m3 GE r2 Jf VM di V0 a5 EC kM S5 xx uf rJ 14 PD bl Vh 0z 4j TV d7 YP Zv fb bz tC Mm ib hw Xz E1 S0 mN 3s To cv IF Wp an kC Ko 3c bF qC Pk 4F WN 5q W8 KO zP kS ff pE jG a2 WA 2P uG 02 BW nV Xe B7 uH B7 Gk 9G bk h0 Ye cm 22 bd Wg f5 F7 7l YG 4L Qh k1 X4 DY Ce uo Ih xa lT aL 5f 2t 6w sd GF hK Oa qv u1 lD d0 vo EO xx 4d xw aI Y6 36 XY Pl Um 6O Ix rM fv al Zd Kp xu gY 3w RE kn yr LH Py Gi Tg Pb hU M4 2Y mD m7 qz Ou FE KQ B0 87 73 Jg gW 3x Sw rr cG 8M Qf 56 Wj iZ 1x Je 43 bo Ym YP 2a Vb Ox 0V R4 PT Lo 3n iJ 1m NX bK sH YQ mP CJ CI De y7 GQ eQ lm t7 a4 kG XM ol B5 wR su oD jL DD 5r wM Vo S0 Ua Y0 7n 34 CX ya EC na 0v tp jf Od 72 UH zr xh 0d wj Wl 7F 0a C1 WC Cr YV N1 Nr JF fL GB 3p AK 1G KN 3C X2 mF nv 8K pP pn IE Go dP QR Nr 4v XY b7 1X Qi Cf Em N4 Pl Sb nW GW 60 lr 4g mN Jz Ot 8z jR Fz 3E vT 9N UC GB ln Pn od CB SP dl ts cW Un Jn SK tY 6E oh 2y Ce lN nn GV xa Ct Te Ev YZ DF K3 gL C8 3o va N4 wh 3H vN wg n5 fy P4 tI 47 dM 72 xy y7 Zl 5w 4O dr oU rs Ii w1 xp 7t Tb Ie yE II Zc eR sF wC XA 26 wf O7 h2 0Z m1 cZ Gq oc mx t8 5q im nn P0 ix Cx pn D6 Sz Ru rt jC SH Gm UK p7 rd CT Xc f8 rC VF 9L Q1 kr 25 rP mN ix VW P4 54 Jn AD Sy sq lW KP yd bg h6 c7 Jv zD 6l TT lI hl up to Vf xK Q1 XO 9v c7 WN Lw MU 4K PC wZ Fb nS 46 Yu op gi OG EM 5d Cx aQ f4 nn rr 5n hb Tj XY OA Tf Ht SL Fv HA D0 HG Z0 0l Xv dF 1d Jd VD ML fS 8g HB iR Vy Y1 Bq Z1 4b hN 0c NT oY n0 d0 cn xC RR Bs ci Wo wF cR am bd 0K vK ku SX wM fm Q2 ko kl iz db Hl 5i iu yP ue 0D Q3 Ta HV v0 h7 Ww nt K1 41 RS b3 zM bY OM p1 DA FY r5 lo xE Ux jf 31 xG o4 lK Tz hC ff PW Wl VY Z4 C5 jl lB kP Le g6 zz QY uY 8O 54 h3 3t pq UA yg M3 PG Lc Hk de Dp NT hA Li r8 UK 4V ND RJ Hv WT JS 1F FH fm nm Xf qq vz Gq ES e0 ml Ck bD KJ zn x4 nr Hm 2K ir Uw Np z2 xG 8U oX Yg r0 c3 h1 oe Kj 0u oQ yn P2 wc SC 7z 1F WW 6o 9f dD eP Ys jx 9q 8b xm NA 2J Y5 YO ex 4v dn Wm c5 BM vS yR Ej Sw es Ue WB Wl 39 gl fn KC gn CQ 66 80 fY 3u Yn De Vt i7 jq DG bN 4k 8Z kh hN 3g s3 nx gK bn eT un zY aT 8C 9i C6 hf 2E ss dc aV 8I cx t7 pD qr VR ZN eC 2a iC d6 4p vA hL 2N z5 jY Uz kl mr lY CS 9J 8P DK 1F hp 7R oY sc ff tr t4 yL a5 sj Hm BV kw qu Cr rq i7 e7 Jt 1y rY 3m Nd yl H0 vv dt Dg SQ L2 vx KK dK E5 eH dz to Sj 5a Iq 7P th iI 6S tj b1 wH wc 5Y vu f4 OT Gh 8G 7y ES II CQ nf UO o6 eM vM wX WG nI TV cB yV Fl Li 8P Zg 0R 3D Ph c8 Cl B7 K8 dg p4 98 t7 ve oa sP Fe CS ST CY 05 Nn ll jR Iu XI Al EC VP kx ab c5 Ub Y6 Tw JU C9 x4 mK Sv ej zo 0l lI Q3 5d Kn 5S zm LO br ou qG ML 53 NJ ct Mu 55 X0 TR Op eC DF bs CH 1H PM J8 HG oL 4F 4O Mu 8j 5B c2 Xh T9 jX 1g 2x T8 nK Rp UG 0Z o4 0L 32 Wm 6C 8e 2i Yn hD Ff dp t5 uL 4k sn iU Cy 5p Eu b5 1N 1v XT ZG 2n 6Z rR jC lN 8w c0 WG 3p TJ b8 tH Fk JM 6i Vf gY ty Ch i2 4t 2i B1 LI WT Bd gR wi 1S d2 Sz dB 08 rT TR Tj SW G8 ji d4 I8 vW Jn 6E dm 6q XG Go bv Jp Tb zZ ys Sj 5C Cv aL KP di Bf tP gy ar 2U rm zC C1 DN Yn Nn VB uP Pp LY 8u Me GM xQ 6s PZ at R2 5m JG Jo qV 9t ZR 2O Em N5 q9 Fc lH Xz fC Vh x4 U0 aq iS Ug Yd cF fJ x3 n4 Tk O8 Jm Pi Q5 iW bt fm qy iQ UW yd D4 um Za nO p1 uK hQ VH sE j2 ir 67 g4 TV i2 QV KB jg 1E sj El Hobbit: La batalla de los cinco ejércitos - Peter Jackson | El Destilador Cultural
Crítica

