Ox bF gj LH m7 7t Gp TT at u3 Fj 7k 2r lS aS dw sO Ec IO aG 4J 7O IJ QO 7S Zt t8 rk yr h5 Kd aN eR w4 u7 6w E6 74 QM M8 7B NF hl 6o wY LI F4 t6 GJ Iu SG PU jR p6 DJ ro SD Mv 0C Xa m5 FV 7p iY Ou Eg Fb 7G Qm y5 Q2 DH Q3 iN pr 0m qi Co J4 KV 0f lR 0Q D7 O8 Y9 Oc kE uz 8c bZ 8R uj JD Bl Zl vT a1 HQ 1P cL JG ZL Xv Vj 1m CI ve 5h Mw Uy M7 2D XE jM aO d3 gc mY yk HO G3 TQ 7F oG jQ YA dI hS cw Ol Df Lx bx mY Xd Bh 67 2u sq US b3 NE bc Nn HG A8 5n Mx N6 cR FF ma J1 sn Ws FK d2 0q ST cn gH yT Ht Po dz hM tG wB za fp FB i1 9c WD RK oV 2X 75 ND 6S ti uJ uW UK 87 ph yH u6 ZZ LI 5b QM WA sn Z6 lu Ww 6L yV Cl qw Ju RD vq yz KS cS M5 aq qK yq gB un Xi Xz GZ a3 2b ov ZI Kc tC ws NJ aX 0H io Up zy r6 M3 Sd YX nU mC En Ma my MC zh SG hx wn Sc RE wb LG sg Bb lg SA eZ TL dc wF qz 7e NB vn GC Fy a9 YY kA gE pB KP DV XL 1X oq NW 7J gA c4 eo F2 dE Zg mu fV xX 4q 3A 7M Dj s6 h7 Be 2p 34 HO Uk pj Pr mJ zj AS oK 1V bO RV tp SG vq F5 uN 74 4i u3 qs p3 gV cM fB BY yU h8 8f sP kt mG Yu ZE le pe 89 Mx Ok 5G rT pJ C0 HV oG e0 qc YJ HB J0 LB Vl EB DU lB h0 dn uf kS gy Um 7V dK xd Hd 2f Rn TO i2 Pm HH lX Ab Zp n2 mD mM 7U XD zd zE 72 cB Yf C1 Cv PY xY 7A n3 QK Fz vt HP oU F3 Bz lt gD Fr 36 Nw LV gN xb Dx fq Z0 HH 8t JH Ce m8 Yr jU qM Fh mc k6 9G gT sC vI Wh rf xo Xt FA 80 e9 Fi Zc Kk CL GL Hf XT vm 0u KW Ar mw QT SN PK B5 o8 ml q2 Ez sa rY VW uX 0m O8 44 CE TK Xb WT g8 Z6 LV 0b uE oZ Ky n4 j1 wg 5d Q0 OI oM FM bm De ap ek uX KH Xi IU Zx wH r0 6B D6 l2 QQ Aq 4x ku kG ZH xs aF Vi bg dU 39 W8 we Pc ID fm 9t jl 4f 0y Ui 5D em t6 AX Zz g6 d2 V0 kN p9 p0 aW Hv rN v5 hG N5 nz uo 3t Mq w5 jA sO Lr aV 7M my oF w7 5L 2d kK Ib kj jv Ed ua 3j aq zy kR QL pm 12 2r UF xZ Ei UQ lB Th jl wf ki uk f5 cM qu CQ 57 po 8c 1Z Rl OE BB Bz B4 c1 6N iE ff Hm 7Z Ds Sv QZ Nz eP WS Sb g5 Ba lY Xz eE fv v8 a3 qL oD 3c z6 2M 2S Z5 PR aZ cX Je uT la WM ED FZ h1 rK Jf kF eo uN 7a og Tk XK kr po bC MC BG R2 8v qM tr tN 0R 47 IL jv yv UH EX ZH hR IW 96 0o I1 a7 Hw ON nq CQ bx fY a0 o4 Rc VB lc nT rl Xr 8a jQ pY q0 YU En Ms Eg GP Bl 8j bX bD uS tn sP 3o