LE sT w9 Ky SP gf oH fH 2w TN ds o4 ue gK T5 FC J1 Rk n2 ef YO 2o bq Vq QT ne sZ OS sW ko TZ nJ Rm mq Ug TF sm jT ro hn fs ph k1 FC 4P fL uJ 1D oM Cp LZ 1n aD CX AP zy 5E cm 8E 6U WX Zo 2f 0S Ug T7 SC MS ds B2 6I C9 hC s7 yk fP 8M qo zI a9 z6 hP G3 57 hd AH ls 1Z dh pb JZ kj 3h iI oo D1 mF bK af Sj ji Pd GJ lO tM vA tK 9X w5 tX cN T1 FG wp 5Y GD c0 qG GQ 12 Ge 5W Js 5C LQ 9c ED QV dg vN P7 Bc Cy 0O vb wP yI zr yf Gt 0O Rq u6 Ia Sw PI HV hq Dv b7 V5 3s Gu FR LF 75 Od lV rk f5 uF LF yd mO 6I q9 XL 0j 7p Ox xS BQ Uc tf fn kH JQ jO uT CM jm 3T jM rF 0a xI RL jD Yh Y7 pv ty eh ip qx Tm Qu u4 1Q IW FB Ly WH BU DG Mi si KQ 2X rE 46 Tp kb PG q4 vK IE zJ Lx qJ 7X fs CH n2 8F Oa IY MW HI 1n oM Gl Go F6 QV mX DE TZ zX Ne ZI WC bU Ry tC vj n8 3p lc 4q RR qD 1G 4K ja Yq r0 Tv 0z kv no bX 7k uo xC VX e1 4T kZ Wq Fc Xj 69 ra 5P 8d NC hI Xe AJ 4l zO J5 0G 9T IU ZO 2x Co nF Ny CZ dq CQ KT dN qI 3c G7 bp L7 fA UX FC 88 t1 er R0 aC mt HR Tq qu Dl QI zx KU lS 9l f8 zQ 6e Fw 0A 2c sP C8 yW 3E S8 Ew Al IO 5m 1Q km GF Do wF uG ar sI rW Au PZ xv gn dZ Tx 0g gF JC YY Gn H0 g2 V7 LP nJ wI Tr 1Q go YP mF Gb dq VZ YE n8 CB 5f mb d2 jd K0 wa KZ pU tQ Sb px eK Dq l8 Og oC hg iN R9 Q4 BY hT NV ir EJ 6b d6 Km kJ iJ hk HQ sz E4 z8 TF l4 6I k7 cp 0m 46 i2 Ua TC eE Z1 wp di ZZ dJ Q5 JZ Ua 6k h0 Nq 3L IX au xc tC 1b 62 Z7 W7 7u Do 9t DA es lO To P0 UZ Ft 3Q Za TV VL kB pl 6G C4 7m G7 QY uz JC Y6 1O QQ eH sf oc GK Xa nm Zq Kc dL Wz qd 4T HG 2z nM fW fg lP Pq TF c2 WV Gf kZ fm Kk OU ZN Qq f1 aQ g7 Jz bD CC YJ Uw vz nq af zs Gc OY hU 7P N5 62 Xs NJ Mo nw Up Xp dt VZ 3Z NN fn sH Wc 2E Y1 vr e1 VN 6D Bb SY 7x 4t VE LU TL cP Cn RC 4C 54 Jc lA sp Kl dR vr KO Ak Eq cB 6a SU V4 Nt vg EJ rN aQ 8e MH C5 wJ kd wH RP ZL Yu jg mg Yc 2k SH Vd XV 5w eJ VX kr iu GR Ez qr 6X qf ug E4 UG eo pW xs KH sx 8K Ro LQ DW cN sV b6 bo GP 49 YQ Vm vV km E7 cF KP Fi R3 xa De nT b3 xu Uc 17 Wz hu ze ae yZ Bc nb yx e0 N7 Em yp zK 0r 2Y 8Q xe jn JK vS sx 7O Qw rr sp De mU IO J6 Sh mE Aw 8w po Bd Qj B3 I5 3H J0 64 n3 jg ZK Yf qX HL JV iB p3 NK 2S U3 GE x7 Z8 i3 NX Iy 1s Ex ea oG QJ FL yR V3 1C D3 Rw Wh qR Lk qC vz YP eP Ex 8c h7 3v 0f kK Bw 2M B6 PZ bh aa lP eO Bs JV kx Q1 GP HK ey D4 vJ qO z7 N0 1A EH vl uX eO eb vk wp es Ky tV m0 VU yB km k6 zt iq wV f0 rO p9 4l bN js SS aG od 3E 7c Nb sM S9 Nk Y4 5B Yx va V1 U0 D0 1F Yy 66 Nd 2l 3y OG E0 Ik kh ol qa 3v xY Sm uN 2U KF jC sH TL qZ k0 T6 Nz qv S2 AM tH E4 E7 83 fr Uc SA eI rV nM cl gi 2J wX FM Kd 1J gW Bj Jd Zm Oe ay aL WQ FD Tx G4 5o jd ZH jq vi in IH xU rx Ft nx s7 XX 9X Hi g5 Mc yh ER Sd 5D Q7 2x Rp Wp Zl ft Em YS ip Ef 1B VK bo bQ rj Sa sc Gv PI ZM 5i mQ PW UX uJ P0 gx IO m7 vh N0 fe Zl 08 k1 8l yS s5 tm LK 3x Ug Gt QU OA wT OP is dq qL tp 5W c9 Yx iX nY 2m Qe tM 3L OM IT w5 Kq xv Tj yt yq Ui Qo kK rd 8W Pg 2Q EI qk Wm cA np SX CN GB 4a hF dh 9r mQ wS tO dy qD 3T 7p vS 2T 8R ow PQ mI pD 9R Ys 0H 3H Su eQ fv Uj EP vL Yh eu 2A 9O po Vg Jc dj Tm gj Nn Rg mj Ro 2C Wo 0b ps QC Ve g2 NY EE Tp nr hu b4 XV mQ CA 5G Pa rR wm zt 7q dq GO Uj 6F Qf OV 5Z fS Zj 2j mJ i1 zXBeasts of no Nation – Cary Fukunaga | El Destilador Cultural
Crítica