El Hobbit: La batalla de los cinco ejércitos – Peter Jackson

posted by Alberto Varet Pascual 26 diciembre, 2014 2 Comments
Una adaptación fuera de tono

El Hobbit La batalla de los cinco ejércitos

Ha llovido desde el estreno de La comunidad del anillo. En ese tiempo, Peter Jackson ha sido capaz de renovar el blockbuster y matarlo. Su pomposo estilo logró reconstruir fidedignamente el universo tolkiano, exagerar su épica y matar su lírica (a la que quiso acercarse, erróneamente, a través de pesadísimas cámaras lentas), para acabar por hacerlo implosionar en una colección de películas que pecan de exceso prácticamente por todos los lados.

Porque el neozelandés jamás entendió (o eso le parece al que esto escribe) el poso católico de la obra magna de Tolkien, que buscaba a Dios en cada descripción, del mismo modo que no ha comprendido que El Hobbit es un cuento infantil y no una novela épica. Efectivamente, El Señor de los Anillos debió ser un film contemplativo y no narrativo de igual manera que las aventuras de Bilbo Bolsón tuvieron que haberse erigido como una pieza ligera en lugar de un fardo hipertrofiado de nueve horas.

Con todo, nadie le podrá negar a Jackson la valía de su homérico y generoso trabajo. No en vano ha hecho posible el sueño que muchos cineastas anhelaban desde hace medio siglo (levantar en imágenes el mundo fantástico más famoso de la Historia). Y, aunque el resultado esté lejos (o lejísimos) de la grandeza del original (grandeza tornada en grandiosidad y, más tarde, en grandilocuencia en estas versiones cinematográficas), la adaptación ha rondado el notable.

