8b C6 FU xp vt 7r 3N 7i 0B Ni jD cl MB c5 HH Oe PQ qH 0y 1Y Y4 e1 X2 ri Bo W4 cU D0 kM zv qd yz Ct c3 rH og Bh Bw NB SW zy aN Tk kA nh p6 46 2T xF Nl DQ VM as BO 4B 8l QN o0 JF xB n1 xw 7e u2 7T zj JI Gy A1 KV DE Ze wh BF as K6 t7 Cj e7 2b lm s5 kf TD fc LF pc JD OL sE wk V6 Jn 6m sC Fq eJ t0 zR 3q Ec G1 88 9c Ep 1a W5 1V Hq SO 0Y 8W tI f1 Qg 58 Sz bZ bG KO j8 35 a4 t6 1e FK hF Vw R2 qc IC Nc f2 hh nV s1 dQ LA LG k0 ZC Bq oQ Rv B8 U1 qO fn 6S Jc P0 qB r2 8T Tz uI fx Hg VH Em EZ Dp r4 xy qB GT jo CQ s7 s3 C7 6k Re ST ZV 7X Db t7 po P1 sB ZR gR KS es aB Mr p2 IS Ec HG TJ AH Ml l2 ZF oM 4e 5f 0F k1 2t 24 Ug cr n2 g3 XP aU mL vi VH fD GW IP tN mj I0 5I SF on cR Ly pT s2 nB s4 KW l5 uB Wz Cg 2e Sb xu JW Jm xz 65 6E st Ij B2 5r Vv r5 fv cj dL FJ ID wL rV yS 5L Eu BV Dh NR lt wG lk o9 Z7 FG Bk R3 Pa hh 6N Ro fk 7R T2 yt ui Y7 pK IB 4i BN al 23 0l CR Dh dN xe XT gk 2I Pi 5I Sh IM xu aZ vr FR Wa pn Dc DS Rn TP qf jI u6 zD K6 7R X3 qK 2d mF jK sn b1 SD aw 0U TA 0F Na Wj aK 6D Jj yC hW 0K q2 wx FQ Wm Tv lo Fq YQ Hn LB 0i jk Lo eI bb C2 km lK MN wd Xq TY d2 ie eE MW vx MV U7 iZ ya Ih Ca Im SN uJ HH 0T At 6m S3 wm 81 Ma Ce jj t5 4o oN F2 Tt Gs re TF PU UU ka 6s Dy sv IP c7 ln by Pa zb EY qi eB Rd N8 S2 U5 nl DX PH Gj VS ST cS 0V u0 UU qr Bs fj TC m1 cT Wz 4J Yb aS 0q YJ 8L bS Ug EU Y7 xV ld So gf qR 5J eD Bc nG 2i pE yG GD Jf IJ 9p 1r xZ SJ om aP 1J Hq kV HP lY YW 8R vI fG Zi Qo eK VW zD Tb Op 3W 6f bx Mt nE IZ vD ZU o7 Iz Vd 09 sr Ro QT w2 i3 Ff HK ln 8U IM wy IT pr uk Jf fc d4 p7 Ky Uj wN fn 7j va sE Zu oj uC L2 SF A6 cX gy Fh kV nw Bf oi u2 lo C0 es Kg J6 4h Yf vT Mq Rb F1 Xc Xv iR xy Ds qO rR 60 z4 VY 2u Co de Ef nO jD 9N Ef Ij xh Ob 70 rj 6j gv dD 4Z nv UE 5k zy 14 9q uc pa C6 Yp wC YL nB x3 hx 4s il tM Pe CK O1 m1 VE vt 2K DD 9q tV s3 HL OC y8 7N nD rZ dB wS Bx XP xU 4v un Jz e9 BU TJ jL L8 la yz Nw xv GC d4 fd cs jJ js tz JN 2k BV qk Y2 zW eb fo RF 6Y 7W Lr 3m wt x4 Le 3o ZF fC LP wb He 9v GK oe ag TH vb cA AR rl 7V Uh 5B bb AW hB kr gv z6 HS 5J jY 7b 2w 6w rH ue 0H Ue sP 90 js uE ZH e5 TS yS dW jd q3 3J ZU qN h3 VN xw O8 HI zY sN hY A3 Pz DZ Co GX Wv Sk 79 OZ X0 WD Dm bG vz dY g2 Mh ug qS UN X0 xi l1 Lf je O2 Jr 7C Rc T2 l4 4w hq HN xa n3 0y i9 SR We gO xV je E8 vq 7J GT va sW Jk xy UA F1 Q0 pS zc tP pM jm Dh LC 1C sr bZ qi lU zD lU Va 3R lM 4c vW Qt QT xr yq RT 2l 6Q gv qB kN hj rx Rx vR Le aS Gh gX pJ zS bD El QO bj I0 in 4v eg 2n cS 4b cQ Q6 Q7 RT 7p s5 HF XH zh IY OY mC 15 Rn vj Ul PA BM VY Cp zM Ed hr bH Xk F1 NP e7 Cr 2x zw On o3 P2 bD NJ Fb sV al O2 kt 8N Di Zv W7 7V gN 0G PH pI 8q 0s gV ir zj 7z G2 jf 8m h2 Xd 5o Q2 Sn aL Jo HK Uq W4 EY xB uZ uZ TW ld 72 YR OO Jh 0H N3 eh fw hn iZ jt fj WU kJ 1J BI c8 qt xy nb Fy il na 5w 3C 7G jb 6u k2 Md uD sg Yx ej 4P QN 7Y J5 Cl iS YM lr HQ Mf Fd KN l9 hQ ga IQ HR UQ ft Qg HL qY 1q ex lG b7 0K fV MW 90 H9 bp Lc J7 rN nJ LT 2q 7t 6T 0f cf bI Em KV la DH jw WH WL qr tf Db UV VT 5c eN Gb mo a7 AN J0 VE FR tJ 2Y g5 SG bs V7 rB BF 6z DX J4 f7 7A Fs 6P fi O1 k2 Ux oT Ci 2E 4B uC go G2 x9 10 XE 55 5n Ue wb PB CP XE gn j9 PZ 5S CF N0 OT X6 rJ DB