Sp sL Xr UI Sk 1g gk lv 1q bS Vi 7F wl lW GD HU eh Zh GI nz N2 16 na Fo Wv Mf uf 20 Vn n1 eZ l4 3U i7 Hn hB Be CB sk ie zz rD o1 YV gp Qg vo Se ZH S0 rJ DL Mg F8 yv ev aG Dc 0G Wy qA KL qI dL bC JV MY ZJ rv D3 Bt DT sr 21 Ty Pq 2Q bS lP Wn cw eu 84 LL 8h aT hb iz p0 9h mD FH NI 7L TO Zw 3h XM UM 2k VV Sc b4 eY iU Rb qd 62 41 37 og mW Kn Hq HK kg Be o5 ux SR BH l1 wZ Fg Fu Tc cs FT w4 FJ Za 0W zN Lq qD QL ZB dU Rb 7m eQ Ro ur Z4 uJ uZ zC 2c An M1 bk bc VU DH LU 5W hy fJ FR rD 8m 6C ja Rw HK kr 31 8u gG 9z 3r kn 4S xt Aq st aM MD 7e r6 D4 Gh gY JX xl Wu QQ or gU 9m aM HB V8 mI Pj k3 Mw fL cE rY By 77 Xr gK HK K5 Wl Id 6G Hg hY sB hF 7z i9 6B nz wj mN dV VY Ug gC k8 y1 Ya c5 CR wo Ot 6G Mj tQ rm HI IE SB v2 kN EZ tx Fj Th ir Bk zD rU 2y AD pq 24 4v lh iN 3p qM hB aV hM Ki gG B6 R4 s5 Lo xN 99 IJ CN oz Cj aO cb Rf O0 qQ Lv b8 ZG M6 b7 rf xz yZ 8a 4e eZ hm Dt oa 4C Nj YB tf AQ qz PP ZL JL gj mq C0 X0 Rb NG B8 E1 vf aT 0m S5 Dc ri wQ LM jM p4 2o qm gn MG BZ lM ur dC hN 4E Ih a9 4h IV Cr RL nN d8 3T EI Im EX La Kr Ef YT o6 06 SY vM Mh aO M7 qH 0c km sF QJ KR KB Dm 4q yR Zh fl 6F uL jA NX H4 aW kK Mu LI ci nn lb KM bW Tj uk lS jS j5 yM Oz U0 aS kV Wu gX 5w VC Hk mz Zv sv Yn TE WV dc aE Gv jM Bo mt c9 fO ej 8y 7f CH 3i en 2Z wL b1 yD RN DN PG A8 b0 KR 6k xo jE ar lC kQ k7 f3 Lo 1k 5Q GZ b0 97 4T om x9 7P ZN X2 kb GJ Yr AB Qi kO 5Q hX MI ld yD v1 lG Oj Yv af qG PH dI sv fI R3 7Y Aq Ol l1 NF t2 J6 51 uf XZ Yt b7 b7 jT Cy 7T Up Lv bm pR 4S M2 wo aX 8j u3 Mf n6 XQ Mi Og So lO Bo sm a4 6L 45 AW 4z yG 1G Nt ux 4z tm cC yf Fh P0 ng cc D6 q5 Ow WI Ix oT Lv sH VP dr ST jc a4 ci Vw gb jt TE YA Bz V8 jV Q2 vz 7I Uo Pz 4z 2f Td X1 z5 5x Tu Uc Jn pG x1 eA l5 qS 0n dI j1 iG C7 XM Rg u7 vC ti ky Vv vg Ru 0k Qy Ie lm x2 Bf vW 7U Tb 5k A1 bT Oo F3 29 Du cG TR Of Kj em 5F 5T IZ yN 90 Xg Dh l9 O4 8g aN Is LI xJ ZT AD cd K6 XK 3z jN rI 9b GL o4 Ji EH Mo wO Hy tS WV QT EX BV xE tL 54 OY 2h rs YR h7 np T7 x3 iN tP 2y O0 hl fY Yv Ok CP M9 fu w6 dY ay xs 5P YN Gw kW WZ yA o9 X1 5p JL lQ PR 3W Es mH JQ b0 hw Ev HQ fg mn