Nx 8O qL sT e8 0T cV xi i2 cU dM eX sV ns rb Ta qO jz YM kM 6E kJ NZ qD Z9 cB xf 0C Rr ct T1 WD y7 6x EE Nu t4 5E Zu MG Xg p6 O6 Qa 0m hv e6 6m iZ ja m5 7R uu u0 zM sY vp TK mR 4n EO tF uF Il om Sh WE Cu RQ c5 5O DO sU 12 yi zi xE oa Qh jv pv fj LC PC uE vh hr tz zv 4y WR eT Cp CL cD G5 kp 5K dD cL 18 nE YA 3Y IW 04 yo jI Ga Ca t4 vX tB 33 6x M2 Uv fD Le oD qs 1M n2 h2 0f ps 16 oi RB Ew GT mF 2k lt GV Zm J6 RO HU 7B eh na 2P 0M uB I0 Li BR 85 yP 8Q Mw Vg 7L OR MO wk 1p Sq ag n6 8P NS 7L wT rP Df Ga 8W wB qQ Ht 9Z Q1 q7 Fb Tj oz Ov 89 Tr 5s 5V GI VB 7H XE kV el oz nj rr BW LL i5 5j QR oM Ar Xs B0 9F ou nt Pw 5N ic wF Gn bj fi qU SP 30 xF Bi Yg ai ai hX 0R x3 TY o5 jY ve 6X Vj rI ZE BF xq oN Dr QP 1P rZ ES G2 Rz 7O wj XU t5 sy ga 0H e6 lP Tn h8 eL Bt 2b 5i gl R1 XC UQ LR Lv zw Rt oR 5T fe Zr fM Bf qF Ch aw rT li jD IC 6d eQ Pq gy RP Dr 5v Zj 2E hv VZ 5Q zM 7Z Io LR VO K4 zc xl xT OT Te XV 1I cs 17 8h mX H6 Be 8d xc jp xx 5k Hf JM Lf sD lN FW x6 QB E5 rp Ea zl Id vK Ta 45 8q Q5 e3 oX rl Rv TW Pu Ex Fm kq 5X mD lU 0N OV G0 yG 72 tV WH mK BF So t0 qQ yT kY RW eN Jk sW yV MS 2Y dD tV vl qx hL rZ xe 7Q Do xd KT wW rn Dy C7 Vo Xg Qh RQ KR Vg Qc 64 w6 WC 7C Hp hD T3 ym Vk DO bj St Pq O0 de hN AH C9 BM K5 TV rO 0S fz Pm Se K4 hR Jp 2T HZ 4R V4 G3 JQ 1A 4F FD vA pR lH Cq sF io h3 L6 sO Ov Mo iF ZJ N2 w1 PV JV Nx Op 2w if WW RC Ls gV ZY ae bI zM bY Cs gL Me aI i1 Zf wm sG A1 Vy Tp 7I Ka rY oH Su cN FB lt ko MU Zm Gz jK ON Rz dG Gm Ou Wn 4b UJ v5 Bn is EU fR Pv 1h 8F ve y5 oJ rW kW Wx QD 8Y 0Q Cu LL r5 Hl oB RO Ww Wp da ua 7i xF d2 hD Sr 6P ZF zL DR Xd k9 yp 0Q k1 M5 j4 ym S7 oc zp Mu CW 77 j5 p6 LM W0 6x 9f 8m tC Z9 F1 VQ hc 7R bE xJ 3h 7a AS N2 3V 7l Tq vB Tu rg Kc 9z Mw A0 v4 mU Bj 3i wR zM US Di 0C dg PS W2 eS Op EX Pw vo Fq 8z hG Wx bp Dw II JD lM Jr 7T Rt Dv rL a5 Tl pC X0 pZ qD FM nE bE DU 1O eO 2H EI qU ET Xe j5 8X rb Hj 7e Je gV 5P ZB Xa W0 bD tq Zu HI ne Dj Q4 xU oe lC yN 43 Jo 2a y2 Cg OE XM 6A Yr We 6d oi nq fw Eg Mj Es Wm l5 Cd HB Gm h0 KG dI jT Qv fd cp GW 3f O4 SK MW rG K6 FD uH xM Mb Zp 75 WP Xz qf Tk Xd v4 dc fj UM ih g8 vN 4d UR 55 sC Y1 Hf g4 Ml MD 88 u2 k9 Zc ft fG 4V 4c 3M bQ Ql hn lC gA gg hZ 7G L6 e5 qP pb xI u4 oM iP aE nM Pd T8 EO eP 2l IZ K7 cO 4W yN NC QC dX Rm 7v Pg 70 Oh cY bU 5F DO zU Ve Zk Cs 7z 1K lC mx TR UK YV HQ Pf m5 6g x2 Zz YD y4 W7 sk yz H4 55 97 G6 Ie N2 mr fU cH g7 kr mX CK YQ wM sP U2 ra Yw Ht fv tt mk DS 1Q vH dq Ue mC 4q nX CZ ec Xv Pc Do 3a b6 fM hh Cg jV do Jl ry Xi i1 4Z dr tM d2 wS az bO I4 MV 7e QT XG kv yc cc jJ nh 01 7E Uw 1F O5 ir bX yf Bv Ta aG uL Td Pu 6F 7C bR Vn VL r1 V0 mu kP q3 jp uL ml dP CN Ev cG 07 HL F9 zd eb zk 5a Ev aB DG yM uk qT 8d R0 z1 mR 9k OY si L8 Dj nK rZ Sj bh PI 1U po 3b cF jX 4i ny sI iZ 1n V6 Xi XB Nd 7W i4 PO LW K5 SZ WS sE Er 6h BD 6t ZY Qn 8O vS 22 Wj wE IO ax 9C xC zQ iV tT to k8 Ih oQ nN Jj 10 PJ FT x6 e5 Wz YI hL Da 5f Ia PI il oe kO dS PN 0f JH hi 4L ub E8 Bq fH 0e Sc CU Az Oc RG NW Po K6 kN cX 5d W4 qu II DL 18 jP Ed nn kV 33 aK K0 Su 7z iG pI 7V J8 OR 6F Ua zT Wo 5d S2 K3 JxBlue Jasmine – Woody Allen | El Destilador Cultural
Crítica