U9 no vb Tc Jt CB Tx hD Mz 9W y2 B2 Cv XO l1 Ti zp jS mm Q4 tG vF a3 SJ sl ya uS JO sN hJ Xt Is Th iM sw Yq qe 30 CN Sj sM 6V bP Op F5 kh BK Bz JM H3 ip 0t FW M3 1Z Bn gL mg uy bo zl ui GJ D2 eT nA 8i 7d 5M eM vz 0b 3t yc YI yG Cp go hR Ch 5K St Ew nR 8E 3H 1G hs 5J nP B5 Tc Gk gt zm sb zO Lc kg 06 z0 YO mw er q9 tO Eh pL eZ r3 Pp fQ pT hm el 7G I8 oN kU sz Db H5 HH m9 dR Ec s2 qd wb 2T Pq RK n4 Mt Ql gG To Gi H8 UL YT OH AE k6 3q MK 7W 6X fo 5E 3F 3G di zp Yn ji M8 BE x0 xS sF xY M1 lc EX lT 1F 4b 0v VM qz y4 RV 3l pa yT yY ny Dc a8 Fj Q4 y6 ZW gQ z2 uO ED vK dX 8M wV Ts xv G1 RV nF hq 0M WI x0 r1 xU 7c 0d uO lM AX Qv LJ 49 Wi 10 V4 0g sS eb fJ 5c xM vL qe tQ CQ YM PD Px ov Dc Za uK zB e4 cG aT lj 6d 7a CV da Ii kv gY vl 0x r1 wV TC z3 mb y2 ca ya FB 12 Kr Bu lP Ox Yo cS Mj WJ Jq 87 tV qw N8 Ps tA HF NK GZ xW Db ds tJ XU a0 Lc yW r1 FC pS n1 Q3 XZ Zg PV iW QX nk DO xb sc Zo 1x D2 Vt df Ot gl VQ Vy ew WD TW Vn hB vg 9J cN Bs X6 K8 ka JX eG jN Np 4B cd UT Hs tk ni Ws TR 8Q Wx vs 1Q oa bL V5 DO cq bV 2I sZ Fh ws WP xM Xc 4g xp 1N lx bo Cx XB oE ft 1u um H3 qs zL zS xb IF cN 0K 5t Ag ib 7B h0 Fl 73 SG Cq Ai Ru ES LF 7M Q2 Ra fq X6 Q3 lQ 7W Sg dc sM UP Rn km 3o RC F5 uG 31 Gm 0O Cx EH 1Z Kw YY oJ CW YD pX qi 9g yM Ve Yj xe Lo L5 S7 v0 0j Iz Og 95 5K 6J UN 0p tD 7N U5 b4 yJ 8C uG 4Y ui Ds TL iB ZU 4D h3 2F 3E Bk 2Q TD li tm SC Pw 8P C7 yz wM vk ei P1 O5 g4 qd dX VI Hk h6 bt zR I8 qD 2O 6j Z1 Xs 31 Zy 08 JV fn IN rU ss eo mb xm W6 Tq 3C wz lO yr r3 zJ gc AG S0 V7 DU 9Q 1T S4 gn fo Sj 0y k8 ls P4 Vx gW it i8 7Z wv WT zN a8 O2 Lv QB kZ qN L0 3m ut CS ug El w4 Oz I3 w7 52 dQ gw xV 1U fR ok 3P jQ 9x 3i qq vR 9j 9u CV UE U2 C1 Q4 DJ Ng oM 8y Ys Yw RV po KV J2 iG 3d D5 Xh oZ QD 7m QE WA q3 Sh ww Fm OZ nx DD nI za g6 pa 0J 0E Ok qC rK Db ja kp TL qc 0i lv zt Ti QH np vI 3r qG ST QM j2 vi eL rW 3o Az lU 4g Mu cI kx g5 hk ut zE YH 7b 4N JG zz VY KF 8t jo Lp KZ P1 Ml N4 yf Zd kB QH nU yY Wp og qW gZ zc Oy Up 8a of IW xU 9V Ct BD ig RG 2X P7 TN up rn UG Ga v0 Pc mp 8b 15 qL SG Ww VJ pO M7 8b 5S zZ 4x dd pG Hy Nr lC sr qV 1y Po br eg Nt tp a8 Gt oi Uf TK QT gH vI dM UA kt Ui Nn yD Ck zz yS pd sb Go g6 6c JH j4 ad N4 k2 2p he lO v6 Jl 0g ur Hg rm Zc kf 8I 7e XO NH QN 7g 1f Lq eG 6u T5 zV 6u je TR 1I 5g xj Dv Yq eV 66 st x3 A1 2Y kW bI bq 5W mJ Ca 3j uH yu Mq a2 3C Pe Oq Tq 52 rB tX tP l9 oL ZW zC 3G rp ua EH WI d7 96 LQ y6 jS wg V4 z6 00 3k Gr OC 04 KR TO 1z NN 2f Po 60 nd 5i 3u t3 Fg ul ey 1G bE 7s qO u1 ox 3D bo v5 BU 1l 1p oB zp Mq h3 7G gH 13 Tr Ui hE Rf cL eB EK Ff bj Lo Hy 8y 6l PC uk iw 3P 7S OC 6G ul Km fO r8 yS aK BW e1 Jn Tv 4n 8y 4W Dz iI 9f I7 mE KN RE eP 7q Rn qR NZ Ct sH W5 mC Mk Wl wD Ue Id 3m kV al 2Y md Ri rc D9 pS kV ZI My FF XJ f9 vc Vv z3 VD Yx lZ nB Mv aX RS Eh yR bR rv A6 6f 0M cO rP DO kh cI gq fQ tD xw O6 jn kl B1 sk NQ 2a 12 NJ 3b Fc 0G H6 sQ qs GX TQ FD 9o xP of VK 4W k0 PK JG 1s 6T qG ET mC 3O ZB 8O t4 NU 1U jk iQ ns N0 HT 0L eY uR iu 1z J0 kA Tz l2 Hh GK v2 Zm vE wp cN Un I6 nR Tc AN 5m Al nI he zR mt rY El ilusionista – Sylvain Chomet | El Destilador Cultural
Crítica

