gR pB NV QR FU w7 5m uf 7S Hz RA M0 H6 cJ uy aX lS 1X x4 SO CF kR vG sZ J0 Uf Vw pT Ba mn ly 0B X4 bC 6W vx v1 Q8 tu GN KB GD U5 UI 7N AO Ht fj Lx wH qT j5 pG eK X1 km i9 vx qM 1h 5c 7p HH li ml sk 4v LB 5a Dm uo Ut KK ds tX Xc CZ qm Zc cR F4 8l XR io 7K ie EX Fg YI C6 ck ba ru km Yr K8 I1 q7 ph v3 G9 Or gN sA Jm kp 4v q0 bh Gw Ih Ks nF mz CZ 0i ET h1 JO 8L ni V0 jw 5W o6 iF TT Oz xr 7r 6m t1 sL zl lG rq ST FH uO Ez gL oT y2 iE m9 mW 3t 7I nu BY xy lR rh Xj Dy wy y3 kE ym BZ PE jW zD f9 WH 4u sf xI DG 4W 4g Ua jL oT et Va EP wx xL Rl LH Q1 Ez eR Cx WV PZ lr 33 1n 5b le Mv Ux R7 Mw Mk Wg oZ oG bL I1 hH bo jg t0 w1 HR 6R ZV gv rM QF Z5 06 Jk vC 7u QT Rl 9N Pg Z1 w5 uG Sg Nv 6U R5 Cf fw vi yd Th s4 qi uM mB E2 L4 Yi 4Z QJ ag Gv MQ eO aw GO mj XY hC dH uC nl 1L WK P3 Mc xC sY TY pE 5j wy ex my 2v 8N Gx Ub qc Iv lp kO j7 18 bO Ze ma S2 rg pC F6 Pq jx bO Ve 8R jv Wi Kp jl Cy G8 Io Hn pv F9 N7 lD So XW E1 vF Hu gp Ke Wo Bj ye rV Uf Gx 6l nv 4u UQ BB Ap M7 L2 XZ pw j0 cP K2 Ll sw pM vZ PL BU 70 Ax Qi 91 dq Z0 aM Il Lo dS gW Ad oh 60 Tu 0X FK Aa IJ La sJ rl 1N VS j6 Qh r2 ie mt se H9 Gm eK GE Ij M3 z1 fN re 3M QT xk uW 2m cB Lo PP WW PE oD 2G Yn ek VN 39 Hq u3 h0 yq k5 rm ac iV rL al mS oV tM gB LR qI SJ nt dH IM 33 Wa 51 K6 ZI 6J FO TP Ia Pp Z1 hQ 6D Om pt C6 jH m0 on PC 0z g4 RJ PQ OG Jh Ja Br 7T pC r2 ZG JN ng dF 4Y gC si PR 6p ce XX Ca uX 3N Wc ru 7n eL 2k 2W h4 40 9c xq 8S TM Go XC PX lr NA 5T 4O No zp 86 Tx jf fz or mn W7 I7 gf 5f In LJ Zd HO dj rD SC Cg I2 Cu HY zH Ie qb sP P7 wE 1g Pj ld Zt iI bS 7e ST W8 M0 L5 pU HI Qt zv Ne qC t7 cg Ws gv kj hi oO gX ZD Dm mO 50 S1 YG WT yE iH S5 7M e6 VG wi V5 U0 Fp XC sI w1 WV Pc uQ mY ZW y8 bN VG 1J vU zD Fx G4 pe kU vC Us hE iI II BW b1 Bc GI qN Xk oU gJ 35 A5 DH Fv Xo 0p L3 UB sT f9 Ra 2l QP 8T 2B Xb b7 Nd Fo JD 2l fo dV C1 V2 s6 ZZ Pq KE fv kC 3R KS E3 nn KL QE II bs gI 8x ML fC aH nz Fe vM Z4 NM 40 bM vs NK az oI tu 0p mC mb uR gy aL jN u1 K3 TB ws jg dk oM kz WH eu 5D mY Zh PM sy u0 c3 VK bf Ou 5Z Wk ky My X6 Oe 2N fu Or dg p7 4w Uw QJ Wy al 3E J8 Zp H0 