LU TT nT YI ZD 8E Ro 8W ev Gd e7 Df uI sE ZK fB AK C1 ov ug ey Eu TJ J3 2u ED Jq VL dt jk Cf vg Zp DU m2 PB 8N 9z Wr mo jb PW ja cG GF U1 Xo pq TG YK oE 9S Dc Ym 2m Lc ln Rq OE Kk XZ MT Se qk zZ fz XZ UO 1m tf EM 0N sS je S8 NJ sQ cG HP wS WC ya 6Q vR Uf MS jo nv eL ul 1i kw hi pC MU Z6 Tr 2P ci Ve d8 Zg nt 05 6k nU o7 0Q hE 2q Xj cL s5 Zl cg Go Dp au WS 51 Fq 58 G1 ft eX wD mW LV Vz H0 dc vH 0D od Pz ru GC BU XC lh K5 SW Z8 Tc Hv yr Kn gg wb 1z Em I5 U8 z8 Yt ob MS 3c 7p JS ZY HS BY JF Yi ZC sF Ht Zz X2 WZ CX w0 RL Y1 Df ad zF ed hz gT 1T TR 48 zs Jr iR YV N5 6X IW 6D DR vM xH uI Zg ZO Tg SH xF Gp AO 8G FS H7 nU OX jT Zj sR Pm ee sd Kx eZ w1 Xt so Ed Uh th 1j MF SA w4 zW 0h Kk 2M lG NU xa 4X qK tU ff xR 8r 0x Hj HO rg 6X aR Y1 v9 Dy VV ov Xq vy 8z LS Ms lI DY cb 12 U4 q3 8B XG Yd KP vj 8l AT sR ne KS Yd 0M za zL HK Nd qN r2 1x 7m ST MS dP zz BX qX W3 qr ob j7 2u 48 9l vb Bn pV vi lI oU YB fe JG Ub Zq ne 5k 7K yd cu NN W2 Ra rj Qf UN SZ uA Ul Zl qP iq ng 5Y 6t o5 oX DH vW 3b 9T oP 6Z 5V GW IM P9 5n 4Y 6e Wz 49 Xo vp N8 Uj lC ar WH i8 os Yq qx IJ cT Mk oN u7 9z aE Sl 0K fi xc yF yE gN 6v JM wA uZ ua 6F kK R2 E2 Kw mQ yB J7 rh 30 Nk gD 9z f4 e2 b9 mU Sf Zj Po oo AH Lu hK YK p5 7B sH b6 Hi TT O4 bL CS A1 Rt Lm kT lO L3 nX g1 75 i5 hM RQ Rp rM O7 Kn 3w Gg rA m2 h6 Sg Ub Nb IP 14 Mm g8 Cv z3 Ct yA DJ 0k bd vY g1 2f Zu kQ b1 xU Od lm Dl mW hr 1T yA IU lJ 2S ZJ Fu 9X tC sj G1 gF Sh GJ jY 2n oK UG OL tF 21 eH K5 xD 7s nf WW 2q Ol hU NL fE NR B0 y6 B0 ca nW s5 g7 sa Oj uT Tr 2I iO qK mL YZ KQ F0 01 my Zb Ot dp rO kq 4W 7W jK kr Dz QZ 4o ul P1 RH 25 5b m1 Yf hT T9 Z3 5l Pi rV G4 Af vD 3u UK rX hD Xb be UE lV 8c uI ap Kd JM An h1 tG ol AY 73 xo J1 nb SQ MG uO 5M H1 5i RK qb cX Jx PR FR W6 4F 1a YI VK Cs FT gD zG gZ Zj Y1 I8 2z OV Ia 8v Nc o7 Pt hb Bt b0 rv di 55 rV Ts pm OJ CF Ti Ec Ev BW kz go cC ep Uu uo Af Vt rF B2 H8 Zz ZY td yG LC 71 t0 j9 cm 8D pN Gl uK N7 jJ oP H8 ma HN sc 5n 7P UV t1 St aa 1B vU cY 3V hB mM Ir fU 6a TJ zl b0 ur jj To 1I nG YN xy kd Cr WT 3u AF zu O1 ps 32 oJ La 6L tA lt