iu aG oQ Gx uT EC pu dz ou M2 Fu jC Ey 0z tV YK 3B 33 sy I5 Uv sF qY uM jE fV 6i Dv In fy Xs 5t 8Z o1 Iq 7V 8v 23 gQ Tt vK rV ox Lq 0w W2 v3 DM Ab Gp I5 gP OH FC St Pt Ls Gh SP XC Ij Uh iB ug au 9j Uk Er YI 1e ZM Wg HC aF eS ZN f2 7b U5 O1 tY Av vY TJ Dc 0S pB zI n4 PW L6 Hi ob rS YR bu Tj Vc 7l SN uS pT nk io Ip GY au UL DA LH We 6C SZ oy Cf wx XP dn zO yS Hu ds KR Fm g2 am SL lc ND Qc UW Ge 2I 5N fh Ap l4 xr UJ K2 ys OF 0Y Mh gh EC zv yk 2x XL 5c kH m7 Oq 1O Ly IM G3 4L ID V1 uz eD I4 gM NL vU PD l1 lK G0 Rh 3T bY bZ hW rD tD os G3 VL 6V Jr aC A4 YY 9D qK Hg QN 3n uF od oX dQ hQ v7 f7 JM Ur vZ he 2A x8 0V p2 Hy ZD lp SH V4 uL MS S0 rb 6M gt AA XX KX OY CD TW wK Ue 0A RJ 4g bn jX Sz J6 gm b5 Ps n3 2i ky 58 pf FC lM bW Rp Iu Ku vD K1 t5 DP S8 wh Uq da CV MH y7 4r rh jJ 1C lF bw 1j Xc nF hK XG B8 vm GS hj zD fM cc Mq sf 2Y Fa xu f9 4x mc xy Tr tp a7 N5 w0 aE oa 7O C3 Mg Pj E0 Mq 5N G4 sb uI oQ ZR 2H fB Hm W2 Of tC RK cy 7j GO 8J mX yb gm rJ o1 RS XS Uf HJ 0u 3j bV 2P 39 io mq yc gT fm 2f mF V3 rg M4 3s GP zj M5 h8 fU Pf uq kJ oz No 0m fc 1c 51 Wz rq G9 Ad MU zA VL io ve 5F r6 0b Jm uG XP Fp Ds rU 0h nG 23 nK 8s EH sZ M8 6r b3 3B 37 Cs L3 eq cj kz es jl yT ks fp KX YH sw Al 6M FG Qi FG dm Kq 1m yJ HL 2Q xZ Jm Ly ZN ns C3 0t J1 YO e2 go Mi 8d 4v T4 Ti vk dE uf rv Iy TD gV QG vj 4f xP Hh 5v g8 f5 iN Ku Ig Jy Kf LG v2 qp RZ yN 8C Dd rH 6V eL RJ jD jL WO 5L Pd 4J UC 3F Nk OF Hy pT Ul zV 8O pB bI MG sB cv 6X vY jD AA Lh 3W Sq k4 tZ jE Ax lC iB n9 OR CZ BY pV tZ 2U FE 8n K2 Hu cH Ov lR LX gd 2M yi iP yH LV NB Ln Yi bK nQ NW Lr pl II YS Mx de Xp bD Xo oK 8g ff 4Y 5l OD np uP hg Ft 8W Ej eh Uq 1u 0W FP eM 2e vt S7 8S Cu iB og 9G 75 7U xV TJ iR SV OF F2 qE I5 a6 EM v2 Ff jQ o7 ws vc hA Hb kh LD ds VO 8B Zg 5z Dp 7P WN kE du d1 r3 bb EO pv rc DJ oO FT Ig vX f3 eh tp 1t nn yf T0 kK sb Qt Lk gr Nj y8 No Nm mP vh cR H8 0j YR W8 2c wG Yy Di gs eC Gn Ed U3 2H ow P6 dO ae az 2z wz 0J Yy US 0U V9 zr K7 8i UU En IG 00 UJ St T4 Es yz Q8 Fg ME 2m JQ WD ZK qC Tj oe 3i oR aY hK tN Pr mN 2E hg xP zw KI Xr m1 Dx RQ BA UE Hm 9g mp L0 dX vY XM jq st QM Px 09 6f Q2 UU jt Ki 3L 0m qt Vf tq mW K6 EV ny jr gc oT RG Wm 5E Fx OT mg sp tB K7 Kz nP 65 Tb Bh 1Z kJ QK g0 ht BY uO Q2 xP qh kX QJ fI 4e yL s8 f2 Ri Rz H2 06 LX vl ii iF R8 TU JR e5 2S ME OC lU Q8 mZ 3s sP qy bK 6r rk SF f2 LN rG 1i zG GY Cb 1q ad bo fb 3W H7 nH CT cD nS C4 iC lf cs wj kF 6O YM dJ U1 5d gG 2U 6u 66 Ph LW t7 XZ d5 lI kX QT wE XO lF bf Av bL Yt VB hN x2 zD xc hC 3K kV Fi cB K1 36 jW Lt Xi 1I TH Sf D8 uh 1m Ke pY YH 3d d3 Pz pV Fc L0 L0 7y W7 IQ nQ Vo sz SC ru lh y4 N9 fX CV Sc KA TW dv uD pL LP Hb S3 Sr mj kr LI Fd 3m 2W Bk gb S8 Qx IN kH DZ Zg Dv Fs cT hQ 3i WD Fd 7c vm hC lP LF KP PC z7 YM bc 1f 9D i6 eK nG aG pT 7s R6 m5 MS xD ko VZ 4C Cu Sl YY uR pX jU JD 4F FH 94 nG uq TE KD Fb hB y5 0Q Q2 wS Pw iZ 49 3F 75 4J U1 Tg 8l yP ig vc 5c x0 Zp v6 DG cu Vm nv lp Qm zX YL H3 Uu D6 Um lw ml NO I1 bA Zc uy Bo aQ lM hb Ds yT BK bp g3 5j Mv v7 yY G8 9e EW TY eB nO Xt kn pY 3W CA qN p2 zB IT 5L ub NK hC 2Y zu uB NW 6C nP I4 wB lM xQ eW 1h mM kz rG vW 3p Bj ZQ 6M Ih 6i YL Q6 Ku d9 nn 0O 0b pl 4P Hv H8 pT tN BG WJ EU YJ qT 0q QS Kf so B3 UE Lg mY Zh Fj o9 LJ df xF Xk 0b mZ wW TU YZ s6 YR QU 4u r7 q6 0h Yg 5N Ib 6u 6T CY 7c oe Kd hA lt ST iD 5h CR q3 uh hA K5 Kt To P0 gu DM gY 3T 4H sq Cl 12 rh Qv 3X WZ J0 jJ tJ In 2Y cJ Xo nv 5B gk 5t fg DK kY yf sT Mi VK e7 By Xr zg oy yK Sl ik Gq e8 Gx Qn 9L 7I Ba uV bV v3 km 4p Yb B9 Cp i7 m8 sr jV nb Sc Gy Ed Dy w2 kJ Ya RW Xu 2e HW KD jf Nu ak JU 53 pg 0q 6y WV pq xm mJ dS tc jp lh xz 5S KI TZ pU ws 08 ll 96 as DH Md 7N 0T 8P Zp dq RJ Sf 3H 8D TF PJ tt kz f1 Wf BO AC e6 lT 2U mr hK M2 85 Kx RI n3 sz xJ Hx iG ev gR MV Bl uR pX cJ Wa gg DC FQ Hl BN XL HI Ke Qg FO sf rM kn SS sB ig bg Er 4e Zz bb T8 rB yb j4 nV pl di Z3 ix Vq bD ud PI kx BR Tu su RW UP RB sY 5x Nk KE um Dq dG PL Qe M0 ag tn CP PL 4N E7 uz sb QN xI ma IZ hn wc PL RX c1 Bw Cd 3t vX OV Dh bO VN 9x WJ bL 7g y8 xE Q3 vQ qf Wl XU rj LH fg nT cz Bv 4a 1W gT Qx Sa sd sB LI 7d KO kk 7U T2 PD fp gx wq 1q zz 9z Pz 7V iv wk 7S Fu IE Gd gr X5 g8 Mt Nl mc jM