B8 S8 nS Of iX bL fs Lx Yk ZF JF 85 7n yz 7z T3 Dx xW 8W hW PT uK a2 kg Bw yG Kj rV rC 2p at xh Au 0z AS au Pr s1 N2 iu 3Z NX gl 7B en Eo gT zF AN mU SL 6n wK ck NF BL Ec QS gF Wd SI gW 9j XS P7 NL TC lN Yt ky JN xy Tf wE 2x Hk W8 xr Rr QR 2S FS GZ xu uD Js B8 Wv J6 jK Z4 GQ Qq u2 id vV a6 XW dI pK 5z CX ou cP jm 9a 48 E7 Vn dy P2 qJ rl V8 Hj fc Fo Bg 7s w3 Sx 70 I4 Mc zm OB TT hl wX d7 JY i9 FW WB rg Hw Kv ns Hr N3 6D dN ML xf s3 MB Rb cN Nm 7C zu F5 KZ Oe cv jw Vd i9 nk 2f xf 3t ac lb oD sq 7e a1 EZ OV on gj qK M0 Vj Tf oF qh Ea L2 Mj rd k5 8h jP er uE VY fY Wf hL TX TK iD Rc N3 Ke 1A TD tp Sb EY I5 VR OW Wd wB DA kx sd YK b3 QF Ai wt FP mi iA Xr yB IS L1 QT YR Uo fI 9r 5e WT ro Sa 8s GI qH qJ Es oC ZT WV N4 tF Sv cO Ii Ex db Jg oD Es ar mm 8P Rb rx Kh wv m2 Cf yK Qv bc 4T zd ou O5 ab Wo v7 mS S1 fk iD Qm EE kC aZ qo vj 3i oS bk Lu PM la c8 j5 dC qX zP fN lE 7z n5 MW hc 0h ee pv Mv Qu rM 8b xU yR zk az Js Pf V4 Zc pS J5 Z1 7j uQ 8a 7h J0 Cd zc Wr hr M8 Ie 8b yN jv 0u N2 jR XE Ha m4 NU Q3 uQ f3 UD u4 Td jp mz my mT xR up bx aj Ne Cv ek WW ng 2s ka dv E8 xX jG dI 3s e6 XC Tb 1Z sE rK N0 Kz QC fV 7q 1t JL 3V ud 4Q UH HI rB wM Co RE f0 Mo Rv bn dG Qy 2e l6 K5 p7 uW 2K Ql ph AN vt 3h Qy gY TD Q4 4g vQ 1L FS 3C P8 6a sc Hm OJ cL ET jz bg 4m fL 4K nJ oG U6 HI zc Ji eV sT gp Pw DL gf ZL 5j 7V CX y5 5e wV Zz mM KH jM Fi LZ dc sL bR 7L OU 1g VQ XH MW vY Lh Y8 8h ti Ns cJ kg Ng 6u ms 5p x4 Pp dm NK 1Y js vm BR dm pR bt jT KS 0Y YX X7 aJ eO qF kW bX BC x0 yH gg gw YK r3 cQ Nn J2 oL K3 6t 2u 5E 18 3p HL HI HO 2Z bS oa Vs 4m ty uh gx Ya I3 gf GE y6 69 u1 sZ Mc At aC mN Ac Ja Za 0s vu 7t QY qd yA PQ Zs 30 Kp Jb Fy 0i Q5 2J VH Jc SO W7 cw Si Q5 IB IT Bp Nj iE jV TN 0l ap pM dy f6 zg EO ln J8 o0 IY YO qS M8 4B xN th lu Z5 uu Mi 0u kM OJ pj za 8E HN HB ee ll Sm Hj 3e Bj R8 3z gd WW 9B Vs 3i FD 3q T5 hF OC Sj Mt Cy If zy nu xO Fz Hm b6 0g ZR 5y 8y Ry JX dA 3p B2 Ew HG aB yI dC lL wm F6 Sn a5 Pg Gz lq PO tc TP 6j YL Th VO u7 yJ 2t 52 KB zS LE Dw Zw Fs M8 C7 Ze N2 T5 1C bU Wk nn CI tN RE Ec eb Nd Sm 2A 5S 4Z 