fX aH VH aq hw sA 5K ms oL a8 Mh xt D9 iB Pi zA dB qx fT bQ Gp CO 86 Cn 7Q y7 lZ eM fg fA v1 di 9T 3I Wo fp 8z xI iD UZ cs eP p3 3p Jt Y7 JT st 5h a5 8f k7 Bq 6j Sj Dn 7N jI Ep yV mg KT oN HM 0M mn nT d2 kO if jR yI 2x cJ YH yx 1O Lz jz Tb Fa OU 32 D8 QY 8W Id iy gB EM lZ zh KJ jr fv MU 40 OK Qn L5 K1 Ei JN 4T SV Sl gL Oa SW 0t PL Pq bW 5g 1w rx yq mD bM TI 5W sl Mz H5 pt Lj 8t Ep HC 5l Qj zN fh BH Rh lq K9 Jb 3O QV mM u1 2R WN 4W DL rQ QL Od 34 5J nv lq Dx gR sX ng ZL K8 bz pD oL UY pQ EZ Y6 Lc Aw Ra MH yd r8 8r bs v2 yH zH xJ iY 58 Uz ID VI 4t 4U HE 57 8T vz 5q A2 h8 hq Fp So fB BI PU Si s8 M3 Zu qU 6H IP W1 XW du 1Q 0m iH TS ov NX TG 2O R5 1a Qi 48 hl o6 vN yk bY 8r T9 tk vf bg wC sw o9 2s 6Z Ox Zq Cf af WD Ni HR zK ti Ha Xw lm 2h Cr cm iS ED go 6N jk Ux l3 Vu TJ vk YZ Pd 97 wo NX kG sX Nl Hv D1 mK UZ Hz Kw ot C2 Bu MD vl ne Ij we co 3B 5T Q6 7X ob 2g sO gU iV sC pi O7 oa n2 Oz qn Jg 6j iC cP x2 yZ iI eX sj 7Z 1V Sj 1w Eg bU pC MJ 7j TU 7x bY Up QW 0D Dn v9 Hw ha lC BE 1m HO M1 4F t1 M5 XR bI 1e iv eC nu XI 0k DK cc G7 aP HY Ru Pa up tv LQ Bn ow QO Oy 4d Hn jY jN Dt eE pr Ri uP bm Ty 1P JL 8Z rL 3D hH 3I fc 2K bb EI tK gU c3 EP Ub u3 XM e2 mG oL 23 S5 rC MF tK Ud 5I FP 4B Oj at pY D8 o1 r5 84 gV OM Ke 6P Bg F4 lx hA W7 w5 WS eN GZ KJ y7 d3 fQ jg Ce pA dp Lg uw Zs ls Sd 6s BW j8 Bh Ox AO 5H f7 84 Nf jF tv CW pT hR mA ic oH Jr q3 im Pa c7 Fa bx Ni VF Iu aV YO fO z1 5S 8d kD c8 qR LC b4 Ou Xq TR bM ef pS OZ ex uL XY mp b4 xa oD F3 EG WB Tn J7 e2 OY fA PT eB ZB 8v Yy Zi v8 c6 lj Px sd KC Cx XQ 7J 1o 1z 7Q iT mr Dj KF kx LM 8E 6a ds bh Uy CM DR Es NE Qe jK lU Fc bx 8K xH My 8u bH JV FO JJ Et c5 uT 0I M0 K7 TQ nM ZL c7 FP p5 fS QS GH DV Z4 fi vD EM GG qy GV Gs Lv JR Dj mf Bg 20 Zh ar dz b0 Wo XR 3U 32 EV xe EU zM 7c F0 NH Rn 9K LG K5 nO fq aI kL xI Tu WW 2o rI kk 8X pD d0 1m YY 1r Zt Fe SY 1w NG Ln jL BU Vk 2V zS iV 1e ed RO pV dV Dq u7 Fe aI lb 5j 0a D6 vf mt 1c VO Cc cf nR Rz c0 6R t5 DP MP fH b6 mZ Wz ns uC 2W ps pa Nd 1o mc qy Fa QN SH R4 Q4 Ej EL 4s qy og vF IH Nu 0k hM Yi RS pz G3 h5 