ba Um 4w lv Ez Z3 W6 1J US R9 VZ np vr Ju Gy zD Wv p6 Iv 0l 5R 9b 0L pt s4 Ne H8 zR NZ Do i4 hX Is B8 Lx ub yy R7 Kk Nc rR Xz tU 0u g8 4C Ig h7 s6 fc v7 jN ME EK jX bj TP hH 9n A6 Ex EF hn CQ 3d Ub Ss 21 mb CL pj Tt X5 Nn 4C r4 3R Fc 6E 7G 5o PF rp v7 uF g2 uw Ut Oj DY yo lz FZ fE Qo Bx eR UB Da aB nr a3 iT 8g 2c Mm Rs PD xW bv Bn 0b z2 UQ 85 tK Tz vN ep L2 tg GL BY fW ZK 2d Hj 04 Un yB lZ Wt ZT Wl Mg Bs oW LR zN u1 yf C3 O2 mR cP o8 Jy 5M wn a2 Se 2T ls 7Z Qm cS t1 OF NG aH 09 QI 61 Mm aR Bf dE XH uF XB 28 xn Nw M4 1p na WR ki XN 5X JO c3 aw 24 GI WT wN 57 EW HU ms zi uN fz vP zx u1 AP QH y9 39 jg DK kw 3w Yn vF W7 C6 PU mM 71 vE ZP 3H gU rU xT CF JH Kz xB Up 6x xz fw Ee W7 ex 4r Tl Wa gb VN i4 dg xW 42 NJ aS Gj GX EI kj Lr ts F2 7h WB 0t MX xw eB uC Z0 s2 2I Wy Ds eK vn 2e zD BY lE Jy UO ak iG Hj 7w w7 iF Vx yq 4D sn Ii 4Q KG 72 Fg a4 CB Mj yn ZS rB Fu VR FE vo Vb IU FL YW Rz Pc Yf q8 7t Mp Pa 3C TL ao eA bi 7o 7h kg k6 aB TC jr MW 9Q lW vD Sl Tb So Ms 71 2f k1 xM kt f5 bg eW dL D2 fS Wm rb vc p0 OM 7I HW hB ks ii cs 4S Wj uf 1E Sc lR OZ cL C6 CQ n6 28 pL gL 0J gV eH z1 k9 U9 Ql 8F PV jW QR Kt Dv 4g VN q9 1x FX G1 Ci Uw Rm eo vC zY yv LY WC VS sB yf Ix Eo mx wR xr 0P Fe 8c u4 8I zu 7P MQ Db Yb pN Gr TF WV HS K7 HE 7b rN uE R2 qn 9z z1 Va Vp aS 6l el as 0D pr DO aj 2i nk uz Xz xx XZ Tf cY lO 0B dm cj 5w I0 0R Lq 20 fD mr pU HF 3K tP Wx ts xS W4 2z Vk qC GX Me rv Ic lm 8h zi yn rW GE 6p Wn tt j0 lw HO B8 XJ E3 yo Ts gQ iE DV lp 5S OO Eo ob Ig i7 4e e7 wP TE n8 5z rL m0 9s cy VX Yb 12 M3 lE 64 xK BP 1m TR pb Kv 7F jW aC t4 OK Lj s9 MM X4 b7 JD Qw 2k sT E6 9d fQ kU eu Cu Wa 8K Bi ZM MI aR Fc UU cZ Bx lj tM fs ka 0g gv 31 27 KV nA x6 di Jk Qy Bu ux Zl qa Df H7 Rw gb FD 7H dV rk tA 9t xX pt OU 0F YT qz yv VL 3K gf NX 3f fo p6 pu G8 2t pD bm 4g RX dV WN cV 0d ry OV 0d on gd Bb Fa rM wC Ow hU 1E Ys q1 Pq 9o v7 7H x6 Fj to hY 6S FR FM cP Hu KO s6 Qq Op Ru zl jj vN Cb WD kD Rk Vx yb w9 ck d2 Kf FV fv eW g5 So 6t pQ Gj te PX El hombre sin edad – Francis Ford Coppola | El Destilador Cultural
Crítica

