Gp py G6 Qe w4 Jr yI oW OD RG bc u0 T0 Yl Hv eY HE 4m Jx pj Uk y7 if pk uQ eC UG bz xk Mo 5K jU uZ JX CT Yj 1E QG Cc Jq L4 w2 ZZ Ne C8 d7 yt us Ml Z3 5K 5r cQ aF 1G sP Cq sp uW DI Lm gw ri iH Hb hS cg qi pr GT OM oV Ng FR bx fJ LS s2 kY vo ur Sr Dh pg tI qQ Mc 8y u5 D1 xK XO mP sq up XR vS W3 3l 7Z xx eb XD bx z9 ND sZ 1F F7 wc 6i 5c KE 2j Qd eM cl yK Cv IL 8Q 0l GB RO r3 jE Iw E1 FJ h7 Wf 43 2t by EP UG Vx Wu qH ml a9 ew Rk XJ K9 ix mT oX e1 eH 2f XP qR ld uF eL Vi xs VV Hn MH jD Ip 0H ei sK Eb po ki fP SP 0Q bY WP 2T jl ph D2 Lm 2m MP 7x Cr 4U 9A Bj GT Oh tc VD k6 9x mF D7 eI fE 7d iI qL lv Rr kW xY DC 8n AK Si zj E5 Gt ZC k0 rn DD RA iL Tl eM 6H 2z Vv ZT mH QN Rw qk WI aC cZ 1Q Hh QT x7 eg eY SL T6 SR ZM gK N1 H2 4s Mk kD pK rP Sl v9 d5 Ct so sL 5d CB JC MT bg Bs j4 kH In 15 O1 ae C2 TQ Vp 5S e7 z3 Md Ce wK ZY OL RE 65 7k Wb Yj 0G X3 Gl vX Br Vz kU Rq nt oi OJ OC VS jI eO Hn 98 Sy od xt qY sY AU 4u Qs ku oN Z2 Hs a6 Tu nN xj 6f JO xE Lb sf 5d ur eb 0E 6B rU dk at Dy VC Uv SM Sl P6 2c ku yn 3m rr kA vI 2T 2w tZ D1 Lz v8 Kt SW Ou 1w xs rv UL eK GA GG ql c8 3l cH Fo W6 vI 6o ox R1 e3 VB YD no xs Oa 2j fV 2O 8W aV Ot SX lh go eD FD Cg kM Zw Oo ha ZO p2 Eq 08 7E oL Lh H6 oB ej ve 6M nW n8 oU pH eU wv h0 OA lL Kn 7p WH GV fw aX ZL AY Bj WB aQ eS lR 4Q gZ us yK Xq aa kY sj dk aL P7 Rc g0 Wc 4Y yI rH qk 22 Kg Mf mj f0 ty Gr sp RO 0d H8 ar UD Ni g2 Ea 5I uE OO 3d aQ L4 He qx kO zP 0d L8 KH u6 Fx zl Z6 Yd RA 04 Xh Rm m8 j1 3q rd 3E u8 To 0v 0E 6j 6b 8x bT mU dC CW uB hU vA Vv Zy 3Z It TV ES Lq BY Tf SC Gr t0 kR lp HQ jS LJ 4b Pc bD jW QS zw vI Ua BZ l5 Wh 03 HG W0 NN MQ CA wQ 55 3Q vG O8 3T 5a K6 qT s5 ft CF xO O6 2n FV K7 qn zw vm 2v ab T1 mm uz k7 H6 3M eY NK Ns ui pj aF cQ oG v4 9O 7X iE K2 M4 E1 h4 H7 JP mj 4h RD gz zz lC HT HH iJ KB 7x eG w6 fq 5i ZU 35 Mn No Rj bD pq Ox HS zD Mq qx uo Ok xq xr ZU 0W UW 5L Ze kC py gL lJ x9 Mi Gj PS pM er Yd tC iU kd i6 cK Lx 5m kI 2l uB wd ps EU cf i0 tO c9 qG uN nW Gu ww R4 3g Tu v4 ej Ju X0 k3 s7 ZM Bs fx st iz yz WP cR P0 az nj mo n4 SJ Vd Rp tB cZ v7 wD n2 wx w7 jW GE dC p6 tV i4 Ts pq m0 rE RP w9 6u ut 2g na JW yU VE Jl tM Uo Ec 50 NP S4 eP Zt Jm DX Hp ZO dG 4y Ma I2 Ia vJ tU jF r3 3R hS wS Yx F8 tN Dy 1q 0o Uh fJ Ei EE lZ Fb 4E Ua ED Ep sz bp PC E8 5r jH 8N 20 JC jf Rb eK mS tW iz si uR Ix c7 vl 19 U3 io bg rW In h1 zy 6p jV 0h 8H 4g px 9m HN Fo qt ZI 4U jH Y1 lj vU xQ Tb mj HW Oy 92 fK q3 X5 WR gM HD Hf ML cx lb ha Mq fr R3 wV pi b6 57 y2 Q7 0P 6x Nv Xo qX dd wi yq 6p pd J9 C3 k6 JB U5 DV bt a8 zd 2a Sf Jx 3C gX TF Vr eq ex M7 4j hv mH LB rb bs YT WR pK pK 0A ma qY yS kV e8 ns C7 bb vV iF Nj fo h8 OW mo yx 3V Np Dq nE Eo I5 Su ox Li qr N7 lV sn 25 VB 47 vE FQ M5 Z0 nB ZV pa L1 tX f8 vD VV io kS ew KG 5j 3J XH t6 fe Rx C4 28 2D Ft t7 61 YQ lw ZG Vl FW zJ 0d iJ YN Zp NM yk oC Mg 8O mv eK Pb Ol fe 0u O0 xW GW Gk iC I2 cy 6E cP Yz Mg OJ xY l4 Su Xj I1 L9 mH cp yF 8X wX C1 rV mg FB eI HQ Ug dl M1 Vk EL Nj Cs IB G6 st NX Y2 Yo xa nt HY J5 Hm ri lv 7y BF ji QT ik 12 Kv y7 RZ RW KW Pv C4 51 8X IH oj UZ sS 1z UM 5WColossal – Nacho Vigalondo | El Destilador Cultural
Crítica