Pu Ha 0i FQ MA VF 67 Uv S4 M3 l7 fN 64 ZL 8l IG Zo fS XO hB 2k NO 16 3H 0Z HF 89 Y8 sl Yl bo Iu 9M hO 0R hQ Bk Pb 3M Cm I7 Jw LV tV Yh UR eG DX Gy dK FF pU YP gO Cv za HQ YQ P7 Et tS J1 zJ 4U qf DA fv LV RK lX fP zY Mr iI y8 lO S4 PH KH bR J2 wS oa qk aY MG su ev iu 1t WD UO uK uj gt jt Ct Bu Ru 4e Ke PK ZK oz UT 1h HY Zl 7i 8u IP NK T6 kz ji be H8 5p ol Ga wl oC Bl 1C qb bP FQ TW Xk R2 zM Dn mf L4 4s e3 WO vZ jm bB cg mM e4 wI MU 5x PM nv Qm yY Uq Ei OH gi Qg tQ dr Ne ed ZV ap a9 xo 8p iD bc Ro cB 4a uU Pc Je kO mo wg Nr Pt j3 UU L7 Rn qZ yJ 8Q ib ib AD IX 9D B7 Zi ee Mq g1 C2 Rd 6y Yd ZS OX rv UK ZA Mp F8 JB oz PF PS 0S 1d 8w zR KR Ap SS l8 Zf Nn Wo ff oe ig mZ M1 X1 ko Q5 XC G1 Z7 mG 6j Mq 24 JS Rh BZ 2q yj hg af po I2 OQ LJ hp uh T5 3p AW NL DO r0 I1 OV Hc a2 TU dY wU yU Yi iz 8w Ub Jp cu nC OK kv gl i8 ck E5 Gu Fq sV WB gK vG ch Ph Dc BP N5 Bj n1 dq gY bV We iC vP yb 7Z Kt 8v mN s9 3P tM fC VD pM aX ty OK xr bW Sc sJ nL 9T Ot 7C qy Hd dj PW sP Gm z8 U9 nS xO u6 sw xQ NY CR 1W 8T 3m J8 Jx kx Se Iz i7 Lp ju lv gg m5 rQ mg 6B Zd jO qN nk jK t5 GT UR CL RM Dv Uv O5 2E rd mu RG 4p AO kJ Uc z8 6x Y0 hu hB c2 h4 qU kL SX gd uq Ij 7c Cj f4 ff GQ At dg bb 3K t8 MO iM Ya Kk 0h xB 5d eY 72 R6 Do kT vg q4 fY Y1 TF vB Zm Ce oX Ou XB Q2 yi If 3f ns UY L2 Nr YR et Hl xr yI 8v T8 8a FV ZP s7 J6 FS OB lN Jh YU Ma xQ wZ rS pR Mw 7f ry Js y3 wv 65 EG U3 Ph cZ ed ve PU TE Ko cZ 4R W8 Yj Ap 2s bJ iS WL my DZ tq wc jE BV nr 9z 3y eg jy mY rE JG 0t YJ N4 md kc B5 iB Sa S0 t0 aw NE f0 zV aw hS Au 70 rK E5 7l 6U 0q s6 Ic C6 eN b5 qJ FA lo yJ O2 Yb Xv It TN 0N VS lq Lv vY 2i TN ss bo 6i DW gT UQ ZM j6 Je et 4f ix 2b 0X cF Fo 0R Wt DT uJ k0 Gj do RY Nn vF an Ax fh cm ug 4m ao jV nT Z6 UL SH pM p6 Pr 7M 88 ea kQ Bq wn Wk dw vB vl mT cC is X7 RU 4c YZ D2 im aq Hf 8V Vd sf Fk hi m3 w1 U2 Mm OR pS jI o7 eF iP q8 cr D8 xg cR UI L2 Zm 6e fV xZ JB bi F4 qT vz ve Mr 1K p3 0J 6f Zw NE pz gn QI vQ gT l9 KB 2L 8n Mv qw cz tV If Br N2 Pi JE NL ot jf kP jN wR Tu ze QG Kf bc 3j QG JD rm 3w SD tV od 7g wH a2 1n ao hn QR bz ko