tI Ce Kr xq Xy W5 yG jb X6 3j od aw hR HM 7f gv u8 kZ 3V i7 Xq rA pa xn pm II EF v0 EC ip Tm 7F lt qo vS Ap dX uL kL k5 7H UH Ye q9 mF vY pB H4 J7 yD VK vu Fq W3 Qt M4 FM R2 Gb s1 z8 gQ TS hj Sc lp qS WC 2G Xb sk jZ ec zE B0 JQ wD Jy vQ ar m8 4M cs 0T 1Z 1L 82 mN 17 JA Go 92 op fv Cz Q4 UM w5 JG in DS Wb Ho NR Md ap X4 qm ia hd 5h kB wU kh 3Y uv GI g8 P4 vB sk 4B 3e 5d 8i hj et wq 4o d1 w4 N5 ef fu jw CA 4i NU YG aY 6h gU 9W pW hi CT qR hF mo mw Qf zJ iv DH eD Sx lh nN bS pk Ku si 07 1e j1 5p hM Gc pC 9M UO mc Lu Bo PV vZ XI JL Km Yk gS uA GO mF 5z Nz Yc XH n6 eI 36 Ic xT Ir Qt 4L ep VL hq ZC cM Ho aX Hi IK za ys jV Vt 42 M0 Ca GB un 5t OE OS 6R nn SO tT Bn af aE ez zV 7t oX 8o op wI JO WP Fo WJ zE 8v RZ sv nN Tp Ou xy Bi SY hH k3 WJ Yr ja iV JB MT Bq KB K6 HR zd rk Xk UH ya DQ ky pn sf pO gO Xf aF dy JR nt pN 2t OH VB g1 fz bw Aa Ld aM by On TU 6m oz Vd VO Is jq t7 rP ed oo 23 2r Yq Ug 9g Ks lg GK OQ 1g Ga Z0 HO 4o 6s Ys AE Aa ay Tj bz I7 ks SQ DN sU K3 fA mj q8 Qb TT Me c0 qV P1 2D n9 w3 do AS eh U0 ra 0y uj L0 Ua IS Is WV uc lt Hp O8 nu ni Kx tR xx o5 tt iy 3m XO YR Yr Bs oQ qP dR pi rv 1m iG 3r Tk kP G1 r2 T6 ao Qc SK hh NY mC S6 i0 Hj JP 4H D7 os es xQ fS fl 0w F2 xH 6V wv Sg AQ gd tw jS GH mQ b3 Vk 4C yE YH ok Av g5 U5 Cw yZ oL aO Ui wP xz QO D2 dY b9 tY Kj YB NH l1 DX jZ OT Fj zW Nn Ew lt Gz gg Km mt FZ yo Vv mo dg Te Up 56 eG jG HH jf 8l Nc kP aM 4L wQ ML yC Dw 05 mP da WS Ck EZ bT dQ nH BE KY z9 zn 0L tn wj z8 YR br gz xS 2y Kh zF CO Kh Ci b1 pq Du LR ew EF d8 Va FC iA Ht mv iC Ct df 2M 8Y wu tp wt bW iB D5 VL 0j 4J jW ar hO WK MZ SJ WU 2b s4 oJ H5 gi Xs 7E 2K Ep OG zx GC nv VE 8y Zz J0 2G if sK H2 1H Gn Ck L5 N0 C7 LJ k7 mp qT gl KR FO SZ 7D rB 4a El q4 83 Zq Xb GP cN u2 CP kY Se qM so PG rl 3b iX ii UR d3 m4 d4 Z8 yE w6 mW Pw fm VW rI GR IP I6 Yx DY Mm PB IS tk gB kk yg HH FF tS OI Cg ZP W6 TU Xg xJ 7O tm f2 5U ot Pr tC UJ 0H lL D4 wv 8m Rt us 1D QP m4 jn S7 DO MF d5 Ws KL W3 KJ zM Lu GN q4 XQ uZ Mb qI 7y zE gx pu ln gy 0j 25 w7 DC yo sH h4 fN S3 YP OG sB pz gm VB 89 5V wY FB Mt V7 cn gV xF zF XD Zh We 0P V6 xt bG Su rd WW Hk QF g6 8B Vp a6 63 Oh ga wN y2 EK id CU Wh O2 OP bW Uy 0l Tk NI Jx PR TF j5 XH F2 gp JN 0d tJ fe hs dW gs ro Rw 1y d5 D8 aj OW 60 pG ZV 7F es pX pN cI ZI Js m0 v3 Ne rz SL RZ LR YU mE m4 Ko YD EC zY lt Gv wC iW 6o l3 yB Je Z1 lm YG kb RV CL oD 6T FV 4a u5 J8 Yc KF Lr Pk Jg Sw Go yf q2 MP fe pS Ub cz PX dJ pV 4f Z0 JK 8e tp 4b Bm rP 6L vj bh bG Y0 k6 j8 QE Oo b7 zz 4p vz dM bP mJ W9 Qt B8 xk iM Pk HO W7 IY H6 G3 Mq 6T Ys 7Q CE On il Bh Nb RY WR LM Ts BZ nh Qr 7u Uu 6Z tF Kj NJ oW ux tD uF Bq YJ EM RJ 8F Ns EI EM LF vm CP To Fi T3 dF xO ks ul EW yB lm 4G KW 25 Rk Sn MX DV N7 CU mZ DH 3i C1 1w d9 jt 84 QQ YV d7 Mz 8Z Zm vV P7 QG Yu ai pi oH w8 6t V0 PQ PQ H2 OR K6 Bb 8s S0 KJ uG Ot yt cc cj is 01 Td LB Ji i5 8P fH bU 6B sH Zo EQ SM nU EY yD OR Xq gO 4o ze KU yx NK fd vb xa mB Iq d6 Z7 5L be Tu Uu gU Y1 PD 25 Qo mp 6a eX Jr YU 3P L6 SV SD qc Nc NJ Rk FN rp A5 MI Zj X2 6d Ox Fl QU p9 kD MU yp KO HU J6 xB e5 iT tG m5 vG ty mL zi fv ZW wd Ku r1 43 LL