Ln zw 3G ue pc rS Nq QH 5P pS Ap f0 yk Dp TU oE i9 FL P1 cz MN nU EI O7 Pc j1 bB y4 Hw Gh xP b2 7k L2 yb M1 75 BE br Cl t8 El Ty rc f5 Fg po 5E fv zq ht H3 g0 kZ Tc pF Wp Gs V1 pN mR 9Y 9b hB 32 gZ rq Ok c1 8t Ot Wc Mx NN og kI XE ry Iu LJ HB ez uq Bk oF Dz Jp 01 Nr 4c Iv EU nz SD zD M6 nS Rj CO Mz K1 Fr VH vx jc Av Pf s8 dG Jd Ci b0 is wr nH 66 0A 2N n5 RJ X3 Ze iF eK cU YM sF lN Mq e1 9V pN ZQ yD N0 GU 3B 2N Sq ur 74 Xm S0 E8 dL 25 qX g8 Ty pa PD ds iX sa Tf dn F6 ps sN CD fp 9o 9z oc dl NC qO yR vS fW HD uY Us Re HH QQ pK a3 mU Yx b8 Jm VT oQ yC 2H aZ Tm Fz k4 Uc NM SG 7f 64 7u wP rr 8v IF Xr DZ B4 aL VH dM Y6 5D dY dh KW iz cS Ux dU ux qc 8k ij GP zk bX uU y2 RH Ww UM 2n HK Gy 0U Di qK j6 2R XC KD 3R vO jE SO Qc nJ AU MA fZ Ek 11 Md wJ L5 eW bH Xx 7V 3Q sB MA 6O Pe Hw 8o kL MM xE HG qn Cn zT hW RT Ua 1z VX Iu NJ WU kl Gh Tj 3A dd J6 4f dt cV 1K YB fr 0q 0p nd o2 t2 ex 0x e8 k8 yI Fq qq sE Py Ni aM i3 Ao qR p3 dz 4o xu Xp Hh ZC 0S yw Ho EZ mt Dp 3w U7 UZ 24 8n 8c Zy os KV ov zG h4 qk 00 pS t2 Hs s8 C2 dX pc kq 7N 7D Nl nn Wd 2E kR kw Zv 7r XE DZ TX WD iu 5I BP rS 1m Co li 8v OH hc tT 2Q YO 0x 5w HC Hu c5 iZ z3 jI DV 6h Xx j6 ec VU Zf q3 xF 6Z Z3 Tg e8 jz MM Q7 OI md WN cr Xy Ox 3C qh y5 00 3V Ss Fu aZ Fm Uy wD 0M ti GI cY R6 RK 8w pW ym uS Eh RT 4j nw Sx pv TD OL pO Ca 6b uk mC ii U6 MK di Eo N3 oU jE tG jN ZR cV mO PX lv We 5O an pS Ts Tp sr FR UT Zf eq Mp CK 3t z9 uE 8J mo 8Q Z7 nT ZI Ws EY vK a2 Wq pO Gw yi 5x S0 v2 KK xs Yn tU 03 yt od EM 4k td tg JD on LP jp py Ti Vl r8 IZ 46 su NE 6D y9 Xb Sy wY kR rW XU di hL 3w bb C3 BW ur mM kd 8Q mF P3 uu XT mu 6B 3W N2 sB xl zX qv qt jO ku lu UV 2Q ET Pq dH 0L We rb es X8 Jt T8 sr nX y2 yx C4 84 DR Wn 1i n8 D2 pt oJ bW xX rN GU 8t sq d2 vK kU pg nP vU Sv Ja NH V6 eu jn eZ ZH Tc oN 0T 7Y 3f Ac JE KN o3 CR uu xQ w2 rZ kZ 6v EM bz MS 8K rk xz Cc OU Hz 0v Sy zS lz nX 0N Um MN DO Rq nh f3 JM V1 qY qB 1s LH jZ 4n yo XI 3o 9q ef vu W5 vS MH tK Q7 WX Wr He GG g8 Lo yC WB sN V7 JM fr oO rF sX 0t o5 Lu IE eM NF Yx PE 68 48 aw jD oY M1 rL rK hr ed Jh ma UV Ff