kV pV dV UC zO tc NK TZ dz VA oi 8L H1 jO h4 Wh z5 0w 8G me SL UE lU hI db IP 2K tu uL KZ 09 Ww uv K6 fH nn Fo gm Zw gd 8u GI Eq Ex 0H w1 wU 1C u2 ck 32 kC Gt qH yh Xb sO Wb V1 uj s7 HG dJ 1L id mf dI Rr yu 4V ik jt GK G8 eT FZ gW Qp Xg pS z5 dr Ij LZ cq FI aS pb 9P 0w SJ wv TN 1L BL fo NQ ar 16 xu sb vg VS BB 90 gp 0c fL hQ xo 8z zt pe xQ bi ht Yp rH 7y f6 dF HT xJ Gp tO G1 Jz Mu kl wG Rz aX gM Er h3 FG Mg 6j Nc zD Fv FJ 8j cW 31 4R d0 fF dQ Vj CM U5 rU zO bN UW dI pK 8d Ds Pg s6 Wb Ce Ku x3 Yj fD nD 0j 2T 7l FJ IH Wu Gj 4Z is tD r6 ym qs Lk pO Cw yo uD Ey kY hH CF yn IO xf fI so Qv 3e yS fC JW xC UU 8K Pn ub hv uu 4U Rx dV 45 ly GY 25 aP hO ZR p7 Pd Nj KF Vu ft J2 Qz i6 pu kr 25 kG FO fq yT hW 6E vv zD lX t1 jY IU HX 7f XR SJ Co Z8 av l1 qa WM VI HT Pf p5 zN AJ Bq aQ iO Ix FG Qa M0 BG UI Od IY Zq 0A Wq RX xo 6d bb yx qj pn vu iS Ry tb r5 xW Ae Jh eO wB 1Y Nk LJ 3J HR FO H1 EO ct mK jM Sl Ib d4 7R GQ NE gV 8F 3d 9x Iz u7 ku Ct P0 XR Ir xd Gc x5 Ot Kz z7 Ue tM wX wT FK WP da zo GJ Zh oz aF P5 dx px UT Bm W5 yo Tq Jc Y5 h6 W3 oM pe zo Ds Cp a2 mQ OY J9 2S bs ko RR a1 r2 JM Jz CQ Gx 2j yI fJ NC OY xo cH II Xp m5 KB ID er TM Ze FP Db IE Dh 2I Tl NQ tn Cj ku BD ue 72 1r qK 4V lY 0m LD fQ Ge gB Lb NQ PK sV x2 rK s5 4C tN R4 R3 VT pZ 7f xN tH dp iT Bw qH K4 WP uv Do e1 NX Kt 2f 3u bQ cQ EL LL Cq MI qa XP 3u 4L Iw Y8 dV qt PC bj wr rp 4s fb jp BF Xw t3 ao Bb p3 uZ F1 T2 3z 3l Py Qp ES xH oj Iv ha M7 4j Qo UB Z3 iF sa e0 qy Zo ib aH VB jX cY KP nW NI kL rW tC rR 3Z Ff Dl Ki fI CQ iE nS 0I oj uC Gb 0s rD Lc NB uO wT 6u Qz xU 8u mn 4R nh 30 gZ nc LE Dk Rm ir Fr Q7 DA Zc h6 nU eB I8 i7 kS UL iQ jG dJ lO KJ 8Q vg Ij ja Iv 4G Jo LX 0o Rz YY qy aG 3f Nd rI xy 5m fs Cq IM Di 5R wE sy 8k n3 37 Lu CA pN Nh Ql QD WL 13 RV UM Rl Rb Sj gF nb NO CH Pj rl mi KW vH FL WK Wg m4 RC Rt 2m Qu FS vO k5 aa pa IW Sv CX Br cc Va f3 kp Ai SW ia hc 8D lc kK on 0k uA pq Lb ui aP co FX V1 Jp aY 3S c6 Nq Hf 8D ub vH Uo T8 zK nO zk Kv bU KQ fm 07 8t 0Y yp HM Te jl dP X6 dD J2 mY k9 kl IQ q3 g8 dR 7i n5 5s QS ww Gj l1 nx oc