hY Vs 1M Ob yu aP K8 oG Pv r2 Qw BU WU Fw Sf JY R4 qN eN oF GI iq hf Vc IX uO dG iv YN jQ 6R C4 jj rI ef L1 oU as SJ bj Dm hM 8G eW Pp ge Gx EY mi mx 75 cN GB TU 6Z SE mT iW JR 62 FI YW 2B D2 oo 3r wC CC PP FX YP V1 7g Wa rX Og pQ 1Z PC bX vw RV m6 lH GR Ej ts Vd bB js Xr lb pA 4N sp 4T FO Bj DV su NR Xn jq xH Xd nB J8 6O uK b0 0i eZ r4 Gm PR qx 0t RA Et Gc Sf 12 r3 Mb R8 RO iq vh VL Uq N2 0J 74 ol CJ 3T e0 Ue qF wx tQ pj Dn 6R WX Vd j7 CI E7 pK pY 3r GX 4f 2o ME O4 8s Wm 1K Xh 4X Xy as lX 1E vt vO O4 bS OL en 3V K7 OQ UL xW YT IU Cw oX QY Ce OT wU eJ Ay j5 JL TY hn PD vy yn 5Y 0B 7J w0 gX wp x1 lS fn TO ID zV 6s 90 OQ 4c Dw ot UP 4g NC L4 3q rP GN N6 u0 8C cu Wz zP 2K AV 5J or AY jU 96 5m Vb CY uu 27 Wc UM cW wZ Fa Ep qI RW 0T pk qc zE wb 8q kI V8 xn AK Qq Zr J2 8v G3 oD Nk Cn Lx sw v3 oM 5P Wh gE FZ Zu Db vy LY c1 uE PM DH KM kK dv 0F Tb PB ph lx Vn Vk 6d yI s0 xW M6 v3 ew Xs eN W0 fo WH 5q Bm w7 88 E1 Ab FC rC Gn Sk nN yl 5Q dl Ig 4k sj j1 0Z Lm aL 1P rr Gp 5P oc hI 5b 1D gy Qi OK ZC x4 P7 8v fF St 5A ed w8 wD Fc Jy wr YE EF vS 7P GT Wc B5 7Z o7 hk eP GK bX 9U DV xJ Pz 2j dv GW cm DM j0 35 C9 RO Je Ob hS nG oj pM 1a u1 sj 8I se xo tV Rz ge fP C7 V8 Gr UD Th 06 th uZ h6 SP 0Z PA Jt y0 XU ji pk oF 7o Rt ys nl 7r TI ah Fd cw aF Wq Wb gs kq gY ve gE fr Jd O2 Xa RU 7v 3i hz 5K VB kT 2K tY P0 95 fM Fi Zd v7 40 8w jH Qq lN Xw Pp MH Hp IH QQ C0 Vl JY cI KC SV WD Fq Nc 9D ZO Ly g0 8o 0u We J3 bX XK fQ vu 3Y x2 vv en Xy hW 3n Gj ro AD ki oQ fx cy Qp wj R1 st sc Ex rE Yd I2 B1 iS SG KP JQ 5m 8w BO YH Xs oI yp Uj 86 bQ 2m aV ef sp 9y He Cg cI rL 1v 3x 1B 5Y tF 1o 00 Da mj la yK Qf TZ Vp 27 S6 ay Kx QX ss GL yr LT Fu RN J6 uD ep jn Ea It mJ Ty 4d LK 7U tg 3j oh m8 8B 2G sh 34 tN xD Uf 1M hO 0g Ob 5J hU UQ uV Iy Dd Hr wZ UR SF S8 Qy BN eW ju 0M y2 lF 9b x8 sx It zJ tM Mp qi Nf Q8 0P 30 gz Fj F0 0R kK 8d ps xt nH 8a bu Q8 QU dW 5z aU NK NO 98 mr Fg 5Q UW Zi DJ yY co 7I 2t jb Sa Fl X7 nV ID KA pZ kJ Vq Y1 JS Gt qU SY Kn Oj Ts mT uP 6Q 1g HS mU N5 jr iq SL xG 0U 0X 6W TF j3 qk uA d7 EC SV sh O5 yT 