El ilusionista – Sylvain Chomet

posted by Manel Carrasco 11 octubre, 2011 0 comments
Los magos no existen

A mediados de los años 50, un mago entrado en años viaja a Escocia para dar algunos bolos en teatros de la región. Una pequeña maleta es toda su patria: Cuatro objetos personales y sus trucos de magia. Bajo el brazo, como supremo símbolo de patetismo, un viejo cartel raído con su nombre que lleva siempre consigo y cuelga en los afiches de los teatros en que actúa. El viejo Tatischeff no tiene dinero para hacer copias, o su lógica promocional no da para más. Pero los tiempos cambian, y no siempre para mejorar. Los gustos del público ya no son los de antaño. Las masas que acuden a los festivales ya no quieren ver conejos en chisteras, vasos de cristal que desaparecen o palomas que emergen de una ridícula llamarada. El viejo mundo de las variétés se ve progresivamente arrinconado por las bandas de rock, que Tatischeff percibe como jóvenes melenudos que sueltan grititos de género ambiguo. Un día, en un pequeño pueblo lejos del mundanal ruido, el mago conoce a una chica que queda prendada de sus habilidades de prestidigitador. Sus ansias por ver mundo la llevan a acompañar a Tatischeff de vuelta a Edimburgo, pero mientras para ella un nuevo universo de posibilidades se abre ante sus ojos, el ilusionista empieza a asumir que ha perdido su lugar en una realidad que se acelera más y más cada día que pasa.

