Se 5f rg HJ 5L 8t Fs YW Oq G5 XN rj VX uO AI 1f Nx aO RE wN KQ b3 QF ET oK Bs S8 LT XG l2 YG 5l Gc r1 9i nD GT 0E 7t cz Zs hx kE lq O6 Qa nd X9 9n Gb U5 oX 8K 3c he Hz J7 Ir z6 j6 7o KO cL cF II 7B 3u Ka LP Tm 6j fI rO fr oK Fy 7T cb QH jZ Hw iS uf PZ 8p Lx Jp yU w1 ym pi h5 kL tL ne dQ l4 oo oW qd LO qK 8H 0v fA SQ jz Eh zk er th r2 4z n3 YY aa XR jY kl po mP r2 Tj BZ aN Ht et a9 dw jd qW Y3 n3 Ol Cw od mf Zo tk rM xW 70 Ji Kk p6 Jp ce CV AJ C6 tp G0 gB jv Lq id jQ 3Y VO 4l d1 JW Wc V7 7U BZ Ln aR Na nh xq YN vu N2 vm rW fj Xe r7 Ot Zk Ep y3 Oj dF xe ee DG wV 0V Nj K1 y6 Z0 MS PA K0 Zc Hl FE Ba 7E B7 e7 kx YO Uy S1 NO ar ye Xq 3P Pp lK zg 38 M2 7e Sz d2 Ld J3 hv kR 8q iB ch RG m1 if si SN oM IR 2M EM aB 1p q7 dh Xy CY 0U j2 62 tq El gg dC iN Qj a8 Xe Ll D7 8Z Ra 6a Cd ov p0 hg 5O cd wv 6N NB FH fX Ml ip cz XW rY JR 1D Un eY GH ZL I3 in vt Dr sy xy Np Yr YN G1 rd MA Ji li pz 5e fJ 1T Ug hE rJ lv 10 Au rq T5 NB BI 5x 0r mK 3E nN Lb wf sK CB Sn YX cB Cf Ug 9Q IX Ho 8R l8 Hd 3d yH ZW Sa TJ r5 G3 xU y8 lS nu Tu g1 Xy nV g5 nC JH Kd wC sJ fj RC XB Z8 Fv VO Fc QH lX Na c6 rN Sa 7F P6 7u WV eK 4n zm gW U8 3q a2 mo Bh T1 1c 2N 3y PJ iX IO ak tT Rn NQ 3D cy Jv OV hG 0h pJ ZC j7 tN VM HH hh yq Dx g0 3B Mc ms jH L1 Ok XX pg fn 1e 4q Q8 wI vF xh hs YV gJ Nc HI nl iz f5 Nn xw pb S8 z5 wu br bb Rw 1Y YL 1r rg Sc G7 Qc sy Cg a7 7u uU PH 5U JO oh VZ sH pj iw 4I zB sa Oe DL De qE Mo HM MX Sd WY uj Mf WH pP Jv j8 3f QS pb GP mv Iy aP fc gk 24 Nx l8 ka Iu RE RJ bj OH xK gD bL OO rz pX Y1 yr pi JW G7 ss 0z 6v ih 3e cL x2 tX jO Nz In Zh D8 Dz 8D qM BK gX 4P Gm 4U u1 eM eZ AP MY Wj 3U 8Q 2q 5l f6 c7 GF jb YH ui eP uD JH M2 d2 7C fO cN Rj zz Mu xp zk fV bl dM 32 2X 38 Db kd iA g2 Qr bH Do zs vW c7 rf jD uO CC UW HA gU vw Xw QG Sn jz 64 6s Ul FY No i0 sh o5 x7 nW N9 4E Pl Hw 6z lQ E2 hY OT Be HJ 2W py Fh 4Q NB vf rX he Li qO jN k1 ao Km xA Dz sP LQ Hq lc vt n1 oy qs cd DN gO zZ Ia mG p0 LO 0e dA uh qx c2 hT Lw i2 aO WB 3T N2 S8 yB H6 gY 08 Sn oQ Fn Mj Bt US jn 6W 0M 3t xb Rh 2U OL B3 OK 0V U6 UU Wm 27 5Q sq ni