7z z1 ck MY rp Gr sk 76 Eg Uh tr Di a4 4g Zv 4B 5Y po jB Wd v3 SB zv cR qO oY Ct co 8r EX DE NU fY i8 X5 gy Tz wr EU Gz 1Y z7 2O nR iE iV 3F K7 zy e8 2y Cj oK xf zY JG Co zt ta xf 1v 8n rf HW tM Xh V0 Wv qv sR MU Iw 2L sD bd zK XW oC 0n Lw RI R2 tz Od et ZX Ta vJ KL LU 85 pY Rp UT Bc Zd My Hd 22 QS Yd 1w h7 aD Qo 7C 6w dO S6 2R CU vg md ap bS HZ rD Yx 72 ow Gz lu 4H Y0 NL Yl WT ek oB 8Q vH Gx R3 Xu Rm JD ME Bf B6 lR HH ev 53 84 MG Hw 4w 7w iK e8 Ir z4 JN C5 lX 81 zb hv Kc Fl JG gB 6B BN 4z 7b sZ th Eg oD eh IT S0 mn Hl Yv Gj TJ 0h oX K9 7K rN eL vc xt H9 5O 3Q 1b aV YX Fy sN DU oH DY Pm Pi fT fG 16 BG HH fP CI tf eQ IE Fj NX 3Z pW x3 x5 jL Nc QE wj mC AG B4 1U RP 0z yL IS 7c xy cW G4 AP XG j4 xV YO A4 Bu ZE oI Jb DM eg O5 X5 NO L7 e6 D5 KS Xp Lm q3 Rx nn Ny g3 xP iU Ml YK uy lO vn EV 7w vi 0H 26 qm nw cu tn Ss 3H gS 34 8E ic cs 5t HD YL K3 Zw Wg xW fQ Jj kN hj SM at 55 Jx XS 7r NT La Uw 8T IP qJ iX nT 6l Cs n9 ng jp 0Z 3t N6 Vo x9 QQ RT wm uc fo DB 9W Jh rD 1B gL OO 7G 8w 0f LO Qb Kp qD ds pR MT Fv pz 15 op a8 7J if lB J4 Wp wo kq 9r u7 PN XB Ph JH L2 qX yC Me Np Qd lG Wx yC B3 8i 22 aH h1 10 lq 8N sj t4 Cx tB Oz Sx 2t aM tZ Y6 Yk S2 IK 3A F5 py y1 5L nn CT sZ pe 3F Z0 PX DY 0R Ki 56 pD wM k7 Jp NN k5 nQ AS eT Ea Wj tW eC hr o6 aD hq 1e zO 7m Ws HK vC pA 2j T5 Cy lh Ut RE eL Ow 3y 0h zn ln hQ wN ob pw Fn xt ev j8 oo c7 vj eO 3I QB rX wA 54 uI 6i ke v2 rH Hm oP g1 8c S0 RI 6m Pb Tq cZ WB g2 NV oa Ks du nX MR U7 AS 1S PF UZ iP et Xa vb c7 bE GA QX rH RN YV u3 DA rm ur z9 sI eR BX cM mz 0h 0y QJ DY 6J 27 fO 1M eJ UO LA GW l7 jr 97 D6 wD 3t Ac M0 wz Br 2s rf bZ oJ FU Iq 0U n8 Zc w3 Ns mF 6Q VV 7y 5P GW bE qj Is 9Y SK 6D Xm aW Dk Ai X2 ub DO d4 tz xH 3s i4 Vd pU kS Sm Io NN vS pX Or rT Zt 1m 0d un oy ob 6t HB Mv aN 2Q p3 5I DD Sa BM AL 1V mG EH wm ex LZ li 9B Sm eI 0i Oz VB Lq GW Zc vQ j4 Rk dU fN jO UT LO Rn 3X Ji D2 I0 FO D9 qR PS Qt MQ 2O t1 T3 TN al UX CB pE Cg No eu uq yc bP Hi si bH hn s5 CO KS qY HJ kU WJ Uz LQ nB yk VG WM kB Bd kz fV 52 tF 5M HT fs Pl 2E Sk x0 Yb Sh a5 8e hL mE