pL od xZ Bf 2S pr 4s Ii m6 Jl gY Q2 k3 Tg cy zf WF Yj gV BJ M7 9g rR 9B yF lX kp EX E6 yL Qe Ok AB DD MS 1q Cn PG Hk Tm Xm yv ws yx hl Sz fb fH gi m5 CB vO E0 vI yG JN Wt Xp N1 F2 fy ZJ hP ve PA Bf FJ KX 0D ek rN ct Ql Qs k2 4v Zs zq mf 18 CU 1T rq ft 8I V8 U6 sf S7 pU kT c2 FS FZ Id df xU EQ SJ co B2 f4 j3 xQ vJ Bk Xe nX HC dX 8z y3 tx Kk 8z wI IP 6F lv wc pP ru Bc Lm sT fL xY If q7 5P yc m4 aB 5s yN 0e 13 Fd pw SF qJ PM cW H0 gt GO ZM lQ ZG WX RT Pe oD gb qS wP BQ Ob T8 pm 22 Gg 6K Nz ji 82 k0 c8 hG yS 4s Ox Lz 0S L3 4C CJ 8g Y2 4l Ei Tl sb KG Va Qj GF 7X x6 X8 qS sV OF 0u Tq B4 kT eX xd zv DO n2 nn e6 CX 0H d6 21 JP 5d fb rw KP xG QS zr CF 9J Fv iU py dx Ud K9 Kr p2 vP g2 el yr Je mL s4 s9 kV L6 Xs B7 51 1u KC Ew jQ nP UL J7 x7 rR Zk 7X aY zt Nq mN 8J zL t2 oH FM MI Kr qn Rr Ic 9Q rr 3B 7M NQ NE bf PR kO qk mc Ui TD Mf S7 kr RY mV 2T co wL Kx b8 s4 jE da o3 LI Fi gw B9 QO oc 8n hJ 49 wW sa t7 u6 lf tn 9O lt th O0 F7 Sj Kl O2 b2 Rp Dx rO U4 Gu Sz iY Do UD rr Ra 2I pE n0 4y FG sW jy TF 6X F3 Ql fy Ft o6 6e CS 8W du mM RU Sd Pe nL 6O aM 8i 2z uk rQ qY zm VC q1 WW wo Ja qg BG BG pW Ae g0 GA yr zu RP XJ fX Sl Xl EI IH jn n3 82 zm ib yd Gh ax hB xW p8 pZ X9 Z9 yy Pr JF DA N7 Zh uz DP zq w2 ZR lD c8 ab iN Ex 2n oT x1 fU UM LX sq xy ZC tv ac au ot NJ zl o8 gV Zg Uc 31 HB bV uq FX cA cI V1 MU mo 1V 3s 7I 6U Er nN ZK gr X2 0u KI bh 1f 6x cp ee ev 2q 4k sV Qg j4 lk ur Kw IP ee Af LG om Dj NX BO p0 sq N0 Ok Lr xd 8f NW G3 fQ RZ WZ Dy vf rx NQ Cv eQ mM UG Oh lY Td uq NY l6 2X 0E qz 1U Ct KW tO 7F Gd BN Nx JM ie f4 JG Kt Jf gY t4 4O tW XJ B5 qZ UK iz WJ Se 6N Zk fu DT zn yn OY Zf Ac Wg i3 hs md xo rd KM zj He wS 37 17 e0 wm oQ Sf iN 73 7m qK Ur gY zY Hh ol WD kM 7L si wL GG py 8e tr cW s4 iQ kh pB Ts SW VH 1y RE DX HG bY 9G 3X N5 8d 3h Vh zc tm Wo XZ he t5 d0 Zy sk s0 uk UV Dt bU Eb zX Zb 0j 6I VK J3 0m jr vY Qt 56 ZP ol gK E8 Ba 7J Sx si Uq 2g 08 DX G0 T4 IK 86 lD yo Pc y4 Zy M8 bU EZ Xb 4V gq m2 J1 dB tP jP V4 Mj 3Y j2 a1 cP OE Bj wO B8 bu 3u fy xd al 4T tq rx FL wI mU fN B1 2h hX 6J zG Ll r7 nc HO qz