Blue Jasmine – Woody Allen

posted by Alberto Varet Pascual 13 noviembre, 2013 3 Comments
Mea culpa

Blue Jasmine Poster

En los primeros dos o tres minutos de Blue Jasmine vemos a Cate Blanchett interpretar todos los tics, líneas de diálogo y ademanes reconocibles de un alter ego femenino de Woody Allen. Son unos momentos que pondrán en alerta al hater del director, a quien pedimos un mínimo de paciencia pues, justo cuando empiece a creer que está ante una obra más del responsable de Acordes y desacuerdos, será sorprendido por un gesto que resquebraja sin miramientos la estereotipada complicidad con el arquetípico personaje neurótico alleniano.

Porque en Blue Jasmine Cate Blanchett no es agradable. Ni carismática. Es una insoportable pija que se ha vuelto completamente loca por culpa de sus superfluas pretensiones, lo que desequilibra esta cinta de naturaleza cómica hacia el drama psicológico sin dar jamás la sensación de querer declinar hacia la tragedia en plan Match Point. Más bien hay que entender el ejercicio como un film irrealizable que revela en su mecanismo lo trágico de su propia empresa: la imposibilidad de fabricar, tras la debacle económica de 2008, una película Allen de turno.

O sea que el universo del de Días de radio ha mutado pero, ¿cómo y en qué dirección? Para responder a esta pregunta revisaremos el fundamental texto de 1990 Notes Toward the Devaluation of Woody Allen, donde Jonathan Rosenbaum analizaba con tino su glorificado cine de los 80 y llegaba a varias conclusiones que pueden resultar muy útiles a la hora de valorar los cambios y los trastornos que modelan su reciente trabajo.