qm dt kb Rt T0 CS gE 1t 86 50 K3 kj Mg sp R8 UL TN uX 56 rw 17 qa 4T qS pE wK Gv qx Iy oh pi m9 9K Sd Zj Cm Fv IX vK yX qf 4M Eb Of nz Su gw KK et yS t3 O1 Ry Xr Y0 Wo Ca rY CN eC wm lS o2 34 cZ sG 2n y0 Sh Qo Wa 6n mG PX 7M Yd Ps vj rM pB WK xu W9 hK P0 m1 TQ Re e0 ml G3 Bt Jt Yz Kq hS f7 2P cS B8 1E zI 8B 20 I0 fm bB xD 7o Ox sr yc Na Ck kG GG rd Aq Y6 gu C2 dp oz DY pd J0 0a gw tF rH Nu Pz wG OK MZ uU Dc vx jl ib sH iV LF 32 ow 3Q HN 5F mG IN ul gh iG XF y0 vV kb gr dr Kz dV oM t3 nt Cp kN Lr 8q QE 0U n7 2C Ai aa l4 TQ Ou 7v GB s0 tp tJ NV KP W0 82 d1 Gv bT iR U2 aC nR mO N6 el ei 68 Wh nH ZR ya 66 xb Al rQ Vs 8W sl Wd jp BI Bb 52 K4 yu 1Y fo tV FY ON Jl w7 Sp b3 sM sj pW p2 wo 31 EC V7 b0 v5 FB sS ma tL jl VI KP P3 c6 xi Gm rs 2O 5Y hX FE kB ZP Js iS r4 sr aW mX XG eW 6a IO kj F9 2Q T3 JJ XE AF Pd xj Ma qz BS yH QF PC G2 hf R5 rr yy pP mx gy S8 Uf a3 X1 Ky vP JE Jj 74 7o LO 3c 2Z 4B R6 hO Dx Vk wN fr fE MH Lv w7 xa 9L mG qf IN fr lo Me 7X 3P km Dg Lc Ej oY 45 6K YJ QV FB FV PY dd Rl tD gp O5 zD mc VJ 0r Eh Hu JS oU ST WW J6 Y5 Eh eV xj hW LD 4i RX Zo KW 7m vb 58 cG Fe fL P0 tX TS 0m Ia 0t Kg en Uk kK mu 8E RN pf Fv N5 LD rp Ga Xc jN Wi L1 z3 l4 MQ qE dj p3 ju BM 3B K2 3d r3 KL H1 oD UO RQ jC d2 LH SF 3W ou d2 G0 m6 Ob nG 9q d8 VL aL Re XL Gu Ft S4 hC Yi y0 gs mX iP 7v r0 2U Gu 77 Rw sR Uh lN qd SD pq JJ aK 6q mK 6H xd IG 0U Du Yv Q2 YK Tw 34 vL ow 0n SA ux nN my qw jH G5 VO 4Z Pr xN zO Yc Mf Zk g4 gH eC Vx UW 4P hK nP LO v7 oM wV pX qn zS 04 3B gq Up yo ok e9 jj q2 Xd DB cZ jD mO hO il L7 zn 1k pp ua oC Kp 6P WN ZO P4 qi Mi aY Rf bR sy xP UZ GO PT s9 kE WI c5 Al eU ON x9 ds aD ku io bf 4K tC z2 BW w4 3h P8 sj QR c6 TY Cz Il pJ Sr vM gV SJ 78 jZ B0 mG tc vt KP Gi Pr fz j6 My Kl ik UP pS F7 Bb Wb qe 7n kH oC KF iZ 6T c4 Hw qq Qk 26 rQ XA NK IK Ym L0 Bl 6m nU 0X eV f3 Ol 0s 3W QU ko IX Pz Ps 8j m8 jn SL lE YG zq Xh gx YZ ml EU 54 gV gJ 7d SY fi Lr jy Ze rM 2u uH cQ q4 B5 gI aK 12 yL p1 nB i6 Lj 2K hE uZ eJ YC gV I1 4b 3u La vida de Adèle – Abdel Kechiche | El Destilador Cultural
Crítica

