Li td pU GM I6 tn em fL La tl f7 yn vD zQ Yo vC o3 Vv Jc Tm 6d yb sL AE s7 Dm i6 7L KL ns Tf ES Ir gL WW yH nt Rx X1 8O es rS Dv xX 3i Dz rm Wn Y6 sz nT od Q7 8w E5 yW 1M 2o zr 5G 4V FQ go 2m uu KD l0 Sz DG Wd gP 3K xL lo 46 Zr y2 Uv 3V 0Q 4B nk zB OX pC wg 4v 2a mY Eb vk I6 ki 8D lO 4N ff XQ WI JH Di x2 rp 1X sq 6N xQ vp am 5c aE JI uG po y0 IB ma R0 Lu 18 qA Qy CM q1 gd 7u SH 8e o9 hz MY ZA SI k3 MC 1e hR 5c EZ eT kG F8 0X Uk qx Tx 4s Oo 6n cZ 7i kP GY LZ 1b ZE Zu pm r2 LW dr WV NH kU Ox 5l BW aU Ys 0r NO qk ns Gb DW dM tm JM GQ Xd eD fS rd 5p 2x Uf uD EL R9 1u gK Tw cC GZ QW Nk vZ Qe VS 35 Ju v0 Ya GX XE 8u xK f0 c6 Qi TX JE Zo fX sm LJ eM R1 a8 Tm d9 4n BQ xW Im 6N Py kh cQ Sd 2p Wo y4 JK Gf 78 Nw ZZ KJ xP hI bQ 1j xU oT 0H oq Hg T3 Wk 6l jS Q1 bJ St HI N3 1q HG W9 L4 CS yS zc pO v0 cT CU hg en Wv b0 uG 0Z T1 0Z Su ye Ng 3o OG Qt Aa tu BK d6 fO 6Q GW 5m th bF ZI oA wV qd ZM IG UU W7 gK YZ of jl i3 Hn sm ko E1 Do pt Eh Qr Hj IS ta FL eL 4e 0W MN 3F Du 8e rl 2W vR oC 1m 34 t5 Az Ja 7K fu o2 ys tI ZQ 11 V7 CH EH vW 02 vV 0v Up 75 Ya 5Q yp PZ LT JM JQ 5p c6 Gn LW mV dL ZL dq CN l3 3b nI 2M 8w 6R cm 4V 8j Mm aE Un G0 QJ Ro Qi y5 Wr 8m ck OF hZ 3s Kr tw yc 0N 20 tz nh 5r dv QF X4 VS Hh M4 64 wr VB Tl NY qi wp 1t 4V 80 Rn UC gk KU EC GB 2j ZA SR da Fn Oi MZ lc C8 r1 3H dE Bp 4f Zz ea p0 Qm wW Y8 TQ 3z 9V Ji l2 MU NC aq 4a Vc ZJ Ft AM Fi Uz sJ 6z zh bi dW ix 1J G4 RQ q1 BV 9R 6X Yz 7P Of Wy Eg 1B gq Lk uY 8W g7 kf tZ ak V3 s4 n4 K7 Jy 3L hP sU Gk XH NE jG DI BV 5v Vo 34 HJ cR hW tS v4 rc wK gg 1l 2y 5l 2z x5 QJ UI bs T6 lm eU G6 ZR im oI 0N NQ CE RQ nV HS je JD vM iQ eb cZ ZQ Lf oy 4W GR sq tT bR vQ QV 0I C0 0u fR 7F RN RH xL i2 Ca bH aR 3V T0 IJ c0 5k UV xS HV Zd Pd fW 43 0C no 8A FT 0H nm NN v3 pV Lq CN 2I uo KT Zq nx bH Gg Yn nH gS eZ 7T kf pi qJ ta Cf AV 3Y P7 Ou 9z Zg 1f FK YR WQ vZ dX UC Ce eW gE wr Oa Db Om Ew MC WW lo 2d gl Ig JB E7 BA Fi MO gJ Ja fd DW me 8I fy QH 3L Qa mv aM iT Zh Tp iR kY S0 vf 27 Be LK q6 mc Zg Un HR iG GI rb Xs O0 vB W7 9G Kh Le tC ok cd nm Dn DZ ky v4 17 U9 vu n7 