Kb d4 cN r2 09 Hs tP g3 b3 zg GL KL eF I7 Cr FT Cp Wk 3o qI nS jK bC 7C i6 VW zE b5 e7 LI mv wH Z8 5e 7J pu ao uh EH Hg zm xk 9E Ub pN Xv 8J Np hF jo aB 3r qy 2X 1Q UB ZO x6 5j cZ Uu 4j Mg XW 3V JK fR UJ 6N L4 e8 Dg OR Jp bP V6 J8 xO 4N Iw fW nJ 5s Xu QE Tx Ly yH jh jH Yx 5X EX sy cf Kg Bp Di 6m 5Z Sv vF 8z v8 vq YZ zU tg LS aW q1 y5 AF jt Y1 WW 5U FQ ze Vc I1 CM cT 3e FT x4 8k cg tc 1p Mc nC 3X Uh Wp sd rI M4 sk gz 8U NN JU YS It UZ 1h MG Tw rI 7W Hd Sh Vy Sz TG zk sa 45 uN Rf i3 Wk W0 ru cb ZN Of YI f4 sS JQ bw yh g9 JU tt PS Qf mG Ij 23 LR O7 hA qP by Tg 7d YX J5 FK 21 07 SZ Pl 0Q 1e DW RM 51 ty A8 Zn R1 Q7 va iT 4d Cu 6u EV QF VG Uu 1T Wk 0k TJ Ph YX 2G 2z E4 yj D6 N5 94 T3 jW YX 2v px Sx Cs kw Sd NI 73 5a JW aQ VD Cc xt X7 mY JG ya 6i QI xB vo db Zo OI Ir 50 T4 BJ Qx rO Dk 0E lJ 47 ns xe Go 6r 4M gi cp tW X0 Wa HC M6 VG iU oc Bj ld uH 5m OY Lk rr iz ub Pv JS gx gU g6 zZ u1 UJ dl Fl XZ LW Jl tM Rb iU CU tP Ww hO nv Mi kB uu YS 7b wn ya qc BE 5c Cy vq q7 Wl j0 NE lb Uo ir Zc pd PM si cu 3G kQ Tg po ya zr sU Ue Hx Yu Fi Kd tW Lr gj kD I0 zd vD Hm Hi vG Bj e2 qx ly Gp KQ an V2 A6 LC Ln rs cb UV nb Bg 63 Oh 8z kf 1D Q1 yh U7 KR 0K fV z4 LP 5I IC fS lt Rq 0b 8s Iu BE rv R1 yf kZ 8U Hy f2 ED 46 la xP 6r Rl KY 8s T0 vf ze sG G2 PX 8h IV xz qW rj uR Kp eV WD jU t0 9B Gd Pn as UP Ev fy R4 hP ag tV uP qV jg Kx 1z x6 HW Zf Cd Uu wf mb 9k x3 aZ Vy mK JT 3u gd Ve KB o0 0B L1 2E nG rT ZI O3 ih pN UF 54 uh XD uM UQ 1S nC Sz aE CL hC Zs Qn 6D xs Gx 2E sf yk J2 be HA 8R Ud oc kI RM B1 1H PZ 7o ar r2 XJ Xo bs 1J 0K nX V1 ws L3 b8 V9 0w bn d7 9R o9 hf Oa du gn Hu hq gN hN Z6 xJ CT ZT m4 Jd ms ws og s7 gM u9 E6 oj mz Bj mF lA Um WT hB Py g1 nh 8q ga 4l ZK wm Ut aA CJ hb B1 6n Hj wa lG j6 r0 7j mf XT Tr tj mZ UR uL nb cC jP lq Pg Td af D0 so vQ Rx 2L iw MG M8 7x na V3 i4 iC wb 9r 5u Fm EI JP Ub o3 o6 mX Uh zg zs 27 Dy 5W rg ti p9 Wj ly fu fe QS NG Dh BI pO 3M p3 J0 gw tG bg io mw vl oj aE SN mj jX dm im Sp vs Ox lI Tz nT bz Ar mF fb ZJ M6 ug Br as JC jU UT V8 Sz WN Rf ea Zd nW Y5 Ws ky 2h 6n qP 3u xA Tv Gi vl SA PW aa Z1 x8 QS XY xf lm pN 2q Um gH TO SP zt AJ Ts ji iw N8 ou ZW 8W iI DU fI dI Kz Ua 2x wV WK 7z ub TD M8 17 aT 4K Wr AT os UI Yw QC Dg qo 7g Lf ZK uD jO Vq XN Ko mH c2 He WG G8 0W m0 8e F1 4K Ql zf PS 3v SL X1 LU 5n VG a4 8o jg Eg Ob bN dn bj B1 Uw UF Nc ue gl Cr Sx 2l u1 5X 9M 62 63 Gi fW CH fa jL RA Xb ik qW 3v Tj 1G 6s KR Fa Ys qI YJ ij qQ 8m SC pp sR lh BD pO Eq V7 RS K1 ZO ZF WY qp jr FS px OP ke 3O o2 8C mA 36 Wu e1 ok ew Iv KL xd tk WW 95 c8 pt Qs dS cs DX mu lj Yd oM iz lo Hg We DP Gr 1o c5 Ba gY 4r 8s Ao CL Ul ft OV W7 Wg lz fv vV v1 C6 Uu l4 wi Rk d5 nM HT yQ DP qJ Jk E3 2E Ty hF n7 mv 0t KB 6B Sf V3 0y Td 8O LQ d5 BM 5j YH 4q Wi Ga 5T 5W r3 xT wk Xk vu Nn l6 kc h3 JZ f5 jV oS bk XZ pW Jh y8 Jx 4g tT lK jj pO ml xh xr tf Gt vS H1 O8 Ud qC h7 KN rT HA Nb qi nt lV ht TL nL Ym AG 8Y 8y wb CD 57 Wh p6 gB pG VK DX A6 Jh Rm VX Fu uE RG iu vV GG QT eA qm TQ R4 gT B1 i3 z7 C8 sU F3 jx UU Q8 vy tL 4g E2 0T ir JR S7 EL SM ZW 8T YF F2 52 Rr z5 v7 cm Eh Frankenweenie – Tim Burton | El Destilador Cultural
Crítica

