranque de Sed de mal, pero con un pulso frenético propio de un thriller moderno como Munich.

La mejor banda sonora

Sin desmerecer ni un ápice el trabajo volcado por Denis Villeneuve y Roger Deakins en Sicario, también es cierto que sin la inquietante composición del compositor islandés Jóhann Jóhannsson ese efecto pesadillesco, paranoide, de angustia flotante en la atmósfera no hubiera tenido el mismo impacto. El sonido neoclásico, con unas cuerdas resaltando un peligro visible, o no visible pero acechando en cualquier esquina, cuando se fusiona con la imágenes ideadas por Deakins y Villeneuve da forma a esa atmósfera cargada de terror y tensión que hace de ella el principal atractivo no palpable del filme.

La distribuidora que ha petado la taquilla

Universal

La distribuidora Universal International Spain no ha tenido piedad con sus rivales para apoderarse de la taquilla española, reservándose una cuota de pantalla del 30%. Hasta cuatro películas han situado en el TOP 5 de films más taquilleros del año: Los Minions, Jurassic World, Cincuenta Sombras de Grey y por supuesto los Ocho apellidos catalanes que siguen reportando cuantiosas sumas a sus arcas a ritmo de récord.

El director más en forma

Inside out

Más que un director este año preferimos hablar de la compañía Pixar. Tras las dudas que creó con los primeros proyectos tras ser adquirida por Disney, la compañía dirigida (creativamente) por John Lasseter ha recuperado el brillo de antaño con la excepcional Inside Out, una delicia diseñada para el adulto y para el niño, y por si no hubieran despejado suficientes dudas volvieron a la carga hace unas pocas semanas con El viaje de Arlo, un filme más dirigido al público infantil, pero con ese ADN Pixar de atención por el detalle y el tacto preferencial.

Una recuperación inesperada

Ridley Scott

A Ridley Scott muchos le habíamos dado la extenuación como cineasta por eso nos cogió por sorpresa su The Martian, una obra que de entrada invitaba muy poco al optimismo, pero que resultaba ser un inspirado film de supervivencia espacial, una sci-fi preocupada por el drama minimalista del personaje central interpretado por Matt Damon, rompiendo así con los manidos vínculos afectivos familiares a los que acude el patrón hollywoodiense, y alejándose de propuestas similares vistas recientemente que potencian la épica atronadora. Tras los últimos chascos, recuperar a un Ridley Scott ingenioso, inteligente e incluso con destellos de humor ha sido una de las sorpresas agradables de la temporada.

Mejor documental: Amy

Amy Winehouse

Mejor película: Del revés (Inside Out)

Inside out


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.