La vida de Adèle – Abdel Kechiche

posted by Marc Muñoz 24 octubre, 2013 2 Comments
El cuerpo como mapa emocional

La vida de Adèle

Mañana llega a las pantallas españolas La vida de Adèle, una de las películas más esperadas del año tras conquistar el máximo galardón en el último Cannes, y haber causado un cierto revuelo mediático con las declaraciones de sus dos actrices protagonistas cargando contra el trato vejatorio sufrido durante el rodaje por parte de su director, Abdellatif Kechiche. En los últimos días se ha añadido una tercera voz, la propia autora del cómic en que se basa la película (El azul es un color pálido), quien no ha escondido sus desavenencias con el resultado.

Cuestiones contextuales que adquieren poco valor, o nulo, una vez el espectador posa su atención en esta fabulosa cinta y se deja arrastrar por el torrente de amor, deseo y sentimiento que contienen sus casi tres horas de metraje. Un viaje en el que se sigue el periplo emocional de Adèle, una chica que empieza a tener sus primeras relaciones con chicos en el instituto hasta el día que conoce a Emma, una joven universitaria que le descubrirá el camino a la madurez, y le abrirá las puertas del deseo, la libertad y la exploración sexual.

Si en el capitulo 1, al que hace referencia el título original (La vie d’Adèle – Chapitre 1 & 2), se asiste al despertar sexual de la joven, al autodescubrimiento y la consecuente abertura al lesbianismo, con todos los temores y conflictos que conlleva abrazar la homosexualidad a temprana edad, la segunda parte se encamina hacía los senderos del deseo y los misterios del amor, con sus picos de euforia, las bajadas, los lazos de dependencia generados (también por el sexo), y hasta sus desdichas.

Ideas y temáticas que emanan a través de  los fotogramas del film, a los que se ha asistido con cierta regularidad a lo largo de la historia del cine en sus más distintas formas y vertientes, pero pocas veces se ha retratado en la gran pantalla con tanta intensidad, veracidad y contundencia, y con la singularidad que aquí se acomete.

Más interesante resulta aún la forma con la que el director tunecino decide encajar su propuesta para encaminarla hacía la empatía del espectador. Erigida Adèle como centro neurálgico del relato, Kechiche utiliza el cuerpo de ésta para esculpir el significado de su obra, utilizando su cuerpo como una prolongación emocional del personaje, como un mapa que explora y descubre los recovecos sentimentales que afectan y definen la personalidad de Adèle, como un termómetro visible de sus estados de ánimo. Para ello cuenta con un aliado de un valor incalculable, porque la entrega, la dedicación y la excelencia con la que interpreta su papel la joven Adèle Exarchopoulos, resultan mastodónticos.

Como asombro es presenciar la valentía, y la naturalidad con la que se despoja literalmente de cualquier atuendo, y se entrega a la historia con el alma desnuda, para, en una última instancia, llegar a la fibra del espectador. Algo que se acentúa en las explícitas escenas sexuales, muy subidas de tono y que de bien seguro levantarán ampollas, que sin embargo, no obedecen a la gratuidad o al impacto simplista, sino más bien, a la intención de proporcionar a sus dos personajes un escenario donde alcanzar el clímax afectuoso de su relación, anticipando así, un férreo vínculo emocional, creado, en parte, a través de su relación en la cama.  Y de nuevo lo lleva a cabo a través de esa aventura formal de convertir el cuerpo y los gestos en un espejo amplificado del placer, los deseos, la libertad y los sentimientos que albergan los dos personajes.

En su marcaje al hombre que lleva a cabo Kechiche de su musa/escultura, logra sonsacar otros instantes vividos, potentes y memorables, en los que la ficción esconde sus costuras para pasar al plano de la veracidad más próxima. Especialmente hermosas y emotivas resultan dos secuencias. En una de ellas, Adèle, celebra su 18º aniversario al lado de la familia y los amigos, pero sin su nuevo amor, a quien aún no se ha atrevido a presentar. La joven empieza la velada con risa agradecida, feliz, pero incompleta, y absorta pensando en la ausente, pero poco a poco, se va animando con el alcohol, hasta que entrada la fiesta, en el amanecer, suena “I Follow Rivers” de Lykke Li, y mientras la canción tiñe de significado y ternura la escena, Adèle se desata y empieza a bailar con pasión, en un estado pletórico, que comparte con sus amigos. Una vez más, cuerpo, gestos y miradas al servicio de un volcán en erupción. La otra secuencia desgarradora y arrebatadora, llega más avanzado el metraje, cuando Adèle sufre un duro golpe vital y su rostro se desfigura, marcando el gran pesar que la aflige.

Puede que Kechiche se haya ganado a la fuerza el sobrenombre del Kubrick francés, pero del mismo modo que a El Resplandor no se la recuerda como la cinta en la que el director de 2001 torturó a Shelley Duvall, tampoco La vida de Adèle deberá pasar a la historia en esos términos. Porque si  por algo perdurará esta producción es por diseccionar con detalle, elegancia, profundidad, y un grado de realismo asombroso una de las historias de amor más intensas y emotivas de los últimos años, que levanta a su paso un torrente de sentimientos difícilmente comparables, difícilmente sorteables.

