CineFestivales

Atlántida Film Festival: Repaso de 5 películas clave

posted by Marc Muñoz 17 abril, 2013 0 comments

El Atlántida Film Festival entra en su última semana, y con ello, se agotan las oportunidades de disfrutar de las propuestas inéditas y de autor que han tenido bien de acercarnos los organizadores de Filmin a lo largo del último mes. En un intento de ponerse las pilas, y ayudar a los rezagados a la hora de decidir las propuestas en que invertir mejor su escaso tiempo, hemos elaborado esta pequeña guía de cinco filmes fundamentales vistos en las dos secciones que configuran el certamen. Ahí van…

Berberian Sound Studio

Berberian Sound Studio

Fascinante homenaje al giallo a través de un hipnótico e inquietante esquema visual, y de un tratamiento del sonido magistral, que sin embargo queda deslucido por la ambición mostrada por su director al pretender adentrarse con su relato en terrenos embrollados, de los que solo salen con la cabeza alzada talentos de la talla de David Lynch, uno de sus referentes estéticos y narrativos. Sin embargo la película de Peter Strickland deja un buen sabor de boca gracias al potente y estilizado continente logrado, que sirve para crear un ambiente malsano y perturbador con el que atrapar, intrigar y maravillar al espectador, y por esa excelente labor que desempeña Toby Jones en la piel de un experto ingeniero de sonido inglés que se traslada a un mítico, pero envejecido, estudio de postproducción italiano para ponerse bajo las ordenes de un excéntrico y problemático equipo.

Otel.lo

Otel.lo

Gratificante sorpresa la que el director catalán Hammudi Al-Rahmoun Font nos brinda con su opera prima. Un arriesgado y atrevido ejercicio metalinguístico en el que se confunden las líneas que separan la realidad de la ficción, y que indaga en los límites creativos a través de la grabación de una repsentación teatral de Otelo en manos de un director con egos de Kubrick, y de una pareja de actores amauteurs sometidos a una gran presión por éste. Al-Rahmoun juega con inteligencia con los códigos del documental para atrapar al espectador en una encrucijada asfixiante, cruda y perversa, como la que sufren los actores de la representación.

Mi loco Erasmus

Mi Loco Erasmus

Otro jóven director español que eclispa con su debut cinematográfico es Carlo Padial y su Loco Erasmus. Precisamente, el realizador catalán se aferra al mockumentary para inciarse en el largometraje mediante esta divertida y alocada historia donde el post humor equilibria el relato, y en la que la comparación con Exit Throught the gift shop resulta de lo más indicada. Didac Alcaraz se mete en la piel de este imprevisible y (freakie) director que intenta retratar la vida de los Erasmus en Barcelona, pero que sin embargo, se va atrapado en su propia telaraña mental hasta convertirse en parte activa de su documental, y en eje central del supuesto reportaje  que se presenta como tal al espectador, en el que se siguen sus pasos y sus procesos creativos.

The House i Live in

The House I live in

Se la ha anunciado como el complemento en formato documental de la mítia y prodigiosa The Wire, y la verdad es que la afirmación no le viene grande. De hecho, el director de esta pieza, Eugene Jarecki, se allía con David Simon (uno de los creadores de la serie de la HBO) para adentrarse en una exploración si cuartel a la guerra contra la droga que la adminsitración norteamericana combate sin éxito desde hace lustros. Dando voz a los diferentes implicados, Jarecki recoge un valioso, crudo y aturdidor testimonio de esta lacra instalada en lo más hondo de la sociedad yanqui.

The we and the I

The We and The I

Michel Gondry sorprende lejos de sus efervescentes mundos de fantasía con un particular viaje de línea en un autobús rebosado de teenagers, bullies y hormonas revoloteadas. Lo que empieza como un alocado trayecto con un gondry mutándose, sin gracia ni acierto, a comediante afroamericanos con chispas de Spike Lee, termina haciendo un viraje hacía el drama en su último, y salvable tramo.  Un autobús que empieza renqueante, pero que gana en profundidad e interés a medida que se van apeando los molestos, alborotados y chillones personajes. Entre el estupor, el ridículo, la sonrisa y la complicidad transita este inusual, e inesperado, viaje del director de Olvídate de mí por el barrio del Bronx y su multicultural población.

 


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.