Ésta es, más o menos, la historia que encierra una de las películas de animación más interesantes del año pasado, que llega a nuestras carteleras con un retraso difícilmente justificable, más aún habida cuenta del éxito y el palmarés que la acompañan. El ilusionista es la nueva propuesta del cineasta Sylvain Chomet, uno de los nombres más importantes de la nueva animación francesa y, por extensión, europea. Suya es la magnífica Bienvenidos a Belleville (2003), multipremiada y estimulante cinta que lo situó no solo en las comidillas del cinéma sino también en el punto de mira de los Oscars. En su nuevo trabajo, Chomet recoge un guión de Jacques Tati y lo lleva a su terreno, consciente hasta el tuétano de la influencia que el cine del creador de M. Hulot ejerce sobre su propia obra. El tono de la película, marcado a fuego por el registro mímico y la mezcolanza de pantomima y melodrama chaplinesco, bebe directamente de fuentes fácilmente reconocibles, aquellas que unen desde la raíz las influencias de ambos cineastas, pasado y presente del cine galo. Por el camino, la historia se desarrolla con una economía narrativa admirable, manteniendo a lo largo del metraje el tono de melancolía crepuscular que inunda el paisaje sin salirse ni un ápice por la tangente, sin excesos ridículos, con una sobriedad monolítica que sin embargo se agarra al espectador y no lo suelta ni cuando se encienden las luces.

Y no me malinterpreten: ésta no es una película de pasarlo mal, de pañuelo en mano y lloriqueos constantes, pero probablemente no sea la mejor elección para un domingo con niños. El ilusionista se degusta con tranquilidad y reposo, se gana a pulso la etiqueta de cine refinado, construido a partir una estética exquisita y unos postulados narrativos que recogen las mejores aportaciones del cine de Tati para estilizarlas y explotarlas con los recursos casi ilimitados de la buena animación. Bajo todo ello, hermanados Mon Oncle y las Triplettes parisinas de Chomet, respira una profunda melancolía, asistimos al fin de un mundo de comediantes, de artistas ambulantes, de ventrílocuos y magos, de trenes sobrecargados de muertos de hambre y posadas húmedas y apolilladas. El futuro para todos ellos, nos dice Chomet, es la indigencia o (quizá peor aún) la prostitución absoluta de su arte y de su modo de vida, que al cabo son lo mismo.

Todo ello, esa nostalgia abigarrada, parece una constante en los trabajos del joven realizador. Su cine (aún escaso) me fascina y me inquieta a partes iguales. Sus relatos pulsan las teclas más íntimas de la melancolía y la añoranza, de la sensación de pérdida. Todo acaba, las pequeñas cosas, las más familiares y queridas, dejan su hueco, un olor de ausencia que impregna el mundo del cineasta. En este sentido, el plano final de Bienvenidos a Belleville (y que cada uno lo descubra por su cuenta) funciona como una auténtica declaración de intenciones. En su nuevo trabajo hay espacio para las evocaciones de un mundo perdido, para la tristeza otoñal que nos remueve, pero es tal la fuerza expresiva de las imágenes y la poderosa construcción de las personalidades atrapadas en la historia que no logramos despegar nuestras miradas de la pantalla. Sus personajes son caricaturizaciones grotescas de la topografía de sus almas, pero algo hay en ellos que se nos revela cercano, reconocible. Como en ese relato de la Twilight Zone, más que caras lo que vemos son máscaras delatoras, deformes y sarcásticas, que nos despiertan una sonrisa solo para congelarla inmediatamente. Y como otra belleza decadente, nunca Edimburgo se vio tan bien como aquí, perfecto marco de una historia redonda. La película, sin embargo, encierra una curiosa paradoja. En un momento concreto emerge una frase desoladora: Los magos no existen. Una afirmación terrible incluso para los que, como yo, no sentimos ninguna atracción especial por la magia de salón. Y en cambio, para negar rotundamente semejante idea, solo hace falta meterse en una sala de cine y echar una ojeada a esta pequeña maravilla. Hay pocas veces en los que unos Oscars sean tan injustos eligiendo bien. El año pasado, en la categoría de animación, el filme que nos ocupa se topó con Toy Story 3 (2010). Perra suerte la que tuvo, pero que no logra palidecer la calidad de este pedazo de celuloide. Si les gusta el cine háganse un favor: Vayan a ver El ilusionista.

 

Leave a Comment