Crítica

Helmut Newton: The Bad & The Beautiful – Gero von Boehm

posted by Marc Muñoz 30 julio, 2020 0 comments
La belleza en la provocación

“First of all, most photographers are terrible boring people. And the films about photographers that I’ve seen are terrible boring”. Así de contundente se presenta Helmut Newton en el documental que lleva su nombre y que dirige Gero von Boehm. Resulta, como mínimo, descarado empezar con una declaración de este calibre si uno no está a la altura para contradecirla, y es precisamente el caso del sujeto que trata este estimulante material de no ficción.

Helmut Newton: The Bad & The Beautiful se estructura como un retrato de uno de lo fotógrafos más aclamados, controvertidos y respetados del pasado siglo. La mirada pícara, perversa, irónica, atrevida, erótica y agitadora del alemán se vehiculó en uno de los trabajos fotográficos más primorosos de los últimos años. Como insinúa el desfile de celebrities que pasan por delante de la cámara de von Boehm, “trabajar con Newton era de por sí un logro”.

El documental se articula alrededor de su obra, así como aspectos concretos y determinantes de su vida: el nazismo, el exilio, su familia, la relación de amor con la aún superviviente June Newton (AKA Alice Springs), e la intrahistoria de sus fotografías más memorables. Todo ello narrado mediante cortes del propio Newton (fallecido en un accidente de coche en 2004) explicándose y trabajando bajo los focos, así como el nutrido grupo de damiselas que le arroparon y ayudaron a imprimir el estatus de culto en su trabajo: Anna Wintour, Isabela Rossellini, Charlote Rampling, Marianne Faithful, Claudia Schiffer, la guasona Grace Jones. Sí, todo mujeres. Porque lo que marcó, y generó mayores controversias en la obra de este germano fue su obsesión por el cuerpo de la mujer y su desnudez. Su pervertida y afilada mirada daba canje a composiciones con su punto surrealista y exclamativo, buscando el máximo contraste, sin perder nunca la elegancia ni el tacto, ni comprometer nunca la intimidad de sus modelos en roles de actriz.

Y es ahí donde el documental pierde la oportunidad de posicionarse y sacar jugo alrededor del valor, y el encaje, de la obra de Newton en los tiempos de la censura de los pezones en las redes sociales de Zuckerberg y de la cancel culture ante actitudes que, algunos, podrían entender como misóginas (era el caso de Susan Sontag). En lugar de penetrar e incidir en esa temática, y su reflejo en la actualidad, von Hoem tan solo rasca la superficie del peliagudo asunto gracias a las aportaciones lucidas y elocuentes de Isabella Rossellini, quien, en una de sus primeras intervenciones, apunta a lo absurdo de cuestionar su obra en términos feministas, ya que esta revela una cultura machista que visualiza a la mujer como objeto sexual y que era muy característica de su tiempo. Pero, a su vez, se congratula de que exista, de que los artistas fueran capaces de expresarse y recuerda que no hay ni bien ni mal, una neutralidad, sino que depende del punto de vista. La otra gran aportación la brinda Charlotte Rampling, quien recuerda que la obra no define la personalidad del autor; en la mayoría de casos los autores expresan en su obra una visión creativa que no corresponde con su vida privada. Todas ellas salen en defensa de la honorabilidad y la intencionalidad artística que irradiaba la obra de Newton – hubiera sido interesante ver voces contrarias; hay un leve intento con el cara a cara de archivo entre Newton y Sontag.

En definitiva es un trabajo de interés que aborda el trabajo y la intencionalidad detrás de sus fotos más icónicas con entusiasmo contagioso, pero que desaprovecha a la hora de plantear preguntas y debates candentes: ¿De haber desarrollado su carrera en la actualidad gozaría del prestigio que obtuvo?, ¿Habría podido incluso cincelar su estilo, o sería un repudiado y perseguido por una  fotografía que ciertos sectores de la izquierda entenderían como humillante y sexista?, ¿Habría espacio para sus fotografías más polémicas dentro de la dictadura de lo políticamente correcto?  Son preguntas que a servidor le mordisquearon la mente durante su visionado, pero que von Hoem descarta intervenir y darle el mayor espacio que se merecían.


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.