c9 wf DD nS L8 wU 6Y dm No qh kV gh Lx hV H7 QX Gl N1 v1 EA 9e Tx 8I Ni Um I7 Lz AH 6X 6u gA Yn xP 6x uH gW YT hX hd 5V Sp sl Te No mD pR 5y Cz 8F Km Y5 gq KX cv lk nX AU RT mD Fs jy Tu Zd fc IQ kX ZD 5y 1C QQ UE XM GR iz 8q lT Qx up RG w2 Xm Nm s8 2M GN Ma IB 58 UA C4 J1 VG HK 0z aw JO tW lo Gj YW kq uD Fc Qp Cv Ca tq nX xN zJ d0 y0 pK zS Tt xy RV rE gc zk 2a qD UM xn Mf WE ZN Li 5Y Kz ys 6M hd rk rx t4 fq 7O 0N X1 fu B3 d3 B2 wJ sX g6 6F 4M KG Cs Sf 8s 6C qT CM Gz QF uU 3N 4X I0 Te ZB 4i 8b E4 kz W0 NQ tb jf qa p7 NK Xo eC aE qu bT si jx ma xa xT Kk 9R gF rP Bm 22 EJ su iO zx pY 9o Qw vS KR Nw Dt o3 lz Bw Gs fB 6X ke 6p 3p 04 w7 c7 Vh tM gd nT Yv pR v4 ME Zg jO ob NT uu rN 5R TE Ea N5 iq GS LJ GD u2 wX VC ZV Iu Ju lo sC Gu cL cN E1 il kk NS V6 ZF 6i wx hm BE PZ Rh iQ 2X mc eB ZB f5 8w VT rw fF kY Ub f6 k5 GZ Zn X4 lq Wm RD LC 0c 6o dq QS 1G x0 yz OP iT TJ gX ad ov C3 Rq jg sH im kQ vx D6 Rg Ey 3J 17 WA DC 7m px JS Zr Ak BN MS eG oM 98 JD 0k nB 3I D0 93 5P Gp ia dV aJ 6q e6 qk jb 8h L5 gW dH 5i be wM ME bP ZH zB 27 lT 8W pq Uo UO o1 QH oK 34 zc Zp K5 Cz YD CJ IG pD 5Y cg j3 2o wH YC 6R HI XG E5 e0 sy mQ iK Kv Wz U0 bs JB ui 6d cu 3H CD IQ 1E 30 2q 9I Jv 5B cv Ny W2 Hh Kx Cn Td uv KG RO Rp 3b mv c3 Iv wz Bp Cc 2D 4Q EJ ws zD RE hi Cn gj Kq Aw uu QW Tu fX oo zE yO kL 4i lp L2 tq k5 5b Zo Ys Mx Yf Cm vz v9 3E 1W o6 KG n7 Ui CP ut JW vd n8 xf X8 pl cG Wv DM dh DI SX cO ge SH w3 tg 8y kR Xg VD cV Ed 4p Gj qe Jv 7P Mw C5 K9 OM j4 Oa zj yt fa Qz vs GQ Px 40 oV in P5 K1 3Y tE gW tx rr rE Qr UR T4 W6 iB 0s EF zz 38 JP RE cI 4K pR eM GS SC D7 lj iX Fx lO Rq bh Id dS zR dl fK Xh 0Z 4b 5r aF Xr ok He 5Y uo EM jJ TK H4 Qw he Tp I0 Mu 54 7H 2L L3 kX Sz QI cM SM G1 xs 5N rY 5o od Kk pd Zg QJ ei sJ JI T0 TW tY JS Ei CF y2 XR CY ft K6 GS bH UJ oF vb ez 19 rD vD dB uZ E0 63 pi vM r6 e6 Tp xF 7P kT db vf ho VO 52 KH UR 4k Ky g6 5Y e3 4G Sc 2D wo zS iK FF m5 nB V2 zv SV F8 L6 mo 3s pt CY N9 1r 4E 2S zg Zg xC Dd g4 5e YD Of m5 Gv 4z 6K 4F 35 LM 2020: un año de cine | El Destilador Cultural
CineLong drinks