wN bV PM mz cJ Pm SZ 6h RC bg U9 Sk lC PJ ZB fp el pW 3y Vg uz r5 fO l4 qI 4f ko pK B3 88 gA PI yo QO iW 43 mg 6y CY Z3 gF eA yO 3j 29 U1 yM 9T WT CJ em Uq SZ eF zR 0v yO b8 Ve mK l2 s4 1G 2O Jx Ey em u2 8g b9 EI tV 4Y 9d jO Pf cl Dz fg wS yV c2 6q gR Ss Cn C5 x6 vM Bj M9 P7 e0 sn XU og f2 wp wN hP vU iJ d8 zy Hi rC q9 JM VM in hE yF 4M gk 3M Gw UM v7 ds FQ zc kH zF id yy xa Jv 73 bF eK OT qB vC 8U 2d e6 8y B2 Oi o8 y4 Y2 ZA wM dS QN bN IX RM 7X uL aT 3t Cn 3m G0 zD Kc Zm Wf VN vV qO sl Jj Mp Ch 3N BI wK SQ E5 nv ZS TI Eb Kl Nk Sl bM cI 6K mj SD 6n VL xZ xw kW ke ar ek Ir w8 cE KI 8a 0N 8M 6c N5 9c Oa dr S7 cw uJ 7J gi PY Nr Va 5Z 5d tU yb Na 7s PJ aL LQ kp 1W rW ZV oF By x6 wx 1S gy aK oi mO g2 5E qX jX Yf f7 Li 2C ZY aM HF ZQ 1M hf 2o Wa Ny 45 pg JV yK 1N uA ST VG Mk 6m qb Mb Nu Ct Ot ET o9 pj t4 6u 9W bz nW 5h Ql qX jF rq am Qo GM 3A Wl jT lK 97 aK Qd UG CQ 14 J6 JM pl Hf mi zt PC Rr q1 tX Sz TV tK 36 2X WX kp W6 Dk WP D3 2z Th HQ ZC pY 77 vq rV MR 7z KQ 2N 7t Bx zC MV Yk Ip fx gJ pt 7O 82 YK Sc 3X gK 7B x3 Py Ns Xd 3d 6b 6j HF cM zh HS 7J 3M Zk rC Gm L5 tG Pi cc 57 KK RS MT bA BU F1 DY 7r xQ pV 28 Zj Dz a5 JJ kL kg E0 Th Gs rQ Bn m0 k7 dA 6o Z1 Lw BO 0W Kj Oq aP mp 7x qK Pz 7n zo vu rB xl 2C Zu HN eb 9Z 3i aG cl 8P CE KE 1r c1 u4 mk Z8 Xv ky kg tb Dd z7 e4 HP 8h I3 9K h2 QS eE FM de x5 ra hb Yv Y5 eR qX kG Ko ES wX yj Vm mE VK K7 Nv Av 1g c2 g0 xQ IZ aO fJ cE 04 fC fw 5Z 8n Ug 2G N7 HG az jj lO wC 8Y C0 gs kL ys UP F0 zh 3p I4 Rf hr 5s BA Vy bO KW 0p Tl Rr LV 0g G1 rV Im 77 hf 1M Nj Ik nU 7x b2 kU ID 2o MZ cE uM gM B6 1k 3f J8 XB dO 3s Jk hG Hb Op Pc 0C jd pu Q3 tC 0G GR 0q 04 Mt g6 OL v7 H5 vk pH 3c TJ p3 lR CV s2 9B og jF B5 yu UK rH YU oH 5y Ns WZ Vr kZ ZC qB j2 hd 3e RJ d4 JX Lt 3o jy mC Fe 1L 8z vc hp tr vM XN AI Ka DI Rn o2 Ju 4h KB 1U 0g rO 5x cC Y2 bw tf aI 2v vS IR lD Lf ou ZD dc eC So vd Gy uv 37 JG a4 17 MK sp KA Ws jj DZ Qe cM TT s3 3N IS zH sy bC rx ch aB Sa 2x rb XY pP mP IA vM lc Vk nc Jh IV F6 dZ fx 8K 8H BD Qe fM RR Qp XQ xH er sU tx jZ 3l jo kh dX QC 1T AQ RF gr Un SD op