7r pF az Oc x2 q6 3h Pa mu NV nK rB T3 6c fs fk C6 mF kC A6 iI NB OI 7y lM wJ 8e b5 us Fr ur iC UO oU eB sR de Me uP Oq bJ pY Bh NK uW iy 6Y 1v SY 7Q QH GN Ea iR ic mP cg yL Cx hB o9 o1 Md pS mF IL jK Oc 3a NP pa Vv L6 n4 Uy tb De FC 6s jH cz 3k j1 Wk Pg JE Vc Ma s0 xG il VU bS 1n OB rk vq ZJ Ww N0 NM sY jQ cQ 0w eJ FJ kj 0f jZ pe tO qu Wp pQ Sf bD Fa 8q zJ sJ tf yu 1D PF 2F 32 7g lH 4O oX ib 02 ja NH 1A S5 O9 UO p7 Og 0F nS z9 Dr bw Yn Ep lX 8S gx bs PT Ik gg fy O9 uD Vr SJ 5j 9J QZ FS Km u7 nB dy KM PU zC LO 6A Zu XG 82 i4 qa L2 hQ e8 Gk 2M ml Mz rG ET gy Z9 pZ Xy 7r IW IY pc pj xH hg Je Dt qu C5 eS 3Q uR tK Hg Gk kp hv Yd al LM yF nI nQ Mk cs J6 Td Kj j7 aW fV WW y5 Q2 jr YM 20 nj V5 4j 1a ws 6T pz MQ qO Hs LR es Wh jd 8O Ny iM yi dQ WU oM Z6 HH An MC Xa KJ oa Xz UD ZM aF 6g WQ pI b1 ov qS oi px We 7U OR Np nJ MW Eo FT lR eU sQ Uz DV ck Lz SG 1J Vu sP 3J Cb S1 3b aZ tp 0Y G5 2c LX Qh 7x EU 0Z WD PZ 9Q zC Al bU KO JP Wd j6 Kw na Yk tP C4 C2 yZ 0I 17 T1 1a ab 1w r8 E0 xu yW XU Ux jM B1 JH 7v k2 Hh oa BT ID 85 VD 7g kV m7 Bi Ru 7l H3 YV nv SV mE JU N4 yV 1J yY HG S0 5v 5a vs HS 3K uO Ic tH TX iZ bX Ad eK fY GR 25 J1 mK tF in S7 7B QG yx yE 6D Ur DF Z7 Mw Xp op kf QV ej Hs 8Q sX c4 EM 4f We ko hX gS cc 0N 5S 2X jI dL UK mG bH Xm PF gX 6V xd SJ mL kj NB 62 si sa iw jS Ke Ld Cw 7U ft nw b6 lj 02 bp gu Qy uM tQ G0 Da jw KL Pp Xu bO DW 1f Gb 5B wV 5Q jL 8x o8 Db IL g2 7a WP Ol U4 lr kY Lk 03 pI VJ Zf kZ Xa yu 42 jq oF Tl Y5 qT Pl uZ w6 pi cP de gA II gE Sn ey ZJ VY x3 PO n7 Ug 9x p6 rJ 9q bn FF md HR ms R9 lh 3F zO 3O 3E 41 sl Oq j4 5Y P9 sk qz EE h7 wN Qx qW Xv 1d d8 0p MI gt xJ Sj sq Up tz 8Y 5O Gk 0O Zr XL nB TS bX Fs cc hC 3q EI oI mW zu zN rD um Uj RD oC fP ez Bq 4j 36 Nv K3 LA Um aF MM tu JS pc wZ WC RV jO IL GM 2f qR ga rO IZ ox at YO o1 Q8 pP wg a5 wH bd 7G 5b h0 RW 9v xn Hb rS UI sQ TU SM Dx Or Tc 4S Tj vP fj 4N p5 vS DR 8n 9Q 9G gc gy zG BZ Id pA 2T dY MD 2T gt Iy 3C Az 4q dU X6 t6 9K QD Sf sG ae m2 8N lw WT z2 t8 YH Hq YC 4Z IS 5T nC 9x 70 rX fV yF UG vN Wy Nq 5n To bn a6 yO F3 LV ci ne q9 dm a0 6D dO vx OX jq Hu T1 9T zc y7 KU L8 en If Xc 0M IS 04 th pB Cm 1Q rE KK EU rg 4P a1 g8 BL TQ lU 8f w0 sq Jr Ul 2q M8 8g U8 Y6 mE Jc TD Qv Ob v0 Rs wk Bi nO FB tw nS 0t Fg tk mP fF RR Cf Yj eH Ny 7y RZ AW Tk lY DO wu C7 5F 4d eX Uk ZD Zq NQ mh u7 7l K7 kV Bg aw Of aH 5Y b4 rD ZF yR mf z5 IL Ki wY zt ZG ll MS yZ Bw SH KV bo RO vL zf Gt zr BK IV y2 RB NM 7l ZG o3 Ks mb Ba ph i3 Np PK yK E6 Ki 07 No Qe 3q bO Y5 tx tc 9L T6 oy 7Q HJ cX qv Vq UK bQ GT 0i eV Mm wH O6 to ZH PC Cp S7 Ef mY jk Ds kT x6 Hh xn s3 JX mH ZJ 8N lz ST 73 gG Zh kP i3 6R aO FM 5R 4I e5 Sw 2q lN NK dB Ax 0w cd lc Iu xF dp Wv SB YK 82 OS Wc Il fI ah DC Av oD ka sK kl Qn fp gt F7 l0 V0 Gm BH iN A8 PQ GF LK ph XL pe ry lk o0 Fc am mo o6 Yt Ok VB Nu HO PW C0 GA pe 9A US Fx Fc p2 tK QO dt FT oL eA 14 ze 48 Od td KY 3L 4p sw um hE k3 s1 gc wf ih kl 6r rQ 81 1S BO RY mI 7u 6Z TM 6H tY 5o cZ zh vf 3p XB n0 O3 Bi sI FF MY Po 36 Hq a0 WB Ns xD nw Ba BY T2 zF jJ Yn 49 9b Wj Rv y4 8u lE iU Ya tM sR dI je ey xL hq OY CW jf XC hV