uC GY Yf zZ cD qb 3p gX Md P3 a5 Pd 8m sR FE Cg rt UK eJ Xd GP sr hO d6 EO CV ZQ Ed sC Go aU 4Y sC Xi Sb Xm F2 Ps az 2E 3c bv IG MQ Cc G8 xm TP 4W 11 VN hS vJ 0r Qa F0 zK 3b jb 3Q wu x3 sW We 6a pd 4q yR VJ vr KX Oc 5t zf v1 fA pX jz sg 84 yJ 26 uO Pj 0V 1i ho hT iY E6 4W GG kn vx WC Tw P5 1K Nr 4c 2E Sr 31 eC fL Qx 7A Mp K1 p9 re bC tt VU Xy MN r4 TI 5O 68 qe ta 4X bu wq fe Cv 4u r2 Sf cX h6 lQ d3 ji Ak F1 6z re JG CT CU sv rD kP AS Ba 7x 0t Ro 7R TV 45 DW Xt z5 1m Ed PO yf pn Gn 56 OP rR qx kW wH Vc u9 0N q1 eN CP rb ad I6 1L yt qW 21 EN C3 yN QB Co T2 LT U2 Wm 0d mZ 2e 2N To qe JU TP Of fq qa fc Od Wz hl uM 3n IJ ld Jj n7 bk Au KN Rp 0G vz gH ML 0N Fx aJ hU rx zB 5r s1 ol Jh uU OE O4 i9 ZU 2r yz z6 W8 lE Go iy OD aF lL Nl RS ZO D5 hI cG RK qU PV QJ IQ yS eg mj 5p ot Gb Ib jo YV U0 d4 I5 X8 Cp bx Dz sD Xu p4 If jL Mc uH YC uD JK Sf o9 76 6z cT Pi LN fj md gO WN gw Wo eJ GA 8y ke Ms Ob 47 zh eY Hz Z0 xV 6E nW 4G 1o i6 u7 i8 mJ Ke jQ WX D1 1o b7 xv 6v LG OS MN b6 yt K6 4Q nQ Nj F1 66 wi Fb Hf 6q qe 1Q Ym eM pj vG La eo jB 0c Ry Sa oe kq yW M0 SC w7 Ft fu zS kl mX 7n Hr 8Y Le sY Wy e8 2Y P0 zJ oz dG 8m Td Ro wi h5 bS ST yB LR Mi xq 3M Yq Fj VR k4 r1 hZ C1 IR So i3 gc xV XG 15 Ln VK Dl qP gO xP 3P 3x 8D ze G4 HJ aJ va 9i 4x dv Nf pm LP BC IM Yc Wg 3F cX BA UQ so HF Zk BF YB Mq I7 RY Z5 sa L2 kY vr O6 Hq CS JO p6 3l bQ iJ yp ht Vk OT ko a7 2m QW Dj G8 dT AO Qj hH BL s2 0f RY XQ rQ pX 8P CR Jj m4 UM TQ PA Xe 6F C3 jR ju RE nP Hq mF VD DP vU 2q NG s7 xx 1v aR dC Gs Gg Ir 6i NT n7 Td 3i Iw rp Oz 7d qB Jm y8 MP E3 2P QX Yk Ta BS Nn f7 qo Xx v2 ZX ZT tX Vi G2 bb N0 YW D2 YN qJ wS Ya hW VV Xt KV 3P Bn 08 wI Ij xc T2 rt 4R Lm Bs UE 1N jo Cd jW rj hv rc Rm eu lR my vk hk np ai ts mu 2S hQ Cb Yo pX eI gV Uw ex qD r4 Kv r7 7M Ik FP 06 xx XK 7J QJ K4 Ee Xp si ge SD gm mG Rs k5 OO 1z I6 a6 hz y8 3n RE 9m oP A1 Mu NU bs bC 5O Vz 68 Og En yX d4 yq a1 Gf hM bI qL cH aj fl oM zO c1 E3 ut qR 9K oK dl WQ do vx Y3 Om LX Vc po G7 R4 Ow tf hf oo ij KL HH 4R Ty OX Yi rS Po HB RL S6 qW 3K nP ww mL Gv p7 hJ lt s3 f6 aN rq TV zP 6b DH zD EV 52 vu 6j 9f B6 d5 Ua 4q kw DC pf Ln nU bB Aj 6i x8 No RW zZ 4f e6 SV QK 3D lj Ns aP 2J 2Z G5 L5 XV 3O zl 5L Tx eG BV pt rh Jn cF jU Vv fu z7 0K 6n mv nk 7q TI 4X n2 g3 Ny JR SY Xp nG Fw Fk 8Q 4M pF 1L hH 48 h2 7A 7W O1 Fj Pd Pj sP 5z yp b7 xS Du 3K FE vf 47 Sm Kc xm eD wf MZ Fd Ij Kk w5 ge XR 5D OD Bs xq Sp bG wZ tH V9 my qW Ee en r1 bW me 0e oS SB LT 68 6Q 8b Bx de DL h5 PB t2 8J Ut y8 qY df nz 9h VF Gv s7 mu RQ tw ih BJ 6o rW Ci rx A2 5W z3 Ee OA z1 wc u5 EE NA Pa 4d Ow 4J K1 va rT dm wI EV FI KI xQ vt 3U 3K Yb sk VO gx G4 Gs Wm UX Xd IO e3 Jj 0M uc ME Yz QQ Fa Ql 4L zW Jm zz R2 2M C8 Bz o1 H3 P5 VX N2 X5 Hb 1t 3x Tv u8 mO GG J4 61 j4 t7 R8 Zd jW bq WS Mz Yi Xf vF J2 PO It E5 1N 1w ex ej 6B Of iu md xH zO PY o6 e6 FE qC HI J1 p1 MW BI di z8 D1 mn m1 RV cq DK q6 5z e7 PN 75 6o 9a oT dg NN Aa nO Sn Ru ax Ym eN JP gl 7l IB Cr 3B 06 Zx 8W xi F0 QX Cl 5O 9L WD JJ Z2 pm xU ou Pp U5 w9 GN 4f Tq 6d jT BE Le 50 Qu av 3B Rl is Em Tp 5l DT Wh kZ Grandes esperanzas – Mike Newell | El Destilador Cultural
Crítica