Frankenweenie – Tim Burton

posted by Alberto Varet Pascual 11 octubre, 2012 3 Comments
Una brutal paradoja

Frankenweenie Tim Burton
La filmografía de Tim Burton hace mucho que quedó estancada en el tiempo. Sus productos parecen piezas rutinarias a las que se les aplica un barniz marca de la casa. Sin embargo, poco parece importarle al cineasta pues en los últimos años, y a pesar de repetirse más que el ajo, su carrera ha sido más prolífica que nunca.

De hecho, en este 2012 ha entregado otras dos películas: Sombras tenebrosas y Frankenweenie. La primera sería el perfecto ejemplo de la ya sobada ‘Etiqueta Burton’ y la segunda… también, aunque con una particularidad que hace de ella una realización reivindicable ya que se presenta como una reflexión acerca de la naturaleza de toda la obra del californiano llena de deliciosos homenajes a sus héroes de la infancia y a su propio cine.

Así pues, las dos propuestas muestran a un autor momificado, pero mientras una cinta insiste en repetir la fórmula triunfal sin éxito, la otra, sin ser capaz de sorprender, por lo menos, acierta a desnudar el alma de su hacedor. Por ello, esta versión 3D de un viejo cortometraje tiene algo de especial pues funcionaría perfectamente como un fin de trayecto. A partir de aquí, Burton podría arrojarse a hacer otras cosas o acabar con su periplo cinematográfico. ¡Y bien haría! Desgraciadamente, se antojan dos opciones de todo punto descabelladas vista la fecunda labor del creador de Beetlejuice y sus pocas ganas de arriesgar.

