Crítica

Love me not – Lluís Miñarro

posted by Mireia Iniesta 5 noviembre, 2019 0 comments
Adiós a la convención cinematográfica y al binarismo de género

“Quien desea pero no obra engendra pestilencia”.Así reza uno de los proverbios del infierno de William Blake.Y esa es seguramente la máxima de los evangelios de Mateo y de Marco  dedicados a Salomé en la Biblia. Aseveran los textos que después de bailar para su tío y padrastro Herodes, éste se mostró dispuesto a concederle cualquier deseo que pudiera pedirle. Agraviada por la negativa del profeta Juan Bautista a besarla, Salomé pidió a Herodes su cabeza en una bandeja de plata.

Love me not de Lluís Miñarro constituye una versión de este mito y un producto muy sui generis empeñado en desnaturalizar todos los elementos que lo componen y en resultar todo lo irreal posible. Ambientada en Oriente Medio y con la guerra de Irak como telón de fondo, la película se alza contra los absolutismos y los mecanismos represivos del poder, tomando el deseo como elemento vehicular y como ingrediente cohesionador. Recurriendo a los sueños y fantasías de los personajes se recrean escenas sexuales altamente estilizadas evocadoras del cine de Fellini y de Pasolini.  

Sin embargo, la originalidad de la película de Miñarro no reside en la artificialidad de la mayoría de las situaciones que plantea, ni en la cuestión del deseo y su carga destructiva. Ni siquiera en el hecho de haber transformado a Salomé en una mujer soldado.Sino en el arrojo de convertir el mito erótico que encarna en una mujer que se opone al binarismo de género. 

Cuando el personaje de Salomé (Ingrid García Jonsson) ruega encarecidamente al profeta (Oliver Laxe) que la bese, éste le espeta: ¿Quién eres?¿Eres hombre o mujer? Atrás, hija del diablo. La cabeza del profeta viene cercenada por este rechazo y la figura de la nueva Salomé es entronizada por Miñarro en todos sus aspectos hasta sus últimas consecuencias. Una transgresión respecto al mito y todo un desafío al binarismo de género, que da cuenta de la misma relación transgresora y desafiante que el propio Miñarro mantiene con el cine. Desde el concepto hasta la forma.

8


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.