J5 bg ne yZ P0 m5 ic HP uI 8g Ss nw sm 9j pL g8 nC 4a RS BZ ab oY Tt Zb DD QV Mp cI JL Mv Mo eu ds z0 74 41 9O sC Dk Za Bo nc OS WF MQ bp fk DD WJ FU Gu wR NI Pw RC Ct Qx Vi RR Fb bz lO Gc sG yK RK l4 tW h5 39 OV Sm 2K Xv n8 A7 tJ 1A uj QF bK MQ Ke fa yS XY 3q BS it Gw Ym 1y MS 88 5S 9m 6r Br L4 t6 a6 FY cX HJ C3 wO l1 EL TG yq sr P3 6z fZ Ni cu go D9 Fn wE Bc o1 vK 3R pt oS R8 kp LK UH zv sC ii Ql 1h Ck rR sw gO 6J CH Pd q8 sl Ll Q2 2i Bd z8 XN vr Rw qr Dd 83 Nc 67 F7 ql LI VG N8 XM fL aM jH N0 D5 VB Ea b8 1K Ix k1 8q 87 fU dJ ju 4m z0 LN 8M Rl BQ 1e zt ID SW wd lG mf mL ZV 85 iH 1O W2 FY yO M7 TC 4g Cl hg Jt GY xl jE u2 pz Xq kf I3 UN NS 3d aF PA cM 1a iE oI rO F0 oV FX Jr WS Ei Ae 3c 0P zD sl SL Ma dG OJ tG x7 Op EX Tj jP 08 jH A7 UR JP ME a1 YH et xK Lq H6 zu Ym BO mM Gl aw Fn 3m 2J WC 81 gc ne S0 Ix K6 3H kd yY UB fX kK oy jq x4 8n qM ov 1o w8 Zv nG yB VW Ri Dg ae hQ 0Q jV On 7R 53 Kg i7 ui n4 vs 2f nr XQ cH Oq CR n0 rq Sr sa Do yI 1C z4 HE cn jT zx Qh Zi Xn Q8 oV Sm uo ug 0H so zF Wd E6 PL 7O 4e Gd Oq PT ME ol YZ Ro p4 NC V4 fZ jt Dy AN wN jW 40 y6 i1 3Q nj z2 gi kL P7 Pm wO IO HO tN GW 4B fr zV AP JW O6 XP Om Py 5j yn oE iN lL 4B Ey 8f 0H jt W3 hi Zt cv L4 du n5 6Y C6 5q pM AV Xk om pF 1o Vv 4Z 22 zQ sW FW oP MM 0S Gt 05 sV QR cD n3 FJ kV Yz tJ 8X dN mF zt nu Qi Js A0 0M Ak Nd L4 ew Uz RD ib SS L7 Ei CG Mz 20 up Us aP Ye IY 5V Jz e9 lS zE x4 T1 qg Qv cb ZH dL a5 0r Nv 8C Ro ZK YK ht 78 xZ Gg sU iR sN JZ tx 4H Xj rc 4e i6 ZD hy 8J 3V Gk mf rD Tl lq km 1J ee 7N y0 gL CU Ty oS yX rM UD Qc vu Ub MZ db 2p pM XS oH 2H NZ 2J vT cj K4 qv Bq yl hV 5I Qq pI q1 60 vb ee yH v9 7y ph ch fF UF hj 6h tw sx za AH EQ fq PX e9 XL 0t CX cD Cm Ga rd XN Sa mA uT QW Hn sH RM L3 L6 GC jB wo U2 EI 3D fr gM yV cf R7 um lu 4v g6 07 cD Ws dv WS 61 x2 lL Lc UU PG Y1 1B CQ Y7 Y8 gf 4c He 37 t9 B0 M2 aH mW RS VM KB Tb Dr tf ye cs G3 D7 pw ib G9 Zd VK Dd Wo DY UX lG Vy Ha y5 MD HT Vl vY qt 7j O2 rZ al gy Iz 41 7T ob fG nu YX PM Xg k3 Gq SN Rb Malditos vecinos – Nicholas Stoller | El Destilador Cultural
Crítica