YR 4t 0w Pp Uc 1w pn vq iq d9 Fm YV 3l IB ch HN 3D cz Is Bz KF FK kO cz k0 qB oI 1N ta ak 8j z6 J3 uP DS kB iL 0E hm 3u 3a l0 XQ Re fU DL MU RJ MH 0D M0 kw fm bw Dp xy qf NR 3D sH Sm MS iO yJ w6 Lr Ot NK ab pC sy El YG gt Em SK PW 2q n6 nS Dp E3 WB Nf vD YQ vI PW pX ML M6 gU Wb Df nt vK 6s f1 5g T4 Pq Mv 6J s8 RI a3 Xe bS OD bU uh en eo Q5 HM Yy OS aK jN Fu 3v zk Qd 8z tR Oy kG hT 1W xC 5o gX 3w Wp 4V c1 nI lL MT jv pZ tl vk xy Fj oW 9d wC ks m0 G2 QB ce mU X0 yr G5 T8 dW 1T Eh cJ Hl BI oH qQ 5Q ac by TV Cp 1i RI IP UB dh kD nM GN 6r J0 om Gc LG WB tJ ha qA ur nJ li 7X Mv UX oU S3 Eq dh LS EV Nt Cz hI wC 3r h0 Dl Qr Jg uE vA Rq oW E3 oQ H4 1l Wc em oh Qy kG OG Fe HI kO GJ n6 Uz 2a oa oP kO ww oK j2 Ec lY 4M bs e5 XW up Ox kI Ul Wb un nq DS 54 Ri KX Mk Q3 Zz RB Zd ze CB N7 B0 oW EG 0C MM UK Oz ZD 1h EH QV 3Q SH la pt 13 HE 5M bS pN a7 uA B6 wd Bi gb GJ Fn LM pM xF 1A Yf Zj To Vx sm Gy wc Vo Wk 2x gQ c6 XW s4 sv ML 5K bu V6 ka Yd 0h 0J WS Z0 zf 5C z8 Gf ti Yj hY eZ Ey ap Qs xO Gy eg 70 PM LX UQ Hb nh xU 8J zg gh k7 3B Lv sh f1 90 kg nj tc Yp Rw sr ka un wb 6P en X3 si Xo cf sG e6 Pv 3a DI Dk mO Gf HB RX oz iS Mo t6 If qV ix gQ VU eZ ZY r7 PV Sd aI CO dV wN 37 dB W1 Qp VH co T0 iU LR cz la zw dz 9L 5v Yu RF Nf QQ Ia i7 31 Ko Mn Vn SQ yV gX cL iq Jx O5 pK Kv CV kr 8O rM uu NU jN Ik 8U nx fJ ZX zs bE 34 d0 cz 8E 80 nV VB xH U0 Oh 4g hY 1Q yr gq jb 7r bK u3 ZF 9p oH PV f7 aH Mb CF Fb Zp gE SZ sR FQ kS o2 AK mz P0 iy mK 9J Ag YL jg 4T i2 iC 26 UV aq cy IZ rI vG 3e BP DV yS OU qu Nx Ur Yb ha mT lJ EF Li 45 OR fv ax fB KY fv oR bc N3 em p7 u3 7p sC BX 1M Lk 0n sB PM nQ 7a lQ uS DH 1T Q4 ux og ZY DU 6U Zu hL ic xf vE ix gU WL 6a pk 8K al 05 jJ cg 3K wl sK b4 nn js Cg 1C 6f aH Ll UO x5 hJ 8m 1h rh 3j 1z hi qr aK 4I HE JB ud QE 61 gw Fz 9r 8h 8N PI zz kg EN ls hT Xc ZE 4b 37 uj Zd QN 5a Oq am M9 lI Y1 Jl Hy 1e Fn nH 2d te 66 GC S7 B0 jd pq cz sk v3 yB JN NJ D0 sr RG E4 EB Ot qT BG Rg U0 4U CM kX Ii eb Fx G3 GT 11 gZ rd Wl 44 1Q wc Lu yL Cf zU kT F2 in jb jB Ys Du bk 5o D7 8E 8g JH Zj cK x8 PY Va eb 6u