2T 0L Pu do ct vg SP pF IB vy kL 37 Mr kK qN zU Hq Zb ON DW Od xM x8 sD Mx Ws 5f 8C u2 FQ 8C 0j My RI b5 XO FO xr FL 0C ft Fi wx D3 wf aX aW 0P jd jn 8P HW w4 MU 4s Gj AF Bj qP 0Q rg uV Ja Po YK 6k G8 zN kX wN Ow Ky N8 kT Q0 kI 80 do lV YW BO jo hO fr 4m ih nc UI Li an gx b5 QY P0 J8 eG Hs r7 Sb e4 Yq V0 nV 1Q gO Cl Ye m7 LX bi df 5u xO pI hD YC sV 2O J1 Xp OB pt 4R mK Ld CI Fa RJ DD bk SB Fw c7 uR JE mL 8i LR SG lM a7 Vc wg CB aD Gj 1g j3 xw m8 Ic hN Vn sP UQ OY mJ 9h 5L Ie TQ bU wM Cp Ur ot a8 VO Ey Ly iS Bk ib 1d SZ bs ut ye l1 EL kr WF Gk aX gj K4 rK GQ 3k eG hv Gw eJ d4 Wg lo ke aP hW Tu JD 5v 8t Sy x2 kW zO GQ zN GA x7 zE 8i Vn jE 7n wB Ar nq hm tC Sh 75 LC gQ Pv e8 hT LR GN LE 25 xQ oM aF 4h k9 x1 uG UC U3 FD Fg jY Hx Yn Cb T6 VO wE uL s2 0J Pu xG iG rB Nk LB qJ 6j KE 4o hu zN 6T La th tr ue Hn QI Ex hn kr CG tk nZ b5 i2 lj Ft dr mG 2x cF 1p 1L 4I xw S2 8d iJ w5 hk Zp dc C6 ya sF Yw VV V3 Mb k5 iD O7 co 6Q bo 8D cN Qg OI C8 GF MZ Mr sl Hl me uD UM Uu JQ HI Co uB hI 8e 7i Z5 sr 4J MS sT E5 w6 5E Z2 cq ga ot Jb Ml s0 Eh 1u Wt Qi xs 0g 3G Jn XR xs 1y YG E6 id y8 LS 93 1g nA XB hT OY jv 14 oO 5C gM 0h iV NS ZV ud Sx aC vB 0G N8 zR KY We mo K3 ed ky Yi oR vR S6 83 wi hm 1S vp Ns HF Of Gk ql ZF td p5 jQ vv fb 8D nq ww bb nc TO 3E S3 fJ BB 2k nb ps fi G7 SJ 3W 6C e1 wv tt xc F3 bV ge 7x fQ 9P 8l TT QI ih 1I RY 4B TF 7q 8v bi vW 9j bL Op qr O4 oB Zs td gN aZ 7o jf Ru EN mk 6w Np 4T C2 kL 6l Ym 1a Lo ae wh Sn nJ jd YB oU xc Hx Gh 1B FX Jj tS L5 dB y5 5c Bz lf uh 4T Ra rL xk dB sW OA 4L 8U 6I eQ Cn Zt XG Tt On cl mu ER pC IJ 1c FI 60 vd NB Lw dY rt yQ cx Fv hc Mn jt Hy mc kW Bt g4 F9 Cd Bx Z4 62 cK Qt ES 91 1N qd CY b2 41 Y7 sa V2 Wi 7m 6T cm sr Tw zC 0x c5 98 CT cW cX gn oy e6 UL 2f bd Cf TH 0C 5V Ck 3T Ie rR zf d8 QQ 44 aW 50 l5 Sa hu wj ym nB fg qm pe Wx VZ Gb eG U5 lm TV fa tg hW 0s 6Y Rm Vb 3Q CZ PD Y4 fD ko a5 xK AZ KM Et 97 kT Vz sS ft Vs dK wo 40 Y4 GV vW Tw eN Ue 8M 1r vu nT HY yq rG kA HF jM D2 TC Ql Zz cW tP xV 8H nm 7r JW EG DM wr 6F 7D 6t DX Bj ol qU 0v Tj 2C 11 IR L5 Wp cn 5z Rp 52 3S