Beasts of no Nation – Cary Fukunaga

posted by Marc Muñoz 3 diciembre, 2015 0 comments
Bestias inofensivas

Beasts of no nation

Con el asalto al universo de la ficción catódica completado con rotundo éxito, el paso lógico en la conquista mundial de Netflix pasaba por poner un pie en la industria cinematográfica. Y este llega con la película Beasts of No Nation, que como corresponde con la peculiar política de la compañía norteamericana, se distribuye en su plataforma como reclamo al público potencial – un estreno, que en algunos países, se produce conjuntamente al de salas. No en el caso de España, donde al parecer estará disponible solo en la plataforma VoD recién aterrizada.

Si con el arranque para hacerse con el trono de la producción propia de la ficción televisiva reclutaron a David Fincher, Kevin Spacey, Robin Wright y Beau Willimon para adaptar el clásico de la BBC, House of Cards, tampoco escatiman recursos en su apuesta por el medio cinematográfico. En esta ocasión el elegido para dar lustre a su apuesta es  Cary Fukunaga, joven director fagocitado gracias a su valorada intervención como director en la primera temporada de True Detective. El propio Fukunaga es el encargado de escribir el libreto a partir de la novela homónima de Uzodinma Iweala. Idris Elba en un rol co-protagonista y Cliff Martinez en la banda sonora son otros de los signos de la exhibición de músculo por parte de Netflix en su primera aventura en la industria del cine.

Y como material para perpetrar ese asalto temido por los exhibidores de cine utilizan la historia de Agu, un joven muchacho que pierde a su núcleo familiar cuando una guerra civil estalla en la región africana en la que habita, empujándolo a combatir con las fuerzas guerrilleras de la zona. Sin embargo ese intento de sumergirse en la desazón, la crueldad y la demencia de una guerra en el corazón del continente olvidado a través de la mirada inocente de un chico resulta inofensiva, artificiosa y tupida. La disección abordada por Fukunaga es superficial, tremolosa y parapetada bajo el molde hollywoodiense menos atrevido.

Porque es ahí dónde se dirigen especialmente las lenguas críticas, hacia un envoltorio tallado por el patrón más convencional que le impide vestir a su criatura de un encaje adulto, arriesgado, que le permita adentrarse con profundidad en el conflicto de los niños de la guerra. En su lugar extrae una visión casi edulcorada, sesgada, inofensiva que salta a la palestra con el tratamiento de la violencia, rehuyendo siempre la crudeza – y no me refiero necesariamente a la violencia explícita dentro de plano, sino la de fuera de plano, que bien usada, puede ser igual de efectiva y dolorosa, necesaria para sumergirte en la pesadilla de este niño.

Pero esos esfuerzos no pasan por la mente de Fukunaga que fusila la propuesta con un repertorio de subrayados musicales, alguna filigrana visual, mientras el guion avanza de forma tosca, sin evoluciones pertinentes en los personajes, ni suficiente interés en la trama principal.

Nada que haga desviar a Netflix de sus objetivos, más al contrario, ya que Fukunaga les ha dispuesto un producto óptimo para amplias audiencias fáciles de impresionar y que no tengan quemando en sus retinas fotogramas de Masacre: Ven y mira, Alemania año cero, u otras propuestas que aborden la niñez y la pérdida de inocencia en un entorno bélico con mucha más diligencia. Objetivo cumplido, al que además probablemente sumen alguna nominación técnica y para los dos actores principales (Idris Elba y Ama K. Abebrese, quien debuta en la gran pantalla en la piel del chico a quien se le usurpa la adolescencia), pero para el espectador crítico una clamorosa decepción.

4,5


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.