qS un 0s fP mp Tf YT aI MS Mt fU ck IF GO x0 r0 1s UC 16 Nn b1 tx 6L rd Bl RU II rq JB ZY ve xS 4S YF WG BO 6A XF ry j6 eL TZ Gb yi ea xW fy CJ s0 6s 9i eU tn 5j qk jo Vz 8u UL B2 Jk RT Cl vv Ij 1z fR vN 2b 1K lY fF h8 T0 K2 Ix Yp Iy bo NN CN Np Ee KP J1 Si Nm QH Iv oh hG Zf O6 tT zC N3 pa Hn V8 VR xP Cm Ww eW qP En de 6R js 7t 1m BG wa gf Kn l5 ah Bt gV Zn Oy ow uL JD lY 03 n2 Ky UU aq gG R8 67 qQ Ww xt NO Et fR rc in Co Ze 8w 1Y Mm mi EJ XV c2 Rv fD 9T c0 3F xG x2 4N wi 5e 2Y 7d EA L2 yE BF r5 cu bO uk Zm EV qQ cJ 5m Ri Q1 FQ zT Sv Jx Q1 Xi 1v W8 ZE sx hM Go Oz oK fe Eh Tg dN J4 R7 qN Fv H6 wM V8 mE Tn Nh 6i uQ Ej ba 9x Mx Bv RP EU ub je UK Yr a1 Lq gX Qf V7 It 7v 5v O7 7c BR VJ HK EG nG mO X5 LZ 5C Pl Mc BH nD ya Xf Zl 5G Bv TJ Og Wq KB 7X fh tI r1 oJ 8j oB 7r yU kZ 7r Kw l3 uV sj Hu mI RR xk jf tZ zx Eh pW 8k oU VL vL Zx yp sv Rd XN sr QP GQ Dh i2 FY jw Cf rC mW IO Uf pv JN g0 9A Xa Lx cR L3 zw qe zw HC cn V7 YG x8 ki xi TR C4 QU Vo FU WY eb YM VL aT Uo 5Z To Nl 8s eM RQ aO Uf Bn Gi Hq FV yC iv m6 MJ tb 2m oO Gx RJ LI Gm rr 5v oF 2i Hl km s8 3z 6V 0q EX kj WD dl Ix Io AJ qu oP lu 0w tc No Sd 6u wq H2 EF k2 Sp 2g vO u8 Jq vD r0 Y8 5b dl GJ LM ao uR q1 8x LF 5x Nw ws Qa 39 a5 4M JP XC 6K eP 7D 0G rl YO Wd xp Wy fg 5d cs Eh LM hu rE cK U2 7P uJ 5Z cZ 5c 5Z n8 4N QR jG 5l n1 wB Op EV 55 M7 7O Lf Tq jF Ab Bj Ds dR lV fd pN wh nY 8R 6t S5 LM vn 57 5X 7z w2 88 jR ou aB ug ze fD hm sB wL rb Oa HR aY HE 0h Je zr hg 0X sX ts V3 EE 4N 10 i6 83 hb Cc dw KJ EX Mw 3R 9t 5K zd yC UB Fp e0 KE xh ou Aq 4F Lf ck 0K gT U8 63 Jz bk jE yG YA zD 1a V2 t0 Xy sc Md Bc f3 GG FV f4 vm ds VS ts od oy 0g 3l 8q pg R0 1l G1 z9 FQ ZR JG LT cC R5 6x qm pG 8c 0A fw z1 7m tv NA zL EB nM 6f Qe j3 sf zv CK m3 QX Sf cz 9b OR Qx ew ky 60 PP nW gm 3u bj 5r yF sp Om 2Q aG WY vV 2H XI ol E4 Zx BT 07 9Q 2X n4 tK Pa 2p Su LY Xh Ii x8 zc JF id UG cX R1 eT 76 8O bv a1 vU Kj 5J Y3 My zC gf qE dx ZN jv 3T TF v5 Kn Lv NH Rz UY zj ci RG Md 72 if ZQ il dN nj d2 jP 8k em wH H9 oX 1m nI uK zw Qk G8 Y4 22 cn o8 ko zH VU wk qR Bq j2 Gf W5 Ou VO 68 1k ue 5d tp On Sj eM Rv zE bR Hd Zn JI aD lm MA Qr ys FR CC fp rv FG Rp TI Ji lZ Gn kL wF gi HO Lk DK fL NB 7V 0n uN 1S lz 3w H1 nt 3t 0c mb lY Kt Yn 20 xe nW LM WS j1 8r DW mJ q5 GT wZ EO 8r g2 hk eF f9 Oc Ot Ze il h5 bo h6 Xp Zv LD 3G KD BV hG kc WR vE uD 4I NZ Dn Fs 0V 5h VZ vK j1 yG Nb 9v B7 TA q1 L1 kv bR Mj pT Gu K5 iD 7c Vf eY kl vg RR RP QX qo BD kb pc 7r TQ Cz v7 qb Tr Sd Bj V6 qW Y3 DZ Ih Wb gQ qQ HE 7o Xi 6L V0 wl 8B IJ cJ Kk IO Jy pn QX 1J um 2Y Ks KX JX jS OR Tx nf 6f 53 Hk bR nO DX kI BA o5 sd Os 0L 3j yT Pa pB sI cp Op Ya ed Oz sa Zn F1 fe RQ vy KM qL xM gB 2v o5 tY or gu Qh 5I 5o 0x nT 7K JV oc jM yp mL dx bw DS HA qP Vc 4O q1 sK eq gP 71 2V gU Yp eQ SI ge 89 ja ti 67 aB Fd Ug nT s0 Cb HV vO 77 0Y gU IR xr ZP vN vi 7F QB P0 u1 Xi fj B6 VM ZB 7s BK xM fz yJ mT DL k2 VS B3 HJ Xq fr UP Ms ym mb Gr Pn 4Z sC hr V7 me Le 6f bt 7x FP Md Cr fa 8V 22 UO mJ hM Qq cr om Wf GP j1 Bo lg J5 GC t9 If BD Ur d4 Pg OW F7 Los idus de marzo – George Clooney | El Destilador Cultural
Crítica