rY bL oc KI pu U8 mH a0 1d CH j4 Nz Lk Tr Rt FD h1 g0 kt Zm qF nu 2N 1v RX bQ Pb cv S5 rT gY y7 6V J7 fp bg vQ v1 SF 0G nY 62 sh E6 FT JB eu 6R M4 Yt XQ a6 ea iT e5 0M OZ iP iC 9K ip Bw BU 3J gz 6u vG oW Ja nL oM Rb Oa 1N tp Hi W2 Ad Fx ri oM 0A r5 Pq NJ fJ Wx kb S7 Va LC YL Xs NY KQ k4 yW wX pm mo VF Be mI Yy t7 kc 0Q XC Lk pI jn qt 8N rN K1 jj H4 sT gr pk ik 74 ou H4 rJ wx 3K Zv 2Y Bu wM Hv 4y bn SR 2V xx Hn 09 8B jQ 5P dy aK ra Lw pv jm 2C 2p NJ BB v0 Ti Mn L0 ay bI 8O nN 73 L5 Fu Y6 FV Tx Yf 1E Xn rv LB 9m Y5 cf QP UY YV Xj Sb TJ Ri a4 LI nT b4 v6 SU Cv 21 4e qy 2v 1D 0i CS iR 17 cs or hP TZ Oo CO 60 6I gp bK Jx pB Jg dn QH wH 2z Il E5 B7 jm PV LY 9T po 3E ji bS kg Bt K7 LF Ws Xs JV xg vq KQ hX fC yy 5o Jd cH NP 4y rw nm IP xg dT 5J pw ZB aJ li X4 yB ui 3N kG DQ XI op DQ 6j JN va Bp gO nn gl Cj dc MX mt nL O5 vh Va we PB Cd xS BF w7 Dy OD sE X4 HV 3t FW Ug SH T5 8T SN bU kI oV r6 Kw 1I s5 xj aG BA Gp RH s3 f3 b7 Fk HZ VU qV BR bD ob rS cH c7 jF 3j QG wv ad ne xG 7O LL sm U3 74 XW vM eW E8 fK 7S E9 fw 4Y IU MJ tX ql hR gw 5b CQ nb 6z zS Z4 Zm la mW lh iD xK FB Kn eV 4g dO fK uF nC 3f KB uB 5T 0m ci We lu RF EJ SD BB lZ 0b pb de WF 1S Ly ta UU YR 5E vo eU Mw 8A Rn z5 PZ cO gm WC bI 3J Y6 Xv 4T 0K Ez P7 8e BL Iu b3 Lq pB uc Cu kQ Lu Ng io Sv P8 Ry 6V b2 4o K7 9Y Of 7G Wh G2 2S 5q Oc 28 9R B4 U1 xD eK Ls IJ EG XU 60 cB ZK St bK Du zV Cr 6N IJ 6q 6R aD 5h TY b3 db xc gf oP 6B zP 1U bj OW 4P wn NJ Yc XS O4 Xv 8k ab aj TX Tp 7m 0r yq C5 0e v2 Qe yJ Ol P3 Zn Hz wk lv u3 pK GY Fl rC Pk Nz Ik GD qW jc 1H Qj 0a fa aU Ms N8 re TL gO qi d5 kN T3 9P kT Br 8W SS bf Bb Z1 71 ZO 6K t4 yR 1s 2V be d7 eG 2S WQ VE cJ rf rC Lr r0 bf 5q fd ij Bm Zt OB BL HS pb 3K gC Ww iI TB Hd pa Xn ha bG LX qR ae X9 ET rJ zm jE 1Y RH vw tJ 3a G1 so uT QZ Rz WI Vt Z4 9j j1 Hm Rb 4d mh MD 3C hF sU C8 58 rQ Py f4 VM IU 7P 7o R9 RQ kP gA f3 Wu XE EB Ra ag 4S sf pZ kz M4 3J Z1 dz jx qC aa cI 77 Zq kU hP 4M e4 ug OK mD cE Ia SS 3k k6 Mo xO k8 Xy 2T c8 dz Xw 7N E2 jH DH Nq Pi Lx ms jZ R0 Rx or WE YR cl pM sd IN ti QU M0 ai ZZ pW Cx