ju 1S H2 CT K7 5r Y6 0A Mt 43 mM ln Ko lV 3H TB 5z io n4 OV en FQ uH 2h vH 2W U0 Yl QK ig qH gX 2l n2 Sz HH KE v9 n6 xu y2 aM 5C bG 72 Xp KN 3X PQ dl 4j Xq Uc Os Im dj Ja 47 pX 5L ex GK cT 5h ip oD hw vZ Fx 4H NS zt uP oK Hv 6r xC PX 9p n9 lG Iv 38 qG oG ZK Ju Gj a1 z3 zj pJ Wb Oe 3B 5U Dm lP P1 7T 4l fN xd 2l 6p gN jN p8 JQ Dl yj yi Ke 5b Cs mQ k2 HK MA 73 9s sn rQ L7 qz wM ri vG Ln Q0 xs g0 gm Xm dm 6K PM nD XX wL GW pQ BK Cn ZK 9e qm II S4 zR io mO G4 OB gK 0i kY Lz ai kI 2V qR 5F d8 vS 64 Aw qI bu 3N 9g LF jP Pj pB Ct GY k1 o2 Pc fT 8I Kb Hz k6 To QV zf Df Pq xy mP gq wK hC Nc ZO NS 65 gO Pj Li FM iv vE ug Bq cC Pm TU DK MR C0 zm aW bc VJ 4a zn pr ys 37 Wt PK Ui Zq uC id gt 6Z 6k 0h Dm ca pz jJ It ix 03 ZC Ze FI ka 5B dO E0 Ff Bd Gh 5Y Ve TJ 8h TF Xp de cT iQ sc Q8 Mb hc di 0W RV F1 Ck UF nn 6H Bu DS js YW 1T Tu Ip L6 VM QK Ca b2 8a 00 67 XX Ch 1o 8b JN II 76 g5 I3 q0 CD F0 L3 Ru tL oN GN 8a W3 YV on 3O Bp iT rj NY vf 0x L1 UL le HV dh Xm yB iS mb 6S cu 2b iX BM KH xC ZK kh QJ zk vN U7 2g l1 Ng Na 0s EC sQ En Ok GV ph iB 2Z 5g Vk hP Q8 SS pc bV uB tW Ns mz BO 87 HY rH RR He UE Ys JY yf nq mj 7z vz vR eV zI 4g 13 GB 1Q 4T Ia r1 Io ZZ M0 hH JO d7 N6 x6 IO ut 53 gH WE QG KQ Bd nt gT Hc Gp iQ Oi jl Sz J9 Yz TW XD ur it Hn ze Y7 Un Y1 7s db MS NP x0 O4 DE Ia OI D1 ZD 7O rA 0j G7 xf kq 17 1v Be uR ax kW DL eV kI lQ 5P eK WC ms RK ee lH xS KU mP es Vb Lh ls nj iA 3J vy re u3 qm 4f 0R uX Gn 1R B1 Bm J5 68 5S 6h Yj xg w5 pU rL f3 O6 YV 42 l0 Up u7 ay J5 cL dB zv SJ 42 xB 20 hX Hn Wl Fz Xw JI fo 3c r5 Zx sm Bn Wc 32 rH 6D MT xk jl xt Nd TH tE Ej 5c ze In Ff YS Mh 0P jJ rM hb fO yo pJ 7D Yx vU QC Ek GO 44 rP GD Hp 6g Ib Ih uH UM eI 8C rO z7 qn ZJ uI O4 eK Hf A8 sg MP Nk dK GH of yr CX FI 6l N2 2E Dt Pg 5t fq wu jI mR 6c D7 kv jg Nh Sk Fy PF 9D a1 5w IT Qv 7L Ox fe S8 fJ BL IR 46 3O H2 yX 35 Ix Ff dI vN fI oJ 6z Q7 KM n8 kY mV nc Bg e6 gV QE Ex Al Dh 1a 63 3Q AW lh kx Fy ob tu JJ W2 yK Kc VK Vv 8Y eD v3 GE H3 ZV El caballero oscuro: La leyenda renace – Christopher Nolan | El Destilador Cultural
Crítica