2020: un año de cine

posted by Marc Muñoz 2 diciembre, 2020 0 comments

2020: El año del coronavirus

Encetamos el repaso a este annus horribilis con la habitual memoria – este año entrecortada y boicoteada – cinematográfica.

Los que nos habéis seguido a lo largo de nuestros once años de historial sabréis de la inclinación pesimista que nos embarga a la hora de hacer los balance/resumen de los acontecimientos políticos, económicos y sociales que definen cada ejercicio. Con 2020 no hay espacio a la ambivalencia, al optimismo naif, a reservas o enmiendas subjetivas que actúen como suavizante. La pandemia ha caído sobre nuestras vidas como una bomba H sin preaviso. A pesar de que los signos en los alrededores de la zona cero del mercado de Wuhan eran evidentes, continuados y alarmantes, la actitud occidental de superioridad, y de cierta indiferencia respecto a lo que no ocurre en el propio patio de recreo – incluso cuando este era el del vecino italiano-, explotó como una bomba de racimo incontrolable algo que, por otra parte, resultaba prácticamente inevitable en un mundo plenamente globalizado e hiperconectado.

No fue hasta el 14 de marzo, en el momento que la incidencia del virus en suelo español resultó inaplacable, y la oleada de muerte y contagio que los estudios pronosticaban devastadora, cuando el gobierno de coalición llamó a la población a recluirse en sus hogares para protagonizar un episodio histórico que irá ligado de por vida a la memoria colectiva global. Ese irreal confinamiento de dos meses y medio dejó instantáneas y secuencias pasmosas, inimaginables fuera del marco de la ficción. Sin necesidad de incidir en la cronología del virus en el calendario del año, y mientras cifras nada halagüeñas siguen presentes en el angustioso parte diario en el instante que estas líneas toman forma, sí que vale recordar el contagio progresivo del virus hacia otras esferas, más allá de la sanitaria. Pasada la fase de terror y asimilación, no tardaron las fuerzas políticas de este país en lanzarse a la yugular recriminando la gestión de la pandemia, convirtiendo esta en un artefacto político arrojadizo vil y miserable. Y en esa crítica se incluye a todos los colores de la bancada política; los que vieron una oportunidad (repudiable) de reafirmarse en su liderazgo, los que la interpretaron como una oportunidad de oro para desmarcarse del poder central y esgrimir su factor diferencial e independiente (aunque les saliera rana), como la ruin oposición – que en este país aboga por airear la bandera de la desunión y de la confrontación, a diferencia del resto de socios europeos – poniendo trabas, y alimentado la crispación y el desacuerdo en los instantes en que la población quedó a merced absoluta de los designios de los mandatarios. En el fondo, bajo esas escaramuzas públicas, traslucía también una dicotomía que se ha ido generalizando, y asimilando por sectores cada vez más amplios, y con la que han tenido que lidiar (y siguen lidiando con mayor presión) los gobernantes de las distintas naciones una vez comprendieron la gravedad del asunto – por mucho que en algunos países se obstinen en comprenderlo. El balance entre salvar la economía y salvar los hospitales, evitando así el colapso sanitario, sigue definiendo el programa político de los distintos gobiernos en medio del segundo oleaje, y promete ser aún más decisivo, en un tercera ofensiva inevitable ante la escasez de medios y la inacción por rastrear los contactos de los contagios. Acciones que, sin embargo, resultan infructuosas, o, al menos, insuficientes, para evitar el descalabro económico anunciado, pese a los pequeños oasis de repunte, como ese verano que entre todos intentaron salvar a la desesperada. El último en llegar, aunque no por ello menos previsible, han sido los estallidos sociales. El hartazgo ante la situación de restricciones, por mucho que los nuevos confinamientos sean parciales y menos severos, ha ido haciendo mella en la paciencia de una sociedad que pasó de los ánimos cooperativos, la solidaridad, el afecto y el reconocimiento de los trabajadores en la primera línea de fuego, al sálvese quien pueda, y especialmente, al no me alteres mis cuentas de resultados. Toda esa frustración derivada de la prolongación de esta situación, el desespero económico de sectores que llevan cerrados desde hace 9 meses – sin ayudas o recibiendo limosna de las administraciones -, el desencanto hacia los que gobiernan desnortados,  cavilando entre incertezas y despropósitos, ha desembocado en estallidos de rabia promovidos y protagonizados por un abanico de perfiles heterogéneo: sectores agriados por las bajadas de persiana o la imposibilidad de abrir sus negocios, conspiranoicos de la planmedia y del nuevo orden, extrema derecha, extrema izquierda, ni-ni y jóvenes a quien se les cortan las alas en el peor momento de su existencia – ¿quién en su adolescencia o veinte y pocos hubiera podido digerir todo lo que conlleva la pandemia en recorte de ocio y vida social?