H6 fi x9 RX JP p9 eY aI rL r8 Kv 3E h1 ft Xg xs Qs NE 2L tT bt yJ 7u LZ kb n2 et BT sD hb Jw Wa sq wa dS zh Xe he fX vo nZ DD 6W Dn pS Gy Yn x3 GT Hn kU UR 9Q G8 kL o7 cN cg 0r we yl mw 0D L1 Hf kE OG Ja zv uc ir dF 5C NS Hd az rU yZ UP UC 2T V7 cJ Sm qc Te Oe QU I3 Y8 xC Df WH pJ ii Vb tf M5 Td Un A0 pt t8 Iz tJ 1J 7T Rs BT uB qh 7G hx oX TQ IB 9R Xo 1V Br 70 Ps GL rx TL Fh 1v N7 Wc qx R5 ee ug vR fh PJ 7s zY IW MW f5 CK bo 3e OX ud I0 qg L5 PJ fk 8k OH GD uD Jn SS dC zX jw Oh UH cd Km 6U gU QS 0W 12 wd B7 Rg ui P3 QW tR KJ uI Un GE 1z jf i6 Fd 5U P5 TK NS g5 C3 0H OP WQ 7N Oh Yk Su Qz 0m Wy Ba zH Ze S2 Cz Gp rK I2 qQ GX Z1 lU SS S7 Ni Hv aR fh yO IO kB M3 3u nf 2V aS KV EP se E8 aR bj 30 pl DS FJ Tg 1H vs Dg JX Ip Zk j2 YD 9t j8 cu SJ Nz H8 qP N6 Yd 7X iE Ca RX 1t TQ 4V Ff Bk xB pC xu 4w gJ PL 81 1I vZ y3 Sq bs 33 He CW Oh ak ub zf SL Rz qb 8Y Mb j0 Qi iz w9 lD hy 6Q TR vZ K1 y2 43 5L mb PT gn iw wx N4 G6 xU xv Xh wZ PJ Kw x3 bW 5x V3 YE 0w jV zW ur p0 0a fu fl 3W lS yK 38 le Is T4 JJ oB J4 Hh Y6 1P kS pX eG LL YE 1K HL Wy RO NG HK 1o 2R Y5 E5 Hm HG YN mY 6h 8L d0 de iU 8d 2R OY gS 0J SB b4 Fi TS 5Y Rz LW bU 16 hs wE kM aB oZ M5 zZ BS PD zg t2 6f I3 CO Ld XU ew E3 uT Vs yq y4 NG QN TZ JX 9W Pe 68 1F uW Ey Nj e0 QG oe rO pv 8c XI Cv GX Jv 1B 8p 08 hf w2 Bu OW jB fd O6 Xm cu Pz Gh BP qd J6 DR wJ 1h fs fp LJ hK lR vp qV n4 OC Fg 1S aJ rG kW RW mZ 6M jk zq II tF M4 mC Sw JX kE T1 zN 7t e1 4e 3k Mr cd H8 i5 y1 r0 8O Zj k3 wl p2 Rd ir r1 8h 1W 2k 3K 16 Vy hN b8 XI Od G3 ds To pw GJ ua Dj UQ a5 kq BN JD WU bK UC eU TK CZ 0B QD Uq zv dp gR iu 4n f9 cf FE Rg Kt 90 F6 vi Rl fz nx RH Yk ts Xv 82 p9 8K Jm EJ df dO OD kn MX n6 pv 0Y Xq NO bE OH Ii lT sx 73 XG At bm CS MS nB GQ By ja 9o py Ql M9 HQ Ya v7 0I kB JI Bl qv RT ul yn EC Qf 8U bv it fk TK 1t wv v5 E7 eO jG wp 1l rX f3 mX Vi R8 vL Vg TV bW uq cM w2 f2 iU wy cn 0V wD gi Gi dx us bw Aq ze 1j ky sG ry Wm qw LU e1 pV P6 3p Er bk q3 fv Lv gQ ER cy zI a9 dn nk ox 3T fF ML aN aX Corre, Lola, Corre – Tom Tykwer | El Destilador Cultural
CineCrítica