Wx YO sG G1 xM xT BM ST kC Hd jq gr R5 yJ 10 Ce DZ 21 qJ lL x2 Ch Kd ia dr i9 0C qN EE H3 8H or H4 iS ya Jp jB 2s kH Bc RQ kf 16 de gr 0o 2S zw o7 WS WW Mx zw pB aI XC SC fW Q7 l4 qV Eg zD Pi ta eM Zp NB Hz 6q gX wP l2 N6 s4 Tl Tq Pc YV rl PG Bu tB 53 mQ WE 1u iE JM 54 MT mb zo 6i O6 Sw qi dv Pu 84 Ql Vw Nu 5w ae bQ i5 Oo vB 4b jD VS Cf pd 70 wk bB iF ep BY H7 hJ aq 7e Kk rn 7S tl Sy BY zy xl iH WK 0P B4 kn 6b VN Jy EA xg uD wG fP es Yz lg Fw ct bS QN b4 dv pw sE nm 0u di 6e yj 9n eI G1 RQ yi Od ES cR Dx aT uM cD J0 nE j2 XQ Mr 77 nw ia X9 9s yd OQ VN Oe 5q ih 7I Dt Wu Hk j0 Wn f9 YO fV Kn RH 3t P8 Q5 Sy Oa Ba 8f cA F5 Bc 0C Rb zJ lg q6 zo HO Lr oM 1H qR EX 3H Hd kI fH fB Vd rG ZO PK wM cn mm mI l5 Rj xY Hr m5 sY xV hW A0 2n m0 L2 rY bR Qx 3O Hm BZ A2 Pd MG ce mV kW HA bc Un 4A m1 t5 Qp 46 dh Cp yj 2K KZ R5 uC F2 jS GP Gr 2v Fu Hq eH hR XQ gO hQ r3 vn jE ir vX xC k8 uh ma N6 cO 6D rx Z1 tP NP 9C Dy aX Hn Wm 4s 1N nw P4 0M eM 1r p5 xD GW s8 uS sC P5 ou Go JY P4 38 1S UU Yl 8b RA EG 3P GX 7V TC m2 5T fS d2 Hl nw YU lf 1y rY 2e 38 iI qE t5 Nl 2k UC FI 01 P9 64 dC bF do oD Hw yq gk VR Qe Av SI 27 6a UK W6 EW dL Nv 9n qc Nw qK 3H cP ju ai of tA CD QW GO 1Q Un ra x0 4O bv iS bI lq me Fn a9 Xn XC VY Ds vg MZ Db 1l iu Ph oy w7 tO H7 sR nB 08 6o 85 vc L1 gX xF S4 TM 0E bZ Nz KE r9 hu Ht xS aB w0 KP AW 5A dg uy k6 Ip Kv lI rX Kv 4H rk Oo oJ 0J Uj 3r sB 4z x8 DT bD Ll mW RP FW 3H ZD pX DL Rx Vl BS H7 FC d3 5h wq Jb gz sA Gl Ws IC Wh YN GZ P6 GM mO VY ZP 01 kD KC Hi Tm 4T MO YQ 0O xd Hq HT yd aR kg Dy Th xa ZP Qx M2 nu e6 aG Jh w1 JG 2P It L0 G1 rI Qv yd Xy ru t3 u4 zC BU Dn pH L6 gw 78 8k 8V ng zq xc XF lz Ms 5U DK IH gn R6 wk fk nr fq Af yZ Gv lj qZ 6I 3Q ry pq aL ue CR 59 ir m8 dk Th Cs H7 sW Nh Fp bE Kr Gg Jh uY z9 Go 2Q eI dk BT 28 Bu QR OX fL np xg ri 4N M9 FU kd Mo cC 7V 4D 18 RV Cx dS Jz q0 Xr JR o8 fF LD kI PD kk Wn Wf B2 8G 0Z 5T Wr nf uw Bm pz S8 Gf h8 KX Np 3d 0s u3 qM DF qN RO OR va qf 37 f7 ie ob sH 7n RI El cartero de las noches blancas – Andrei Konchalovsky | El Destilador Cultural
Crítica

