Crítica

Elysium – Neill Blomkamp

posted by Alberto Varet Pascual 13 agosto, 2013 5 Comments
La hipertrofia de un bluff

Elysium Neill Blomkamp

Con el primer trabajo del surafricano Neill Blomkamp se hinchó un globo que, por un lado u otro, tenía que estallar. Distric 9 era un film corriente y moliente, una obra social puramente narrativa vista mil y una veces en la que los negros eran sustituidos por extraterrestres. Hasta ahí su originalidad. El resto, pura academia.

Aunque no todo eran malas noticias porque la cinta tenía su empaque, y su falta de grandes pretensiones le otorgaba una naturaleza muy concisa. Dos virtudes que no encontramos en Elysium, un título de temática similar al anterior pero que hace de la hipertrofia su razón de ser.

Una problemática muy presente en el cine contemporáneo. De hecho, durante el visionado uno no puede quitarse de la cabeza algunos de los peores tics de producciones como El señor de los anillos o El caballero oscuro cuando ve cómo la cámara lenta más obtusa se da la mano con el batiburrillo en la acción para subrayar determinados sentimientos a cambio de nada. O peor, a cambio del estiramiento de una historia contada hasta la saciedad.

De nuevo, entonces, el mismo cuento sensiblero y corto de miras, que se toma demasiado en serio (¡si hubiera cogido este material Verhoeven!) y que da soluciones ridículas a asuntos complejos. Una temática, pues, tirada por la borda por culpa de las incoherencias tanto en el continente (excesos en la cámara en mano, los cortes en el montaje, la fotografía quemada…) como en el contenido.

Y es triste, porque, con todo, hay hallazgos en este drama futurista. Por ejemplo, las interpretaciones son muy buenas (particularmente la de Matt Damon, quien va a más con una constancia que asusta), el planteamiento del apocalipsis que el deseo de una vida de lujo a cualquier precio puede provocar resulta inquietante, y determinada imaginería del film, como el diseño de la estación espacial Elysium, es original. Sin embargo, estas grandes bazas terminan perdiéndose en el camino por la incompetencia de un director empeñado en narrar en vez de querer generar buen cine, que marcha por la vía fácil y deshonesta a la hora de crear atmósferas llevándole al espectador de la mano en lugar de darle la opción de elegir, y que imita sin vergüenza lo que han hecho otros reduciendo su arte (todo el universo Mad Max ha sido aquí trasnochado).

El resultado final es un producto en el que el ruido apenas deja ver unas nueces mínimas que se revelan pegadas a un guión al que se le ve el mecanismo al haber sido elaborado a brochazos en esa estúpida necesidad de que ocurran cosas durante la proyección. Una cinta que desprecia sus triunfos, ya sea por culpa de la sensiblería, como la manera en la que la se ahoga en el lloriqueo y la hipertrofia la emoción suscitada ante el cumplimiento final de un antecedente; o por la falta de ingenio, pues, aunque estemos ante una obra de estructura libre, los espacios transitados son lugares comunes y el trabajo va perdiendo fuelle hasta una conclusión en la que coge peso uno de los antagonistas menos carismáticos jamás vistos.

O sea, que Elysium es una mezcla de lo peor de las películas de acción de los 80 con lo más cansino y desafortunado del cine actual. Una realización que pone en la picota a un autor que nunca debió engañar a nadie.

3


5 Comments

Marc Muñoz 13 agosto, 2013 at 16:35

Para mi Elysium no es una mala película, ni mucho menos, la tacharía de notable justito. Muchos de sus hallazgos visuales beben del pasado, especialmente de Verhoveen (Robocop, Desafío Total)y de videojuegos, pero no aporta nada nuevo al género en ese sentido, algo más atrevido se destapó en District 9. El guión, como suele ocurrir con un producto de esta envergadura es quizás la pieza que más baila, y su argumento ha sido utilizado hasta la saciedad. Pero ejecuta las escenas de acción con habilidad, el ritmo es incesante y hay cierta química entre los personajes (bien Damon, bien Braga, bien Copley, mal Foster, mal el tipo que hace negocio con los “espaldas mojadas”) Es verdad que a Blomkamp se le atribuye un mérito excesivo como presunto renovador del género sci-fi, cuando lo único que hace es coger los códigos más clásicos del género, y darle una breve pincelada de tinte social. Es una formula que utilizó con éxito en District 9, y que vuelve a utilizar, con casi mismo acierto, en Elysium, por eso no entiendo muy bien que consideres aquella una peli decente, y a ésta le otorgues esa valoración. Y entiendo perfectamente tus argumentaciones, pero no el cambio de barómetro entre una y otra.