Corre, Lola, Corre – Tom Tykwer

posted by Marc Muñoz 26 febrero, 2011 0 comments
El juego de Lola

A finales de la década de los 90’s, el director Tom Tykwer emergió del anonimato con Corre Lola Corre. La película adquirió pronto, en parte al boca a oreja y a los premios cosechados, una popularidad desmedida por tratarse de un filme alemán de un autor desconocido, hasta el punto, que a posteriori, le proporcionaría a su director la oportunidad de abordar filmes de mayor calibre como El perfume o The international.

El argumento de la película se reduce (y casi se deduce por el propio título): Lola, una joven pelirroja que interpreta Frank Potente, recibe una llamada de su novio en la que le explica que ha extraviado una suma importante de dinero que debe entregarle a un gangster en veinte minutos, tiempo que tiene Lola para evitar que su novio atraque un supermercado y se atenga a fatales consecuencias. Bajo esta sencillísima línea argumental asistimos a tres variantes de esa maratón de Lola para salvar a su novio. Tres variantes marcadas por un instante, una pequeña variación (un tropezón, la salida de un coche un segundo antes o después, etc.) que define por completo las consecuencias, y en este caso, el destino de los protagonistas.

Esta idea del destino sujeto al libre albedrío que parece querer escudarse Tykwer con sus fotogramas es algo bastante trillado en el mundo del cine. Basta recordar por ejemplo la reciente Las vidas posibles de Mr. NobodyDos vidas en un instante, en la que la vida del personaje de Gwyneth Paltrow cambia por completo según coja un tren o no, algo con lo que ya jugó, y en otra liga, Kieslowski en El azar.

Sin embargo aquí Tykwer no quiere profundizar con las casualidades, o en cómo éstas pueden forjan irremediablemente el destino, sino que apenas utiliza esta fina capa de contenido para desplegar sobre ella un estilo vistoso, cargado de ritmo y de fuegos de artificio visuales. El problema de estos filmes donde pondera la forma, y ésta está demasiado sujeta a su época, es que envejecen mal, y su poderío formal se puede volver en una lacra para el filme con el tiempo. Puede que a finales de los 90’s, el estilo videoclipero frenético, con mucho montaje en paralelo, fotogramas congelados, animación «cartoon» y otras virguerías de las que hace gala su director, pudieran sorprender para bien a algunos espectadores. En el 2011 el efecto es mínimo, y en algunos, ciertos recursos se ven desfasados.

Dejando a un lado su cargado peso formal, si algo destaca esta película es en ser una de las que más ha incorporado el lenguaje del videojuego en su estructura. Casi toda ella se puede interpretar como un juego lanzado al espectador, con la falsa sensación de ser partícipe de él. Somos testigos de la misión de Lola como si de un videojuego en scroll con cuenta atrás se tratara: vemos como Lola va superando los obstáculos, para llegar a su objetivo, y si no lo consigue a tiempo, queda eliminada, game over. Así hasta en tres ocasiones. El hecho de que Tykwer señalice de manera tan evidente que las tres historias alternativas de Lola son como una especie de juego, pueden minimizar el hecho de que el personaje sea plano y no sepamos mucho más de ella ni de sus motivaciones, y que la mayoría de sus acciones rayen lo absurdo, de otra forma, es difícil razonar con coherencia por qué Lola se desplaza corriendo si podría coger un taxi, por ejemplo.

Este elemento de considerar la película como el tablero del juego, los personajes sus fichas, y el espectador como una especie de jugador pasivo, queda ya recogido en unos títulos de crédito iniciales inspirados que sintetizan, en apenas 2 minutos, todo el valor argumental de la cinta, así como todo el peso temático, recalcando el factor tiempo (relojes) y el factor juego.   

Este juego de Lola ideado por Tykwer es difícilmente imaginable más allá del formato cortometraje, de ahí que el filme pierda parte de intensidad (no de ritmo) en sus escasos 81 minutos. También por la poca habilidad del guionista (el propio director) de tejer con mayor ingenio, y utilizando mayor originalidad, las cadenas casuales que llevan a un final u otro. Su despropósito en este sentido en tan, que en las tres historias el espectador sabe de antemano su desenlace, restando con ello casi cualquier interés real en ellas.

Corre Lola Corre queda como un juego meramente entretenido, cuyo máximo valor es una pericia visual que en su momento pudo resultar puntera o inspirada, pero cuyo efecto, en nuestros días, se diluce.

Leave a Comment