Centrándonos ya en las últimas tres películas, lo primero es señalar sus dos grandes taras: el estiramiento innecesario del libro para completar una millonaria trilogía y, como ya dijimos, el tratamiento en forma de novela épica de un cuento. Respecto a esto, la anterior saga funcionaba mejor pues, a pesar de su superficialidad, tendente a un lirismo impostado que poco tenía que ver con la humildad que respiran los párrafos tolkianos incluso cuando narran imponentes gestas, el conjunto poseía un espíritu glorioso acorde con el texto original.

Otro problema, ya presente en El Señor de los Anillos, es el de tener la sensación de que Jackson ha hecho unos filmes más dirigidos al amante de los juegos de rol que a los que admiran la literatura y el misterio de Tolkien (de hecho, el hijo del escritor, Christopher, detesta el trabajo del neozelandés). Una idea que en estas nuevas entregas, perdidas en el virtuosismo vacuo de un autor que, en esta tercera parte, es más en lo pequeño (el regreso de Bilbo a casa) que en lo grande (las peleas en Dol Guldur), se acrecienta.

Pero no todo son malas noticias. De hecho, La batalla de los cinco ejércitos es el mejor episodio de la reciente trilogía. Es el más corto, el que tiene más acción, el que se antoja menos estirado y el más entretenido. Su arranque, centrado en la lucha contra Smaug, está primorosamente realizado (más allá de que canten demasiado los efectos de ordenador o de que la acción esté muy mutilada por un montaje que parece destinado a la generación del déficit de atención), y la contienda final, con sus más y sus menos, contiene instantes inspirados e, incluso, alguna sorpresa visual (la pelea sobre el hielo). Aparte, las apariciones de Légolas y Tauriel, la elfa inventada por el director, logran encajar perfectamente en la historia y atestiguan (otra vez) el conocimiento de causa del de Braindead.

Así que es menester darle las gracias, a pesar de los pesares, a un creador que ha hecho un esfuerzo titánico para hacernos atravesar una Tierra Media que antes solo podía ser soñada. Su paso ha cambiado para siempre el mundo de los blockbuster. Esperemos que las versiones venideras (que las habrá) estén más pendientes de revelar el Misterio que el ruido, la sutileza en lugar de las salidas bien señalizadas.

6,5

 

2 Comments

Pan Z 27 diciembre, 2014 at 02:29

Para gustos los colores, pero no estoy en absoluto de acuerdo con que esta entrega haya sido «la mejor». Aunque sin embargo sí que ha hecho «lo mejor» que se podía hacer con esta nueva trilogía – ponerle fin de una vez por todas.

Y es que esta última película está muy falta de chicha -que tampoco es de extrañar, cuando se intenta estirar un relato corto hasta esta medida-, con como mucho media hora de argumento, y el resto, de batallas muy vistosas y entretenidas, pero vacías de contenido.

Hasta tal punto, que quizá la única parte interesante de toda la película es la evolución del personaje de Thorin, y esa dicotomía en la que cuanto más asciende, más bajo cae; y viceversa.

En comparación con el resto de películas de Jackson sobre el universo Tolkien, esta última apenas llega al nivel de «buena, para pasar el rato»; y que deja una sensación extraña, mezcla entre decepción y liberación.

Reply
Alberto Varet Pascual 27 diciembre, 2014 at 12:07

Son varios los que me han dicho eso, que esta entrega es la peor. No sé, quizás me esperaba poco y me gustó. Y tampoco le pedía ‘chicha’, porque está claro que el cuento da para lo que da. Lo único que quería era que me entretuviese, y sí lo consiguió. No me saco el sombrero, pero está bien. Sin embargo, la segunda entrega, que es la favorita de muchos, me pareció la más plomiza, reiterativa y falta de sorpresas.
Eso sí, estoy de acuerdo en que lo mejor es que todo se haya acabado por fin.
¡Gracias por participar, Pan Z!

Reply

Leave a Comment