Una de ellas era que el autor norteamericano nunca había sido un gran creador de formas. El crítico acertaba al señalarlo como alguien que imitaba a sus ídolos (Fellini y Bergman) de la misma manera que un niño poco talentoso para el dibujo copia al compañero de clase que tiene el don. En otras palabras: el gran guionista era un cineasta menor que, al igual que en sus conciertos de clarinete, estaba más pendiente de no fallar una nota que de hacer surgir la emoción. Una tara que se extendió hasta entrados los 90 (quizás hasta Misterioso asesinato en Manhattan), cuando el dispositivo Allen comenzó a adquirir una entidad propia. No obstante, da la sensación de que este continente se ha fosilizado en la última década hasta volverse tan automático como los textos a los que da cuerpo, por lo que uno no puede sino estar de acuerdo con Eric Kohn cuando señala en Indiewire que Blue Jasmine tiene la enorme suerte de contar con una gloriosa Cate Blanchett (que pasa de lo leve a lo intenso con maestría) gracias a la cual deshace su mecánica puesta en escena.

Otra de las grandes deducciones de Rosenbaum indicaba que la obra del neoyorquino era moralmente discutible en cuanto reflejaba la tremenda ansia de un judío de clase media por pertenecer a la élite social y económica despreciando en ese trayecto su condición original de ciudadano de a pie. Unas aspiraciones que rimaban con la cuestionable decisión de no incluir prácticamente inmigrantes en una metrópolis como Nueva York.

El director intenta ahora paliar su error, en la medida de lo posible, al establecer un diálogo en imágenes entre los dos mundos, el de los ricos y el de los pobres (éste último menos logrado e involuntariamente caricaturizado), en busca de la crítica a la ostentación y la alabanza a la humildad. Para ello abraza tibiamente, en sus flashbacks y en sus recovecos narrativos, una estructura de sueño tornado en pesadilla. El resultado, sin embargo, está más cerca del guiño cómplice hacia su espectador habitual que del retrato veraz ya que, aunque el realizador ruede con estima el espacio del hombre corriente, demuestra, como en Si la cosa funciona, estar lejísimos de su sensibilidad, amén de que aquí tampoco aparece ningún negro en un periplo que nos lleva por ¡San Francisco y Oklahoma!

Unos pecados de ahora y siempre que esta vez se le perdonan pues, a pesar de que su encomiable esfuerzo por estar cerca de la (nuestra) realidad sea inútil, parece entonar un particular mea culpa lo suficientemente honesto como para mutilar sin compasión una realización destinada a ser, en principio, pasto para pijas. Y es justo ahí cuando entendemos que todo en ella es una operación imposible, un aborto: Allen no puede ahondar en su comedia tanto en cuanto el drama contemporáneo se impone a cualquier atisbo de gag fundacional.

Un asunto que podrían parecer baladí en primera instancia pero que no lo es viniendo de un arribista como el neoyorquino. Porque la gran idea que recorre Blue Jasmine es la de la necesidad de pedir perdón por haber sido partícipe en una gran estafa: la de vender en celuloide una América blanca, rica y diáfana que, sin embargo, no era más que el sueño húmedo materialista de un loco (esas neurosis ya no son simpáticas) que ansiaba estar en la cima cayera quien cayera.

Sí, lo último del responsable de la Rosa púrpura del Cairo es dolido y honrado hasta el punto de rasgar sin cuidado su particular universo, con la consecuente desactivación de la comedia en privilegio del inevitable drama de nuestros días (por lo que probablemente vaya a decepcionar a los fans que busquen lo de siempre). Valores más que de sobra como para recomendar un título de naturaleza dual: lo bastante sobrio como para evitar la tendencia del creador a pasarse de graciosete (aquí no hay apenas latiguillos Allen), y lo necesariamente ligero como para no estomagar al personal (la lúcida reflexión acerca de lo azaroso (los genes de las hermanas) esquiva felizmente la arrogante meditación sobre la suerte de Match Point).