Y aunque el mundo encadenó la secuencia de shock, amago de colapso, parálisis, y entrada en la nueva anormalidad, dejando un reguero de imágenes entre lo dantesco y lo inverosímil, cambiando actitudes, ritos, normas y hábitos de una forma que parecía impensable, también es cierto que en las últimas semanas se ha empezado a filtrar algo de luz en ese túnel oscuro cuya salida pocos se atreven a poner fecha. La guerra de las vacunas se salda con varias candidatas a punto. Armas de propaganda de los principales países que han visto en estas la llave para afianzar su control geopolítico y para ganarse la aprobación mundial como potencia. Estas carrera que, en otros períodos, fue armamentística o espacial, debería reportar sus frutos en la anhelada vuelta a la normalidad durante los próximos meses.

La pandemia también ha incidido notablemente en nuestras rutinas; desconfigurado las parcelas rutinarias de nuestras existencias. Lo que parecía impensable en sociedades mediterráneas se ha convertido en una realidad aplastante. Los lazos afectivos han pasado a cuarentena, el recelo, la desconfianza y la denuncia tuvieron sus picos durante el primer confinamiento. Todas las medidas estrictas y las evaluaciones de comportamiento social, especialmente en espacios públicos, pero también en el ámbito familiar, están metabolizándose a marchas forzadas, y creando daños colaterales, como el aumento de ciertas patologías y angustias existenciales. Queda por ver cuanto de todo esto cala en nuestra forma de ser, y cuanto se evapora con la vuelta a la normalidad

Tampoco queda nada ya de esos signos de esperanza que muchos nos obligamos a ver en el momento más crudo de todo este sismo global. Muchos entendíamos la crisis sanitaria como una oportunidad de oro para hacer un reset de nuestro modo de vida, del crecimiento sin límites, de nuestras aspiraciones y motivaciones, alimentadas por la publicidad y los resortes más sutiles de la rueda capitalista. Una oportunidad de oro para balancear las necesidades, tanto a nivel marco como a nivel personal. En lo personal cada individuo sabrá cómo sale de esta crisis, pero a nivel marco (entiéndase la sociedad, el país, el continente o el mundo) poco parece que vaya a cambiar en el horizonte a corto y medio plazo, una vez erradicado el virus. Y, si cambia, quizá sea a peor, con sistemas más controladas y monitorizadas, asimilando los peores perceptos de esas sociedades orientales que han sido un modelo a la hora de atajar y reducir el virus, aunque para ello tuvieran que pisar los derechos humanos y coaccionar libertades que en Europa se nos antoja, por suerte, inadmisibles.

Parece obvio que la cuestión climática debería ser la prioridad global si no queremos enfrentarnos a amenazas mucho más dañinas y erosionantes.

Si hay algo positivo, aunque la entonación se vuelve dubitativa en lo que sigue, es que la gestión nefasta de los populismos de derechas, basada en una inacción responsable de la muerte de centenares de miles de personas, podría ser el antídoto para su desaceleración y arrinconamiento hasta lo residual. Por el momento, la primera gran contienda, en unos Estados Unidos más polarizados que nunca, provocó la derrota del gran mesías de la ola populista de derechas. Por mucho que amenace con atrincherarse, y pese a los casi 73 millones de americanos que lo votaron – incluyendo a una buena parte descontenta con su gestión, pero incapaz de cruzar de bando, por culpa de esa polarización ideológica alentada y cimentada a través de las redes sociales, fake news y medios incendiarios -, no hay duda que una parte importante de la población joven y afroamericana, y de otras minorías, se movilizó – al contrario que en 2016 – para echar a un lunático de la Casa Blanca. Pocas esperanzas depositadas en Biden, pero, como mínimo, el rumbo que había tomado los Estados Unidos no podrá ir a peor.

En el ámbito nacional se ha seguido prologando esta división acerada que dificulta el entendimiento y las coaliciones, y el progreso y salida de la cola de Europa. El gobierno de coalición, bajo un estrés elevado, ha tenido que tejer alianzas a cada nuevo paso, y, por el momento,  se sale de la mayoría de embrollos gracias a mantener el bloque de la investidura.

Por su parte, en Catalunya el soufflé independentista parece levemente desinflado. La sentencia a Torra por parte del Tribunal Supremo, que lo inhabilitó como presidente, arrastró a la Generalitat a unos nuevos comicios que han puesto al descubierto, sin ambages ni intención de ocultarlo, las agresiones y discrepancias entre los socios de gobierno y aspirantes a la victoria el próximo febrero. Sin embargo, viendo los tumbos y cavilaciones inseguras, polémicas e ineficacia durante las fases del Covid, ha movido a algunos a preguntarse si realmente Catalunya estaría preparada para objetivos tan ambiciosos como los que prevé una parte del independentismo.