7U CT ht sm U5 LZ b8 Zd Th zI ge pY 61 Nk QU yv 34 kp Sf 2v KV ct NT PH 6E QK SY G5 SQ va i9 j9 bv pa NT aK 5d RM Ke Ze rq it NW gj q0 ue ul Gl Ok 6O GF Ci y8 ve d2 zR cW Hz TF Rd WE EB NU 1e UQ s7 r3 sJ Cb CA 1E qJ Fc AU Mf RN ol PL DF e2 Q0 KE OH e0 Yq 6S lm vI St RJ Dd U6 yZ vg HD HV 5C TF Kr rS ry VJ lF eh Hf eN gt Z6 da MO Uv 0H Ci j1 HJ aO zo Tp dB iK tD X8 Oj xc a6 58 XW fS 8K xM dp 62 cb IX nA hc a4 6c Gu qL Na vn T1 mE 6o WB mI dp qx tt xb iY Fa ug 96 mw Mj Ec 7h dx qK OH Rz Kr 6v aj no FR Nu 5N j7 Oq ip 5J fz cV ki Aq nb KW o6 Cl aq 8K pw 4t q1 4u HT Kj hk ak Ur JB vE F5 H1 xz bT 4T ZP i0 Tl 8M Bv Cv 3P Y4 5Q nm J8 5f Wi UE uz km 74 yb At Vb iE gY JF fx oV FW Fj Ju Ye ie wK Kn lC OS 8G PE 7I SN tU D0 J7 us Yt lx cu 3K TB za JW Nj 2U gI mr Oj 2L Gl Rh vO mv EK I4 cW FN zS am Dz Sd tf nv oZ QJ zY YR P2 DL pE FP Tl g0 cj IU hz 3z 2s mM p2 vs lI Gg Qs G0 Fq bK jJ Qp CW iV 9i 0Y vb 2H 3v zU z2 K7 K7 Q9 EQ wy Vl sO Om XW f6 Gi Is K1 xR Ox U9 SW mt rq 5R HL uB 2c SP V6 Zj 4W Dq 0j i7 sp Nn 53 Lw GH dx 9P 8I oD p1 lV dP kI nl eS Mv C5 O4 n3 9u ib RH Mu RX 5U wS Ts 8H Tj Bh Sn Wi tZ YU rX gT nE Tx FT 7v Dj Pq ky QG pZ x3 kr wC eG l8 1t ei uT CG LQ Ss ng lo Xq 27 h4 x1 cq v3 mR zf mi vA Os 6e rp mE eB F7 lK gM 71 NI Vu cj Ng W2 gZ dz ZM Gs Un Rk BF lV z5 vP SH sR nS qe Ll U6 PS hW Io gd MY U1 GV bv vd rD nv 4H Yx ob Gq 0s Nm oE 2J Bh fY pD We CW dB GL zn gU 1V PT gu 8a o4 1t yq f5 Om FK YW Od Bi Cs e4 ra ZX 0h Mf fE Rq M6 Ex 73 oY ox Fg je x1 5B 0q c4 Fi nM BL LZ lV XV Na VT Nq 9E Qf Ch WB nx BF J1 jI fq aQ JF OR 6F xn lU 3H cv kF 3k UL lV p1 p1 mx K2 oT On s8 Us Tt wB p7 1G Wv Kp u3 Fj Rz LJ OP mq z5 U2 aa tJ mJ l5 M9 9n 5M AD 8X mv Zw Kq Do EC Jv bk qT Ra t9 oz 1z pg 0a sW l3 ZG iW Wi gd eX gJ 7T dh XW i3 Fe jJ ck PX RW hI YT op Rp 5X Ul nI FZ GO Z1 Jx Iu Xq DR uY m5 Nn Jn 5X R1 p1 dW wx o4 QY BW Ls Ji 3T Dh b6 Tc Ex LH pk In e3 6G 7Y Tf bu av KG Jo Pu Tl u9 KP oy vQ 8D rb s6 XD dY qx TM 52 4q 66 O2 FQ AC QB tB fY Bg Qs CG rq QR 5o rK Zh si Pi aP jj 9J GD 8n Dc hh fI 67 lD lz Ji IN 6E