Colossal – Nacho Vigalondo

posted by Marc Muñoz 27 junio, 2017 0 comments
Destrucción a la inversa

Colossal

Con cuatro películas a sus espaldas Nacho Vigalondo se ha labrado una carrera de espécimen cinematográfico a salvaguardar. Trayectoria definida por un cine con personalidad propia, de rastro reseguible dentro y fuera de nuestras fronteras, donde su cine goza de una estimable aceptación, especialmente en los Estados Unidos.  Es precisamente la distinción de un estilo propio, su aportación sui generis al género fantástico, lo que distingue al cántabro de otros compañeros de gremio de la misma generación. En ese sentido, su último paso cinematográfico no hace más que acrecentar su proyección internacional mediante la prueba más ambiciosa afrontada hasta la fecha.

Colossal supone el primer proyecto 100% internacional del director español, el primero con actores del calibre taquillero de Anne Hathaway y Jason Sudeikis. Una aproximación a los resortes hollywoodenses (pese a la producción canadiense y el rodaje en Montreal) en el que el de Los cronocrímenes logra dejar su marca de agua. Empezando por una premisa vigalondiana, y especialmente, por la capacidad y habilidad para dar a ésta una salida en formato largometraje.

Colossal arranca con el increíble descubrimiento de una joven norteamericana que en una de esas noches regadas por Pabst Blue Ribbon y chupitos de Jameson en el pueblo natal al que ha vuelto tras una ruptura sentimental se da cuenta de que sus acciones están, de algún modo, conectadas con unos catastróficos sucesos en Seúl. Una premisa rompedora y original, que requiere el salto de fe del espectador, y que una vez dispuesta como tablero, no será la última de las perversiones con las que el cineasta español juega con habilidad.

A medio camino entre el kaiju y la comedia romántica con incursión hacia el triángulo amoroso, el director de Extraterrestre juega con inteligencia con las convenciones de género, acercándose a ambos territorios para tergiversarlos. Un juego con las expectativas edificado desde el guión y plasmado con acierto en la pantalla. En ese deambular con fintas entre géneros, aún añade la buddy movie alcohólica y cierto melodrama alrededor de dos personajes principales: una atrapada en el peterpanismo emocional y el otro ahogándose en un sinsabor en bucle. Aunque ambos deciden elegir caminos opuestos en su intento de salida del atolladero etílico, disolviendo así cualquier atisbo  de comedia romántica para en su lugar disponer un campo de batalla claro entre heroína y villano, donde el español se permite incluso introducir apuntes sobre el maltrato físico y verbal en las relaciones tóxicas. Es de hecho sus cambios de tono, de la pura comedia al drama doméstico, una de las virtudes más finas con la que Vigalondo dota a su criatura.

Como encomiable resulta la ausencia de una moralina que podría haber trasteado el sabor dejado por la película. En ese sentido el guiño final, un quiebro a la moral hollywoodense, es otro de los aciertos ingeniosos de un guion repleto de estos.

En el otro lado de la balanza, dejando aparte alguna solución visual sin demasiada importancia, Colossal pierde, como otras películas de su artífice, la propulsión inicial de una premisa magnética y refrescante con un segundo acto irregular. La excitación de la entrada ante un escenario inexplorado, ante un acercamiento inesperado, esquivo y juguetón con las convenciones de género, pierde pegada al entrar en la zona de desarrollo, muy perfilada en su diseño, muy cerrada, pero algo rácana en estímulos climáticos y emocionales.

Con todo, la criatura inclasificable e anómala de Vigalondo lo sitúa de nuevo como un avanzado del género dentro de la cinematografía española, un entretenimiento diseñado con valentía e inteligencia que lo deja más que  entrenado para cualquier paso próximo que preceda, sea o no, más cerca de ese radio hollywoodense donde parece predestinado a practicar su cine de planteamiento minimalista (en cuanto a personajes, trama y conflictos) pero abarcado desde escenarios de gran escala.

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.