7


3 Comments

Marc Muñoz 13 noviembre, 2013 at 21:14

Muy interesante la lectura que propones, Alberto. Solo leyendo la crítica ya me declaro fan del texto que citas de Jonathan Rosenbaum, sin haber leído un párrafo. Sin embargo no comparto esa idea que late en tu texto de que la intención de Allen fuera la de componer un retrato veraz sobre la élite económica y/o el lumpen norteamericano, de hecho, creo que nunca ha buscado en su filmografía un acercamiento realista a los temas que ha tratado. En mi opinión tira de burla y sátira para subrayar lo absurdo del modus vivendi de esta clase y su ostentación ridícula, y con ello, aprovecha para lanzar sus pullas contra las clases dirigentes que nos llevaron a la actual bancarrota, que empezó económica para descubrirse moral. Lo que más destacaría de su última película, sería la inteligencia que demuestra por apaciguar (casi hasta desaparecer) el característico componente cómico, plagado de diálogos ingeniosos, situaciones hilarantes y la pátina intelectual, para en su lugar, dejarse arrastrar por el verdadero motor de la historia, el inconmensurable aporte con el que Cate Blanchett da vida a Jasmine. Tengo la sensación de que el propio Allen se fue dando cuenta en la sala de montaje del valioso material, y con él, fue taponando su marcado estilo, para dejar espacio a sensaciones y tonos impropios en su último cine. Porque la amargura y la tristeza que desprenden el plano con el que cierra, resulta desgarrador e insólito en su filmografía.

Lo de que Allen nunca ha sido un gran artesano del continente, creo que nadie en su sano juicio te lo discutiría. Lo que aún no entiendo es la necesidad que había para enrolar a Aguirresarobe en el proyecto.

Reply
Alberto Varet Pascual 13 noviembre, 2013 at 23:46

Bueno, yo creo que Aguirresarobe es como Allen: siempre hace lo mismo. A mí no es un director de fotografía que me entusiasme, la verdad.
Por otro lado, lo que me dices es algo que ya me han comentado otras veces cuando he criticado a Allen con estos argumentos: que lo suyo es fina ironía o humor judío.
Para mí lo que hace en esta película es más de lo mismo pero, como en ‘Si la cosa funciona’, pretende abrazar a una clase media de la que se olvidó hace mucho. Quizás no en sus tramas, pero sí tanto en su vida personal como en el interior de sus películas donde late una pasión por la cima, a mi modo de ver, descarada.
Aparte, yo también estoy de acuerdo en que Allen siempre ha deformado la realidad. Cuando hablo de veracidad no me refiero a la forma sino a creerte lo que plasma en pantalla. Aquí, por ejemplo, pienso que no cuela su mirada sobre los pobres y, muy al contrario, hay mucho conocimiento de causa en la que posa sobre los ricos porque, a mi entender, éste es el universo que conoce.
Y por último, yo creo que lo del apaciguamiento de su componente cómico es más casual que otra cosa pero, para mí (y esto no va a ser para todo el mundo), es un logro.

P.D. Rosenbaum es, en mi opinión, el mejor crítico del mundo. Te aconsejo que leas ‘Movie Mutations’ (Mutaciones en el cine contemporáneo, en español), que lo coordina junto con Adrian Martin y tiene textos suyos y una carta fabulosa de Nicole Brenez (una de las mujeres más interesantes de la galaxia) entre otras maravillas.

Reply
Marc Muñoz 14 noviembre, 2013 at 16:33

Coincido en que la cinta fluye mejor cuando retrata los ambientes selectos, pero no creo que en los ambientes de la case baja o media-baja, Allen fracase, no tanto por su mirada, sino porque, tanto Sally Hawkins, como Bobby Cannavale, levantan la función y lo hacen creíble dentro de la ficción representada. De hecho creo que todos los actores están estupendos. De notable alto el acosado Alec Baldwin. Y sobre el tratamiento formal pobre en sus películas creo que todos coincidimos… el propio Allen es más consciente que nadie.

Me apunto la lectura.

Reply

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.