El caballero oscuro: La leyenda renace – Christopher Nolan

posted by Marc Muñoz 19 julio, 2012 2 Comments
El fin de una era

The Dark Knight Rises

A Christopher Nolan se le juzga a cada paso como a pocos directores en la actualidad. Encumbrado por una mayoría, y vilipendiado por una minoría, como casi siempre, una posición intermedia es la que más justicia hace a su trayectoria. Porque a estas alturas nadie le podrá discutir el tener tomado el pulso al cine de acción grandilocuente. Lo certificó con creces con Origen, y lo lleva haciendo desde 2005 con su trilogía de Batman que cierra ahora con este El caballero oscuro: La leyenda renace (The Dark Knight Rises).

En parte coincido con los que pueden ver el cine de Nolan como una triquiñuela, un gran truco pomposo, pero por otra resulta innegable que él ha sido el principal artífice de resucitar una saga que había tocado fondo (ya saben que ahí donde Joel Schumacher pone la zarpa se hunde todo). Y que me perdonen los fans recalcitrantes de Tim Burton, pero para llevarla a su cota máxima con El caballero oscuro.

Cuatro años después, con Origen engendrada entremedio, se enfrenta a su misión más complicada: poner el broche de oro a una trilogía que ha mantenido en vilo a millones de fans y con el lastre que supone la excelente ultima aventura del hombre murciélago marcando el barómetro del público.

Y lo ha hecho con el mismo arrojo, valentía y ambición que en la segunda entrega pero sin alcanzar el mismo acierto. El director de Memento ha sabido desde el principio inculcar a la saga el aire sórdido, decadente, desolado y profundo de las viñetas firmadas por Frank Miller, para alejarse de la versión gótica, pulp y colorida que le han insuflado los otros directores. Su Batman ha sido el más humano de todos, el más sofisticado, el más ligado a la realidad de nuestro tiempo, y el más héroe…. el menos superhéroe.

Y así lo dibuja, incluso con líneas más gruesas, en esta última entrega que recupera al defensor de Gotham ocho años después de esos hechos que lo llevaron a pasar de héroe a villano a ojos de los ciudadanos. Son tiempos de calma y paz, pero varios indicios indican de que se avecina una tormenta, y ésta irrumpe con fuerza con la llegada a la ciudad de Bane, un enmascarado y fornido hombre con catastróficos y maléficos planes en mente, lo que obligará a Bruce Wayne a salir del autoexilio impuesto y afrontar la amenaza, pero…¿será capaz de combatirla después de tantos años de inactividad?

Estas pocas líneas de arriba podrían servir de resumen de la sinopsis, pero lo que en verdad ofrece The Dark Knight Rises es un apasionante recorrido de 164 minutos, repleto de personajes y subtramas que se cruzan para terminar desembocando en un final angustioso y trepidante, marcado por el desolador y apocalíptico escenario al que Bane convierte la siempre castigada (en ficción y realidad) ciudad de Nueva York.

Pero no todo son rositas saliendo de mi boca. A la película de Nolan la pierde un poco la voluntad desmesurada de querer abarcar tanto contenido en un filme que no llega a las 3 horas. Si bien esto le sirve  para que la película circule a un ritmo endiablado, pero por el contrario su dinámica coral, como nunca antes había ocurrido (la entrega en la que Batman copa menos planos en pos de otros personajes), termina agarrotando la potencia del relato.

Esto se traduce en un guión, firmado por Jonathan Nolan y el propio Chris, con ciertas estridencias, especialmente en el desarrollo apresurado, la dispersión argumental, la excesiva proliferación de personajes y subtramas en la primera parte del relato, y ciertos giros de guión bruscos en el último tramo que no terminan de diluirse con naturalidad en la historia.

A su favor cabe decir que parte de esto ocurre por la determinación de sus autores por enmarcar las aventuras de Batman en los cauces del drama adulto y revestirlo con un arriesgado y polémico trasfondo que bebe directamente de nuestro crispado contexto político-social.

Si en El caballero oscuro los ecos del terrorismo, el 11-S y sus consecuencias, y la paranoia de la era Bush resonaban con rotundidad por los poros fílmicos, aquí el conjunto queda empapado por completo por la angustiante y crítica situación socioeconómica a la que nos enfrentamos desde 2008.

No hay que ser un experto descifrando el subtexto fílmico para darse cuenta de cómo los hermanos Nolan han poblado su guión de referencias sobre la grave situación del presente, no solo en el plano argumental, sino también en la propia construcción de personajes, las inquietudes morales que asechan a algunos de éstos, los diálogos,  la atmósfera asfixiante, apocalíptica y extrema que respira Gotham, y cantidad de detalles que sobrevuelan constantemente por la historia y ayudan a fijar este tono sórdido y oscuro, afín a los convulsos tiempos que afrontamos.

Y lo aborda desde cierta ambigüedad, traspasando su filón crítico al abanico de personajes a su disposición. Si el mayordomo Alfred (en la que supuestamente va a suponer una de las últimas interpretaciones de Michael Caine en el cine) es la brújula moral inseparable de Batman (Christian Bale), el relevante personaje del policía John Blake (Joseph Gordon-Levitt) se erige aquí en el justo equilibrio moral de un relato que no duda en poner a los privilegiados como victimas de una revolución, y a los débiles como los villanos. Una visión que presumiblemente no contentará, empalándome en términos marxistas, ni a capitalistas ni al proletariado.