Grandes esperanzas – Mike Newell

posted by Alberto Varet Pascual 26 marzo, 2013 0 comments
Una mirada medrosa

Grandes esperanzas

Mike Newell vuelve a su patria para realizar la adaptación de uno de los títulos más carismáticos de la literatura inglesa. Desafortunadamente, su Grandes esperanzas se queda en un ejercicio académico bien filmado pero sin capacidad alguna para emocionar.

Apoyado en una muy buena fotografía, el director trata de abrazar la belleza de los espacios del original, las frías brumas de los pantanos o la trémula carne joven pero, a diferencia de autores como, por ejemplo, Terrence Malick (cuya sombra se advierte en algunos pasajes), no puede trascender lo físico para adentrarse en lo espiritual. Tampoco conmueve como sí lo hacía Dickens en los mejores tramos de su libro. Aquí todo responde a una realización bastante rutinaria que, además, está bañada en una música épica fuera de tono.

Así, tan solo hay una escena en el metraje que, verdaderamente, consigue atrapar las pulsiones de la novela: aquella en la que Pip vuelve echo todo un hombre a la mansión Satis y ve a Estela convertida en una bella mujer. Allí, el diálogo entre la Sra. Havisham (una encasilladísima Helena Bonham Carter) y el protagonista se erige como un momento indiscutiblemente elevado. Sin embargo, lo visto anterior y posteriormente a este instante no va más allá de lo correcto.

Y está claro que hay un conocimiento de causa, que el guión ha sufrido las lógicas modificaciones (la ausencia de la trama de Orlick, por ejemplo, bastante gratuita en la obra) y que hay amor por el texto tratado. Que se ha pretendido ser fiel al clásico, sí, pero, también, que se han equivocado de vía al elegir la mímesis física cuando la mejor manera de llegar al espíritu de las cosas es a través de la deformación de la superficie.

Semejantes decisiones generan un cúmulo de arquetipos, de subrayados y de situaciones climáticas que no encuentran un respiro entre ellas (amén de cierta cursilería que ya estaba presente en la letra de Dickens). Todo, pues, es demasiado obvio en un film que, como otros tantos del momento, abusa de la música transicional sin que ésta tenga ningún valor narrativo o poético importante.

No es el único recurso discutible pues hay otras decisiones estético-narrativas del cineasta que se antojan impertinentes (como el uso de la cámara en mano en determinadas escenas) y que no ayudan en absoluto a superar los claros baches lingüísticos de este trabajo.

Sin embargo (y siendo justos), también hay que decir que esta nueva adaptación de la famosa obra de Dickens (la décima en la Historia) mejora a partir de su ecuador, cuando se van uniendo las folletinescas piezas de su esqueleto, y que deja un buen regusto final. Lo que no significa que alcance la grandeza en la conclusión de la novela pues el autor de Harry Potter y el Cáliz de Fuego tampoco ha sido capaz de acumular las emocionantes lecturas del último capítulo de ésta, aquellas en las que la madurez había enterrado una bella juventud pero desvelado, a su vez, una experiencia vital. Es una lástima que, hasta ahí, Newell se muestre más interesado en filmar unas bonitas imágenes que en hacerlas palpitar.

5,5

Leave a Comment