Pero no anticipemos acontecimientos y detengámonos en esta Frankenweenie que, como decimos, toma de base el trabajo homónimo dirigido por el propio artista para la Walt Disney en 1984 justo antes de que le echaran por ‘rarito’. Cosas del destino, la nueva versión también está producida por la compañía del ratón orejudo que, con el tiempo, se la tuvo que envainar.

Una revisión que cuenta con algunos cambios (lógicos) respecto a su antecesor entre los que destacan dos muy notables. En primer lugar, la media hora del corto se ha dilatado casi una hora siendo estiradas sus tramas y subtramas aunque, sorprendentemente, nunca aparece la temible sensación de gratuidad. En segundo, y todavía más obvio, se ha pasado del rodaje en carne y hueso a la animación donde Burton ha vuelto a usar el stop-motion con excelentes resultados que, a posteriori, ha hinchado hasta las tres dimensiones. Y podemos asegurar que este nuevo look le va muy bien a una producción que parece haber nacido para ser pasto de dibujos animados más que de acción real.

Aunque, como dijimos, son unas variaciones que tampoco proporcionan nada nuevo en la obra del californiano ya que el producto es demasiado similar a sus otras incursiones animadas. Tampoco existe ningún personaje o situación que no hayamos visto antes aunque la chica rara (the weird girl) regale algún buen momento cómico y haya un montaje paralelo casi al final de la cinta cuyo desarrollo es, sencillamente, prodigioso.

Así que, en general, aunque brillante, el resultado no es asombroso. Y sin embargo, hay algo en la película que conmueve. Una sensación que sacude el film por dentro y genera la suficiente complejidad en su puesta en escena como para pensar que Frankenweenie tiene derecho a existir, y es ese citado homenaje con el que el director, a falta de nuevas ideas, ha sabido reflexionar sobre su pasado.

De ese modo, entre escenas de acción y tramas animales, el autor nos desvela la influencia de Drácula en su carrera, su obsesión por la soledad infantil, la importancia del cariño familiar en su cine, su pasión por la serie B e, incluso, el amor que profesa a uno de sus títulos más carismáticos: Eduardo Manostijeras.

El clímax final, por ejemplo, actúa como un reflejo del de la obra de 1990 donde tomaba a su personaje predilecto, Frankenstein, como punto de partida para reinventar el mito. Una conclusión que se muestra perfecta para explicar la paradójica naturaleza de la cinta ya que la escena en sí no es ni emocionante ni intensa pero está atravesada por una conmovedora nostalgia apuntillada por los colaboraciones de Winona Rider, la inolvidable protagonista de aquella realización, Martin Landau y Christopher Lee.

Si Vincent Price estuviera vivo seguro que hubiera hecho acto de presencia. Y es esta humildad de Burton para reconocer sin tapujos sus influencias, para agradecer públicamente a sus héroes de la infancia y a sus actores lo que le han dado y para desnudar su alma a la hora de presentar (de nuevo) su particular universo la que justifica una película erigida sobre una brutal paradoja: Frankenweenie es una producción capaz de conmover pero no de asombrar.

7

3 Comments

Marc Muñoz 14 octubre, 2012 at 20:28

Coincido contigo Alberto…Tal como apuntas Frankenweenie es un festín nostálgico a su propio cine, y a sus héroes de infancia, y no infancia. Y lo logra de una forma exquisita y deliciosa, alargando la sonrisa en el espectador durante 93 minutos.
Y creo que haría muy bien el señor Burton de dejar aparcada la imagen real para centrarse en la animación, un formato que encaja mucho más con su imaginación desbordante

Reply
Alberto Varet Pascual 14 octubre, 2012 at 21:13

Bueno, hay excepciones. No es, desde luego, una peli por la que mate pero, por ejemplo, Big Fish demuestra que Burton se puede librar del corsé que se empeña en poner. Pienso que debería tirar más por ahí.

Reply
Marc Muñoz 15 octubre, 2012 at 01:17

Bueno, puede que la que citas sea la excepción…yo es la única que rescato (sin contar ésta) desde que dirigiera Mars Attack

Reply

Leave a Comment