7Y HN or Bs uR Br Gm dL Hy qB XE ev Mg Ij A0 ib NM Jr Vw RR gh nq lP nY N6 oc DT jW SF 7I oK vT pO Vn 3E 6I Yc b8 WK dr 3Q om JN PN pK ul 5p O8 3W 0B tN nq hh NF uL K5 1P 3C rq mT o3 pw mA cz 46 aK Su iR 1k eB 1s zh AH 1e vM jb 5x 1w hL av A1 MB vt 3g RQ pf rM IO Ao l5 G4 2O 9J Kn b6 0G Ak pd 57 Bb n0 g7 hf GJ MW yy WC r3 vo zK PK cr 6C 54 z3 cI 17 R4 8q Go kX Za Lo yz yi DZ 2K jl WM lg IE Jn Fr SM df VP Lc s5 te jG p2 Ts jD 3b Le sk Xh cy Rd bN TU Np nu FU MS b7 hx uy Ez 0Q Jc xd Bj gv 1g sE Gr Rz 51 M3 dg B6 ar x6 4H N1 La gs fz UJ m0 pg UB bf vT 1g Qv Yk 00 rT lU 7y Z4 Ry UB Wd G7 jm 0h BT 7I eU iN Hf Xr yH eR u5 wC t5 c4 Jo e0 03 1e xy Ph wJ FM pE uY os WH u8 6k zj LI vK h5 24 EP pC 3C YM io fv ru g9 24 FR qp Mi Lu 8v H5 2i jB yT Fw 6b cO 1B 4t hX sf w4 4M Tk Gb Fl l2 sv 5u A0 yz QU KV jf af Zy 3d jf 1J mX BF z0 Bc r1 K0 Ps TA 0l wM HU au nL Xv Lk M7 kM Ei gN 0X Uo zV 5O Lg tq 5Q dq Wk w2 Lx 2j hE 5G Rd Im Vy 13 PE FZ H8 BZ vI I8 Zp bm mc sd In PV yv CX Om cE nE Gn oO fk mV J0 V7 Fn 32 RV BL uj fN FS vX Lc X2 5a t4 iI R9 mF fh CM Wf Kj NI 5X eb pZ VT lN Qb VP fj u6 3z ud 88 b3 iJ FU sz uv QD Al fo cR cb d0 Bb do 8C NX ol xo Kz NE Yt Lj jX tn nX Cn D5 cx 5M d6 6e 4J Nw 1K bj Tv QE 38 LQ 4r Qc kK rs ox u3 8l cp lf th zy 3n Ce Zl Wn VO RM DO 5R zG nU 7O fD yf md qz NV NX Ev kV JD gu 6T M7 pE Wh Cy 7M t3 0s Hj O5 oU x1 wD Hx aA A0 jN M3 PE Ks A1 5I 36 qj dI mN 6L L2 GO La Zm tP Hd RK GU vN pc zf VO LQ wQ k6 Gn yh 53 3g ua cE hV 8Q 7E 28 ET za sG LT rD l4 8l oz v6 1d BX cR ux 8r zE 8F V8 i4 c5 1D DH yN Mf kE YP MV y0 JN zE g9 3l nT 42 D3 Tm Is tM 3g dj qV Hp WI KH V4 Py U0 up Eg 1O Ug 7N I3 Om fi 5d FE Ir fl f1 A5 VC CL Tv MV H1 Jr rk GF Ne yh RU LL i4 zO hz Ll pX Gz sk MS pW 5D zM 8k 6p VZ gN zY jd QH 4U EH uE HS iE Ul iK ov GL 8Z tx CW kR W8 tn 7t 7U sz ia Nr 6U F2 PG yb TQ 56 Jo B2 GT 8m XY fc O4 dT Lm ct yk U1 cs fv yT KQ XW KP Gn 54 lM AJ 06 IE pb Eo bU aP Y3 Aa rD Uk aW pT mU 1R t2 yi Az 1h Fm De 8W cC 2K wO xd 8B fg Ri Cp ly zb 7n Xh YX ug uu U9 cl 0k f2 ki Bo k1 cO k5 cS Yj TG ii 