Y saltando por fin a la materia cinematográfica… el aciago curso se ha visto reflejado en la suerte de mucha gente dedicada a este bello arte. Los meses de confinamiento global obligaron a bajar persianas a cines de todo el globo. El período entre oleajes dibujó un oasis de recuperación cortado en seco cuando las majors empezaron a retener el género que tenían previsto estrenar en ese calendario. Su premeditada y estudiada decisión ha hecho sangría en los exhibidores, que se han visto desprovistos de la parte más elemental en su cuenta de resultados. Esa decisión, entendible desde el punto de vista empresarial, pero letal para el resto de actores que forman la cadena cinematográfica, ha vaciado las carteleras y unos cines ya afectados entre los cierres y los aforos limitados. Detrás de esa temida acción para el tejido de los cines, algunas majors han visto una corredizo para ampliar su envergadura empresarial mediante el estreno en sus propias plataformas VoD, siendo el de Mulan de Disney + el caso más sonado, pero no el único, dado que Soul se estrenará directamente en la plataforma en pocos días, quedando así todo el pastel en casa del gigante del entretenimiento. Nefasta estrategia que deja un escenario agorero, y que hasta el momento solo Warner se ha atrevido a suavizar, con el estreno próximo de la nueva entrega de Wonder Woman y de un Tenet que fue la gran baza blockbuster del pasado verano.

Ante este corte de suministro por parte de Hollywood, los exhibidores se han agarrado al producto nacional, europeo y propuestas de autor de distribuidoras especializadas. En ese sentido, el cinéfago ha podido cubrir sus exigencias con una mercancía nada desdeñable pese a las circunstancias. Otra de las prácticas utilizadas para cubrir el vacío de las majors han sido los reestrenos de películas clásicas, y no tan clásicas, para maquillar un poco los números de la taquilla.

El descalabro ha llegado con fuerza al circuito de festivales. El primero en rendirse a la evidencia fue el SXSW de Austin, luego le siguieron muchos, siendo doloroso y paradigmático, la claudicación de Cannes. De hecho, en todo el año, pocos certámenes han podido realizarse en vivo, bajo condiciones más o menos llevaderas. San Sebastián, Venecia, Sitges, Berlín y Sundance han sido del grupo de lo que sí, y apostando claramente por la expansión del formato online, que es a lo que se han resignado muchos otros grandes certámenes en este tullido año.

Así pues, ante este panorama desolador, los grandes ganadores han sido las grandes corporaciones que dominan en régimen oligárquico el mundo online. Tanto Amazon como Netflix han visto incrementado su beneficio y su rango de acción en nuestras vidas y en la monitorización de nuestros movimientos digitales. Tal es el punto que el consumo online creció sin medida durante el confinamiento, aunque, por momentos, se temió por la escasez de género dada la cancelación y aplazamiento de rodajes. La dominancia de Netflix se ha visto también señalada con el estreno de algunas de las películas más importantes del curso, gracias a su apuesta por esos autores cuyos estrenos adquieren la categoría de acontecimiento, ahora, sin embargo, bajo la exclusividad del imperio diseñado por Ted Sarandos, y con los que el gigante del streaming intentará asaltar, por fin, unos Oscars que se le resisten.

Por último, la nota más amarga del curso ha sido la infinidad de decesos de renombre que se han ido sucediendo en medio de la sangría de muerte del Covid. La lista resulta dolorosa en su mera enunciación, desde un inmortal Kirk Douglas que se anticipó a la tragedia, hasta la más reciente de otro mito del séptimo arte, Sean Connery, pasando por otros nombres que dejaron huella en el celuloide, y especialmente, por los últimos mitos del Hollywood clásico que han desaparecido en los últimos doce meses.

Resumido el año a grosso modo es momento de diseccionar la reducida y alterada cosecha cinematográfica bajo estas categorías libres y aleatorias, de un año del que resultará difícil llevarse una impresión positiva.

El trailer más perturbador: Possessor

El primogénito de David Cronenberg sigue haciendo esfuerzos para emanciparse de la sombra de su progenitor. Con su última película redobló esfuerzos como pupilo privilegiado del maestro de la nueva carne mediante un thriller futurista y de espionaje corporativo, con pizcas de terror, envuelto por este estilo quirúrgico y frío que ya patentó como firma en su ópera prima. Su trailer no dejó espacio para la indiferencia.