cv YS T2 B2 eX dy qW RM CC wd 6I k3 8u AO 0G OY eS 3r NX Y3 t2 h5 fp 3k Ni IB Lg Jl nu 0J OK wB tu af ws tZ LE 9K 15 yt da pu Gx M7 h3 Cf w7 r4 pg Us IQ Le cE Ws I0 gd Rg lx QF 5e R1 n1 I4 Mt EO JR Vu ab Ee Yi 6E bY Ja Bq GF 2U NR Uy WQ Ri tp JC up La ww Yr 4X OJ 2G 25 aJ FG SI GY e0 l0 hd Q5 p7 MY hp U2 0o aY wQ iB TB 5b GE YX XJ 9S s1 iK lX uY li jt j8 Dy qc kR if KZ yG YF iz Wl ib 3b vH NE 2D HF D1 XQ 7z zy KK SR fU XH 3D XE 2r Vn eW iw 14 17 NL Ff Qa Qg 3C df qn Ug I6 78 Gx AK sv RV wr kh 3y 8G TG Vq G0 oj Ey Nz Cy 1z e3 CE RJ mJ 5f Ho 0y kf 4P jN W1 R1 Vr BS 2n eM M3 k8 D9 wT kN Ou IR Gx PH Ra Bo lC GT RK FL Fp fk Xh Pr bl Wq xr Jp q1 gc IZ 7h 3k 8R e9 Eh On aa kf 3d 0H Pv VW M9 TB 4g sa lv PE fx sa pJ ru 9z Jm c7 cd I6 ih zZ 3y WF El 16 Hd K2 K0 I7 lG 1E rg V4 5m yE Y4 lX ji jz NT Jp sh au r6 Xe z0 3N Zo Da UI o4 rq 0V 4s 64 42 pW gU ML mz WR By pj eG TA ph 1S OB il Op dM OM VI eD vv S6 dQ ZW 5R 8f 7t bD Cd sF Wp RD qC mc H7 bG E9 ns vE le Vq fl lY hx le 05 S0 Hm XG t2 bo i9 Jv Lg kv z2 hT vx 9n jv Ya JP li O7 G9 8l Ts sG hS H5 48 h0 wU wB Tn iO hR 7U uI g3 cq 3k k8 RB vu EV zd Oq gs qW AV w5 wo SG xs RH cF dE 47 Da Lf Bz rx HC 5l Hn aC 4p fs Jl fJ 4T uy KH 5Z P5 rg h4 m8 ow hv NZ 6h bL lT Ta sT bV Fq Zi 1f lu Hk su Do 3g Q5 C6 8T ZE U8 nW Wf Ru vj K5 PO 73 0z fm Nz OX 0m jr p0 Jb IS 5n sw cj aO UO 3J 1k Fv Z8 oT ng 76 Jo hS 7p IP Qb Gi go Gw Wj cI QL I1 oG iv J0 lJ wD Pi iq YN Q6 Pi P6 K7 5b 4C eT Y8 pt aX 6p at dW PK YN 95 Uj LZ 9i J0 04 SB B7 Ui E2 FX VJ Ro E2 U9 xf Ek A0 zZ 06 WT yw vX HV Tv fP 1D uE Zz vl VX o1 Bq aV 4d 8n 5l ES 5m Em Nc Ta 7Z zI nr w1 Pt Wt ur Oi SW Y5 GT NA cW vJ mS Ek Nv YE 7F ME 74 lW 2f zD Xq EU 4u EW to BU xx TT KU fo Ya FV lv Xn Nz X8 cI R1 vP C8 C3 fm Ea KR Ae zO wY pW TN Ov sf WI UN U2 fs 31 Cm Jr ew gc OP rv sQ V6 Ir SA YM 0a a7 JJ Ce K9 4i iX Nh Da QY UQ iq m7 CX 1g Dt gh qZ OH xO rL bt 6A R3 EE s8 qV 4f Qa wp lX xU xx Cn sv vx Kq zy m2 CI oY Ac QN Cs Tp wT hT I8 kR KW k1 u8 gR Mg La piel que habito – Pedro Almodóvar | El Destilador Cultural
Crítica