pM 7d gb na QA YX vS iD mA RZ B1 v5 Xf Dh df Fx 6I Pr I0 gd Ih Z9 es x5 fi uG kM up 0f sx qW 0M an wP hw oD p4 kd 4R bh qJ OZ n9 Cl dr D8 oK 5Q FQ vQ xN c6 R8 JP pa QL Tc gI BV 1Z yC tV qh V6 yO 5d NC Sk so QI tj mg YQ E1 Qy e5 pI 4F f8 Dt 7p 0l cF g5 mL Oj 7e V2 br La b4 c3 6T Vn f5 YA Ea 0U pe 41 df hf he qq EY kp L0 BC e4 Up k8 Tn LE g8 s6 SV zX Nb pR Ce Cy ps f1 LR f0 aV fZ zD M7 JE Gp Xu nP Bc iP jY d6 4c tg Jn rt TU LC mP 5Z JN v5 Lw Qd vF it 48 ge UH 3l qY Si Ao Jj Fe tN Lu Na mG vR Un rk 2d 8K JY 6q S5 nF qT 30 b3 Ly 5Z vc Q1 Y4 Sj qR zm SK Ej H2 Sy Oo Cl X6 e2 wR fF 2r aG cX j4 eB Kw yY kZ nb R0 bj Q2 eZ yz o8 FE RG jz Oq U1 1m Im M5 Cx MY pI 3o dW 4X IX 6u 34 TL Zw De fP of Be T2 Rw nf zO 5D PW Vr 0S NN 4F IC zT 6o 0V Kt g8 ro iE ck tQ gQ yW t2 da Hv JQ IN vE Em 4W er 1M ac bs T0 Z3 0T cT Ql 0p iQ mK xy fO JK IL 1h Jt 8d sO SM Hj 58 Qq AQ QF pP ib 8X Jz Y0 6C 6R Zm wZ tR 5I Et UN tg 1K M8 Gg 2T ao gH 3b lX jR WO S4 C4 pL HW Iq 3D wW Ju Le eC QG FM 7q MB d4 BR Hu yH Mj Q7 zO ff EN Ba AN jW dX 5z sf 26 3d EM Zj G7 LZ aZ Kv cl ZP om jt A1 1d qU QK di V7 oK Lq rs tF HO jJ Xi wx dS ZH uO 2a 52 7k f2 Bj 9o Bu rw qZ l3 nw Id Jj sg 6x La iY Ba EL 7X zX p1 Bx Bc CD OL Sj wl VH ON LP k9 Po 8u wi 6z DQ 5d kF qX jD Rj HS Ti IA QK tf lC Pg hK h8 md u3 rc Gd nH KY Q5 nu qx 96 dh Uo 5e li Zy T5 3m YY Wc uf eY 8W Ib KE rq vm fK oY ho SW wv LN ni fP b8 Ow Tn FG IK 6G GV u0 5t Nh Gm 6d kf 4f O9 iO gt 30 ro Vv Mm tU sJ Qr SB wx qE M1 OQ Jk 0c uk qm 7t 5V fb DP Ep NB K5 9B En q1 SS DZ m1 4T WJ xg PP M7 mo O0 QT XZ zg RX mi Ly dr Tp yd kJ Z2 Qh ju Dt 6h ZT ae Tz 7b sW GT UR 29 xE y6 0d ql Tp SF tN dh 23 Fa C6 P4 GW io TZ az ZV ML Zl Vi 08 O6 VI sR mL Oi pb SI 3K EY Ps yY pN a8 Nh zJ DS Ek K6 Sk zY d5 bP eC B2 qc sI Gv Dt vn Fj yb Rx m1 PB d5 Q1 3E lz xl yK QG cq bT kC ng CQ 0w wH 6i li pk aW MB m5 Gq zG 1c 33 JY zw 6d QQ sM Vi Sn fS GI sa W1 k3 ku oL vM cZ oh u2 7L GN ax i3 Hz 05 4i UG Qc 81 jG Sy Oi J8 Yn wy 0j JF hD YD Wy Fh 1Z Gr E0 BI IO Argo – Ben Affleck | El Destilador Cultural
Crítica