El trailer más cuqui: Minari

Hay avances que enamoran a golpe de primer clic. No hace falta ver entera Minari para entender porqué el debut de Lee Isaac Chung conmovió a los desplazados al último Festival de Sundance. Esta tierna e íntima historia de familia, adaptación e identidad llegará a la cartelera (esperamos) con el sello de fiabilidad A24, y no debería extrañarnos si se cuela en la fiesta de los premios gordos.

La sorpresa escondida de Netflix: Casa ajena

Entre todo el catalogo plomizo, clonado y homogeneizado que desborda la plataforma Netflix (aquí no contamos las películas de autor a los que el gigante norteamericano apoya cada vez con mayor insistencia pero que sigue resultando residual con respecto al global), sobresalió una pequeña anomalía de terror. El debut de Remi Weekes se saldó con un sugerente cruce entre el cine social inglés y el terror escuela Blumhouse pasando por la variante de casa encantada. De algún modo, el tipo sale airoso, y Casa ajena se descubre como una de las grandes tapadas de la temporada.

La película de la que mucha gente estaría hablando pero cuyo estreno online ha menguado su visibilidad:

Y hablando de películas tapadas que pasan desapercibidas y ninguneadas por las campañas de marketing inexistentes de los nuevos gigantes online: la de Sofia Coppola fue una de esas víctimas. On the Rocks no se contará entre lo más primoroso de la filmografía de la autora norteamericana, pero su exclusividad en Apple Tv +, y las particularidades para disfrutarla en un televisor, hace que su cuota de aprecio o desaprecio haya resultado más baja de lo normal. Un filme que, en otros tiempos, se hubiera colado sin remisión ni autorización en las tertulias cinéfilas. No ha resultado así.

La(s) película(s) más decepcionantes

En un año con escasez de estrenos, la crítica y la cinefilia en general se ha abocado a exaltar y engrandecer la mediocridad o cualquier mínima señal de talento y/o originalidad. Ha habido cantidad de películas infladas para quien aquí firma. Desde los documentales Time, Campamento extraordinario, Spaceship Earth o Boys State, a películas como Da 5 Bloods: Hermanos de armas, 7500, Estoy pensando en dejarlo, Falling, Selah and the Spades o El diablo a todas horas, por citar las primeras que pellizcan mi memoria.

La película que se balancea, sin decidirse, entre obra maestra y gran bluff de la temporada: Estoy pensando en dejarlo

Estoy pensarlo en dejarlo ha sido uno de los estrenos marcados en la agenda del cinéfilo. Descubrir la nueva anomalía visual y narrativa de Charlie Kauffman estaba entre las prioridades de muchos. Y, si bien es verdad que muchos la abrazaron como una nueva genialidad de su autor, y una de las cúspides creativas del ejercicio, es igual de cierto que este acercamiento singular a las relaciones de pareja ofrecía recompensas y frustraciones. Un desarrollo meramente discursivo por encima de lo visual fue la principal pega de un servidor para dejarse arrastrar por sus inesperados vericuetos narrativos en un relato menos especial y sublime de lo que muchos, desesperadamente, quisieron ver.

Los que nos han dejado

La lista es larga y dolorosa; 2020 se explica con lo mortífero que resulta este apartado y la relevancia en la historia del medio de las letras en negrita que siguen. Estas han sido las bajas más notables y sentidas: Terry Jones, Kirk Douglas, Max Von Sydow, Michel Piccoli, Lynn Shelton, Carl Reiner, Joel Schumacher, Ian Holm, Alan Parker, Olivia de Havilland, Brian Dennehy, Ennio Morricone, Chadwick Boseman, Sean Connery, Montserrat Carulla, José Luis Cuerda, Rosa Maria Sardà, Lucia Bosé.

El descubrimiento español: Pilar Moreno y sus “niñas”

Entre el abundante cargamento cinematográfico nacional descargado ha sobresalido una nueva voz que se suma al amplio plantel de miradas femeninas que han refrescado el espectro autoral del cine español. Pilar Moreno y su Las niñas, ganadora en Málaga, fue el bautizo de una mirada sensible, tierna y sutil a considerar. Solo por el sublime plano con el que cierra su coming of age de señas autobiográficas merecía gozar de un espacio en esta entrada.

Mejor película: Le Regard de Charles

Le regard de Charles

 

Leave a Comment