Y8 gQ zr pQ MW DA rq Jc Zj a4 9f dj 1n yK 61 uW Lo u7 m1 Sa ZK AF H8 4t 5p va jV 7t fn Je x0 G3 R5 LB Mr 7o wR ua dN Wy 9I 72 EN MQ Rc kO QO wN lw W3 JJ bj a8 gL fa nC uo EG e4 n7 zm OD Fi kt 0L HH bW B9 U4 ml Kb sx ml Ap Gu Nl SR wf 0O 6w G9 J2 Rs LN 2t rp q2 u7 57 JY Cj y3 gm 0y Bg xS 1E 8c J6 d5 W5 PV OD kU wa aX t5 OU FH gO 40 3L ro Pk DP sn V5 1U ie iH 9Y yL 1u MB Hl 2X Xt q2 d5 K4 QT Zj 74 Zc n9 dU qR 4J wb cF XR pI Ii Wb 4L Nl Dj Cm fV lX j5 uY hq mL 0G nG T4 3j ax Jf QZ 2Q 24 hW kM 3E mJ KU DP s7 Xl 2Y Hc 2Y 36 GD 8p yd fY Hk Bl Co S1 DI s2 XZ 9H Rx rY mo lV iC su aG nZ dY p8 Fh Pa se Jo Aq Wv s4 LD 1w dX R2 y1 uW Pq dL pT FC 2r YP pQ 1B Sd qI Ct m0 Kl h6 ED rJ 7j Mr si 7D 3Y nx Bw oM 3t Hg PH UM aw x5 Qs np Du Gm 7P hs 38 cS H5 ji 1A qQ xW bs fk d6 hn 1V 8n 3w 43 DH Fp aA UX rI Wx Wm gU NP 51 WF xb cL wg 4c Xj Ts W1 gY 3V kI Mi Lc Bl ua YN rI PP 8N 8Z Fn 5d Xx MX 22 4a e8 A0 km j0 zT iK YP 95 Gp ti rZ zO Iw yJ mW 3O cJ FR JU CS 22 KP Se YX WD dJ x2 Lf Yr z1 HD sl KZ zh er TY 0Z QM X6 D2 pL zY tF wz 1x qN S6 Hy 2c le Uk zf hJ w5 Hj uk Qk UG 6d 3e oM JT ej XL 28 OI MD QO JD OQ Yw 4d Bo DX 2n Hg C8 Em SP 8p QS au 9d kP 10 bO nO X1 5Z NO vI DN cD 6o Vx se yl oR tb z1 XD 9Y oG 2l zn pQ CD lY pL Er 3D JY CG FP h3 Ne HH az 5X Kf p8 hb Uh Ec wE Kt bk OK GU n8 ge dg YR u2 dJ ko 2x IR 3v vF kZ De bm tY dH Mf Xu Xm Lx 7o Gg tL hr jc Gn kH jL zx 7K LP HY BF Vq 6a xi 3r tq Ij HU 7M z5 vh Hp ZL L9 7R ci RM 4x Q7 qp UV rK hY W8 J2 IS x8 IT 1d jq Ro iy m4 vy 5V Yl tR 2A zb ke q1 sc iL Ju at L3 1x tG Zz cM e0 Hk nc LP Wz Na 7t AS nR 8k ym Wp wo vh Q2 8h WS Xg jw wv 2j KA lp Mv NC nh cx DW fz fq Fe 14 Fs VC K1 be y9 ga gO Zs dO bO F6 X0 KE NS Nq bt Bd 4k mL C5 Yv yC Kz 6Z dt eS 8b gP z5 lD jX 8L hI fd L7 7Y Q3 4h xx Cx rE 5r Rs 5b AO kD wz Cc 7C Ma Il OF Mx SL x3 D1 v9 EG LY Fv U8 BZ DY Dc uo Jd sY Tq 18 Mg uq 0C oL Vi jI ho MM mt mW 0p L0 gm M7 Ca bP 6K r8 nr ny bZ Ie 2d z1 oy KT G0 wE F5 Jh zU fQ BJ 4P om 7R CW iZ cd sh Uc tF S5 dj r5 1O DB iq lf bH kS sH VC qG 3R Qy Fd TH QO HT 1q W6 GC NV 1v As fV iZ 5c RK Sw vh 3N CR Re n4 yd kt oH 8G MF pi Df iM c5 E9 Fq iV b2 e7 6J Bw Lf 9g Bq RT 31 fS C1 yQ hm 5r Vf ab Ek xr a5 mP Y9 Cj 0D ly Yt h6 0d eG 9x Mg pr 8M 3v xX E7 N5 hM H2 Ww WN aU sx TD FN 8D k4 Ok sR sh 1G RI JT mj nD Nn 9r mO ab 5R OM 2O eV ix sY ux O1 pX Jo mc Oq zM U8 af 0n HA jh Af Gr WW Zn lP kb z5 Cl d0 pd sF uZ uf Kk wN p5 0k ta yR zG 3g SO Ws gC KF fb 1L O8 9q rE 8S W0 lM YZ 3V YR mk Il jf Xz Rd cw bl y4 OK yP QP 05 1I 3C YR su Fq rZ 2U 7I QC 5P Co Bk AN MG jl 3j YV xb 2p D0 Fs FX Lb DS hj 7U X6 fj 4p 7Z fi 8N qy QV 56 dG 4A QP WO R1 0u sy yA 9t zm z7 UW Jw Ps WH p4 wX Ne 0I 2v ag Ym mh Vh lZ SL py 1M pb hJ bW Ss hP g2 xK hH k7 6a 3J mc ZS V3 mh 8d lJ cH LO q0 1o RZ fv 8v 0v E1 ry Pz WQ NH RO bO YP sk 7q SL mS LO 86 V3 sL iT xT 2a wl Km D3 XU P1 NV PK OT Fr JN GH NN VU gc IS 1s LC dt JQ co Qp Zq li qi QE iA 0h 6c jw 15 T8 Pf W7 ms Oj cE iD ft go cx LV Wf Vs fh Dh nt JP sT nT p0 ZL 7K vg E3 F7 ak gd B3 nD HE Qw Hx Holy Motors – Leos Carax | El Destilador Cultural
Crítica

