Crítica

Amor y amistad – Whit Stillman

posted by Alberto Varet Pascual 6 noviembre, 2016 0 comments
Esclavo de la letra

Amor y amistad

Jane Austen no tiene ni una sola frase a la que no me sienta próximo’, le confiesa Whit Stillman a Philip Concannon en su entrevista para Sight&Sound. La afirmación reverbera en todo el corpus cinematográfico del director de Barcelona (no sólo en esta Amor y amistad, su primera traslación directa de un texto de la escritora a la gran pantalla), ya que el conjunto de su corta filmografía no deja de ser una aproximación constante a las interioridades y las crisis de cerrados grupos sociales cinceladas desde un uso grácil de la palabra. Un apego a la literatura de la responsable de Sentido y sensibilidad que tenía que fructificar antes o después en una adaptación cinematográfica de alguna de sus obras. Y así ha sido, aunque, claro, no de una cualquiera ni de una que todo el mundo conociese, sino de una poco popular para evitar que el paso del texto a la imagen en movimiento tuviera servidumbre alguna con una memoria colectiva.

La elegida ha sido Lady Susan, un pequeño trabajo de corte epistolar con el que Stillman se ha permitido el susodicho lujo en forma de un ejercicio de estilo donde las elipsis representan el espacio temporal entre cartas y la distribución de información en escenas cerradas, la fragilidad y lo liviano de una misiva. Una peculiar traslación marcada por el sello de un creador perfeccionista y ambicioso (ha realizado tan solo cinco largos en unos veinticinco años y le ha dedicado más de una década al que nos ocupa), volcado con la escritura, la palabra y el guión, que, no obstante, reconoce sufrir durante el rodaje.

Esta relación amor/odio entre redacción y filmación deja huella en Amor y amistad: la película está cuidadísima en su estética, bella y delicada, siempre a punto de romperse desde el interior gracias a la fuerza de una palabra y unos gestos en constante desacuerdo con ella; un arriesgado juego trazado desde una ligereza cómica perfecta para diseccionar las costumbres culturales y la psique femenina (dos de las obsesiones del autor). Los desplazamientos entre lugares funcionan maravillosamente a pesar de su agresividad elíptica, y arman un puzle narrativo contenedor de un poderoso discurso social y literario. Su humor es fino y ácido, muy bien dosificado, y jamás cae en el exceso ni en la bobada. Toda la obra está interpretada con grandeza por un casting realmente inteligente que nunca abandona su extravagante personaje, que te hace reír y que sabe trasladar con su oratoria el brío de la letra de Austen… Y, sin embargo, nada acaba por cuajar. ¿Por qué?

Para empezar, la naturaleza parlanchina del film tiene un efecto inmediato que acaba por agotar y por agotarse (aunque nunca enteramente, dicho sea de paso). Por otro lado, la ladina o estúpida manera de ser de unos protagonistas y otros acaba por pesarle a una cinta que no encuentra su carisma. Incluso se puede afirmar en este sentido que es anticarismática, al menos para el que esto escribe, quien denota una mirada de autor resabiado, arrogante y repelente sobre cada gesto de los personajes, condenados a no poder ser más que títeres bajo los hilos de un demiurgo con el ánimo continuado de demostrar su ingenio. Por último, la citada fórmula de diálogo entre bloques, aunque elaborada con elegancia, acaba por llevar a la obra a la repetición, y si bien hay una coherencia entre esto y los desdoblamientos y las insistencias de Lady Susan, no deja de hacerse presente una falta de originalidad en la puesta en escena que deja en evidencia a un director tendente a cederle demasiado protagonismo al guión, lo que le aleja del encuentro de ideas narrativas y/o visuales que muevan de verdad su película hacia adelante.

Amor y amistad se configura así como un personal y valioso acercamiento a la literatura de Jane Austen, pero también como un ejercicio sujeto a una cierta fosilización en las formas. Ésa que viene de la mano de un cineasta mucho más cómodo en la soledad de su escritura que en el barrizal del rodaje.

6,5

Leave a Comment