Crítica

Arrugas – Ignacio Ferreras

posted by Marc Muñoz 28 enero, 2012 0 comments
Última estación

Arrugas la película

En un campo poco prolífico, como es el de la animación en el cine español (al menos en su faceta comercial), resulta encomiable la llegada de una película como Arrugas, que se distancia de lo anecdótico y del reclamo comercial para niños para situarse en ese difícil, pero gozoso terreno de la animación para adultos hecha con mimo y emoción.

Arrugas supone la adaptación en animación 2D del homónimo cómic de Paco Roca (Premio Nacional del comic) Dirigido por Ignacio Ferreras la película se ha visto impulsada recientemente, antes de su llegada a las carteleras, por la excelente acogida por parte de la crítica y la lluvia cálida en distinciones: nominada a los Goya como mejor película de animación y guión adaptado, y preseleccionada en los Oscars en la categoría de mejor filme de animación.

Roca y Ferreras se asocian para dibujar un tierno y cruel retrato sobre la vejez, en concreto, sobre la última estación de la vida a través de la mirada de Emilio, un ex-director de banco, que aquejado por el alzhéimer, es llevado por su hijo a una residencia de ancianos, donde con su mirada lúcida, pero debilitada, explorará las vicisitudes de este particular microcosmos. Allí, su mejor amigo, y compañero de habitación es Miguel, un argentino timador que conoce a la perfección los entresijos de la residencia.

En una reciente entrevista su director puntualizaba que haber rodado la película con actores reales la hubiera convertido en demasiada dura para los espectadores. Puede que esté en lo cierto, pero también, es verdad que el impacto y la autenticidad emocional que ha conseguido con estos personajes animados, muy pocos actores lo hubieran alcanzado.

Ferreras acierta con su enfoque formal porque en todo momento saber transmitir a través de las imágenes, los gestos, las miradas, los pensamientos y diálogos, el desgarrante periplo al que se enfrentan sus personajes. En esa mirada a la vejez, a la residencia de ancianos, y a la enfermedad del alzhéimer afloran muchos detalles y sutilezas que llevan a pensar que ese dibujo está elaborado partiendo de vivencias personales cercanas a las de sus creadores.

También da en el clavo, al envolver la película por tonos que transitan sin aviso entre la tristeza más desoladora y el humor más optimista. Salta de uno a otro, como la propia vida, equilibrando con ello el ritmo de la película y suavizando (o aumentando) el calado emocional que esos personajes y sus últimos suspiros ejercen sobre el espectador. A veces se deja llevar por páramos fantasiosos que agilizan el visionado sin alejarte del verdadero hueso argumental del filme.

Arrugas recoge retazos sinceros, auténticos, crueles y lúcidos de esta denostada edad que es la vejez, de los olvidos propios y del de sus familiares, y los construye con talento creando un puzzle para adultos conmovedor, cuyas piezas se mantienen enganchadas con fuerza y solvencia incluso abandonada la sala. Y es entonces cuando te das cuenta que con el paso del tiempo, el puzzle se va haciendo mayor en tu interior y las piezas encajan con mayor virtud y naturalidad, y así permanecerán hasta que el tema principal de la película las desencaje de nuevo. Arrugas debería ser recibida como una excelente celebración para el cine de animación para adultos, pero también para el cine español en general.

marco 75

Ver Arrugas en Filmin


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.