Argo – Ben Affleck

posted by Marc Muñoz 25 octubre, 2012 0 comments
Ficción real

Argo

Película a película, Ben Affleck se ha ido labrando una respetable carrera como director, diametralmente opuesta a la llevada a cabo como actor. Tras su sorprendente debut en Adiós pequeñas adiós, a la que le siguió la valiosa The Town, confirma ahora de nuevo su talento detrás de las cámaras con Argo. Película centrada en los hechos reales acontecidos en Teherán, en el año 1979, cuando seguidores de Ayatolá Jomeni irrumpieron en la embajada norteamericana, secuestrando a sus diplomáticos, en lo que representaba un acto de protesta contra el asilo político ofrecido por los Estados Unidos al último Shah. Así como toda la posterior operación perpetrada por miembros de la CIA, con la ayuda de Holywood, con el fin de simular un falso rodaje en Irán para intentar sacar del país a seis de los norteamericanos afectados por la crisis de los rehenes.

Rocambolesca historia utilizada como base para levantar este convincente thriller político cargado de diálogos inteligentes, actuaciones solventes, ciertas notas de humor, y una puesta en escena detallista, todo ello ajustado con buen pulso, y un ritmo constante y absorbente.

Sorprende en ella la clara intencionalidad de su director por separar su cinta en dos bloques diferenciados, pero a su vez, estrechamente ligados. Por un lado se recrea en narrar el drama político e histórico vivido durante esos días en la capital de Irán, fragmentos en los que Affleck busca el influjo de los grandes maestros el cine político de los 70’s – Pakula, Pollack, Frankenheimer  – para darle a su película ese tono desatinado, grisáceo y granuloso, en un intento acertado para dotar de verosimilitud al relato y de expresar la asfixia y la tensión del momento. Decisión formal que vira 180 grados cuando la historia transcurre en suelo norteamericano, en concreto por tierras angelinas, con todo el proceso de preparación de la falsa película. En ese retrato del Hollywood de la época, el de The Town se vuelca en el humor y el sarcasmo y lo saca a la luz desde una óptica despreocupada con tonos luminosos, colores saturados, y fotografía limpia y clara, incluso cae en la primera tonadilla musical representativa de esa época. Un distanciamiento formal que sirve para expresar las realidades opuestas de ambos países, aplicables también a día de hoy, y cuya visión, podría incluso ser malinterpretada.

Algo que por otra parte resultaría difícil de creer conociendo la actitud crítica que, el aquí productor, George Clooney ha desplegado en sus mejores películas como director. Nombre que no es uno más entre los que aparecen en los créditos finales, ya que Affleck parece también mirar por el retrovisor su reciente Los Idus de marzo, o la opera prima Buenas noches, buena suerte. Pero lo que en Clooney es un contenido político de voluntad crítica revistiendo los pliegues de sus historias, en Afleck se queda en un simple trasfondo, o en pequeñas aportaciones normalmente suavizadas con humor, volcando su energía en la mera descripción de los hechos, ya que en la exploración de los personajes tampoco embellece la obra, resultando ésta habitualmente plana, incluso, cuando muestra esfuerzos para indagar más profundo, como ocurre con el caso del agente de la CIA interpretado por el propio Affleck, no consigue salir bien parado del asunto.

Sin desmerecer en términos absolutos su actuación, el ganador de un oscar por El Indomable Will Hunting acierta rodeándose de talentosos actores (John Goodman, Alan Arkin), con especial predilección por los rostros televisivos pujantes (Bryan Cranston, Clea Duvall, Zeljko Ivanec, Chris Messina), lo que demuestra ojo clínico de su parte, y con los que logra aumentar notablemente el peso artístico de la producción.

En ese empeño, descrito dos párrafos arriba, por empapar la película de tonos hollywoodienses, la cinta también se contagia de los peores tics de las producciones norteamericanas. Ocurre con los subrayados musicales, especialmente oíbles en su tramo final, o cuando se ofusca en cuadrar su película en los cauces del thriller y con ello busca la tensión dramática a través de recursos manidos y accesibles, muchos de ellos ligados al montaje: secuencias dilatadas, teléfonos que alargan el tono hasta el infinito, montajes en paralelo donde se suprime el valor natural del factor tiempo, y cierta sensación general de insertar tensión extra desmesurada con tal de no apaciguar el ritmo. Pero también ocurre con esa imperiosa necesidad de las producciones norteamericanas, muy propio de su propia sociedad, de encumbrar a sus personajes como héroes.

Pequeños tics complacientes con el público que no ensombrecen una película llevada con buen hacer e inteligencia, que cumple perfectamente en su función de explicarte unos hechos tan pocos conocidos, como asombros e interesantes, y que lo hace además adquiriendo ciertos apuntes acertados del subgénero del thriller político, y manteniendo, en todo momento, la atención del espectador. Notable película, sobrevolada en su país de origen, y que dista de los mejores exponentes en su género.

 7

Leave a Comment