PD: Algo que me chirrió mucho de su historia, es que la élite cree su edén en Elysium, con todo tipo de comodidades, tecnología puntera, e incluso máquinas para curar enfermedades, y no sean capaces de interceptar o volar por los aires naves/patera. Algo que ordenan hacer desde la tierra

Reply
Alberto Varet Pascual 13 agosto, 2013 at 17:31

Lo de disparar desde la tierra yo lo entendí como una manera de lavarse las manos. Es decir, si la gente desde la tierra ve que se ha bombardeado desde Elysium se mosquearía, pero como lo hace un notas desde la tierra (en una fantasmada de mucho cuidado, pero bueno), no tienen por qué protestar. Además, la gente de Elysium también podría mosquearse si entendiera que su gobierno va por ahí matando personas. Creo que es una metáfora de los mecanismos de defensa de las superpotencias y sus tretas de turno para que la gente no se pispe de cómo actúan sus gobiernos.
Y respecto a lo de que la anterior me pareció decente, a ver. Me pareció pasable sin más, pero si le daba el 5 es porque, a diferencia de ésta, aquella no estaba hipertrofiada. No había nada nuevo en ella sino la ilusión de la novedad. Era muy predecible, sí, pero ésta lo es mucho más y, encima, con un argumento más rico, con lo que debería haber sido muchísimo más variada e impredecible y, sin embargo, no lo es porque no para de moverse entre lugares comunes hasta el final paleto (que no podemos desvelar) pero que va a dejar a mucha gente con cara de nabo. Aparte, no recuerdo que aquella estuviera cargada de mensajes pueriles, cámaras lentas obtusas y desenfoques brutales que no aportan nada más que la ilusión de trascendencia o frenesí.
District 9 me pareció la película de un estudiante de academia de cine que ha hecho bien los deberes. Ésta me resulta la de un impotente creativo. No sé si me he explicado.

Reply
Alberto Varet Pascual 13 agosto, 2013 at 17:33

Por cierto, creo que bluff es con dos efes. Si lo puedes cambiar, XD.

Reply
Marc Muñoz 13 agosto, 2013 at 17:53

Lo de lavarse las manos (o las mentes) ejecutando las acciones de represalia desde la Tierra resulta una absoluta gilipollez (ya no hablo del plano de Copley lanzando un mísil tierra-cosmo). Los habitantes de la Tierra ya tienen motivos para estar mosqueados, de hecho, representa que lo están pero que no terminan de revelarse en masa, y a los de Elysium no les puede repatear más lo que en la Tierra ocurra, por eso, viven ahí, aislados de todo, en su intocable confort. Así que ese punto no se aguanta, y también lo interpreté como una metáfora del proceder de las superpotencias, pero es que precisamente éstas ni se esconden. Drones, escudos antimisiles, no sé porqué debería hacerlo en un futuro diatópico, donde las diferencias se acentúan, y todo queda entre negro o blanco.

Entiendo tus argumentaciones, pero aún así, considero que eres demasiado severo con tu valoración, ya que no deja de ser una película gozosa con apuntes interesantes.

Reply
Alberto Varet Pascual 13 agosto, 2013 at 18:39

Lo mejor son sus apuntes pero, de verdad, no veo el gran cine, y la originalidad tampoco va más allá de lo ya apuntado en la anterior película. Aquí se ha echado al monte y me parece que ha intentado ser personal acentuando sus supuestas virtudes y le ha salido un bluffaco de cuidado. Pero, vamos, para gustos los colores.
En lo que dices de lo de las superpotencias y tal, estoy de acuerdo, pero vamos, tampoco es lo que más me molestó. El guión tiene sus cosas pero los guiones no son lo que más me interesa en una peli sino su originalidad en la puesta en escena. En ésta todo es redundancia. Copia lo peor de Nolan o Peter Jackson en una, para mí, indiscutible falta de ideas. Todo en cuanto al cine, a la expresión en imágenes o al lenguaje está bien sin más (como en District 9) o se va de madre en la hipertrofia. Yo me aburrí muchísimo. Me pareció muy mala, en serio. Pero, vamos, que la gente vaya y juzgue. Yo, personalmente, me dejaría los dineros en Paraíso: Amor.

Reply

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.