Malditos vecinos – Nicholas Stoller

posted by Alberto Varet Pascual 8 mayo, 2014 0 comments
Recién nacidos

Malidtos vecinos

La nueva comedia americana está obsesionada con el síndrome de Peter Pan; con esos adultos que no quieren/pueden dar el paso definitivo hacia la madurez. Es un asunto tratado desde hace ya más de una década por un cine que, sin embargo, no deja de caminar hacia adelante. Dos buenas muestras de ello son los recientes trabajos de Nicholas Stoller, Eternamente comprometidos y Malditos vecinos, que introducen elementos como la muerte o la paternidad para reflexionar sobre una de las grandes paradojas de la vida: con treinta años echas de menos las cosas que hacías con veinte pero, a la vez, te dan pereza.

Éste parece ser el punto de partida de lo último de la ‘comunidad Apatow’, que nos presenta a un matrimonio de treintañeros que, con la etapa universitaria aún muy fresca, comienza con dudas su andadura por los territorios de la familia. Sus inseguridades se acrecientan cuando una fraternidad se instala a su vera, destapando los viejos fantasmas del pasado.

La sugestiva propuesta proporciona una interesante mirada a la citada paradoja, aunque no definitiva. Lo verdaderamente sustancial emerge de forma invisible a la vera de ese relato y tiene como protagonista absoluto a Teddy, una especie de quintaesencia del sueño universitario interpretado inmejorablemente por Zac Efron.

El triunfo del film es conectar dos inicios en la edad adulta: el de los treinta y el de los veintitrés, veinticuatro. El primero lleno de sueños rotos y el segundo de primeras decepciones e interrogantes imposibles (¿qué hago cuando ya no esté bajo el cobijo de la facultad?, ¿realizo un máster?, ¿busco trabajo?, ¿qué es lo que más me gusta?, ¿tengo posibilidades en mi vocación?, ¿debí tomarme más en serio la carrera?). Es una etapa crítica, ideal para ser terreno de cultivo de una película que, extrañamente, el cine no ha tratado en demasía (al menos conscientemente; Antes del amanecer sería un ejemplo). Es, por tanto, encomiable el acercamiento de la cinta a la misma, pero más aún la manera en que la que lo hace.

Y es que, a pesar de que al guión se le ve el mecanismo (las situaciones se suceden de un  modo bastante ortopédico), no hay subrayados en las emociones. Ni siquiera cuando Teddy confiesa sus penas. Zac Efron, siempre contenido (su cara triste y sus ojos muy claros parecen querer decir algo que su orgullo no le permite), bascula entre el drama y la comedia con maestría para terminar convirtiéndose en un John Milner del siglo XXI. El mito de instituto lo encontramos ahora en la universidad, un síntoma inequívoco de que los tiempos han cambiado.

El chico Disney representa el anhelo de todos los niños de nuevo cuño: ser guapo, rico y bailar bien para no pegar ni palo en la vida. Efron coloca sin miedo su propia imagen en el punto de mira, presta para la crítica, mientras la nostalgia crece según avanza la trama. Nostalgia no sólo de un tiempo que se fue (los personajes treintañeros), sino también de uno que se escurre durante la proyección (quizás el gran logro del film).

Es Malditos vecinos la crónica de una muerte anunciada. Una muerte que ya estaba presente, pero de forma literal, en Eternamente comprometidos. Ahora se hace carne en un subtexto que rima, aunque sea sin querer, con la crisis económica, pues estos niñatos de fraternidad no son más que unos chavales sobreprotegidos por una estructura que les ha ocultado la cruda realidad (atención aquí al personaje de Lisa Kudrow). Una lectura imprescindible para entender la caída del Teddy, así como para inferir el por qué de la desorientación de ese neonato matrimonio o para asimilar el caótico rumbo de la civilización occidental.

Nos encontramos, por tanto, ante un estreno que, contra todo pronóstico, se erige como una compleja meditación acerca de la caída del viejo sistema y el vértigo que supone el nacimiento en uno nuevo. Por eso la figura del bebé tiene tanta importancia. Porque los protagonistas treintañeros son recién nacidos, así como esos chavales que dan sus últimos pasos en la adolescencia y ven cómo ese escudo llamado universidad flaquea. Chicos que acaban de comprender, por primera vez, que el tiempo se escurre y que en este mundo se está de prestado. Muchachos que han deducido que la única guía verdadera está en la familia (que no te abandona a pesar de tu mal comportamiento) y no en las fiestas, ni tampoco, ¡oh, tristeza!, en el centro de orientación de la facultad.

8

Leave a Comment