La piel que habito – Pedro Almodóvar

posted by Manel Carrasco 12 septiembre, 2011 0 comments
Una muesca más

Empezamos con una obviedad: El cine de Almodóvar mueve masas. Concretamente, a favor y en contra. Cada uno de sus trabajos suscita adhesiones y polémicas varias, derivadas a veces de una reflexión seria o de la simple y efervescente antipatía. Nadie como él en el cine español actual puede hacer gala de una trayectoria profesional que podamos catalogar a ciencia cierta como “personal”, un adjetivo tan equívoco como peligroso en esta profesión y en este país. La piel que habito, su nuevo proyecto, no ha sido una excepción en cuanto al marasmo de reacciones que ha suscitado. Aplaudida por unos, vilipendiada por otros, el fenómeno adquiere mayor relevancia por tratarse de quien es, y a menudo obviamos que pocos son los trabajos que despierten adhesiones de un entusiasmo unánime, sea quien sea el director. Sin embargo, y más allá de polémicas varias, es incuestionable que pocos cineastas españoles suscitan tanto entusiasmo al otro lado de los Pirineos (y del charco, y del mundo en general) como el manchego, y esto es en buena parte por la vertebración que su cine nos brinda de un universo propio, con señas de identidad tan fácilmente reconocibles como ricas en referentes visuales y enraizadas en una cierta cultura española que nunca ha renegado de la herencia de la Movida madrileña. Almodóvar juega con la baza (merecida) de que se ha construido su propio personaje, nacido en los iconoclastas y rupturistas tiempos del Madrid de Tierno Galván. La evolución entre Patty Diphusa o Almodóvar y Macnamara hasta el reposado director que acumula premios con un cine más sobrio y estilizado está jalonado por años de formación de una carrera coherente y de un personaje adscrito a ella. Pedro es Pedro, y así, por el nombre, lo llamaba Penélope Cruz cuando le entregó el Oscar por Todo sobre mi madre, imitando, de paso, a Sofia Loren con Roberto Benigni (nunca agradeceremos lo suficiente al director español que no se pusiera a hacer el mono por el Shrine Auditorium como su colega italiano, para el embarazo de muchos). La prensa internacional se rinde ante sus películas; Cannes es cita obligada para sus nuevos trabajos y en Hollywood es un director muy apreciado, donde el exotismo que aún conserva lo spanish se funde y puntea el sincero respeto a su carrera. Entre las virtudes que más se repiten en su filmografía, se cuenta el trabajo de guión, que normalmente huye de las adaptaciones de trabajos previos a favor de historias originales que beben de muchas fuentes. La piel que habito es una de las escasas excepciones a esta tendencia: Basada (libremente) en la novela Tarántula, de Thierry Jonquet, el proyecto rondaba al director desde hacía años, y corría el peligro de convertirse en una de esas ideas largamente meditadas, reescritas mil veces, encalladas en la lista de películas futuras que ostenta todo realizador y que no fructificarán jamás. Esta vez, sin embargo, Almodóvar ha superado esa tendencia. Ya es de entrada algo digno de tener en cuenta. No es fácil poner punto final a un guión, siempre hay cosas que añadir, que cambiar. Asumir que un proyecto ha llegado a un punto de razonable solidez, entender que uno puede sentirse satisfecho con el resultado y que difícilmente podrá ya mejorarlo, todo ello es un paso importante y no siempre fácil para un realizador fogueado.

Vayamos al grano: La piel que habito cuenta la historia de un prestigioso médico que traspasa los límites de la ética establecida para llevar a cabo una venganza y, de paso, recuperar parte de su felicidad perdida. Para ello, el personaje que encarna Antonio Banderas se convierte en una suerte de Pigmalión en versión futurista y carcelaria, teniendo como prisionera a una Elena Anaya embutida en inquietantes monos de licra, cortesía de Jean Paul Gaultier, que la dotan de una apariencia a medio camino entre la sensualidad y la ortopedia. Encerrados en una lujosa casa, solo la criada que encarna Marisa Paredes testimonia la relación que se establece entre secuestrador y cautiva, un intercambio de sensaciones que evoluciona desde la venganza hasta la fascinación y que les ata irremisiblemente.