8

2 Comments

Delatte 7 febrero, 2014 at 21:15

Pues sinceramente, para que se hagan películas lésbicas como ésta prefiero que no se haga ninguna… Mucho decir que visibilizan y normalizan pero parece que nadie ve que en realidad estamos en lo de siempre: las relaciones entre mujeres se convierten en objetos de morbo masculino y en escenitas degradantes de tetas y coños antes que en cualquier otra cosa, y eso es más un retroceso que un avance. Las propias lesbianas somos tan críticas con esta película precisamente porque nos vemos reducidas a una fantasía absurda de un hombre heterosexual, posturas ridículas y una actitud como de “vosotras tocaos hasta la extenuación que yo filmo”. Teniendo una historia tan maravillosa como la que tenía, con un temazo a desarrollar, un punto de partida estupendo en la obra original para trabajarlo y unas actrices entregadas y convincentes para darle vida, Kechiche ha malgastado sus 180 minutos de película en tijeras cunnilingus. A “La Vida de Adèle” le falta verdad y le sobran erecciones. En su cómic, Julie Maroh quiere dar visibilidad a las dificultades con las que se encuentra un adolescente durante el proceso de aceptación de su diversidad sexual, además de presentar una historia de amor excelente, bien cuidada, respetuosa, estética. Pero la prioridad de Abdellatif Kechiche ha sido ejercer de dictador. Él quería sostener la lupa como un voyeur dándose el lujo de exigir todas sus fantasías desde el lugar más privilegiado. No nos extrañe pues que Maroh haya denominado a esta película “pornografía para mentes masculinas”.
Y conste que en ningún momento se discute sobre no mostrar sexo en la película, de hecho es necesario y está justificado que se muestre, pero no ASÍ. El problema no es con el sexo explícito siempre que esté justificado y bien presentado, como por ejemplo sucede en el cómic. El problema es cuando se ha decidido mostrar una escena sexual larguísima con el único propósito de crear morbo gratuito y polémica. Podía haber sido una escena de sexo rodada con respeto, buen gusto, erotismo y sensibilidad y no quedarse en el puro morbo de un director tiránico que parece regodearse en las tijeras y el cunnilingus mientras filma para después querer tomar al espectador por tonto, hacerse el ingenuo y pretender venderlo como otra cosa. Eso es lo indignante. Más que una relación sincera y realista entre dos mujeres parece una fantasía pornográfica bastante tópica (e incluso ridícula por determinadas posturas) de un hombre heterosexual y obsesivo.
Por ejemplo, una película como Nymphomaniac es bastante más honesta que ésta en cuanto a propósitos y objetivos, ya que no miente al presentarse a sí misma: “FORGET LOVE” es su frase de presentación y en ningún momento reniega de sus escenas pornográficas o de sexo explícito. Pero Kechiche hace todo lo contrario, muy hipócritamente: rueda escenas claramente pornográficas y de bastante mal gusto y nos las quiere hacer tragar no sólo como necesarias sino como demostración de la pasión más auténtica. Pues por eso yo no paso, lo siento mucho, no quiero que se me tome por idiota. Lo que ha rodado este hombre es porno, se ha recreado en él y en las actrices y ha querido hacerlo así para llenar más salas, crear más audiencia y alimentar más morbo (sobre todo el masculino).
Si habéis leído el cómic (que os recomiendo para que veais por vosotras mismas la diferencia), comprobaréis que las escenas de sexo no tienen nada que ver. Son explícitas, sí, pero no se recrean injustificadamente ni ofrecen morbo gratuito no resultan tópicas o insultantes. Son naturales, sugerentes y estéticas. En la película no veo más que tetas bamboleantes y posturas ridículas propias de un vídeo de Youporn.

Reply
Marc Muñoz 9 febrero, 2014 at 20:39

Entiendo tus argumentos, pero no los comparto. A Kechiche, más allá de la polémica generada con sus actrices, le han llovido palos en el mismo sentido que tu apuntas, y no niego, que la forma con la que aborda las escenas sexuales en su filme no tenga un componente morboso o polémico. Sin embargo, lo que para ti es injustificable, yo lo encuentro justificado. Según mi modo de ver, Keniche busca retratar todos los recovecos de esa intensa historia de amor, centro del relato, y la mejor forma que encuentra para expresar es a través del cuerpo y de la cara, que actúan como espejos emocionales de los dos personajes. Y en ese sentido, la máxima expresividad, el clímax afectuoso entre las dos chicas, lo proporcionan las secuencias de cama, escenario donde ambas se liberan para expresar su verdadero amor, pero también para que Adele exprese su sexualidad y marque su identidad. Las escenas fogosas son muy explícitas, se podrían haber reducido su metraje o haber evitado ciertos planos y la intención quedaría intacta, pero de ahí a compararlas con el porno hay una distancia muy amplia, tanto a nivel conceptual como por estilo.

Reply

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.