Crítica

Babyteeth – Shannon Murphy

posted by Marc Muñoz 1 junio, 2020 0 comments
Golden Age

Seleccionada entre los 10 directores a los que tener en cuenta en 2020 de la revista Variety, Shannon Murphy responde a la llamada de seguimiento con este rutilante debut en el largometraje cuyo recorrido arrancó en Venecia y que, posteriormente, ha sido acogido con honores en otros puertos como el Festival de Londres y el New Directors/New Films de Nueva York antes de que el coronavirus cortara en seco su periplo festivalero. Aquí, en España, la oportunidad de ver Babyteeth será en el próximo Festival de cinema de Barcelona, el primer certamen cinematográfico que se celebrará en suelo español en tiempos de Covid-19.

Murphy encuadra su obra en los raíles transitados del coming of age en clave de dramedy, a través de la tierna relación entre una adolescente con una enfermedad grave y un chico malo que trapichea con drogas pero que atesora un corazón noble. Sus padres se oponen inicialmente a la relación, pero terminan siendo comprensibles con el brote de amor y esperanza que supone para su hija, así que deciden acoger al problemático chaval en el seno familiar. Este sendero narrativo trillado en infinidad de películas adquiere una nueva luminosidad bajo el despampanante y fresco estilo que imprime la debutante directora australiana.

Una imprenta refrescante que asalta la retina del espectador desde la secuencia inicial que detona la trama y que sirve como presentación de esta singular pareja de orígenes sociales y personalidades tan opuestas (además de la diferencia de edad), pero entre las que nace un entrañable vínculo afectivo. A partir de ese accidentado encuentro en una estación de tren se suceden las balizas de esta directora con un talento a perseguir. Anotaciones estilísticas que dispone con estos títulos impresos en pantalla donde resume lo que acontecerá en la unidad de la secuencia, pasando por el exquisito uso de la música (temas de Sudan Archives y Tune-Yards, entre otros), o la forma en que filma los descubrimientos vitales de esta chica en una adolescencia en modo exprés.

Incluso utiliza la música para hacer una declaración de intenciones que sirve también como sutil nota de pie cinéfila. En concreto ocurre en la secuencia en que la chica entra en el coche de su madre y suena “Smetana Má Vlast Vltava (The Moldau River)” , tema que la cinefilia del nuevo siglo asocia inexorablemente a El árbol de la vida y a sus fastuosos planos en volandas. Pese a que ambas circundan las relaciones familiares (materno/paterno filiales) el guiño a la obra maestra de Terrence Malick adquiere una dimensionalidad sarcástica y disruptiva desde el momento que la magia diegética del tema del compositor checo Bedřich Smetana es interrumpida por el sonido molesto de la bocina del coche con el que juega la joven protagonista.

Aunque la singularidad y el valor más distinguible en el film es la habilidad de Murphy por vacilar, dentro de una misma secuencia, entre el drama y la comedia, de la carcajada a la activación de los lagrimales sin llevarlos a la acción final, Porque ahí radica otro de los méritos de la cinta, el saltear esos espacios dramáticos y cómicos alrededor del crecimiento hormonal sin caer en lugares comunes –  o cuando lo hace, sin recrearse -, ni en sentimentalismo y dramas exagerados. Muestra, a lo largo de toda la cinta, una sensibilidad muy acompasada y equilibrada, como demuestra con su hermosa conclusión – y el epílogo en la playa.

Babyteeth supone así el avistamiento de un talento a considerar; un pulso sensible y tierno que pone al servicio de este atípico y refrescante relato de amor adolescente y familias disfuncionales.

7


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.