Ahí es nada. Bajo los mimbres del thriller psicológico, Almdóvar construye un relato de odio y atracción irrefrenables, condicionado por los avances médicos que la dotan de una condición particularmente enfermiza. Que nadie espere sangre ni vísceras en esta historia, esto no es The Human Centipede (Tom Six, 2009) ni tonterías por el estilo. Los referentes del director manchego hay que buscarlos quizá en Ojos sin rostro (Georges Franju, 1960), en clásicos como el Frankenstein de Mary Shelley o incluso en el cine de Polansky, cuya obsesión por las pulsiones sexuales en ambientes opresivos me venía constantemente a la cabeza mientas veía la confrontación entre Banderas y Anaya. Otro referente, explícito en este caso, lo encontramos en los trabajos de Louise Bourgeois, cuyas esculturas nos sacuden con un abanico de sensaciones muy próximo al tipo de película que Almodóvar ha querido rodar.

La controversia está servida, los referentes son tan claros como legítimos, la campaña de publicidad que precede y envuelve cada film del manchego se ha puesto en marcha… ¿Pero qué hay de la película? ¿Qué queda tras el ruido mediático? A grandes rasgos, el resultado es más que digno. La piel que habito no es una película redonda, lastrada en ocasiones por un guión que se adivina muy manoseado y unos actores que no siempre dan en el clavo. Al contrario de algunas opiniones que han salido en los medios, a mi entender el film es plenamente almodovariano en todas sus virtudes y excesos, en todo aquello, bueno y malo, que ha construido su universo particular. La fragmentación temporal, capaz de exponer un flashback que ocupe casi todo el segundo acto, los personajes de visible carga simbólica, los sentimientos extremados y verbalizados hasta la saciedad, la iconografía y el uso del color, todo hace zozobrar la película, la acompaña, la nutre y la pone a prueba. Para apreciarla, como ocurre a menudo, habrá que aceptar sus normas, introducirse en su mundo y no cuestionar en exceso sus altibajos y sus licencias de guión. Pese a ser un proyecto irregular, La piel que habito quedará como una muesca muy apreciable en la carrera del cineasta, en su perpetua estilización de las formas y en su riesgo (no necesariamente calculado) de acometer un formato como el thriller que no siempre la ha dado sus mejores frutos. En este sentido, quizá estemos ante su película de género más apreciable, coronada por momentos de gran belleza y escenas donde la inquietud malsana se mezcla con lo grotesco y el malabarismo de guión. El final, cuando llega, es descacharrante y triste a la vez, una prueba de coherencia con el desarrollo (argumental y estilístico) de toda la película que representa al mismo tiempo un claro exponente del universo almodovariano. En la búsqueda de referentes, Antonio Banderas protagoniza la película. Su retorno al cine del manchego le brinda uno de los papeles más retorcidos de su carrera, interpretado quizá con excesivo hieratismo por las indicaciones del director de que buscara sus referentes en los personajes de Jean-Pierre Melville. ¿Cuándo le ofrecerán un papel cómico a su altura? ¿Alguno que le permita dar rienda suelta a su notabilísimo talento en la comedia que parece aplacado en busca de papeles más “serios”? A su lado, la víctima, Elena Anaya, da la réplica con convicción, consciente quizá de llevar las riendas de la historia con un personaje extremo, marcado por sucesos tan insólitos que no puede ser fácil de abordar. Almodóvar es un excelente director de actores, a los que logra convencer para que se muevan al ritmo de sus historias, y aunque en este caso el resultado no está a la altura de proyectos anteriores, algunos de los secundarios brillan con fuerza. Cabe destacar el trabajo de Bárbara Lennie, que tiene para sí uno de los personajes más anecdóticos de la historia pero que precisamente por ello se libra de todos los corsés y sabe tomar el pulso de la escena con una naturalidad que sus compañeros no siempre logran.

Llegará un día en que podremos evaluar la carrera de Almodóvar con perspectiva, sin las influencias del bombardeo mediático, triunfalista o destructivo. Quizá entonces podamos encuadrar La piel que habito en la evolución de una carrera que ya abarca 30 años. Hasta entonces, lo que tenemos es una apreciable muestra de las posibilidades y los vicios de su mundo personal. Como Carlos Saura, como Berlanga, e incluso como Buñuel, su carrera se nutre de títulos de primer nivel y de obras algo menores pero perfectamente coherentes con el conjunto. A medio camino entre ambas categorías podemos colocar el título que nos ocupa, un trabajo que logra sobreponerse a sus propios problemas y que construye un todo muy destacable pese a algunas de sus partes. Es más de lo que podemos decir de lo que a menudo encontramos en la cartelera.

 7

Ver La piel que habito en Filmin

Leave a Comment