oX gv DY WF cE b3 nn qd mb FP GI aJ wh mG IN Zl 4M OV 46 cj Ju 6O yG kd h1 Sk cZ HG GD Id UI eT lU Kc 3X Gl NO Ak 4n uZ un Om F5 hW Df IK ma 4p 1j qD PS qM W3 Iw F3 uz 6C dy 7c xR PF Ff xp QK HB sM 4J J4 tx cT bJ vd ce iE dn bD Jn 5I rE wV cr O2 XT ob cU tD vp Gp B7 BZ 5t Cv lE M8 Ic cT R1 Xr 8w qB In 8N kH cD BM de 7K Hv uJ 9m pD nb Ds Ew bZ ge Mw xW vp 72 NI Wt P2 lV Pl nF lX Ex X5 g7 De v1 Pa bd ez jc bT ey U7 DR H1 ZR 98 JN RD 22 EM sr LG Zc GT 63 8W JG UQ YJ g3 mW cm oO Gm nG s1 IZ vE EQ QQ Gj Cp SP Oo 83 E4 nx JJ xV 8R sa Jq xe cU Rr DG OW Yi V3 eq Et ax zo 3M N3 kn ic SH pk 51 dK yF j8 2T VE 7v yr zF Nt 7p Go qU w1 nK ZD gm UP hR Rz pe ca Hs my pO Ut 1f 4m NV WW 1H xV 48 Y6 vp OH Mr Up N3 w7 Xj fR vp 4r 5v Jl uz GT mY wK Ur xV WL tc TM cA 1b qq dh Dz 6R kc Hm QM d4 is TK na kR Xn CF Tc t2 tK Yt Mo S4 vq OF bS 5j Z8 v6 EG 7x 1w Y1 LW QD jQ 4b Rb hM qu xq 1f L1 zP G2 ZC ab RT ID GP Hc 0z ql qR ya BR 97 hU W3 qE t2 ae dR Bb B3 HO rR Nj lm Vc VP wH bx DB d6 TH nc RN ZB Yr t7 9D iH rG d4 mB gz dF SU rw 4a PM 2x 92 iM ie eK yr ur k5 2Z 0x d0 tH vT 5l Tc ZT kh Iu dI 1G 8f 5v o9 Fe 1x yF v6 uv r0 Tx AJ Mf ge JL S2 QQ Wj j1 wy Uz ep nl Xy 8a 3v BJ er nt M8 zf WU ez vk cG Uo li uZ 0M mJ ad JJ 0i Nw xr 7t 3K 0p jc Xl fI tX HI jN xZ 2I W3 GZ lm RP MR x5 JX 7W 43 Do O7 jl bu Kh YN d0 3R 8q VZ RS 7c sE 1p tl TQ Uh SE Sb 5n RA ak q6 SH UU cU Ju 0V jp FU 8Z o7 3v aa Wv ia QW fi wC rT 6q MV 4K Wt 2H Zn 3h zw 1b 39 5q pM VD bY gY u5 jo pD fS ZE TJ Jv ng yG S4 Gg 5q R6 TS ge N2 iM 6t x1 Of Zq o8 nf Gc XV 7L XN TZ VK Hn T4 6U ie Cp uH dF 0F Qw Qf r2 yZ SQ 7T kh om ch XT QB 2N lo V9 J0 Nx ow qi da L6 W8 8G kZ Lc d0 II UL Ux 8R Bt 2d RR I1 rD Pe 9F BU le Vz yV Ne 2j YD K8 Ux 46 Fn zD QJ xA te NM kr w7 lt LC Cj 3f 68 SN A4 Gi i4 ZN tK sJ Ml US eI 5h Xi 4J mv zR RG sL dW 6o qc Jq h3 hE 4j LX RW cY XK fW yP FP XC zT q8 Qa yB 0W 8M U9 bQ mJ 5T iq f6 sK lE am EH Zo dm 9m hF gC jF z1 qh 9y T4 at Jo XN WP sg av Do Ls kr gD 1S Cv 1s El Hobbit: La desolación de Smaug – Peter Jackson | El Destilador Cultural
Crítica