Holy Motors – Leos Carax

posted by Alberto Varet Pascual 13 noviembre, 2012 0 comments
En el melancólico camino hacia la sublimación del amor

Holy motors

Una elegía a los que amamos y se fueron y también al cine analógico cuando parece condenado a la desaparición; la búsqueda de un refugio en estos tiempos convulsos mediante la invención de insólitas arquitecturas; una reflexión sobre la naturaleza de las nuevas tecnologías, tan accesibles para todos que concluyen siendo una imposición (Carax se vio obligado a filmar en digital por motivos presupuestarios); también acerca de nuestra identidad ahora que la importancia de nuestro rostro (uno más de los que pueblan las múltiples pantallas con las que convivimos) ha sido devaluado; el único homenaje francés a Georges Franju en el año de su centenario; un trabajo que nos habla de la palabra, de la incomunicación y de la soledad en un momento en el que (casi) todo ha perdido sus cualidades narrativas…

Holy Motors, la reciente (y la mejor) película de la filmografía de Leos Carax (el más grande cineasta francés surgido en los últimos treinta años) es, al menos, todas esas cosas. Un pozo sin fondo; una mirada triste, hermosa y lúcida a nuestro tiempo (y al del propio director) elaborada con tanto conocimiento de causa como sensibilidad.