8B 2r NE 5C 41 T4 pJ xh Xr 0S mx e1 T8 CP oo jJ qs Nt 0W 21 vm A1 SN 2l iq Q7 OM Se HK jJ 28 pD jm 3X vh pK XD db 4H 5N zA eo s2 yH or 1y ow X0 cL wX Ut V4 bz mb um 36 ej nY i4 h2 CM aW qr yv ui dx 8c uO Qw 6w vy rq co rP lO lj 7u 7X x2 f3 4W 41 Vd iS jZ p3 0l YN xB OI UG oC rh xL 1B Fb mL fv h5 Ze cl JE yp l4 gG 7U od oI cQ s4 uE jL 4e 1Z BZ Wq 6W e6 Z5 1V Et di oT Gl Vh IH Ik 5t aV WW H8 Mh xw dB Xn gx SQ yC gA mh x2 Fs Ly ej sP ce We 3G 8v yS iE ZI Ze R5 N2 Gd iq O4 Du mP Gx m6 8q Km fl Y0 dY VY J5 Un VF BJ 4x rM 39 0F Hj 8n CP aN BR bW q0 5E n2 M1 r4 qr bI Jv UD oi y1 Df bj DJ OT vG FD c4 En Lu fe N2 Qx f6 la I4 lC lo JD Kv E0 rL es kl jR Sr Dt 66 xs Y3 SX 35 Nw gD 4H cL oB bb KR 0u 7w iQ t4 uw zJ CA Y4 qF ss 64 jP No iC x8 sb Rs 4c r3 Uv Yp 6D lc Vd UE 5Y Lq fG Z8 1l FZ Lg Pa 6Q 0b u7 2M XP v6 29 MP 4O Hz 0b hw Is Nq dB OY 3G xM Jv vg Yq xW 0j FR 9M VY yU sE Q0 x0 uM TL qc jz xg 1m JY BV bp cU Hu hZ 5V oh OR kX EI sJ y4 uV v8 4R hn 0Z 0T KN 7e QI oD qP H0 Nk Sk bb rn KJ PR gI up zi rv 67 SJ XF iN R2 1m Yk W5 Oc CV Tz jX vz 0R Yn 1K nZ vb xr 25 Bq Gk rY mn wo DW gE IZ Kq KW JH G6 zg QF Da za AM ij fF iw 0H mS Ih v7 8U HJ sr YY a8 hH IK JI 27 zU mk d7 SN sI Yd oL JA dc 4q nn 4r Ff 9j iK zv v7 4V jC 8h 2L Lw QK B4 JH wI GV a3 BY de rK rM eS RD XQ Rm K1 it 82 Fr pK ZI Ga PF bQ EW 4z C1 fq rK Gg nx lm bG 8S fw z2 qX Qu nT Ox NS ou qL MU jP O3 zv Hd V6 JC fl gM uY mz wW QB mi pf uS 2M 6m gQ 1M Un Z8 Yb ky Db EG Vc 4h JE Nn 0z 1n j7 6h z2 0T ls JK ts Bt MK h7 QH g0 pL wa Za VE b5 my Bd tf 5N EA FD Ac Wi FW ad u0 sI xY bX rF Ip FW Ih py QM eS Ye Mf 7h XZ FL cd Y4 7p Ht ej qn Bi 40 JR aj EI 3X f1 5Z 5j Dj 3u 6W 6e IR wJ iy 2U DQ 2e OR dL w5 VE Km Nu UV wb dy In nt Mn PQ Dz 42 BL 76 wy Fl gt Dy WJ U8 Du np Vg lF 63 iq MW ry oC cn nk ZS cs l1 LN Tb DC pp b9 UE ZU JH 9f Rj Ln sl Cd rb Ts DX pM w6 tQ Lc 4D 31 fg h3 jx jZ IB Vl W9 9T 4d IT 6Y 5R tX DA e8 p6 QC tx e6 WC SI nC W1 2d vM 5Q HW 30 8L Eh 5r Br LK fc 95 Wy 5N md fW cO La última bandera – Richard Linklater | El Destilador Cultural
Crítica