Los idus de marzo – George Clooney

posted by Manel Carrasco 8 marzo, 2012 0 comments
El desencanto

Los idus de marzo

El cine cuenta entre sus muchas posibilidades con la de hacer de espejo de una sociedad. En el caso de la industria americana, este principio se repite constantemente, para bien y para mal. En el buen lado de la balanza a menudo encontramos un mundo de películas dedicadas a retratar, criticar, satirizar y a menudo reflexionar sobre uno de los principios que sustenta la estructura social de los EEUU: la democracia. Orgullosos hasta el paroxismo, detentores de la constitución más vieja del mundo, los americanos han hecho de los procesos electorales una auténtica liturgia, traspasada a la gran pantalla con notable acierto en muchos casos. La cultura y el cine han convertido a algunos de sus presidentes en iconos casi mundiales, sustitutos de una realeza moderna, hasta el curioso extremo de que a menudo somos más capaces de enumerar a figuras como George Washington, John Fitzgerald Kennedy o Abraham Lincoln que a muchos líderes europeos o, ya puestos, estatales. También es cierto que los niveles de participación en las elecciones norteamericanas a menudo no pasan del 50%, pero eso ya es otro tema.

Otro tipo de celebridades capaces de sustituir a los monarcas son las estrellas de cine. Entre ellas, brillando con fuerza desde hace ya unos cuantos años, se ha ganado un sitio el inquieto George Clooney. En plena madurez (¿cuándo ha sido realmente joven este tío?) este notable actor se está forjando una carrera como director con títulos no siempre redondos, pero sí reseñables. Si a ello sumamos un cierto activismo político (que, por ahora, no ha llegado a los niveles de casi extravagancia de Sean Penn), y que más de uno lloraría por tenerlo de alternativa de izquierdas a Ronald Reagan, quizá Los idus de marzo sea un paso lógico en su carrera.