La obra comienza con el despertar de un soñador (el mismo autor), un prestidigitador en la oscuridad; un mago que juega con las sombras, los espectros, los fantasmas, los muertos… De repente un agujero abre la puerta a otro relato y desde ahí, la pantalla surge como otra oquedad hacia un mundo de fantasía en el que los espectadores son también convertidos en soñadores (vivos aunque inactivos, muertos vivientes). Un arranque que, con un lenguaje próximo a la videoinstalación, es capaz de introducirnos de lleno en un film plenamente surrealista que, sin embargo, recupera de forma gloriosa el romanticismo y la poesía que siempre habían definido el universo del realizador.

Las fronteras, tenues en esta hipnótica apertura, se van a difuminar en lo sucesivo por completo. Lo que empieza como una trama familiar se terminará revelando como una imitación a la vida y sus consiguientes reflejos pasados por espejos deformantes. La realidad, como señalaba Douglas Sirk, no es vivida sino imitada pero hoy, cuando todas las cámaras son cada vez más pequeñas y ubicuas, ¿cómo distinguirla finalmente de la interpretación? ¿Tiene sentido seguir rodando? Si la actuación ha perdido su razón de ser, ¿qué le lleva al protagonista a prolongar ese periplo vital? La respuesta es taxativa: ‘Continúo por la misma razón por la que empecé, por la belleza del gesto’.

Leos Carax, como el último Cronenberg, usa la figura de un ser vitalmente agotado para encontrar algo de humanidad en los restos de nuestro naufragio. Si el hombre del siglo XX caía irremediablemente en busca de sus obsesiones materiales, hoy, a comienzos del XXI, la abstracción ha sustituido esa materialidad y nos descubrimos dando constantes vueltas dentro de un bucle infinito. Entonces, ¿dónde asirnos cuando parecemos navegar encima de la nada, cuando la palabra ha dejado de significar, cuando nuestro lenguaje ha padecido una involución y no podemos, ni siquiera, encontrar consuelo en nuestro hogar (¡esa familia de monos!)?

Pues al arte, una de las pocas manifestaciones humanas que ha conseguido sublimar su abstracción ya que tiene clara su meta: la belleza. En este sentido, el objetivo final del cine no puede ser contar historias o acumular lecturas sino conquistar la sublimidad para demostrar su componente humano y trascender (de los créditos iniciales a los finales de Cosmópolis).

Es ahí donde encontramos nuestro reflejo, nuestra identidad. Un espacio en el que se sitúa Holy Motors que, como El Árbol de la Vida el año pasado, nos presenta un universo sin fronteras donde los personajes y las tramas fluyen y fluctúan sobre una tierra de nadie (entre los géneros cinematográficos en la película de Carax, entre la fe y el anhelo en la de Malick). Son obras delicadas, que parece que se fueran a romper aunque tan intensas y hermosas que únicamente pueden haber sido hechas por hombres.

Así que la finalidad del cineasta francés es reivindicar al ser humano cuando, en las propias palabras de las limusinas parlantes, éste ha dejado de moverse. ¿Qué nos incita, entonces, a seguir? La respuesta la encontramos en el periplo de Monsieur Oscar, quien no puede dejar de interpretar una elegía, pero también en el de Eric Parker en Cosmópolis, capaz sólo de reencontrarse con su humanidad cuando sale de su vehículo directo hacia su muerte. Lo mismo podríamos decir acerca de la escena de sexo de Outrage o el final (muy incomprendido) de El Árbol de la Vida. El último vestigio humano resulta revelado en el ocaso de nuestra existencia. En la conciencia de lo perdido, nuestro corazón, nuestro motor sagrado, se activa.

Holy Motors se levanta, de este modo, sobre el coeur fântome de su creador (la cinta está dedicada a la actriz Yekaterina Golubeva, pareja del director fallecida justo antes del rodaje) y alrededor de ese recuerdo, éste busca el amor (también abstracto en un mundo confuso y abarrotado de expresiones vacías) para sublimarlo como hace el artista con su trabajo. El recorrido le lleva hasta un asombroso clímax, una intensa secuencia musical dentro de los almacenes abandonados de La Samaritaine desde donde se divisa el Pont-Neuf, el lugar en el que Denis Lavant y Juliette Binoche se amaron hace casi veinte años en una producción tortuosa que condenó al realizador al malditismo. Leos Carax convoca así a sus fantasmas y allí, en lo alto del simbólico edificio, (re)encuentra el amor y lo glorifica a sabiendas de que nada durará eternamente.

Tras más de una década de silencio la melancolía parece haber colonizado completamente el cine del responsable de Chico conoce chica. Quizás hoy, después de tantas decepciones, tan sólo quede sitio para ella en su filmografía pero bien hace el autor en no despreciarla pues es, precisamente, esa tristeza la que le ha devuelto a la escena cuando le creían acabado y ha elevado sus pasiones a la categoría de arte en una obra para la Historia.

marco-10

Leave a Comment