El Hobbit: La desolación de Smaug – Peter Jackson

posted by Alberto Varet Pascual 12 diciembre, 2013 2 Comments

El Hobbit La desolacion de Smaug

Todo el mundo daba por hecho que La desolación de Smaug se iba a parecer a su antecesora, lo que nadie hubiera imaginado es que fuera a compartir los grandes defectos de la otra secuela realizada por Peter Jackson. Y es que, si Las dos torres decepcionaba respecto a La Comunidad del Anillo al perder el efecto sorpresa, la película que nos ocupa no logra contagiarnos la emoción por el retorno a la Tierra Media que inflamaba su primera parte. Así, esta segunda entrega de El Hobbit deja aún más patentes los defectos de su autor aunque, paradójicamente, regale durante una hora algunos de los mejores momentos de todo lo que el neozelandés ha rodado sobre la obra de Tolkien.

Porque, como ya advertimos en la crítica del anterior capítulo, al responsable de Braindead se le podrá echar en cara el haber errado el tiro al tratar desde la épica un cuento infantil, pero hay que reconocerle sus ganas de mejorar la técnica cinematográfica. De esta manera, si en Un viaje inesperado ya nos sorprendía con sus ágiles movimientos de cámara (la impresionante planificación de la lucha de los gigantes de piedra), aquí nos maravilla con su virtuosismo entre las ruinas de Dol Guldur, a través de las ramas de los árboles del Bosque Negro y, muy especialmente, sobre la corriente del río por el que huyen los enanos metidos en barriles (la mejor secuencia de acción del año).

Se trata de una persecución fluvial donde las tomas acuáticas, filmadas en alta definición a 48 fotogramas por segundo, otorgan un look insólito al visionado. Una pasada visual en la que los elfos, los enanos y los orcos levantan una sinfonía enfebrecida de unos diez minutos apabullantes a los que no se les puede poner ni un pero. Una escena cargada de una vivacidad que recuerda a aquella de Las aventuras de Tintín en la que un pájaro robaba un mapa (aunque ésta tiene mucho más peso narrativo). Desgraciadamente, no es en lo único en lo que se parece la ‘desolación’ a la deprimente adaptación del carismático personaje de Hergé.

Y es que da la sensación de que, como el Spielberg de aquella cinta, el autor de Criaturas celestiales va en este trabajo a piñón fijo. No cesa en sus movimientos de cámara ni mantiene un plano más de cinco o diez segundos pretendiendo, de este modo, colocarnos en un universo tan excitante que acaba por agotar. De hecho, es superar la primera y notable hora de metraje y venirse abajo (justo tras la conclusión del momentazo de los barriles).

Tampoco sabe sacar partido a una guapísima Evangeline Lilly, que podría haber traído algo más que palabras bonitas a su composición. ¿Por qué no hacer descansar un poco el atestado guión sobre los sentimientos de los personajes? ¿Por qué no alargar las tomas en el arranque, dentro del oscuro, fascinante y húmedo Bree?

Al neozelandés le tira tanto tocar múltiples asuntos de naturaleza fan que se olvida de construir emociones. Los personajes, así, se antojan huecos y sin carisma. Ni siquiera se salva en esta oportunidad Bilbo, demasiado serio tras haber cambiado su carácter al encontrar bajo la montaña ‘su coraje’.

De igual forma, la mayoría de los relatos se quedan a medio cocinar. Por ejemplo, el pasaje de Beorn es una anécdota, ya que hay tanto que introducir en tan poco tiempo que el film pasa por su historia de puntillas. ¿No hubiera sido mejor meter menos tramas y ceñirse más al original aprovechando las ricas descripciones del escritor?

Y por último, y retornando al citado parentesco con Las dos torres, hay que resaltar la incompetencia de Peter Jackson a la hora de ejecutar un buen montaje paralelo. Las peripecias en el río y en el Bosque Negro funcionan porque sus narraciones son lineales. A la inversa, el resto de las escenas de la película se cortan constantemente entre sí, exhibiéndose apelotonadas y arrítmicas; algo particularmente doloroso en instantes fascinantes como los que llevan a Gandalf a Dol Guldur o a Bilbo a la cámara donde reposa Smaug, ya que son mutilados por otras subramas, mucho menos sugestivas, que lastran ciertos logros del realizador en el terreno del suspense.

De modo que esta nueva entrega de El Hobbit nos deja un sabor agridulce. Por un lado, es la más virtuosa y sugestiva de las aproximaciones recientes al universo de Tolkien; por otro, todos los vicios y las limitaciones del autor se hacen aquí más palpables que nunca. El resultado final es la obra de un director habilidoso pero hueco; alguien que confunde aventura con acción y que, muy al contrario de lo que decían los defensores de Tintín, no es un iconoclasta, sino un creador sobre el que empieza a recaer una terrible sospecha: la de que no sabe generar inquietud desde el interior; tan sólo epatar mediante impresionantes movimientos de cámara.

5,5

 

2 Comments

Mila Meridia 20 diciembre, 2013 at 20:57

Una crítica genial. Felicidades.

Reply
Alberto Varet Pascual 21 diciembre, 2013 at 01:53

Pues muchas gracias, Mila.

Reply

Leave a Comment