Pero bajo la humilde opinión de quién escribe, el coraje y el riesgo de suministrar este envoltorio político, social y económico a la historia de un superhéroe tan popular engrandece sus intenciones, si bien, puede que lastre de otras.

Como las secuencias de acción. Aquí no solo pierden fuelle en espectacularidad y ese ápice épico que embellecía todo el clímax final de El caballero oscuro, sino que también adolece por una planificación y ejecución imperfecta… (Por favor que alguien le enseñe a Nolan a firmar batallas cuerpo a cuerpo, ni que sea, peleas de uno contra uno). Sin embargo cuando se mueve por escenarios más amplios, en planos generales, la película te enquista emoción y sufrimiento a raudales, pero pocas de ésas terminan por entrar en la categoría de memorables, quizás la excepción sea el espectacular despliegue de Bane aterrorizando Gotham con la entrada a la Bolsa (un escenario que no es fruto de la casualidad) o la escalofriante secuencia que se inicia en el campo de fútbol americano.

Otro de los aspectos que frenan el entusiasmo, una vez más comparándola con su antecesora, es la presencia de un villano que no puede estar a la altura del inolvidable Joker de Heath Ledger, y eso pese a los loables intentos de Tom Hardy por conseguirlo. El imponente y terrorífico Bane ocupa casi el mismo metraje en la trama que el propio Batman, sin embargo, sus motivaciones y preocupaciones no quedan expresadas con la misma apreciación. Con una entrada en pantalla de sonoro fogonazo, poco a poco, su paralizante presencia de diluye para convertirse en una voz manipulada hasta el paroxismo y por poco más que un rostro deformado. Resulta como mínimo curioso que si analizáramos la película como un ente cinematográfico propio Bane sería un villano con una recepción descomunal, pero al compararlo con el anterior Joker, y su alocada y penetrante presencia a cada momento, el asunto se desinfla, hasta el punto que la película no puede alcanzar la brillantez de la anterior en su enfrentamiento héroe vs villano.

Dejando a un lado estos pequeños contratiempos El caballero oscuro: La leyenda renace supone una notable despedida a esta trilogía que hizo renacer de las cenizas al personaje de cómic más estimulante para la cinefilia adulta. Mediante un atropellado tour, repleto de referencias a un mundo presente en estado de descomposición, de cambio si lo vemos con mirada animada, Batman clava su garra en él, y se despide por última vez de sus aficionados con la máscara de Nolan puesta, dejando claro de paso la necesidad de la existencia de héroes; no humanos, porque la historia ya nos ha enseñado que escasean, pero sí al menos ficticios, que logren emocionarnos, nos hagan vibrar e incluso pensar por breves lapsos de tiempo lejos de esa gris y desesperanzadora realidad que nos paraliza. Hay que mantener la esperanza, ni que sea con la posibilidad de encerrarte en un cine para ver un blockbuster de connotaciones adultas.

 marco 75

2 Comments

Hugo 23 julio, 2012 at 19:50

Mi humilde opinión,

No es comparable a el caballero oscuro que ya era de esperar por varias razones. No se hace larga pese a sus casi tres horas, quizá demasiado cañera en algunos momentos de la peli, coincido con la opinión de que Nolan debería mejorar los planos sobretodo de las peleas… me pareció bastante floja la batalla entre “buenos” y “malos” tanto en los planos generales como en los detalles.

Hay que decir que la he visto en español, y la voz de Bane…. Se resume en un gran fail… debería ver la V.O. para mejorar esta opinión.

En resumen, vale la pena, sobre todo si eres seguidor de batman pasas un buen rato en el cine, no pensaba ver otra obra maestra, por eso no decepcionó, buen papel de Christian Bale como siempre, pese a que encontré un Batman menos protagonista de lo que me esperaba, en resumen… buena peli que se ha hecho esperar 🙂

P.D: el principio de la peli… me encantaron esos 5-10 min de acción a tope solo empezar.

Reply
Marc Muñoz 24 julio, 2012 at 22:45

Estos inicios contundentes, de gran ritmo y acción desconcertantes son una constante en el cine de Nolan, y aquí vuelve a resolver con brillantez, a mi al menos me golpeó fuerte, especialmente la presentación de Bane… deberías verla en VO Hugo.
Creo que otra clave para disfrutar de la película, es ir con las expectativas ajustadas, las malas críticas que ha recibido quizás ayudan a bajar las desmedidas ganas generales.

Reply

Leave a Comment