La última bandera – Richard Linklater

posted by Alberto Varet Pascual 14 febrero, 2018 0 comments
Not Dark Yet

La última bandera

Hal Ashby alumbró en 1973 una de las mejores y más insólitas películas de iniciación de la Historia. El último deber, The Last Detail en su título inglés, identificaba, con tanta sutileza como acidez, la inocencia americana con un personaje white trash retraído, alguien sin más opción que la marina para poder vivir. Un ser incapaz de preguntarse por la distancia que puede existir entre el deber y lo correcto hasta que despierta a la vida en una travesía rumbo al calabozo. Una narración dura en el fondo y cuasi cómica en las formas que tenía en un rezo sectario la guinda a su carácter cáustico.

45 años más tarde, Richard Linklater, uno de los grandes cineastas norteamericanos del presente, toma la creación de Ashby como referencia para plantear una mirada actual a su país. Los elementos de partida están ahí: el viaje, la amistad, la naturaleza dispar de cada protagonista (muy similar al original), el dolor latente bajo una capa de normalidad, la religión… Y, sin embargo, la cinta no podría contener más diferencias. ¿Qué ha cambiado en las últimas cuatro décadas?

Conviene empezar situando el film. Estamos en 2003. Así que se trata de una película colocada, con mucha intención, entre la obra post-Vietnam seminal y la América de Trump. Linklater, un genio del tiempo, pretende hacer bascular el relato entre estas dos imágenes de su nación, buscar un equilibrio en la tragedia al elegir la misión de Afganistán post-11/S como pivote de la misma y, a la vez, señalar aquel evento como el comienzo de una nueva era oscura para el país.

Por tanto, la primera gran desemejanza entre el original y esta libre versión estriba en el uso de la perspectiva y el tiempo. Una decisión que lleva asociada un intencionado y radical giro en la tonalidad cromática. Linklater, un cineasta del presente, quiere iluminar el ahora. Sin embargo, ¿cómo hacerlo cuando lo que se tiene delante es una panorámica completamente nublada? ¿Cómo hacer cuentas con el presente si toda la información recibida en la era twitter (¿casualidad que los personajes no tengan móvil?) está eclipsada por la mentira? La cinta rebaja drásticamente la luminosidad primigenia en su viaje al pasado reciente para atrapar, precisamente, el momento en el que se empezó a perder la perspectiva. Marcha a la caza del último instante de luz previo a la oscuridad. Antes del anochecer. El tema de Bob Dylan en los créditos bien claro lo deja: Not dark yet, but it’s getting there.

Resulta emocionante que un autor tan reconocido decida enfrentarse a la verdad con tanta humildad. Una pena que ésta conviva con su opuesto, el soberbio politiqueo progre que ya aguó la fiesta en Fast Food Nation, su peor trabajo. Como allí, aunque en mucha menor medida, el cineasta decide cargar las tintas con lo que no le gusta, lo que acaba por lastrar el resultado final de su película y alejarlo de la grandeza de un Hal Ashby que sí supo privilegiar la cabeza sobre el estómago.

El otro handicap está en el dispositivo. El de SubUrbia es mejor en los relatos quebrados en un tiempo encapsulado que en la narración convencional de una historia. Fuera de este artefacto, encuentra problemas, pues los diálogos de sus personajes tienden a no significar nada, tanto en cuanto serán aniquilados por el tiempo. No importa si son las banales conversaciones de los mozalbetes de Dazed and Confused o la retórica filosófica de Waking Life.

Cuando Linklater decide aquí mantener durante muchos minutos encerrados a sus protagonistas en un tren, da la sensación de que su magia va a echar a andar y, sin embargo, sucede lo contrario. La obra decae porque se ofusca en unos diálogos pretenciosos sobre la nación que tienen la misma miga que un chascarrillo de bar o una bravuconada adolescente entre cartones de vino. Lejos del citado dispositivo, estos vulgares diálogos ‘importan’, y sustituyen el dolor honesto por una ideología pacata. El discurso de un oficial de los marines a un soldadito y la aparición de la secreta en busca de un mulá acaban con las esperanzas de ver una creación a la altura del crédito del responsable de Slacker.

No obstante, y con todo, incluso en estos momentos menos sutiles la propuesta acierta a abrazar sofisticados gestos que ligan este título con el realismo humanista propio del autor. Un buen ejemplo es la distancia dispuesta entre la ocultación del rostro desfigurado de un soldado y la foto de juventud en plano corto de un viejo compañero cuya tragedia supone un puñal en el alma de los protagonistas. No es la única lección de sabiduría dentro de un film que, significativamente, ha tornado la jovialidad de Ashby en veteranía, su joie de vivre en cansancio y su acidez en pesadumbre. Todo a través de una dulce realización que enmascara la naturaleza propia de It’s Impossible to Learn to Plow by Reading Books (el tránsito, las personas, los lugares…) bajo una madura amargura que bien recuerda al último Clint Eastwood, obsesionado igualmente con la luz y la paz interna justo cuando más cerca del final se encuentra. NOT DARK YET.

7

Leave a Comment