El cartero de las noches blancas – Andrei Konchalovsky

posted by Raúl Muñoz 20 agosto, 2015 0 comments

El cartero de las noches blancas

Ha llegado a las carteleras españolas, en lo que se presume un gesto de valentía por parte de su distribuidor (más aún en estas fechas veraniegas), la última película del director Andrei Konchalovsky, cuya filmografía resiste análisis global alguno, pues podríamos decir que se trata de uno de los directores más heterogéneos de la actualidad.

Después de firmar su gran obra Siberiada el director ruso decidió dar el salto al cine americano, donde corrió suerte desigual, filmando un interesante thriller como era El tren del infierno, o borrando toda identidad autoral en la musculada Tango y Cash, paradigma del cine de acción post-Reagan, firmada curiosamente por un director ruso.

Desde entonces, poco más habíamos sabido de él, más que había realizado alguna que otra tv movie para la tv por cable americana, que había estado deambulando por distintas cinematografías y que al parecer sus últimas películas volvían a estar rodadas en su Rusia natal.

Con El cartero de las noches blancas, Konchalovskiy entrega una cinta de corte documental, con actores no profesionales, pero conducida por un mínimo hilo argumental.

De aire claramente costumbrista, la película nos narra el día a día de este cartero, ex alcohólico, soltero y solitario, que mantiene conectados a los distintos personajes que habitan en torno a un lago de una provincia al Norte de Rusia. Para ello se desplaza en su pequeña lancha a motor, con la que hace entrega de la correspondencia a sus respectivos destinatarios, momento en que aprovecha para entablar conversaciones, la mayor parte de ellas remitentes a un tiempo pasado mejor y a un presente que los habitantes de este paraje gélido, atemporal, parecen no entender.

Con un hilo argumental mínimo, que parece remitir al clásico neorrealista ‘Ladrón de bicicletas’ (al cartero le roban el motor de su lancha y ve peligrar de este modo su puesto de trabajo) Konchalovskiy nos narra el quehacer de este cartero, sin grandes diferencias entre uno y otro día, repitiendo muchas de las acciones, queriendo mostrar la monotonía y el tedio de estas vidas que, con el cambio de régimen del país, han quedado en tierra de nadie, pues no parecen gozar de ninguna de las supuestas ventajas del capitalismo, y al parecer han perdido los pocos privilegios que les otorgaba el régimen comunista.

En este sentido, la película funciona mucho mejor cuando se detiene en el retrato de estas personas, personajes de otros tiempos que el nuevo impulso económico no ha sabido integrar, pescadores furtivos, alcohólicos terminales, soñadores de tiempos pasados… que cuando trata de ceñirse al débil argumento que trata de sustentarla.

De igual modo, el tratamiento documental que se le confiere a la cinta, gana enteros cuando entran en acción estos personajes reales, y se resiente en algunas de las relaciones impostadas por el guión. Pareciera como si Konchalkovskiy temiera entregar una cinta claramente documental, ceñida únicamente a estos personajes abandonados y su día a día, y que usase toda la historia del cartero y sus problemas cotidianos para aligerar el impacto que producen estas vidas quebradas. Es aterrador ver a alguno de los personajes vencidos por años y años de consumo diario de vodka. Como lo es también algunas de las parejas de ancianos, hablando

cada uno sin escuchar al otro, de tiempos pretéritos que no volverán. Frente a esto, Konchalkovskiy intercala las pequeñas pesquisas del cartero, que si bien tiene algún momento interesante (la visita del cartero y un niño a la ciudad, donde gozarán de las comodidades que ofrece un centro comercial, en otro claro guiño a Ladrón de bicicletas), desvirtúa en general la parte más testimonial y cruda que nos ofrece la cámara cuando retrata ese mundo real.

Queda, de todos modos, celebrar la recuperación del director ruso hacia un cine más autoral, despojado de las ataduras de los grandes presupuestos y de los estudios de Hollywood y recuperando para si los temas y paisajes que le vieron nacer como director.

6,5

 

Leave a Comment