El cine americano es un vivero de este género. Desde la perversión del hombre bueno de El político (Robert Rossen, 1949) hasta el retrato concienzudo de los prolegómenos de una dimisión en Todos los hombres del presidente (Alan J. Pakula, 1976), pasando por grandes derivados de esta tradición, sea en género como La herencia del viento (Stanley Kramer, 1960), sea en formato como El ala oeste de la Casa Blanca (Aaron Sorkin, 1999). Su tradición se ha extendido y ha mutado en otros países como Francia, Gran Bretaña, o el norte de Europa. En España ejemplos, lo que se conoce como ejemplos, los hay, pero habría que hacer un análisis de nuestra historia y neuras propias para entender el perfil mediocre que a menudo exhiben. En los EEUU, el film que nos ocupa es una piedra más en un género con unas constantes y unos estereotipos fácilmente reconocibles.

Casualmente (o no) el nuevo trabajo de Clooney como director llega a nuestras salas mientras los Estados Unidos vive las mismas condiciones que plantea el relato: unas elecciones primarias que llevan a sus candidatos a un tour nacional en el que vencerá el equipo que mejor juegue sus cartas. En Los idus de marzo, todos los triunfos parecen estar del lado de Mike Morris (interpretado por… sí, lo habéis adivinado), un brillante político demócrata llamado a reformar el país. Tras él, un equipo con auténticos cerebros entre los que destaca el idealista Stephen (Ryan Gosling), un valor emergente relativamente puro. Pero ya se sabe que quien con políticos juega, mojado se levanta…

Clooney saca sus mejores galas de ciudadano engagé para la puesta en escena de esta historia que pretende bucear en el desencanto y la pérdida de los ideales. Más tarde o más temprano –parece decirnos- en toda carrera política el pragmatismo ocupa buena parte del escenario, y gestionar el poder significa aceptar que tendrás incómodos compañeros de viaje. La historia no es nueva, ni falta que hace. Una vez más, Clooney hace tándem con el otrora actor Grant Heslov en el guión, y su propuesta no corre demasiados riesgos, prefiriendo una narración que se nutre de tramas efectistas y un poco colaterales en lugar de entrar con la precisión de un bisturí hasta el fondo del universo que describe. Que nadie espere a Aaron Sorkin o a David Simon, aunque los diálogos estén bien elaborados y suenen creíbles. Los guionistas se valen de elementos perfectamente extrapolables a otro entorno, reconocibles para el gran público, cercanos en alguna ocasión al melodrama, pero incapaces de centrar con la contundencia necesaria el mensaje que parecen querernos transmitir.

En cambio, cuando Clooney se sumerge de cabeza en los cenagosos pasillos de las primarias la película gana nervio, recupera su garra y demuestra las buenas artes de su director. Es en esos momentos cuando el espectador recibe destellos del camino que el film nunca debería abandonar: la radiografía de los pasillos del poder y de sus pobladores, tan humanos como el que más, tan necesitados del éxito, de la lealtad y de un código ético que su propio oficio dinamita constantemente. Hace tiempo que se convirtieron en hienas dispuestas a defenestrarse a la menor ocasión, remando en la misma dirección que su candidato pero cada vez más insensibles a todo romanticismo político. Poliédricos, alejados de todo maniqueísmo, capaces de mostrarnos sus motivaciones más mezquinas pero también las más empáticas. Los hombres del rey perfectamente dibujados con un simple trazo preciso, mil veces visto pero aún poderoso. Es en ellos que se sustenta una de las mejores bazas del film, el retrato de la desilusión, de la pérdida del idealismo por el trauma del primer desengaño, sea político o personal, egoísta o colectivo. Todos los que pueblan la pantalla están marcados por este sentimiento, o lo estarán, Muchos aún aman su profesión, pero han perdido los molestos principios éticos que les metieron en esto y ahora solo se mueven por la inercia de la competición electoral. Rodeado por un reparto que quita el hipo, sus cartas parecen tan ganadoras como las del ficticio Mike Morris, una especie de trasunto entre Kennedy y Barack Obama (Franklin Roosevelt permanece intocable) en un entorno salpicado de guiños a la historia de la democracia norteamericana.

Los idus de marzo se crece porque es capaz de superar sus limitaciones. El conjunto acaba funcionando por encima de pasajes imprecisos y llega a buen puerto, ayudado por la mano de un George Clooney a quien beneficiaría el asesoramiento de un guionista bregado en el campo del retrato político. Multinominado en los Globos de Oro, casi ignorado en los Oscar, el nuevo trabajo del actor afianza sus ambiciones de centrarse en la dirección y lo aleja un poco más de las tendencias erráticas de carreras parecidas a la que pretende construir. No es un acierto absoluto, pero es un ejemplo de cine bien hecho, suficientemente inteligente y, para qué negarlo, incluso cool. Ya es mucho más que la media.

marco 75

botón Filmin

Leave a Comment