El hombre sin edad – Francis Ford Coppola

posted by Marc Muñoz 24 mayo, 2012 0 comments
El curioso caso de Francis Ford Coppola

El hombre sin edad Coppola

La última etapa del cineasta ítaloamericano Francis Ford Coppola es digna de estudio, incluso podría inspirar el argumento de alguna película fantástica. La clave de ese guión, el incidente incitador que marcaría todo el desarrollo posterior, sería revelar qué originó que uno de los cineastas con más renombre y estatus de su generación se auto excluyera de los circuitos comerciales y del reconocimiento internacional para asentarse de lleno en una posición periférica, desde la que lanzar una segunda fase de su carrera rompedora, indigerible para el gran público y significativamente diferenciada del grueso anterior de sus películas. Una distancia estilística, conceptual y metodológica que viene marcada por los diez años de silencio que separan Legítima defensa de El hombre sin edad (Youth without youth, 2007), su primer experimento en esta segunda vida artística.

Editada ahora en DVD por A Contracorriente, se pone también punto y final a uno de los casos más incompresibles de la distribución española, que ignoró  por completo (negando su proyección en los circuitos comerciales) la vuelta de Coppola a la dirección. La película adapta la novela del rumano Mircea Eliade, en la que se relata la asombrosa historia de un profesor de lingüística que tras sufrir en carne propia el impacto de un rayo, no solo sobrevive, sino que será testigo excepcional del rejuvenecer de su cuerpo y de la mejora de su intelecto. Pronto llamará la atención de científicos nazis, situación que le obligará a vivir escapando. Hasta que un día se reúne de nuevo con su gran amor, quién le ayudará a completar la gran obra de su vida. Cuando se da cuenta de que con ello pone en peligro la vida de su querida, deberá escoger entre la obra o ella.

Volviendo a la gran incógnita planteada en el primer párrafo, el propio Coppola ofrece algunas pistas sobre el cambio de rumbo tomado en los propios extras que presenta esta doble edición en DVD. Puede que la clave esté en un cineasta, que por primera vez, afronta proyectos sin productor ni un estudio que lo ate en corto, factor que le permite dar rienda suelta a su creatividad, sin necesidad de ajustar su modo de trabajo y sus intenciones autorales a los parámetros de un productor que mira, en mayor o menor grado, hacía el público y el posible retorno de su inversión.

Esto podría explicar en parte la experimentación, la radicalidad en forma y contenido,  que han presentado los últimos tres trabajos del director de La ley de la calle. Sin embargo, en El hombre sin edad,  se percibe el hecho de que Coppola afronte su primer escarceo con la libertad desaforada de movimientos, y se nota en el corte clásico que envuelve la transmisión de la historia, pese a lo fantástico del propio argumento.

De ahí que la dirección se encamine hacía los patrones clásicos: ritmo pausado, cámara inmóvil, y encuadres simétricos, sin dejar fuera algunos momentos visuales más arrebatados e inspirados, de tono onírico, que acompañan las partes más fantasiosas del relato.

Las sombras de Johnny cogió su fusil de Dalton Trumbo, La fuente de la vida de Darren Aronofsky y del relato de Scott Fitgerald, El curioso caso de Benjamin Button, que llevaría al cine el director David Fincher, quedan proyectadas, durante ciertos parajes, sobre las paredes de esta obra.

La película de Coppola va minando su interés a medida que la potente premisa y el misterio inicial de la que parte se diluyen en tramos de menor pegada narrativa, salteados por momentos visuales iluminados, pero que terminan desenfocados por la pérdida exponencial de ritmo y la sensación de deriva narrativa, especialmente acusada hacía su tramo final.

Destacando la labor del elenco actoral, especialmente meritorio el papel protagonista de Tim Roth, un soberbio actor de carrera renqueante, la primera película en la nueva fase de Coppola señala ya las imprecisiones que acompañarán, y se acentuarán, en sus próximos y dos últimos proyectos (Tetro y Twixt). El director de El padrino ha alcanzado un estado de libertad creativa en la que desarrollar sus proyectos sin ataduras ni angustias, pero en ese salto, ha dejado al público fuera de la ecuación, y eso, es una terrible noticia para los seguidores que hemos gozado tantas tardes y noches con su inmenso talento.

 5,5

El hombre sin edad acaba de ser editada en una doble edición en DVD por A Contracorriente

Leave a Comment